Plataforma de desinformación tergiversó guía de la OMS sobre uso de mascarillas

En resumen: Una publicación del perfil de Facebook Los Ignorantes compartida masivamente tergiversó una guía de la OMS para cuestionar los protocolos de uso de mascarillas recomendados por el Ministerio de Salud en Costa Rica.

La Organización Mundial de la Salud ha admitido que no hay evidencia sólida que compruebe la efectividad del uso de mascarillas de tela en personas sanas para prevenir la transmisión del COVID-19. Los Ignorantes compartió esa afirmación carente de contexto el 27 de julio, y omitió que la organización enumera varios argumentos para recomendar su uso, a pesar de la falta de evidencia.

La representación de la OPS/OMS en Costa Rica reconoció que “la publicación [de Los Ignorantes] no se apega al contenido estricto de la guía OMS”.

La organización internacional sí recomienda explícitamente a los gobiernos a alentar al público general a usar mascarillas para prevenir la transmisión comunitaria de la COVID-19 en situaciones en donde no sea posible mantener el distanciamiento físico.

La OMS recomienda este uso basada en:

a) estudios que evalúan la transmisión presintomática y asintomática;

b) la cantidad cada vez mayor de datos de observación sobre el uso de mascarillas por el público general en varios países;

c) los valores y preferencias individuales;

e) y la dificultad para lograr el distanciamiento físico en muchas situaciones.

El perfil Los Ignorantes afirma engañosamente que los protocolos están «comprometiendo la salud de los sanos lejos de protegerla». La publicación omite los beneficios citados por la guía. También atribuye falsamente a la OMS la cita de una investigación que descarta la transmisión por parte de personas infectadas sin síntomas. La organización, por el contrario, señala la existencia de estudios que parecen comprobar este tipo de transmisión.

En resumen: Una publicación del perfil de Facebook Los Ignorantes compartida masivamente tergiversó una guía de la OMS para cuestionar los protocolos de uso de mascarillas recomendados por el Ministerio de Salud en Costa Rica.

La Organización Mundial de la Salud ha admitido que no hay evidencia sólida que compruebe la efectividad del uso de mascarillas de tela en personas sanas para prevenir la transmisión del COVID-19. Los Ignorantes compartió esa afirmación carente de contexto el 27 de julio, y omitió que la organización enumera varios argumentos para recomendar su uso, a pesar de la falta de evidencia.

La representación de la OPS/OMS en Costa Rica reconoció que “la publicación [de Los Ignorantes] no se apega al contenido estricto de la guía OMS”.

La organización internacional sí recomienda explícitamente a los gobiernos a alentar al público general a usar mascarillas para prevenir la transmisión comunitaria de la COVID-19 en situaciones en donde no sea posible mantener el distanciamiento físico.

La OMS recomienda este uso basada en:

a) estudios que evalúan la transmisión presintomática y asintomática;

b) la cantidad cada vez mayor de datos de observación sobre el uso de mascarillas por el público general en varios países;

c) los valores y preferencias individuales;

e) y la dificultad para lograr el distanciamiento físico en muchas situaciones.

El perfil Los Ignorantes afirma engañosamente que los protocolos están «comprometiendo la salud de los sanos lejos de protegerla». La publicación omite los beneficios citados por la guía. También atribuye falsamente a la OMS la cita de una investigación que descarta la transmisión por parte de personas infectadas sin síntomas. La organización, por el contrario, señala la existencia de estudios que parecen comprobar este tipo de transmisión.

 

¿Por qué hubo desinformación?

La publicación de Los Ignorantes hace una recopilación engañosa. Simplifica en exceso un documento complejo y detallado. El texto omite las recomendaciones generales y se concentra en los detalles convenientes para sustentar su crítica hacia la directriz para el uso de mascarillas.

Los Ignorantes ha sido objeto recurrente de refutación por Doble Check. La desinformación en este caso sofistica sus métodos para otorgar una falsa credibilidad a su publicación. Por ejemplo, usa el logo de la OMS en una publicación fabricada. También incluye enlaces a estudios existentes, pero su citación no refleja la recomendación general de la OMS.

Doble Check se comunicó con el contacto telefónico disponible en el perfil de Facebook y con el administrador de la página, Luis Alonso Naranjo, pero no se obtuvo una respuesta oportuna. Los Ignorantes es un proyecto audiovisual vinculado al productor Naranjo y a Robert Beers, asesor legislativo de la diputada independiente Ivonne Acuña.

¿Qué sostiene la desinformación?

La página adjunta una imagen de un documento fabricado. El documento extrae tres citas de una amplia guía de recomendaciones que sí fue emitida por la OMS.

