Es falso que creador de pruebas PCR objetara su uso para diagnosticar virus como el de la COVID-19

En resumen: Es falso que Kary Mullis, el inventor del tipo de pruebas que se usan para diagnosticar COVID-19, hubiera dicho que ese método no puede emplearse en la detección de virus como el que ocasiona esa enfermedad.

Mullis recibió el premio Nobel de Química en 1993 por la invención de las pruebas de “reacción en cadena de la polimerasa”. Estas pruebas se conocen como PCR (por sus siglas en inglés), y se han empleado para detectar distintos tipos de virus. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda esas pruebas para identificar a personas infectadas con el coronavirus SARS-CoV-2, que causa la COVID-19.

La falsa atribución a Mullis se ha divulgado en redes sociales en distintos países desde hace meses. El argumento falaz se usa para alertar de que la escala actual de la pandemia de COVID-19 ha sido exagerada.

Diversos proyectos de verificación de noticias falsas y desinformación han chequeado las supuestas afirmaciones de Mullis. Según la agencia británica de noticias Reuters, la afirmación no solo ha sido atribuida falsamente a Mullis, también fue sacada de contexto.

La manifestación parece provenir originalmente de un texto de 1996 del periodista John Lauritsen sobre el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). “Lauritsen no está diciendo que las pruebas PCR no funcionan. En cambio, está aclarando que las PCR identifican sustancias cualitativamente y no cuantitativamente, detectando así las secuencias genéticas de los virus, pero no los virus en sí mismos”, explicó Reuters en su verificación.

Las pruebas PCR usadas en la pandemia actual detectan secuencias genéticas del nuevo coronavirus que estén presentes en muestras tomadas a través de la nariz de una persona. Dichos exámenes son el “estándar de oro” para la detección de personas contagiadas debido a sus altos grados de sensibilidad y especificidad a la hora de detectar la información genética del coronavirus.

El mapa del genoma del coronavirus SARS-CoV-2 se dispuso para dominio público desde febrero de este año, dos meses después de su detección en Wuhan, China.

La crítica de Lauritsen está, además, desactualizada. En la actualidad, los equipos para hacer las pruebas de PCR también hacen determinaciones cuantitativas. Las pruebas de PCR cuantitativas (qPCR) permiten determinar la carga viral en pacientes con VIH o identificar cambios en la expresión de genes relacionados con una enfermedad, por ejemplo cáncer.

¿Quién fue Kary Mullis? 

El bioquímico estadounidense Kary Mullis (1944-2019) recibió el Premio Nobel de Química en 1993 por la invención de las pruebas PCR.

El diario The New York Times describe en su obituario que Mullis expresó dudas de que el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) cause el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida). El artículo cita a la esposa del científico. Ella afirma que él fue “malentendido” en ese tema. “Él pensaba que era prematuro asignar la culpa a un diminuto retrovirus”, dijo ella, según el periódico estadounidense.

¿Por qué se está hablando de Kary Mullis?

Distintas publicaciones en blogs y en redes sociales alrededor del mundo han difundido que Kary Mullis se opuso al empleo de las pruebas de PCR para el diagnóstico del coronavirus SARS-CoV-2 o de virus en general.  La supuesta atribución se ha utilizado para cuestionar que la escala actual de la pandemia de COVID-19 ha sido exagerada.

En Costa Rica, por ejemplo, esa afirmación fue compartida por el perfil llamado Los Ignorantes. Este es un proyecto audiovisual vinculado al productor musical Luis Alonso Naranjo y a Robert Beers, asesor legislativo de la diputada independiente Ivonne Acuña.

“Algunos científicos argumentan que Mullis fue enfático, después de crear este test en 1984, que NO debía ser utilizado para diagnosticar enfermedades infecciosas”, difundió Los Ignorantes desde finales de abril.

Doble Check mostró sus hallazgos a Naranjo. El administrador del perfil no compartió evidencia que sustentara la información divulgada por ese medio sobre Kary Mullis o las pruebas PCR.

El administrador de la plataforma nunca atendió el fondo del asunto, y se limitó a mencionar lateralmente el nombre de personas que han controvertido sin fundamentos la validez del diagnóstico. En una extensa respuesta pública ante la solicitud de información de Doble Check, Naranjo desacreditó este chequeo como un intento de minimizar su libertad de expresión.

Ese perfil ha compartido desinformación sobre la pandemia de COVID-19 en otras ocasiones.

Afirmación no es de Kary Mullis y está sacada de contexto

Diversos proyectos de verificación de noticias falsas y desinformación han chequeado las supuestas afirmaciones de Mullis. Según la agencia británica de noticias Reuters, la afirmación fue atribuida falsamente a Mullis y también fue sacada de contexto.

La afirmación parece provenir originalmente de un texto de 1996 del periodista John Lauritsen sobre el virus de inmunodeficiencia humana (VIH):

“Lauritsen no está diciendo que las pruebas PCR no funcionan. En cambio, está aclarando que las PCR identifican sustancias cualitativamente y no cuantitativamente, detectando así las secuencias genéticas de los virus, pero no los virus en sí mismos”, explicó Reuters en su verificación.

