De 12,0% a 12,4%: ¿Por qué INEC dice que cambio en índice de desempleo no es significativo?

Resumen: El INEC reveló el 6 de febrero que el desempleo en Costa Rica fue del 12,4% para el cuarto trimestre del 2019. Es el valor más alto que ha sido registrado en la última década, pero no se puede afirmar que el desempleo hubiera aumentado. Según el comunicado oficial del Instituto Nacional de Estadística […]

Resumen: El INEC reveló el 6 de febrero que el desempleo en Costa Rica fue del 12,4% para el cuarto trimestre del 2019. Es el valor más alto que ha sido registrado en la última década, pero no se puede afirmar que el desempleo hubiera aumentado.

Según el comunicado oficial del Instituto Nacional de Estadística y Censos, el desempleo se mantiene “sin variación con respecto al mismo trimestre del año anterior”. El indicador se había ubicado en 12,0% en ese período del 2018.

Medios de comunicación y actores políticos aseguraron que el 12,4% es el porcentaje más alto de la última década. El numeral es correcto, pero el cambio no es estadísticamente significativo, tal y como lo afirma el INEC. La interpretación correcta es que el desempleo se mantiene estancado en su pico histórico.

Este 12,4% es muy cercano al 12,0% que el Instituto Nacional de Estadística y Censos había reportado hace un año. Los porcentajes son tan cercanos que su variación (0,4%) entra dentro del margen de error de la Encuesta Continua de Empleo (ECE).

Entonces ¿es el desempleo más alto?

La tasa de 12,4% reportada por el INEC es una aproximación. Una interpretación que tome en cuenta el margen de error indica que el desempleo abierto en el país se ubica entre 11,3% y 13,5%.

Esto mismo ocurre con la encuesta del mismo período del 2018. La medición reportó una tasa de desempleo de 12,0%. El margen de error permite una variación que ubica el desempleo entre 10,9% y 13,0%.

La incertidumbre de los resultados se da porque estamos hablando de una encuesta. El INEC obtiene estos datos a partir de un cuestionario realizado en 9.528 viviendas (25.342 personas) a lo largo del trimestre.

La encuesta permite aproximaciones a la realidad, pero conlleva un margen de error o incertidumbre. La confiabilidad de esta encuesta en particular es de 95%. Es decir, hay un 5% de probabilidades de variación en los resultados.

Habría que practicar un censo a la totalidad de la población para conocer el valor preciso que describiría la tasa de desempleo.

En síntesis, debido al margen de error, el desempleo obtenido para el cuarto trimestre de 2019 podría ser incluso menor al 12,0% obtenido como referencia en el 2018. También podría ser tan alto como 13,5%.

INEC sí reporta una tendencia creciente en la tasa de desempleo anual

Sí es posible apreciar un aumento en la tasa de desempleo cuando se observan las tendencias anuales, advierte el INEC.

La tasa de desempleo del 2017 fue de 9%; la tasa promedio del 2018 fue de 10%; y la del 2019, del 12%.

«Si lo vemos a nivel de tendencias,(…) ahí es donde se puede ver el aumento en la tasa de desempleo: ha sido algo constante durante todos los trimestres del 2019», subrayó la economista María Luz Sanarrusia, coordinadora de la ECE.

Esa es la interpretación anual. También se puede hacer una comparación de tendencias trimestrales. Este fue el porcentaje publicado por el INEC el 6 de febrero. Sin embargo, este cotejo debe hacerse entre los mismos meses (por ejemplo, octubre, noviembre y diciembre) de años diferentes.

La comparación se hace de esta manera debido a la estacionalidad del empleo.

«No se puede comparar abril, mayo y junio con octubre, noviembre y diciembre, porque no son lo mismo. No se desarrollan las mismas actividades económicas en todos los meses a lo largo del año, por ejemplo, el transporte de los artículos de navidad a las tiendas no se hace en diciembre, se hace antes y eso genera empleo» puntualiza Sanarrusia.

