Diputado Pablo Abarca exagera monto sobre recortes posibles al gasto público

En resumen: El diputado socialcristiano Pablo Heriberto Abarca asegura que el gobierno es capaz de recortar 1,5 billones de colones en el gasto público a través de varias partidas. La cifra es engañosa y está inflada.

Por ejemplo, cortar las partidas más importantes que enlista Abarca supondría eliminar todas las horas extra en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). También afectaría el pago por el transporte de combustibles de Recope entre planteles. Contempla los pagos de comisiones de los bancos nacionales por el uso de marcas de tarjetas de crédito. La cifra también engloba los fideicomisos del ICE con plantas hidroeléctricas como Garabito y Reventazón, según consultas de Doble Check a las instituciones potencialmente afectadas.

Solo 7,5% de los recortes propuestos por el legislador provienen del Gobierno Central. Más de la mitad de los recortes  proceden de seis instituciones financieras e instituciones autónomas: la CCSS (19%), el Banco Nacional (9,5%), el Banco de Costa Rica (8%), el INS (7,6%), el Banco Popular (5,5%) y Recope (3,8%). En estas instituciones la injerencia directa del Poder Ejecutivo para la toma de decisiones es limitada.

La cifra ha sido usada por Abarca en redes sociales, en medios de comunicación y en el Congreso. Rodolfo Peña, jefe de Fracción de la Unidad Socialcristiana, también dijo el 11 e junio que su fracción había presentado «una propuesta de recortes de gastos por ₡1,5 billones (…) sin rebajar los salarios de ningún funcionario público y sin afectar la prestación de servicios públicos». Eso es engañoso. Eliminar la totalidad de los ₡1,5 billones sí supondría impactos en el funcionamiento de las instituciones.

Abarca afirmó a Doble Check que nunca ha sugerido recortar la totalidad de los ₡1,5 billones que conforman las partidas que menciona, sino que solo propone revisarlas. También dijo que en algunas de sus publicaciones explicitó que no pretende recortar esas partidas por completo.

Eso es cierto, sin embargo, todas las intervenciones del diputado usan la cifra engañosa de referencia de ₡1,5 billones.  El diputado concedió que desconoce en qué porcentaje se puede disminuir el gasto para todas esas partidas. Adujo que la información precisa solamente la maneja Hacienda.

En resumen: El diputado socialcristiano Pablo Heriberto Abarca asegura que el gobierno es capaz de recortar 1,5 billones de colones en el gasto público a través de varias partidas. La cifra es engañosa y está inflada.

Por ejemplo, cortar las partidas más importantes que enlista Abarca supondría eliminar todas las horas extra en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). También afectaría el pago por el transporte de combustibles de Recope entre planteles. Contempla los pagos de comisiones de los bancos nacionales por el uso de marcas de tarjetas de crédito. La cifra también engloba los fideicomisos del ICE con plantas hidroeléctricas como Garabito y Reventazón, según consultas de Doble Check a las instituciones potencialmente afectadas.

Solo 7,5% de los recortes propuestos por el legislador provienen del Gobierno Central. Más de la mitad de los recortes  proceden de seis instituciones financieras e instituciones autónomas: la CCSS (19%), el Banco Nacional (9,5%), el Banco de Costa Rica (8%), el INS (7,6%), el Banco Popular (5,5%) y Recope (3,8%). En estas instituciones la injerencia directa del Poder Ejecutivo para la toma de decisiones es limitada.

La cifra ha sido usada por Abarca en redes sociales, en medios de comunicación y en el Congreso. Rodolfo Peña, jefe de Fracción de la Unidad Socialcristiana, también dijo el 11 e junio que su fracción había presentado «una propuesta de recortes de gastos por ₡1,5 billones (…) sin rebajar los salarios de ningún funcionario público y sin afectar la prestación de servicios públicos». Eso es engañoso. Eliminar la totalidad de los ₡1,5 billones sí supondría impactos en el funcionamiento de las instituciones.

Abarca afirmó a Doble Check que nunca ha sugerido recortar la totalidad de los ₡1,5 billones que conforman las partidas que menciona, sino que solo propone revisarlas. También dijo que en algunas de sus publicaciones explicitó que no pretende recortar esas partidas por completo.

Eso es cierto, sin embargo, todas las intervenciones del diputado usan la cifra engañosa de referencia de ₡1,5 billones.  El diputado concedió que desconoce en qué porcentaje se puede disminuir el gasto para todas esas partidas. Adujo que la información precisa solamente la maneja Hacienda.