Los Ignorantes llama la atención a tres premisas seleccionadas a conveniencia:  a) la OMS afirma que no hay evidencia contundente que apoye el uso de mascarillas; b) la organización alerta sobre posibles riesgos o inconvenientes en su uso; y c) cita la ineficacia de las mascarillas de tela para proteger a las personas contra los virus. El texto que acompaña la imagen afirma:

«Vamos a seguir investigando hasta dejar en evidencia todas y cada una de las contradictorias normas protocolarias, seguidas por nuestras autoridades sanitarias sin ningún criterio científico, comprometiendo la salud de los sanos lejos de protegerla».

Publicación en Facebook compartida por Los Ignorantes el 27 de julio.

La publicación echa mano de una cuarta afirmación que no está en el informe de la OMS. La página dice que los casos asintómáticos no transmiten el virus. Esta cita se incluye engañosamente sin hacer esta distinción de que este estudio no es referido por el documento de la OMS.

¿Qué omitió la desinformación?

La publicación de Facebook incluye varios vínculos a estudios existentes, pero evita referir a su audiencia al documento original de la organización. Sus referencias son solo dos estudios citados en el documento, mientras el documento original contiene una lista de 80 referencias.

La publicación también enumera algunos de los «posibles riesgos e inconvenientes» del uso de mascarillas anotados en el documento de la OMS. Omitió mencionar los beneficios listados por la organización, entre ellos:

  • posible disminución del riesgo de exposición a personas infectadas antes de que estas presenten síntomas;
  • posible reducción del estigma de las personas que usan mascarillas para no contagiar a otros (control de fuentes) o de las personas que atienden enfermos de COVID-19 en entornos que no son clínicos;
  • hacer que las personas sientan que pueden contribuir activamente a atajar la propagación del virus; entre otras.

¿Qué hay de la falta de evidencia sobre el uso de mascarillas?

Doble Check contactó a la representación local de la OPS/OMS. La organización reconoce que existen escasas pruebas de la eficacia de las mascarillas higiénicas de tela en zonas públicas para prevenir la transmisión del coronavirus. Por ello privilegia la recomendación de mantener una distancia física mínima de un metro con otras personas. También aconseja el lavado frecuente de manos, así como evitar tocarse la cara y la mascarilla.

La organización sí recomienda el uso de mascarillas para la población general en ciertas circunstancias a pesar de la falta de evidencia contundente sobre su eficacia. Así lo expresó la OPS/OMS a Doble Check:

“La OMS recomienda a los gobiernos que fomenten la utilización de mascarillas higiénicas de tela por la población general en áreas donde la transmisión sea generalizada, en áreas donde haya una capacidad limitada para aplicar medidas de control y, especialmente, en entornos donde no sea posible mantener una distancia física de al menos un metro, como en medios de transporte público, tiendas u otros lugares cerrados o concurridos”.

Mascarillas: ¿para quiénes, cuáles y cuándo?

La OMS hace una distinción entre las mascarillas médicas (con mayor poder de filtración y protección) y las llamadas «higiénicas» de tela (sin evidencia contundente sobre su eficacia).

Las médicas las recomienda para personal de centros de salud. También aconseja su uso para personas que tengan síntomas compatibles con la COVID-19. Deberían usarlas, además, quienes cuiden a personas sospechosas o confirmadas de portar el coronavirus, que estén fuera de centros sanitarios.

La población de riesgo (mayores de 60 o personas con condiciones agravantes de salud) también debería usarlas cuando esté en situaciones en donde no pueda mantener el distanciamiento físico con otras personas.

Los Ignorantes genera desinformación adicional con respecto a este tema. Su publicación incluye una cita a un estudio referido por la OMS. Esta es una investigación sobre la prevención de infección por influenza mediante el uso de mascarillas de tela por funcionarios de salud en un ambiente hospitalario. Este no es un asunto en discusión pues, en primer lugar, en ambientes hospitalarios la OMS recomienda el uso de mascarillas médicas, no de tela.

En segundo lugar, el uso generalizado de mascarillas de tela se recomienda como una forma de control de infección desde la fuente de contagio. Es decir, su intención principal es que personas infectadas no propaguen el virus. El hecho de que personas trabajadoras de salud se hubieran infectado de influenza a pesar de usar mascarillas de tela es un asunto ajeno a la recomendación vigente para COVID-19.

¿Qué hay de los pacientes asintomáticos?

Los Ignorantes cita un estudio sobre la infecciosidad de pacientes asintomáticos. Afirma: “Un estudio reciente de 455 individuos mostró que las personas asintomáticas no están causando infecciocidad [sic]”. La investigación se hizo alrededor de un solo caso asintomático que tuvo contacto con otras 455 personas sanas, quienes no resultaron infectadas.

Este estudio no aparece citado en el informe de la OMS. La guía sí cita un estudio en Taiwán, uno en China y un tercero en Singapur. Los tres respaldan que los casos positivos sin síntomas sí pueden transmitir el coronavirus. Eso sí, la OMS advierte que los estudios son escasos y las muestras son pequeñas.