Los números indican no hubo una variación significativa en la tasa general de empleo abierto. Sin embargo, sí existió un aumento significativo en la tasa de desempleo femenino, la cual ha venido aumentando pronunciadamente desde el 2017. La tasa para el cuarto trimestre de ese año fue de 12,2%, fue de 14,9% para el mismo periodo del 2018, y de 16,6% en el 2019.

La Encuesta Continua de Empleo (ECE) es un instrumento que “recolecta información de forma continua y simultánea en los hogares costarricenses durante los doce meses del año”, informa el instituto.

El INEC realiza la encuesta desde julio del 2010.

Colaboró Daniel Salazar.

 

INEC no «ignoró» a 52 mil personas en nueva tasa de desempleo

En resumen: Es falso que el INEC hubiera excluido a casi 52.000 personas como parte de la tasa de desempleo del último trimestre del 2019. El Instituto Nacional de Estadística y Censos publicó el indicador este jueves como parte de su Encuesta Continua de Empleo. El dato fue criticado por el diputado independiente Jonathan Prendas en una publicación en redes.

El INEC estimó que la tasa de desempleo fue de 12,4% de la fuerza de trabajo, compuesta por 2,49 millones de personas. El Instituto anunció que alrededor de 309.000 personas estuvieron desempleadas a finales del año pasado.

El mismo día, el diputado Prendas acusó a la institución de haber ignorado a 52.000 personas “que se cansaron de buscar trabajo”. Prendas afirmó que hay 361.000 personas «sin trabajo», pero que el INEC divulgó que eran menos: 309.000 «personas sin trabajo».

El legislador confunde la definición que emplea el INEC para medir el desempleo en el país. El término está apegado al concepto oficial de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Una persona es desempleada cuando no ha tenido trabajo en la semana previa a la realización de la encuesta. Esa persona también debió estar disponible para trabajar y haber tomado medidas para buscar trabajo pero no lo ha encontrado durante las últimas cuatro semanas.

En cambio, las casi 52.000 personas que Prendas menciona son definidas como «desalentadas». Estas son personas que están disponibles para trabajar pero que han desistido de buscar empleo. Esa población está fuera de la fuerza de trabajo, según la metodología del INEC.

El INEC sí estima la cantidad de personas en esa condición. El Instituto suma esa cifra a la población desempleada para obtener la tasa de desempleo ampliada. Toda esa información se ha calculado en la Encuesta Continua de Empleo y es de acceso público.

Prendas señaló al INEC después de que el 4 de febrero hubiera asegurado en sus redes sociales que el desempleo había llegado al 15%.  La cifra es falsa: el país nunca ha alcanzado esa tasa de desempleo en su versión abierta ni en su versión ampliada.

Doble Check intentó comunicarse telefónicamente con el diputado Prendas, pero no se obtuvo respuesta.

En resumen: Es falso que el INEC hubiera excluido a casi 52.000 personas como parte de la tasa de desempleo del último trimestre del 2019. El Instituto Nacional de Estadística y Censos publicó el indicador este jueves como parte de su Encuesta Continua de Empleo. El dato fue criticado por el diputado independiente Jonathan Prendas en una publicación en redes.

El INEC estimó que la tasa de desempleo fue de 12,4% de la fuerza de trabajo, compuesta por 2,49 millones de personas. El Instituto anunció que alrededor de 309.000 personas estuvieron desempleadas a finales del año pasado.

El mismo día, el diputado Prendas acusó a la institución de haber ignorado a 52.000 personas “que se cansaron de buscar trabajo”. Prendas afirmó que hay 361.000 personas «sin trabajo», pero que el INEC divulgó que eran menos: 309.000 «personas sin trabajo».