Un chequeo de la agencia francesa de noticias AFP también advierte que el texto de Lauritsen ha sido sacado de contexto. “El artículo, de la década de los 90, señala que el PCR solo podía ‘detectar las proteínas que se cree, en algunos casos erróneamente, que son exclusivas del VIH’. A diferencia del nuevo coronavirus, cuyo mapa del genoma estuvo disponible dos meses después de que surgiera en Wuhan, China, el genoma del virus del SIDA no fue descifrado hasta 2009”, advierte AFP.

Las secuencias del material genético del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 están disponibles en esta base de datos.

¿Qué es un virus? Téngalo claro

Los virus son la transición entre lo vivo y lo no vivo. Los virus son partículas que se parecen a los seres vivos en que están hechos de proteínas, lípidos (grasas) y carbohidratos, con ácidos nucleicos adentro. Algunos tienen ADN, como el virus del papiloma humano. Otros tienen ARN en su interior, como el caso del coronavirus SARS-CoV-2.

Sin embargo, los virus no son capaces de reproducirse por sí mismos. Entonces deben infectar y manipular las células vivas para que estas se conviertan en “fábricas” de nuevas partículas virales. Es por esto último que a los virus no se les considera como organismos vivos.

¿Por qué las pruebas PCR sí funcionan para detectar virus?

La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es una técnica de laboratorio usada para hacer millones de copias de un segmento de ADN de interés. Las pruebas PCR se emplean para evaluar la inocuidad de los alimentos, la identificación de patógenos en cultivos agrícolas, el diagnóstico de enfermedades (virales o bacterianas, hereditarias, cáncer), las pruebas de paternidad, etc.

Este es un método capaz de discriminar y copiar material genético con una secuencia de nucleótidos específica. Eso es posible debido a que la secuencia de nucleótidos en el ADN en una especie (o un virus) no es igual a la de otro organismo aunque estén emparentados. Así es como las secuencias del material genético del nuevo coronavirus pueden identificarse en una muestra extraída a través de la nariz de una persona.

La precisión de las pruebas PCR también se debe al uso de reactivos llamados primers o iniciadores. Estos son secuencias cortas de ADN que delimitan la secuencia de material genético que se desea identificar en la PCR.

Para diseñar apropiadamente los primers es indispensable conocer de antemano la secuencia del material genético que se quiere copiar en la PCR. Además, los iniciadores son diseñados de manera tal que se unan de forma exclusiva en regiones del ADN en donde su secuencia de nucleótidos es única para la especie (o virus) de interés.

En el caso de los virus que tienen ARN por material genético–como el SARS-CoV-2– hay que añadir un paso antes de la prueba, llamado retrotranscripción. Básicamente, el ARN de la muestra es convertido en ADN copia (ADNc). Es el ADNc el que se utiliza para hacer la PCR.

Los primers y otros reactivos son mezclados con la muestra tomada del paciente. Esta se coloca en una máquina de PCR, que funciona como una fotocopiadora de ADN. Si la muestra contenía el material genético que se buscaba, esa fotocopiadora genera varios millones de copias de la región específica de material que fue delimitada para la prueba. Si la muestra no contiene ese material genético, la máquina de PCR no replica nada.

Ese método de diagnóstico da ventajas logísticas. La prueba PCR impone menores riesgos biológicos que otras técnicas que implican el cultivo de virus completos.

La viróloga Eugenia Corrales-Aguilar, investigadora del Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales, (CIET) recalcó a Doble Check en mayo que las pruebas de PCR son el “estándar de oro” para la detección de personas contagiadas debido a sus altos grados de sensibilidad y especificidad a la hora de detectar la información genética del coronavirus. Por esas razones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado que las estrategias de diagnóstico de personas enfermas con ese virus deben basarse en exámenes de PCR.

Además, la crítica de Lauritsen de la década de 1990 está desactualizada. Actualmente, los equipos para hacer las pruebas de PCR también hacen determinaciones cuantitativas. Las pruebas de PCR cuantitativas (qPCR) permiten determinar la carga viral en pacientes con sida o identificar cambios en la expresión de genes relacionados con una enfermedad, por ejemplo cáncer.

Referencias:

Cao, L., Cui, X., Hu, J., et al. 2017. Advances in digital polymerase chain reaction (dPCR) and its emerging biomedical applications. Biosens Bioelectron, 90, 459-474. doi: 10.1016/j.bios.2016.09.082

Maddocks, S. and Jenkins, R. 2017. Understanding PCR: a practical bench-top guide. First edition. Academic Press (Elsevier). 98 pp.

Nota del editor: Warner Alpízar Alpízar es Doctor en Biología del Cáncer de la Universidad de Bergen, Noruega. Actualmente es subdirector del Centro de Investigación en Estructuras Microscópicas (CIEMIC) y profesor de Bioquímica de la UCR. Él forma parte de un proyecto de colaboración entre la Escuela de Medicina de la UCR y Doble Check para verificar desinformación en materia de salud.

Comentarios