La organización también admite que parece ser mucho menos probable que las personas con infección asintomática transmitan el virus, en comparación con las que personas con síntomas manifiestos, como la tos.

No es cierto que rebaja a remuneraciones afectará a diputados, como dijo ministra Garrido a #NoComaCuento

La Ministra de Planificación Pilar Garrido afirmó a #NoComaCuento, de La Nación, que el proyecto de ley que el gobierno presentó para reducir las remuneraciones en el sector público sí incluye rebajas a los diputados. La redacción del texto no permite afirmar eso.

Garrido hizo la afirmación como parte de una verificación de #NoComaCuento, que pretendía desmentir a Albino Vargas. El líder sindical había publicado un tuit el 13 de julio que afirmaba que “la rebaja salarial no incluye a los diputados ni a las diputadas”.

¿Por qué el proyecto no incluye a las y los diputados? El texto del Ejecutivo pretende reducir las jornadas de los trabajadores con remuneraciones mayores a ₡1,5 millones. Es decir, el texto no ordena el recorte directo de las remuneraciones o salarios, sino –más bien– la reducción de las jornadas. Ello consecuentemente conlleva a recortar remuneraciones, pero no las de los diputados.

Los congresistas no tienen una jornada definida ni una relación laboral. Así lo explicaron el director ejecutivo de la Asamblea Legislativa, Antonio Ayales, y el exmagistrado de la Sala II Rolando Vega.

No es posible recortar la jornada de los miembros del Congreso porque esa figura no existe para este tipo de servidor público. Un diputado o una diputada no tiene horario, ni cobra horas extra ni puede ser despedido. Tampoco se le puede recortar el tiempo que dedica a sus funciones, pues tiene la obligación legal de atender permanentemente «requerimientos propios de su investidura en cualquier tiempo y lugar».

Doble Check compartió sus hallazgos con Garrido. La ministra insistió en que el proyecto afectaba todas las remuneraciones del sector público, pero no respondió directamente a la imposibilidad de reducir la jornada de los congresistas.

La Ministra de Planificación Pilar Garrido afirmó a #NoComaCuento, de La Nación, que el proyecto de ley que el gobierno presentó para reducir las remuneraciones en el sector público sí incluye rebajas a los diputados. La redacción del texto no permite afirmar eso.

Garrido hizo la afirmación como parte de una verificación de #NoComaCuento, que pretendía desmentir a Albino Vargas. El líder sindical había publicado un tuit el 13 de julio que afirmaba que “la rebaja salarial no incluye a los diputados ni a las diputadas”.

¿Por qué el proyecto no incluye a las y los diputados? El texto del Ejecutivo pretende reducir las jornadas de los trabajadores con remuneraciones mayores a ₡1,5 millones. Es decir, el texto no ordena el recorte directo de las remuneraciones o salarios, sino –más bien– la reducción de las jornadas. Ello consecuentemente conlleva a recortar remuneraciones, pero no las de los diputados.

Los congresistas no tienen una jornada definida ni una relación laboral. Así lo explicaron el director ejecutivo de la Asamblea Legislativa, Antonio Ayales, y el exmagistrado de la Sala II Rolando Vega.

No es posible recortar la jornada de los miembros del Congreso porque esa figura no existe para este tipo de servidor público. Un diputado o una diputada no tiene horario, ni cobra horas extra ni puede ser despedido. Tampoco se le puede recortar el tiempo que dedica a sus funciones, pues tiene la obligación legal de atender permanentemente «requerimientos propios de su investidura en cualquier tiempo y lugar».

Doble Check compartió sus hallazgos con Garrido. La ministra insistió en que el proyecto afectaba todas las remuneraciones del sector público, pero no respondió directamente a la imposibilidad de reducir la jornada de los congresistas.

¿Qué dijeron Albino Vargas, Pilar Garrido y No Coma Cuento?

El 13 de julio, el líder sindical Albino Vargas publicó en twitter :

¡Qué bonito! La rebaja salarial NO INCLUYE A LOS DIPUTADOS NI A LAS DIPUTADAS. Diz que ellos tienen un régimen distinto al cual se llaman «dietas». ¿Será posible tal cinismo político?…

No Coma Cuento publicó una verificación al respecto dos días después titulada “#NoComaCuento: Albino Vargas difunde información falsa sobre proyecto de rebaja salarial a empleados públicos”. En ella, la jerarca de Planificación Pilar Garrido desmiente a Albino Vargas y asegura que el proyecto del Ejecutivo sí impacta a los diputados.

“Todos los poderes de la República y las autoridades somos parte. Están incorporadas todas aquellas personas servidoras públicas que ganan más de ¢1,5 millones”, dijo a La Nación. “Los diputados sí están regulados por la Ley de Salarios de la Administración Pública. Por ende, comprende a los mismos. El rebajo aplica a que se les reduce, al final, el 15% del total de su remuneración bruta”, agrega su cita.