El legislador confunde la definición que emplea el INEC para medir el desempleo en el país. El término está apegado al concepto oficial de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Una persona es desempleada cuando no ha tenido trabajo en la semana previa a la realización de la encuesta. Esa persona también debió estar disponible para trabajar y haber tomado medidas para buscar trabajo pero no lo ha encontrado durante las últimas cuatro semanas.

En cambio, las casi 52.000 personas que Prendas menciona son definidas como «desalentadas». Estas son personas que están disponibles para trabajar pero que han desistido de buscar empleo. Esa población está fuera de la fuerza de trabajo, según la metodología del INEC.

El INEC sí estima la cantidad de personas en esa condición. El Instituto suma esa cifra a la población desempleada para obtener la tasa de desempleo ampliada. Toda esa información se ha calculado en la Encuesta Continua de Empleo y es de acceso público.

Prendas señaló al INEC después de que el 4 de febrero hubiera asegurado en sus redes sociales que el desempleo había llegado al 15%.  La cifra es falsa: el país nunca ha alcanzado esa tasa de desempleo en su versión abierta ni en su versión ampliada.

Doble Check intentó comunicarse telefónicamente con el diputado Prendas, pero no se obtuvo respuesta.

Así es la tasa oficial de desempleo

El INEC publicó la más reciente Encuesta Continua de Empleo (ECE) el jueves 6 de febrero. La encuesta abarcó octubre, noviembre y diciembre del 2019.

El INEC estimó que la tasa de desempleo para ese periodo fue de 12,4% de la fuerza de trabajo, que estaba compuesta por 2,49 millones de personas. El INEC define a la fuerza de trabajo como “personas de 15 años o más que durante el período de referencia participaron en la producción de bienes y servicios económicos o estaban dispuestas a hacerlo”.

La tasa de desempleo de finales del 2019 no tiene diferencias estadísticamente significativas al porcentaje del mismo periodo del 2018. Así lo indicó esa institución en el informe de la ECE.

La acusación de Jonathan Prendas

El diputado independiente del llamado bloque Nueva República, Jonathan Prendas, publicó en sus redes sociales que el INEC ignoró a 52.000 personas “que se cansaron de buscar trabajo”.

Prendas aseguró que el Instituto «reconoce que hay 361 mil personas sin trabajo». El legislador agregó que «el INEC intentó decir hoy que solo 309 mil personas están sin trabajo, ignorando a 52 mil personas que se cansaron de buscar trabajo y hacen lo que sea para ganar plata”.

El legislador hizo esa afirmación un día después de haber asegurado que la tasa de desempleo había llegado a 15%. Entonces no había especificado la fuente del dato o el tipo de información con que había compuesto esa cifra.

Hay 309.000 personas desempleadas

Es falso que el INEC hubiera ignorado a 52.000 personas en su tasa de desempleo. En realidad, Prendas no reconoció la naturaleza de ese indicador.

Es necesario que una persona en edad de trabajar cumpla con tres características simultáneamente para calificar como desempleada. Esa definición está apegada al concepto que emplea la Organización Internacional del Trabajo (OIT):

“Son las personas en la fuerza de trabajo que estaban sin empleo en la semana de referencia, disponibles a participar de la producción de bienes y servicios económicos, buscaron trabajo pero no lo encontraron aunque realizaron medidas concretas de búsqueda durante las últimas cuatro semanas”, indica el informe del INEC.

El INEC también incluye en esa medición a las personas que cumplan esas características, pero que no buscaron empleo en las últimas cuatro semanas porque ya consiguieron y esperan iniciar en los próximos días. También suma a las que esperan el reinicio de operaciones en una actividad suspendida temporalmente o esperan respuesta de búsquedas de trabajo anteriores.

Tales condiciones de análisis permiten que la encuesta amplíe las posibilidades de que una persona sea captada como desempleada, indicó a Doble Check la coordinadora de divulgación estadística del INEC, Pilar Ramos.