Los cálculos de Doble Check

Este chequeo se limitó a revisar la factibilidad de un recorte de las magnitudes sugeridas por el diputado Abarca. Se priorizaron los impactos más voluminosos. Estos montos suman un 61% de la cifra propuesta por el legislador. El señalamiento en la exageración dicha por Abarca no pretende afirmar la tesis extrema contraria: que no es posible recortar en nada estas partidas.

Lo que dijeron los diputados Pablo Abarca y Rodolfo Peña

El diputado Abarca afirmó en plenario de la Asamblea Legislativa «que hay 1,5 billones de colones que (el gobierno) puede recortar» a través de diferentes partidas.  Adujo que el periódico La Nación “ignoró” su propuesta como legislador porque  «quiere manipular y disimular que el gobierno no está comprometido con el recorte al gasto».

Recorte al Gasto Público

Desde hace meses venimos insistiendo en una recorte verdadero del gasto público y reforma del Estado. Pero nacion.com, para disimular la irresponsabilidad fiscal del Gobierno quiere desviar la atención con este proyecto que es ínfimo, comparado con las partidas que hemos puesto sobre la mesa.

Estamos de acuerdo con el proyecto. Lo que hemos señalado es que el Gobierno le apunta a una partida muy pequeña y que debe hacer la tarea con seriedad.

Publicado por Pablo Heriberto Abarca Mora en Martes, 2 de junio de 2020

CRHoy.com repitió la cifra del congresista: «Gobierno puede ahorrar 1,5 billones en lugar de pedir más impuestos«. Abarca también ha repetido el dato en varias publicaciones de Twitter. El jefe de Fracción del PUSC –Rodolfo Peña– ha asegurado que su fracción presentó una «propuesta de recortes de gastos por ₡1,5 billones sin afectar el funcionamiento de las instituciones».

¿En qué consiste el recorte de Abarca? Una publicación en Twitter desglosa cómo se calculan las partidas a través de las que se llega a la cifra total de recortes.

Un resumen de los recortes

Doble Check solicitó a Abarca los datos empleados para hacer su análisis. El legislador se basa en los datos del informe Presupuestos Públicos 2020: Situación y Perspectivas, de la Contraloría General de la República.  En específico, usa la base de datos de ingresos y gastos del sector público contenida en esa publicación.

Abarca sugiere recortar partidas que suman ₡1.536.338 millones (las cifras de Doble Check varían en ₡3 millones por redondeos del diputado). Casi la mitad (48%) de esos recortes se refieren a tres partidas: «Comisiones y gastos por servicios financieros y comerciales», «Tiempo Extraordinario» (horas extra) y Otros Servicios de Gestión y Apoyo”.

También podemos analizar los recortes de Abarca según institución. 54% de sus recortes impactan a cinco instituciones:  un 19,2% de su recorte sería a la CCSS. Le siguen el Banco Nacional (9,47%), el BCR (8%), el INS (7,57%), el Banco Popular (5,53%) y Recope (3,8%).

Únicamente 7,5% de sus recortes están orientados hacia el Gobierno Central. Casi la mitad (44%) de ellos son en alquileres, concentrados especialmente en el Poder Judicial, el Ministerio de Hacienda, el Ministerio de Educación Pública (MEP), la Asamblea Legislativa y el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

Otro 6,2% de su recorte proviene de varios fideicomisos. La gran mayoría de esos dineros son sumas libres sin asignación presupuestaria en los proyectos hidroeléctricos de Garabito, Reventazón y Toro III.  Todas estas instituciones suman casi dos tercios de la propuesta de recorte del diputado.

Recortes a la Caja y a instituciones financieras

Abarca publicó en su cuenta de Twitter una tabla que incluye los ₡1,5 billones de recortes desglosados por institución. La tabla aclara que su recorte se reduciría a ₡1,2 billones si no se incluyera a la CCSS, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Seguridad Pública.

A pesar de la aclaración, el diputado del PUSC y su jefe de fracción usan la cifra de ₡1,5 billones en todas sus intervenciones. ¿Qué supondrían los recortes a la CCSS?

La CCSS es la principal institución que recibiría los recortes según la cifra de ₡1,5 billones. Casi un quinto de la cifra total de ₡1,5 billones la afecta directamente: en especial a todas sus horas extra.