El 20 de julio La Nación publicó un derecho de respuesta a Albino Vargas. El líder sindical se basó en un intercambio de Garrido con el diputado José María Villalta en la Asamblea Legislativa.  «Queda claro que ni la ANEP ni mi persona difundimos información falsa», concluyó el sindicalista.

¿Qué dice el proyecto del Ejecutivo?

La controversia entre Vargas y de Garrido está centrada en el término que se usa para describir las retribuciones económicas de los diputados: dietas, salarios o remuneraciones.

Antes de eso, ¿qué dice el proyecto que el Ejecutivo presentó a la Asamblea Legislativa?

El texto, presentado bajo el expediente 22.081 con el nombre de “Ley de Reducción de Jornadas en el Sector Público” propone en su artículo primero:

“Las instituciones públicas comprendidas en el artículo 26 de la Ley de Salarios de la Administración Pública, Ley No. 2166, de 9 de octubre de 1957, por un plazo improrrogable de doce meses, a partir de la entrada en vigencia de la presente ley, deberán reducir en un quince por ciento (15%), las jornadas de trabajo del personal que reciba una remuneración bruta mensual de al menos un millón quinientos mil colones (¢ 1.500.000) por su jornada ordinaria de trabajo”.

El texto no ordena directamente la reducción de remuneraciones, sino –más bien– de jornadas de los trabajadores públicos.

Los demás artículos se refieren a qué instituciones corresponde aplicar las reducciones y cuáles son las dependencias eximidas de la medida (cuerpos de Policía, Bomberos, Ministerio de Salud, Caja Costarricense de Seguro Social, Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias y centros penitenciarios). No hay ningún artículo que mencione a los diputados.

¿Tienen los diputados jornada?

El Director Ejecutivo de la Asamblea Legislativa, Antonio Ayales, aseguró a Doble Check que el proyecto del gobierno no incluye a los diputados, pues ellos no tienen jornada.

“Los diputados son escogidos por elección popular, por tanto, no son considerados funcionarios públicos, a pesar de trabajar en el primer Poder de la República, no tienen una jornada laboral como sí la tienen el resto de funcionarios públicos que trabajan en la Asamblea, no tienen un salario como el resto de funcionarios, no son parte de la estructura administrativa de la Asamblea ni siquiera están sujetos al Reglamento Autónomo de la institución” dijo a Doble Check.

No se les puede rebajar una jornada que no tienen. Un diputado viene y se va a la hora que quiere, no tiene que rendirle cuentas a nadie en la administración de a qué hora llega o se va de la Asamblea”, concluyó Ayales.

Su criterio coincide con su criterio el exmagistrado de la Sala II Rolando Vega.

Los diputados no están sujetos a una jornada. No tienen un contrato de trabajo ni tienen que cumplir un horario determinado. Tampoco pueden cobrar horas extra, ni tienen un control de supervisión o de fiscalización. No hay una relación laboral, propiamente dicha”.

Aún si la tuvieran, la ley 7352 de Remuneración de Diputados de la Asamblea Legislativa obliga a los diputados a estar disponibles permanentemente para atender sus funciones.

“ Fíjase la remuneración de los diputados a la Asamblea Legislativa, atendiendo los siguientes principios: (…) b- El cumplimiento de sus deberes y obligaciones, como miembros del Poder Legislativo, implica para los diputados la permanente disposición de atender requerimientos propios de su investidura en cualquier tiempo y lugar”.

Doble Check consultó sobre este tema a la jerarca Pilar Garrido, pero no respondió directamente a nuestras preguntas. Sus respuestas completas están disponibles aquí y aquí.

La jerarca declaró su disposición de enmendar eventualmente el texto para que «cumpla con el espíritu de reducir jornadas a los empleados de todo el sector público».

Las dietas, los salarios y las remuneraciones

Vargas argumenta que las razones por las que la rebaja no aplica a los legisladores es porque ellos y ellas tienen dietas, y no salarios. Según Vargas, el proyecto está enfocado en la reducción de salarios y –al no incluir dietas– los congresistas no están incluidos en la iniciativa.

Aunque la crítica de Vargas sí tiene fundamento, sus razones para justificar la denuncia son discutibles.

Por ejemplo, la Procuraduría General de la República había opinado en mayo de 2002 que la retribución que reciben los legisladores no puede considerarse una dieta ni un salario. El término correcto para referirse a las retribuciones de los diputados, según este criterio, es “remuneración”.

Ése es justamente el término que emplea el proyecto del Ejecutivo cuando indica que se deberán reducir “las jornadas de trabajo del personal que reciba una remuneración bruta mensual”.

Tras una consulta de Doble Check, Garrido sí se refirió a las retribuciones de los legisladores como “dietas”, pero aseveró que ese término estaba incluido dentro del término más amplio de “remuneraciones”.