Así, 12,4% de la fuerza de trabajo —309.465 personas— cumplió con esas características en el último trimestre del año pasado. Esa fue la cifra que el INEC anunció como la tasa de desempleo.

Se mantiene tasa histórica de desempleo

Costa Rica había alcanzado, hace justo un año, la tasa más alta de desempleo registrada por la ECE: 12%. La encuesta del último trimestre arrojó un valor mayor (12,4%), pero el margen de error del instrumento no permite afirmar que hubiera una diferencia estadísticamente significativa.

Es decir, aunque no se puede afirmar que hubiera aumentado, sí se puede decir que Costa Rica se mantiene en los niveles de desempleo más altos que se han registrado desde julio del 2010, cuando se empezó a aplicar la ECE.

Sí hay 51.641 personas desalentadas, pero es una medición distinta

Las miles de personas que Jonathan Prendas achaca al INEC son definidas como desalentadas. Estas se clasifican en una medición complementaria a la tasa de desempleo.

La población desalentada está fuera de la fuerza de trabajo. Es decir, son personas que “no estuvieron ocupadas en la semana de referencia y que en las cuatro semanas anteriores a la entrevista no realizaron ningún tipo de gestión de búsqueda para conseguir un trabajo”.

Según el INEC, las personas se califican como «desalentadas» cuando responden que no buscaron trabajo porque “no tienen dinero para buscar; se cansaron de buscar; no le dan trabajo por edad, sexo, raza, discapacidad u otro; no hay trabajo en la zona o porque en esta época del año no hay trabajo”.

La Encuesta Continua de Empleo registra a esa población desalentada. Este conteo  puede sumarse con las personas desempleadas en una nueva categoría denominada como desempleo ampliado.

“Mostramos un indicador adicional que puede ser relevante en términos de política pública, porque eventualmente podríamos estar en una situación de contracción muy fuerte donde el desempleo abierto está disminuyendo pero el desempleo desalentado está aumentando. En el fondo, podría ser una estadística complementaria”, explicó Pilar Ramos.

La tasa de desempleo ampliado (desempleados más desalentados) fue de 14,2% para el último trimestre del 2019, número más cercano al 15% que Prendas había denunciado el miércoles.

El diputado declinó revelar su fuente a la prensa luego de esa afirmación. Posteriormente anunció en sus redes que estaba tomando en cuenta también a las personas que habían renunciado a buscar trabajo.

¿Por qué se omite a los desalentados en la tasa oficial de desempleo?

La directora de divulgación estadística del INEC y la coordinadora de la ECE, María Luz Sanarrusia, justificaron el uso oficial de la tasa de desempleo por razones de análisis internacional e histórico. También refirieron que así lo indican los lineamientos de la OIT.

“En términos de desempleo desalentado, llega a ser una estadística que saca el INEC, pero no es el desempleo oficial en tanto estamos captando personas que, desde su percepción o su experiencia, señalan estar disponibles pero no buscan trabajo, no hicieron el hecho concreto y corroborable que señala ser un desempleado abierto”, explicó Ramos.

Según las expertas, las acciones concretas para la búsqueda de trabajo son el elemento que permite identificar a las personas que están presionando en forma activa en el mercado de trabajo.

“[Los desalentados] están apuntando a situaciones donde la persona dice que no buscó trabajo por discriminación o porque no hay trabajo donde vive por su experiencia o su percepción, y por lo tanto no pueden ser considerados dentro de este desempleo abierto con el que internacionalmente se señala y se comparan los países”, añadió la jerarca del INEC.

Es correcto: Costa Rica alcanzó la tasa de desempleo más alta registrada

En resumen: Es cierto lo señalado por medios como Diario Extra, La República, Semanario Universidad y por la agencia EFE al indicar que Costa Rica registró en el último trimestre la tasa de desempleo más alta registrada en la Encuesta Continua de Empleo.