Si se aplicaran las medidas de Abarca en su totalidad se impactarían ₡295.488 millones de colones: ₡191.015 de ellos (casi dos tercios) se refieren a todas las horas extra de la institución.

Otros rubros de recorte impactan el transporte de pacientes a centros de salud, alquileres de espacios de trabajo, la revisión de los vehículos o la fumigación y el  bombeo de combustible en edificios de la Caja.

«No es viable el recorte total de esas subpartidas, pues afectaría la prestación adecuada y oportuna de los servicios a las personas. Muchos de esos rubros están sustentados en contratos ya establecidos con proveedores, cuya obligación debe honrarse», dijo Luis Diego Calderón Villalobos, gerente financiero de la CCSS a Doble Check.

El Banco Nacional, el Banco de Costa Rica, el Instituto Nacional de Seguros y el Banco Popular suman casi un tercio (₡469.692 millones)  de los recortes propuestos por Abarca. La mayoría de ellos (₡244.790 millones) se refieren a “Comisiones y gastos por servicios financieros y comerciales”.

Luis Fernando Monge, Subgerente del INS explicó a Doble Check en qué consiste esa partida para su institución. En el INS esa partida (de ₡90.223 millones) está compuesta por varios rubros: el principal de ellos son las comisiones por intermediación de seguros.

“Nos referimos a las corredurías de seguros (empresas que pueden colocar pólizas), agencias exclusivas del INS, los agentes individuales y las operadoras de seguros autoexpedibles. A esos intermediarios se les paga una comisión por el nivel de sus ventas”, dijo.

Según Monge, ese canal define por completo el ingreso del INS por venta de seguros.

“Nuestros intermediarios de seguros son nuestro principal canal de colocación de pólizas. Representan aproximadamente el 87% de la venta de pólizas que realizamos”, fundamentó.

El Banco Nacional indicó que no le es posible emitir criterio sobre una propuesta legislativa que no conocen. A pesar de ello, explicaron en qué consiste la partida de “Otros Gastos y Servicios Financieros y Contables” por ₡101.485 millones.

“Esta partida se refiere a diversos gastos, principalmente pagos de comisiones a las marcas de tarjetas de crédito (el rubro principal), pérdidas por bienes adjudicados en remate judicial, y comisiones de Sinpe. (…) Se trata de servicios esenciales para el negocio bancario en algunos casos, y en otros porque son gastos propios del negocio bancario, como es el caso de pérdidas por bienes adjudicados”, dijo su departamento de prensa.

Los recortes propuestos a fideicomisos y a Recope

La propuesta del diputado incluye otros ₡94.647 millones que  impactan diferentes partidas de 26 fideicomisos. Esos fideicomisos constituyen un 6% de la cifra de ₡1,5 billones que propone recortar Abarca. La mayoría de ese dinero se reserva para los proyectos hidroeléctricos Garabito, Reventazón y Toro III.

Juan Carlos Pacheco, gerente de Finanzas del ICE, explicó que el instituto paga el fideicomiso de Garabito por concepto de arrendamiento y que vencerá en el 2022. En el caso de Reventazón, deben pagar intereses, costos operativos y amortización del proyecto.

“Estos costos son obligaciones que no se pueden recortar fácilmente, ya que el ICE requiere de la electricidad que producen ambas plantas y, además, existe el compromiso legal de pago de las cuotas por varios años. Los fideicomisos, por su parte, deben honrar las deudas que mantienen con los financiadores de las plantas, que por lo general son bancos o inversionistas”, dijo Pacheco.

La propuesta de Abarca aplicada como fue propuesta por su jefe de fracción también podría impactar actividades sustantivas de Recope. El legislador propone recortar ₡55.158 millones en la partida de transporte de bienes para todo el sector público, que está incluída dentro de la partida de Servicios Comerciales y Financieros. De ellos, ₡50.107 millones pertenecen a Recope.

Esos recursos se refieren a los fletes de importación de materia prima, de producto terminado, los servicios portuarios en Moín y Caldera, y al transporte de productos entre planteles, según explicó la oficina de prensa de Recope a Doble Check.

Los recortes propuestos al Poder Judicial y al MEP

Los recortes al Gobierno Central son de un 7,5%, y la mayoría de ellos están concentrados en el Poder Judicial, el Ministerio de Hacienda y el MEP.

En el Poder Judicial, por ejemplo, se propone recortar ₡22.874 millones. Casi la mitad de este dinero se usa para gastos en alquileres.