«Las dietas son solamente un componente de lo que se le cancela a los diputados de manera mensual, ese monto total tiene el nombre de ‘remuneración’, según el artículo 1 de la Ley 6961. El artículo 1 del proyecto de ley, menciona que serán las remuneraciones las que deben disminuirse en un 15% de modo que, al recibir los diputados remuneraciones, están comprendidos por ese artículo 1. Remuneración es el género. Salario o dieta son especies de ese mismo género, de tal modo que ambos conceptos caben en dicho género”, afirmó.

A pesar de esta argumentación, Garrido no se refirió a si podía recortarse la jornada de un diputado, a pesar de que no tienen una jornada.

Podcasts
Ver todos

¿Cómo mentir con precios?

Escuchar podcast

¿Qué técnicas usan los periodistas y políticos cuando mienten con precios? Aquí un minipodcast sobre el tema

¿Qué técnicas usan los periodistas y políticos cuando mienten con precios? Aquí un minipodcast sobre el tema

Radios UCR asumen coordinación editorial de Doble Check

La iniciativa de verificación de informaciones Doble Check opera desde el mes de julio como parte del equipo periodístico de las Radioemisoras de la Universidad de Costa Rica.

Doble Check nació en el 2018 como un proyecto piloto de la UCR para auditar el discurso público. Desde setiembre de ese año trabajó como una iniciativa creada por la Oficina de Divulgación e Información (ODI) de la Universidad de Costa Rica.

La iniciativa de verificación de informaciones Doble Check opera desde el mes de julio como parte del equipo periodístico de las Radioemisoras de la Universidad de Costa Rica.

Doble Check nació en el 2018 como un proyecto piloto de la UCR para auditar el discurso público. Desde setiembre de ese año trabajó como una iniciativa creada por la Oficina de Divulgación e Información (ODI) de la Universidad de Costa Rica.

La directora de la ODI durante el presente gobierno de transición, Gabriela Mayorga López, afirmó que Doble Check ha probado ser un proyecto valioso de periodismo profesional. “La mejor manera para que Doble Check siga cumpliendo con su misión es formalizando su continuidad editorial bajo la estructura de medios de la universidad”, agregó.

El proyecto ganó el Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez 2019.

La directora de las Radioemisoras de la UCR, Sylvia Carbonell Vicente, fue miembro del consejo consultivo durante la creación del proyecto piloto de verificación de informaciones. “Doble Check mantendrá los principios de independencia editorial y rigor periodístico que lo han caracterizado desde sus inicios”, afirmó Carbonell.

Acceda a los contenidos en doblecheck.cr, o en sus plataformas en Facebook, Twitter, YouTube o Instagram.

Imagen es usada sin fundamento para decir que pandemia de COVID-19 es falsa

En resumen: Una fotografía ha sido empleada sin fundamento en distintas partes del mundo para afirmar que la escala de la pandemia de COVID-19 es falsa.

La imagen muestra a dos personas con trajes de protección e insignias de la Cruz Roja en una acera mientras transportan en camilla a un maniquí dentro de una cápsula de aislamiento.

Dicha fotografía comenzó a difundirse en Facebook al menos desde junio en México. Este viernes, el perfil costarricense Los Ignorantes replicó la imagen con esta descripción: “Salir de la ignorancia es sencillo si te lo propones… Es solo poner los ojos en la realidad y quitarlos de las estadísticas que, son tan reales como el paciente de la imagen en España”.

Distintos proyectos de verificación de noticias falsas y desinformación en Europa han chequeado esa imagen. Los verficadores  no han hallado pruebas de que esta haya sido captada en España. Tampoco hay prueba de que la imagen corresponda a la falsificación de casos de COVID-19.

Imágenes similares han sido empleadas en Estados Unidos para desinformar sobre una supuesta conspiración que pretende aumentar la escala de la pandemia. En realidad, se ha tratado de fotografías de simulacros de atención médica en los que se emplean maniquíes.

Doble Check contactó por mensaje de texto al administrador del perfil Los Ignorantes, Luis Alonso Naranjo, para que brindara alguna referencia que sustentara sus acusaciones. Naranjo no contestó ninguna de las consultas.

En resumen: Una fotografía ha sido empleada sin fundamento en distintas partes del mundo para afirmar que la escala de la pandemia de COVID-19 es falsa.

La imagen muestra a dos personas con trajes de protección e insignias de la Cruz Roja en una acera mientras transportan en camilla a un maniquí dentro de una cápsula de aislamiento.

Dicha fotografía comenzó a difundirse en Facebook al menos desde junio en México. Este viernes, el perfil costarricense Los Ignorantes replicó la imagen con esta descripción: “Salir de la ignorancia es sencillo si te lo propones… Es solo poner los ojos en la realidad y quitarlos de las estadísticas que, son tan reales como el paciente de la imagen en España”.