Los comunicados de prensa del Ministerio de Trabajo y el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) soslayan la información más noticiosa. Ellos titularon, respectivamente, que «170 mil personas más encontraron trabajo en el país, según encuesta del INEC» (un comunicado de prensa que copió casi textualmente AMPrensa) y que «Aumentó la tasa de ocupación en 3,6 puntos porcentuales«.

Los dos fenómenos positivos sí sucedieron, pero destacarlos evita mostrar un incremento histórico en las cifras de desempleo. El país no había visto una tasa de desempleo tan alta desde julio de 2010 que se realiza la Encuesta Continua de Empleo. Los comunicados de las instituciones públicas, por su parte, decidieron destacar una tasa de ocupación que había sido superada casi 16 veces en trimestres anteriores.

En resumen: Es cierto lo señalado por medios como Diario Extra, La República, Semanario Universidad y por la agencia EFE al indicar que Costa Rica registró en el último trimestre la tasa de desempleo más alta registrada en la Encuesta Continua de Empleo.

Los comunicados de prensa del Ministerio de Trabajo y el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) soslayan la información más noticiosa. Ellos titularon, respectivamente, que «170 mil personas más encontraron trabajo en el país, según encuesta del INEC» (un comunicado de prensa que copió casi textualmente AMPrensa) y que «Aumentó la tasa de ocupación en 3,6 puntos porcentuales».

Los dos fenómenos positivos sí sucedieron, pero destacarlos evita mostrar un incremento histórico en las cifras de desempleo. El país no había visto una tasa de desempleo tan alta desde julio de 2010 que se realiza la Encuesta Continua de Empleo. Los comunicados de las instituciones públicas, por su parte, decidieron destacar una tasa de ocupación que había sido superada casi 16 veces en trimestres anteriores.

¿Cómo aumentaron la tasa de ocupación y de desempleo al mismo tiempo?

La última Encuesta Continua de Empleo del INEC reporta dos hechos que, a primera vista podrían parecer contradictorios. Aumentó la tasa de desempleo, pero al mismo tiempo aumentó la tasa de ocupación. ¿Cómo es eso posible?  ಠ_ಠ

En resumen, lo que ocurrió es que entre el último trimestre de 2017 y el último de 2018 salieron 259.000 nuevas personas a buscar un empleo.

La buena noticia es que el país pudo responder y generar trabajo para 169.500 de ellas. Eso aumentó la tasa de ocupación. La mala noticia es que la incorporación se quedó corta, pues los otros 89.500 no encontraron un trabajo. Eso aumentó la tasa de desempleo. 💡 (Dos datos curiosos: 167 mil de las «nuevas» personas que salieron a buscar empleo (la gran mayoría) fueron mujeres. Además, casi la mitad de los nuevos desempleados  -44.500- eran jóvenes menores de 24 años). 

¿Cuál es la diferencia entre la tasa de ocupación y la tasa de desempleo?

En el mercado laboral (compuesto por las personas mayores de quince años) existen dos grandes grupos: las personas que están dentro de la fuerza de trabajo (es decir, los que trabajan o buscan un empleo) y los que están fuera (por ejemplo, aquellas personas que estudian, que tienen obligaciones dentro del hogar, etcétera).

La tasa de ocupación mide qué porcentaje de las personas mayores de 15 años tiene un trabajo. Es decir, usa como base a todas las personas mayores de 15 años (trabajen, busquen trabajo o no) y observa qué porcentaje de ellas laboró por lo menos una hora.

Esa tasa fue de un 55,4% para la última medición del INEC (realizada entre octubre y diciembre de 2018) y aumentó en casi 3,6 puntos porcentuales con respecto al mismo trimestre del 2017.