“Un rebajo de esta magnitud en la subpartida de Alquileres implicaría el cierre de oficinas judiciales en todo el país donde se brinda el servicio en locales alquilados”, dijo la  Dirección Ejecutiva del Poder Judicial a Doble Check.

En el Ministerio de Educación Pública se recortarían ₡18.913 millones: la mayoría en alquileres (₡5.636 millones), y en las partidas de viáticos y transporte dentro del país (₡5.739 millones).

En el caso del MEP, la partida por alquileres incluye el pago de los alquileres de los edificios Raventós, Rofas, Antiguo Comex y Ebbalar.

“Claramente, el recorte total del pago de alquileres significaría la paralización del Ministerio dado que no existiría el metraje suficiente para albergar a todos los funcionarios y usuarios”, dijo la Dirección de Servicios Generales del MEP.

Doble Check también dirigió consultas sobre este tema al Ministerio de Hacienda pero no recibió respuesta al cierre de edición.

Abarca: «Esos rubros pueden ser revisados. ¿En qué porcentaje? No lo sé»

Al consultarle sobre este tema, Abarca adujo que nunca ha sugerido recortar por completo las partidas que sugiere, sino solo revisarlas.

«Si nos vamos a concentrar en un tema semántico ese no es el tema. Ni usted ni yo tenemos acceso a la totalidad del desglose de las partidas. Solo lo tiene Hacienda. Yo lo único que he dicho es que deben revisarse esas partidas. Yo entiendo si lo que usted quiere es desacreditarme. Uno no puede matar de machete todas esas partidas, pero  la oficina de este diputado sí sacó un tiempo para decir qué rubros pueden ser revisados. ¿En qué porcentaje? No lo sé”, explicó.

A Abarca también se le detallaron qué significarían esos recortes para algunas de las principales instituciones afectadas.

“Es que ninguna (institución) te va a decir que le recorten. Pero en una situación como la que estamos no podemos seguir igual. Yo no estoy dando una orden de que se rebaje eso, lo que he estado tratando es que se revise. Usted lo puede manipular como usted quiera porque lo que quieren es desacreditarme. Lo que estoy diciendo es que puede haber revisión. Claramente es una decisión política”, dijo.

Durante la entrevista Abarca aseguró que su monto de ₡1,5 billones no incluye a la Caja Costarricense de Seguro Social. Esto es falso: Doble Check le resaltó que sí lo incluía. Minutos después Abarca compartió una publicación en la que aparece el monto total de ₡1,5 billones –en donde se incluye a la Caja– y de ₡1,2 billones, donde se descarta la Caja. Según el diputado, no existe desinformación porque “el mismo cuadro tiene una columna que los excluye”.

¿Qué han recortado y qué pueden recortar las instituciones?

La mayoría de las instituciones consultadas por Doble Check dijeron que sí podrían considerar algunos recortes dentro o fuera de estas partidas, pero que debe pensarse primero en asegurar los servicios que brindan.

En el caso de la Caja, el gerente financiero  Luis Diego Calderón Villalobos afirma que ya tomaron medidas de recorte. El 30 de marzo, la institución acordó suspender la compra de bienes y suministros no indispensables y no iniciar la contratación de bienes o servicios no esenciales. Según la Gerencia Financiera de la Caja  se pueden implementar medidas adicionales de contención si los ingresos se ven drásticamente disminuidos.

En Recope se giraron instrucciones a nivel gerencial para que analizaran dónde se podrían realizar recortes sin afectar las metas del Plan Operativo. A la fecha, la institución afirmó a Doble Check que se han realizado recortes que “superan el orden de los 7 mil millones de colones”.

Según el INS, se están tomando medidas para reducir algunos de los gastos en alquileres y otra subpartidas. Según el Poder Judicial (dentro del marco de la crisis sanitaria) se hicieron rebajos en un presupuesto extraordinario que impactaron a los viáticos, al transporte dentro y fuera del país y otros recortes cercanos a los ₡1.700 millones.

La Nación exagera en cinco veces la diferencia entre salarios públicos y privados

Un artículo del diario La Nación resaltó que el salario promedio de un funcionario público en Costa Rica es de ₡371.563, mientras que el de uno público es de ₡1.030.200. La relación es de casi tres veces lo que lo que gana uno privado.

La información fue replicada luego por exdiputados o formadores de opinión pública, como Pilar Cisneros. Al presentar esos datos, el diaro exageró en cinco veces la diferencia entre los salarios promedio de ambos tipos de trabajadores.