Distintos proyectos de verificación de noticias falsas y desinformación en Europa han chequeado esa imagen. Los verficadores  no han hallado pruebas de que esta haya sido captada en España. Tampoco hay prueba de que la imagen corresponda a la falsificación de casos de COVID-19.

Imágenes similares han sido empleadas en Estados Unidos para desinformar sobre una supuesta conspiración que pretende aumentar la escala de la pandemia. En realidad, se ha tratado de fotografías de simulacros de atención médica en los que se emplean maniquíes.

Doble Check contactó por mensaje de texto al administrador del perfil Los Ignorantes, Luis Alonso Naranjo, para que brindara alguna referencia que sustentara sus acusaciones. Naranjo no contestó ninguna de las consultas.

¿De dónde proviene la imagen?

En redes sociales de distintas partes del mundo se ha esparcido una fotografía que muestra a dos personas con trajes de protección e insignias de la Cruz Roja en una acera mientras transportan en camilla a un maniquí. La imagen ha sido empleada para denunciar la supuesta falsificación de casos de COVID-19 y que la escala de la pandemia es falsa.

El perfil costarricense Los Ignorantes replicó la imagen este viernes. “Salir de la ignorancia es sencillo si te lo propones… Es solo poner los ojos en la realidad y quitarlos de las estadísticas que, son tan reales como el paciente de la imagen en España”, comentó dicho perfil.

Publicación hecha en el perfil ‘Los Ignorantes’ este viernes 24 de julio.

Sin embargo, distintos proyectos de verificación de noticias falsas y desinformación en Europa no han hallado pruebas para determinar el lugar específico donde la imagen fue captada. El único elemento que sitúa la fotografía en un país hispanohablante es que una cinta amarilla en la imagen dice “prohibido”, pero no hay indicativo que haya sido en España.

El proyecto de verificación alemán Correctiv halló a inicios de este mes que la publicación más antigua de esa imagen se hizo el 6 de junio en México. Desde entonces, la imagen ha sido replicada en otros países, como Alemania y Croacia.

¿Por qué hay un maniquí en la imagen?

Tampoco hay fundamento para asegurar que la fotografía demuestre que la escala de la pandemia de COVID-19 es falsa o que se estén falsificando casos de esa enfermedad.

Una fotografía similar se difundió desde abril en Estados Unidos para hacer ese mismo tipo de acusación. En ella se mostraba a un maniquí en una camilla mientras era transportado a un hospital. La imagen es real, pero se trataba de un ejercicio de práctica de miembros de la Armada de ese país para la movilización de pacientes de COVID-19 entre centros hospitalarios.

Otra imagen donde se mostraba el uso de maniquíes para ejercicios de práctica fue empleada para desinformar sobre la escala de la pandemia en Estados Unidos

Precisamente, los proyectos Correctiv y medio de verificación croata Faktograf destacaron que el uso de maniquíes es común en simulacros y en ejercicios de práctica, por lo que es probable que ese sea el contexto de la imagen.

Doble Check le solicitó al administrador de Los Ignorantes, Luis Alonso Naranjo, que facilitara el fundamento de la acusación que hizo con esa fotografía, dado que no lo aporta en su publicación. Naranjo no contestó la consulta.

Tendencia a desinformar en Los Ignorantes

El perfil Los Ignorantes ha compartido desinformación sobre la pandemia de COVID-19 en otras ocasiones. Ese es un proyecto audiovisual vinculado al productor musical Luis Alonso Naranjo y a Robert Beers, asesor legislativo de la diputada independiente Ivonne Acuña.

Esta página repite a menudo teorías de conspiración que circulan en otros medios de desinformación en el extranjero.

Por ejemplo, Los Ignorantes ha publicado información engañosa sobre la ocupación hospitalaria por COVID-19 en Costa Rica y las razones que han motivado las alertas de color naranja en distintas zonas del país. La supuesta evidencia surgida de la filmación de hospitales también ha sido refutada por otros medios de verificación en el extranjero.

El perfil también difundió la falsedad de que el inventor del tipo de pruebas que se usan para diagnosticar COVID-19 dijo que ese método no puede emplearse en la detección de virus como el que ocasiona esa enfermedad.

 

Es falso que creador de pruebas PCR objetara su uso para diagnosticar virus como el de la COVID-19

En resumen: Es falso que Kary Mullis, el inventor del tipo de pruebas que se usan para diagnosticar COVID-19, hubiera dicho que ese método no puede emplearse en la detección de virus como el que ocasiona esa enfermedad. Mullis recibió el premio Nobel de Química en 1993 por la invención de las pruebas de “reacción […]

En resumen: Es falso que Kary Mullis, el inventor del tipo de pruebas que se usan para diagnosticar COVID-19, hubiera dicho que ese método no puede emplearse en la detección de virus como el que ocasiona esa enfermedad.