La tasa de desempleo es otro cálculo completamente distinto. Usa otra base más pequeña: la fuerza de trabajo. La fuerza de trabajo solo incluye a las personas que trabajan o que buscan un empleo activamente. Esa categoría no incluye a quienes no desean trabajar, ni las personas con discapacidad permanente, enfermedad o que no trabajan por razones familiares. Así, la tasa del desempleo mide el porcentaje de personas que no encuentran un trabajo, aunque lo buscaron en las últimas cuatro semanas.

Hoy esa tasa es de un 12%: unos 2,7 puntos porcentuales más de los que se habían visto en el último trimestre de 2017.

¿Cómo subió la tasa de ocupación y la tasa de desempleo al mismo tiempo?

“A veces puede haber un aumento en la participación laboral: que vengan muchas personas (que antes no trabajaban ni buscaban trabajo) y participen en la fuerza de trabajo. Y puede que no se absorban todos los empleos necesarios para esas (nuevas) personas. Eso es lo que pasó: se absorbió una parte, pero la otra parte no pudo (obtener un trabajo)”, dijo a Doble Check María Luz Sanarrusia, coordinadora de la Encuesta.

El desempleo más alto registrado

Más allá de la confusión entre los dos conceptos, es cierto que el país alcanzó la tasa de desempleo más alta desde el 2010. El INEC observó que nueve de cada cien personas que buscaron un trabajo no lo encontraron entre octubre y diciembre de 2017. Un año después, en el último trimestre de 2018, ese número aumentó a doce personas.

Mire el siguiente gráfico. Antes de la última medición, el punto más alto de desempleo observado en la historia del registro correspondía al tercer trimestre de 2011, cuando la tasa llegó a un 11%. Se trató de un año de malos indicadores en general.

Sanarrusia aporta una observación a esos datos. Aunque el desempleo es alto, es importante ver que el fenómeno del último trimestre de 2018 parece ser estacional.

“La huelga estuvo tres meses, y en cierta manera pudo haber influenciado el indicador. La huelga pudo haber afectado el mercado laboral: de los que más salieron a la fuerza de trabajo fue la población joven, los de 15 a 24 años, y que tienen un nivel de secundaria incompleto”, conjeturó.

Es decir: el fenómeno del desempleo varió mucho durante el 2018.  Por eso, aunque el país alcanzó el desempleo trimestral más alto de la historia en el último trimestre, el desempleo promedio del año fue similar al del 2011.

Comunicados soslayan alta tasa de desempleo

Pese al fenómeno histórico, los comunicados del Ministerio de Trabajo y del Instituto Nacional de Estadística y Censos pusieron en un segundo plano el desempleo, y destacaron que la tasa de ocupación había aumentado interanualmente en 3,6 puntos porcentuales y que el país había generado 170.000 (169.500) nuevos empleos.

Sus datos fueron ciertos. Sí se generaron 170.000 nuevos empleos. Eso fue positivo: desde mediados de 2012 no se había visto un aumento interanual tan alto en la cantidad de empleos.

Sin embargo, esos datos no muestran tanta trascendencia histórica como la del desempleo. Por ejemplo, la tasa de ocupación que destacaron las instituciones en sus comunicados había sido superada en 16 mediciones previas de la Encuesta.

Con respecto al enfoque del comunicado, Sanarrusia argumentó que el INEC no toma partido político en la información que divulga, y que sí incluyeron la información sobre la tasa de desempleo en su comunicado de prensa.

Doble Check también consultó al respecto a la oficina de prensa del Ministerio de Trabajo.

Geovanny Díaz, jefe del departamento de prensa de la cartera argumentó que para el Ministerio de Trabajo ambos datos son importantes. Según el funcionario, el dato de los 170.000 nuevos empleos era importante porque permite al país tener “la cantidad más alta de ocupados desde que se aplica la Encuesta Continua de Empleo” (el dato es correcto, desde una perspectiva nominal).

“En ningún momento hemos querido soslayar el dato del aumento en la tasa de desempleo de acuerdo con la comparación interanual, tanto así que en el cuerpo de la nota reconocemos este aumento”, cerró.