Aunque los datos que el artículo emplea se calcularon correctamente, su uso no es adecuado. El método del promedio simple no permite comparar dos perfiles de trabajadores tan distintos. Así, La Nación muestra en sus datos una diferencia porcentual de 177%. Doble Check obtuvo una diferencia de un 32%, mediante una regresión lineal.

En este video explicamos porqué las jornadas, la educación, la formalidad y otro tipo de elementos no permiten comparar «a brocha gorda» los salarios de los trabajadores del sector público y del privado, y cómo podemos hacer un cálculo más preciso.

Un artículo del diario La Nación resaltó que el salario promedio de un funcionario privado en Costa Rica es de ₡371.563, mientras que el de uno público es de ₡1.030.200. La relación es de casi tres veces lo que lo que gana uno privado.

La información fue replicada luego por exdiputados o formadores de opinión pública, como Pilar Cisneros. Al presentar esos datos, el diaro exageró en cinco veces la diferencia entre los salarios promedio de ambos tipos de trabajadores.

Aunque los datos que el artículo emplea se calcularon correctamente, su uso no es adecuado. El método del promedio simple no permite comparar dos perfiles de trabajadores tan distintos. Así, La Nación muestra en sus datos una diferencia porcentual de 177%. Doble Check obtuvo una diferencia de un 32%, mediante una regresión lineal.

En este video explicamos porqué las jornadas, la educación, la formalidad y otro tipo de elementos no permiten comparar «a brocha gorda» los salarios de los trabajadores del sector público y del privado, y cómo podemos hacer un cálculo más preciso.

 

La versión de La Nación

El autor de la nota de La Nación fue el periodista Juan Córdoba.  Doble Check compartió sus hallazgos con él. El periodista reconoció que nuestras observaciones son correctas. También dice que él sí advirtió en su artículo que había diferencias entre los dos sectores, como la formalidad y educación. Eso es correcto.

«Los comentarios son importantes; sin embargo, las advertencias que Doble Check realiza se mencionan al lector en la publicación.

«Es correcto que la mayoría de la masa de trabajadores públicos son profesionales, lo que aumenta el costo de la planilla. También es correcto mencionar que en el sector privado la informalidad es alta, cuando en el Gobierno es casi nula. Ambos aspectos marcan una realidad en el sector privado que no puede ser obviada», dijo. 

¿Cómo hicimos nuestros cálculos?

Todos los cálculos acerca de las jornadas, formalidad o estudios para los trabajadores en el sector privado y público son promedios simples calculados empleando los datos del II Trimestre de la Encuesta Continua de Empleo para el 2019 del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Sin embargo, es adecuado contar con promedios condicionados que permitan aislar el efecto de las diferentes variables (formalidad, educación, jornadas, entre otros), hasta encontrar con la verdadera diferencia entre promedios. Es por ello que Doble Check emplea un modelo de regresión lineal.

Doble Check empleó la variable del «Ingreso Bruto Principal», que es la misma empleada por el INEC y por La Nación. Sin embargo, se empleó la variable del ingreso por hora, para evitar cualquier efecto relacionado con las desigualdades en jornadas laborales. Dicha variable solo contempla el ingreso bruto corriente del empleo principal. Se aplicaron filtros para incluir solamente personas ocupadas con ingresos conocidos mayores a cero. No se incluyeron a personas ocupadas no remuneradas.

El estudio empleó también las variables: Sector institucional (para conocer si el trabajador es público o privado), Nivel Educativo, Formalidad, Clasificación de grupo de ocupación, grupo de horas efectivas, tiempo de laborar, especialidad en el área de formación académica, sexo y edad.

Las estimaciones se basan en un modelo de regresión Gaussiana con función de enlace identidad. De acuerdo con los criterios de información de Akaike y Bayesiana, el modelo ajusta de una mejor manera los datos de la ECE que el modelo de regresión Gamma con funciones de enlace identidad o logarítmica.

El modelo muestra un ajuste de la suma de cuadrados de la regresión del 64% .

Dichos cálculos fueron repetidos para las encuestas del tercer trimestre del año 2010 (fecha de inicio de aplicación de la encuesta) y el segundo trimestre del año 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017 y 2018. Como puede observarse, los cálculos muestran una tendencia similar a lo largo de las encuestas.

Agradecemos al estadístico y economista Andrés Fernández por su colaboración en la elaboración de esta regresión lineal.