Mullis recibió el premio Nobel de Química en 1993 por la invención de las pruebas de “reacción en cadena de la polimerasa”. Estas pruebas se conocen como PCR (por sus siglas en inglés), y se han empleado para detectar distintos tipos de virus. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda esas pruebas para identificar a personas infectadas con el coronavirus SARS-CoV-2, que causa la COVID-19.

La falsa atribución a Mullis se ha divulgado en redes sociales en distintos países desde hace meses. El argumento falaz se usa para alertar de que la escala actual de la pandemia de COVID-19 ha sido exagerada.

Diversos proyectos de verificación de noticias falsas y desinformación han chequeado las supuestas afirmaciones de Mullis. Según la agencia británica de noticias Reuters, la afirmación no solo ha sido atribuida falsamente a Mullis, también fue sacada de contexto.

La manifestación parece provenir originalmente de un texto de 1996 del periodista John Lauritsen sobre el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). “Lauritsen no está diciendo que las pruebas PCR no funcionan. En cambio, está aclarando que las PCR identifican sustancias cualitativamente y no cuantitativamente, detectando así las secuencias genéticas de los virus, pero no los virus en sí mismos”, explicó Reuters en su verificación.

Las pruebas PCR usadas en la pandemia actual detectan secuencias genéticas del nuevo coronavirus que estén presentes en muestras tomadas a través de la nariz de una persona. Dichos exámenes son el “estándar de oro” para la detección de personas contagiadas debido a sus altos grados de sensibilidad y especificidad a la hora de detectar la información genética del coronavirus.

El mapa del genoma del coronavirus SARS-CoV-2 se dispuso para dominio público desde febrero de este año, dos meses después de su detección en Wuhan, China.

La crítica de Lauritsen está, además, desactualizada. En la actualidad, los equipos para hacer las pruebas de PCR también hacen determinaciones cuantitativas. Las pruebas de PCR cuantitativas (qPCR) permiten determinar la carga viral en pacientes con VIH o identificar cambios en la expresión de genes relacionados con una enfermedad, por ejemplo cáncer.

¿Quién fue Kary Mullis? 

El bioquímico estadounidense Kary Mullis (1944-2019) recibió el Premio Nobel de Química en 1993 por la invención de las pruebas PCR.

El diario The New York Times describe en su obituario que Mullis expresó dudas de que el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) cause el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida). El artículo cita a la esposa del científico. Ella afirma que él fue “malentendido” en ese tema. “Él pensaba que era prematuro asignar la culpa a un diminuto retrovirus”, dijo ella, según el periódico estadounidense.

¿Por qué se está hablando de Kary Mullis?

Distintas publicaciones en blogs y en redes sociales alrededor del mundo han difundido que Kary Mullis se opuso al empleo de las pruebas de PCR para el diagnóstico del coronavirus SARS-CoV-2 o de virus en general.  La supuesta atribución se ha utilizado para cuestionar que la escala actual de la pandemia de COVID-19 ha sido exagerada.

En Costa Rica, por ejemplo, esa afirmación fue compartida por el perfil llamado Los Ignorantes. Este es un proyecto audiovisual vinculado al productor musical Luis Alonso Naranjo y a Robert Beers, asesor legislativo de la diputada independiente Ivonne Acuña.

“Algunos científicos argumentan que Mullis fue enfático, después de crear este test en 1984, que NO debía ser utilizado para diagnosticar enfermedades infecciosas”, difundió Los Ignorantes desde finales de abril.

Doble Check mostró sus hallazgos a Naranjo. El administrador del perfil no compartió evidencia que sustentara la información divulgada por ese medio sobre Kary Mullis o las pruebas PCR.

El administrador de la plataforma nunca atendió el fondo del asunto, y se limitó a mencionar lateralmente el nombre de personas que han controvertido sin fundamentos la validez del diagnóstico. En una extensa respuesta pública ante la solicitud de información de Doble Check, Naranjo desacreditó este chequeo como un intento de minimizar su libertad de expresión.

Ese perfil ha compartido desinformación sobre la pandemia de COVID-19 en otras ocasiones.

Afirmación no es de Kary Mullis y está sacada de contexto

Diversos proyectos de verificación de noticias falsas y desinformación han chequeado las supuestas afirmaciones de Mullis. Según la agencia británica de noticias Reuters, la afirmación fue atribuida falsamente a Mullis y también fue sacada de contexto.

La afirmación parece provenir originalmente de un texto de 1996 del periodista John Lauritsen sobre el virus de inmunodeficiencia humana (VIH):

“Lauritsen no está diciendo que las pruebas PCR no funcionan. En cambio, está aclarando que las PCR identifican sustancias cualitativamente y no cuantitativamente, detectando así las secuencias genéticas de los virus, pero no los virus en sí mismos”, explicó Reuters en su verificación.

Un chequeo de la agencia francesa de noticias AFP también advierte que el texto de Lauritsen ha sido sacado de contexto. “El artículo, de la década de los 90, señala que el PCR solo podía ‘detectar las proteínas que se cree, en algunos casos erróneamente, que son exclusivas del VIH’. A diferencia del nuevo coronavirus, cuyo mapa del genoma estuvo disponible dos meses después de que surgiera en Wuhan, China, el genoma del virus del SIDA no fue descifrado hasta 2009”, advierte AFP.

Las secuencias del material genético del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 están disponibles en esta base de datos.

¿Qué es un virus? Téngalo claro

Los virus son la transición entre lo vivo y lo no vivo. Los virus son partículas que se parecen a los seres vivos en que están hechos de proteínas, lípidos (grasas) y carbohidratos, con ácidos nucleicos adentro. Algunos tienen ADN, como el virus del papiloma humano. Otros tienen ARN en su interior, como el caso del coronavirus SARS-CoV-2.

Sin embargo, los virus no son capaces de reproducirse por sí mismos. Entonces deben infectar y manipular las células vivas para que estas se conviertan en “fábricas” de nuevas partículas virales. Es por esto último que a los virus no se les considera como organismos vivos.

¿Por qué las pruebas PCR sí funcionan para detectar virus?

La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es una técnica de laboratorio usada para hacer millones de copias de un segmento de ADN de interés. Las pruebas PCR se emplean para evaluar la inocuidad de los alimentos, la identificación de patógenos en cultivos agrícolas, el diagnóstico de enfermedades (virales o bacterianas, hereditarias, cáncer), las pruebas de paternidad, etc.

Este es un método capaz de discriminar y copiar material genético con una secuencia de nucleótidos específica. Eso es posible debido a que la secuencia de nucleótidos en el ADN en una especie (o un virus) no es igual a la de otro organismo aunque estén emparentados. Así es como las secuencias del material genético del nuevo coronavirus pueden identificarse en una muestra extraída a través de la nariz de una persona.

La precisión de las pruebas PCR también se debe al uso de reactivos llamados primers o iniciadores. Estos son secuencias cortas de ADN que delimitan la secuencia de material genético que se desea identificar en la PCR.

Para diseñar apropiadamente los primers es indispensable conocer de antemano la secuencia del material genético que se quiere copiar en la PCR. Además, los iniciadores son diseñados de manera tal que se unan de forma exclusiva en regiones del ADN en donde su secuencia de nucleótidos es única para la especie (o virus) de interés.

En el caso de los virus que tienen ARN por material genético–como el SARS-CoV-2– hay que añadir un paso antes de la prueba, llamado retrotranscripción. Básicamente, el ARN de la muestra es convertido en ADN copia (ADNc). Es el ADNc el que se utiliza para hacer la PCR.

Los primers y otros reactivos son mezclados con la muestra tomada del paciente. Esta se coloca en una máquina de PCR, que funciona como una fotocopiadora de ADN. Si la muestra contenía el material genético que se buscaba, esa fotocopiadora genera varios millones de copias de la región específica de material que fue delimitada para la prueba. Si la muestra no contiene ese material genético, la máquina de PCR no replica nada.

Ese método de diagnóstico da ventajas logísticas. La prueba PCR impone menores riesgos biológicos que otras técnicas que implican el cultivo de virus completos.

La viróloga Eugenia Corrales-Aguilar, investigadora del Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales, (CIET) recalcó a Doble Check en mayo que las pruebas de PCR son el “estándar de oro” para la detección de personas contagiadas debido a sus altos grados de sensibilidad y especificidad a la hora de detectar la información genética del coronavirus. Por esas razones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado que las estrategias de diagnóstico de personas enfermas con ese virus deben basarse en exámenes de PCR.

Además, la crítica de Lauritsen de la década de 1990 está desactualizada. Actualmente, los equipos para hacer las pruebas de PCR también hacen determinaciones cuantitativas. Las pruebas de PCR cuantitativas (qPCR) permiten determinar la carga viral en pacientes con sida o identificar cambios en la expresión de genes relacionados con una enfermedad, por ejemplo cáncer.

Referencias:

Cao, L., Cui, X., Hu, J., et al. 2017. Advances in digital polymerase chain reaction (dPCR) and its emerging biomedical applications. Biosens Bioelectron, 90, 459-474. doi: 10.1016/j.bios.2016.09.082

Maddocks, S. and Jenkins, R. 2017. Understanding PCR: a practical bench-top guide. First edition. Academic Press (Elsevier). 98 pp.

Nota del editor: Warner Alpízar Alpízar es Doctor en Biología del Cáncer de la Universidad de Bergen, Noruega. Actualmente es subdirector del Centro de Investigación en Estructuras Microscópicas (CIEMIC) y profesor de Bioquímica de la UCR. Él forma parte de un proyecto de colaboración entre la Escuela de Medicina de la UCR y Doble Check para verificar desinformación en materia de salud.