La desigualdad en los salarios de la UCR, explicada

¿Cómo gasta la Universidad de Costa Rica (UCR) su presupuesto en salarios? Políticos, medios de comunicación y la misma UCR han tratado de responder esta pregunta en las últimas semanas.
Entre todo el mar de información hay un dato en el que pocos han reparado: hay una profunda desigualdad en la distribución de salarios de la UCR. Esta inequidad hace que haya una brecha entre una minoría que recibe lo que normalmente se consideran salarios muy altos, y la gran mayoría de los funcionarios.

En este video, esperamos poder explicarle cómo pesan los incentivos como las anualidades en las brechas salariales de la U.

¿Cómo gasta la Universidad de Costa Rica (UCR) su presupuesto en salarios? Políticos, medios de comunicación y la misma UCR han tratado de responder esta pregunta en las últimas semanas.
Entre todo el mar de información hay un dato en el que pocos han reparado: hay una profunda desigualdad en la distribución de salarios de la UCR. Esta inequidad hace que haya una brecha entre una minoría que recibe lo que normalmente se consideran salarios muy altos, y la gran mayoría de los funcionarios.

En este video, esperamos poder explicarle cómo pesan los incentivos como las anualidades en las brechas salariales de la U.

Fuentes y metodología

Doble Check es un proyecto de la Universidad de Costa Rica financiado por la Oficina de Divulgación e Información de la institución. A pesar de ello, los contenidos de este artículo y este video no fueron coordinados con la Universidad. Sí se compartieron los hallazgos con el vicerrector de Administración, Carlos Araya Leandro, como un ejercicio de balance que realizamos con todas nuestras fuentes aludidas antes de cualquier publicación.

Este análisis emplea bases de datos públicas disponibles en el sitio web de la Universidad de Costa Rica. En particular, se empleó la base de datos de salarios de setiembre de 2019, disponible en este enlace.

El análisis también se basa en los informes El pago del incentivo de anualidades en la Universidad de Costa Rica: análisis y recomendaciones publicado en agosto de 2015 por la Comisión para el Análisis del Sistema de Administración de Salarios, la presentación de la vicerrectoría Financiamiento de las instituciones de educación superior estatal de junio de 2019 y el Informe Final de Investigación del Mercado de Salarios para la Universidad de Costa Rica de febrero de 2015 del Insituto de Investigaciones en Ciencias Económicas.
Por último, se hace mención al informe Desafíos en la creación de valor público de las Universidades Estatales, de la Contraloría General de la República.

La Nación responde

El análisis de Doble Check incluyó una nota publicada el 30 de octubre por La Nación. El diario contrasta otra información que había expuesto la Universidad de Costa Rica algunos días antes con respecto a la distribución de salario de la institución. Dentro de su análisis, el diario publicó incorrectamente el siguiente párrafo:

La información es incorrecta porque en ningún caso hay una «mayoría» de empleados en las condiciones expuestas por La Nación. Los datos correctos son los siguientes:

 

  • La cantidad de personas que ganan menos de un millón y que trabajan menos de un tiempo completo son 3.458. Dentro de este grupo, la cantidad de personas que recibe un salario superior a los ¢663.772 son 460 (13%).
  • La cantidad de personas que ganan menos de un millón (sin importar su tiempo o jornada) son 4.636. Dentro de ese grupo, 1.237 ganan más de  ¢663.772 (27%).
  • La cantidad de personas que trabajan menos de un tiempo completo en la Universidad son 3.757. De ellas, 759 ganan más de  ¢663.772  (20%).

 

Doble Check compartió sus hallazgos con la periodista Daniela Cerdas, de La Nación. La periodista agradeció la observación y comunicó que ya habían enmendado la publicación. El párrafo en cuestión eliminó la referencia a la «mayoría» y lo cambió por «algunos».

 

La Nación exagera en cinco veces la diferencia entre salarios públicos y privados

Un artículo del diario La Nación resaltó que el salario promedio de un funcionario público en Costa Rica es de ₡371.563, mientras que el de uno público es de ₡1.030.200. La relación es de casi tres veces lo que lo que gana uno privado.

La información fue replicada luego por exdiputados o formadores de opinión pública, como Pilar Cisneros. Al presentar esos datos, el diaro exageró en cinco veces la diferencia entre los salarios promedio de ambos tipos de trabajadores.

Aunque los datos que el artículo emplea se calcularon correctamente, su uso no es adecuado. El método del promedio simple no permite comparar dos perfiles de trabajadores tan distintos. Así, La Nación muestra en sus datos una diferencia porcentual de 177%. Doble Check obtuvo una diferencia de un 32%, mediante una regresión lineal.

En este video explicamos porqué las jornadas, la educación, la formalidad y otro tipo de elementos no permiten comparar «a brocha gorda» los salarios de los trabajadores del sector público y del privado, y cómo podemos hacer un cálculo más preciso.

Un artículo del diario La Nación resaltó que el salario promedio de un funcionario privado en Costa Rica es de ₡371.563, mientras que el de uno público es de ₡1.030.200. La relación es de casi tres veces lo que lo que gana uno privado.

La información fue replicada luego por exdiputados o formadores de opinión pública, como Pilar Cisneros. Al presentar esos datos, el diaro exageró en cinco veces la diferencia entre los salarios promedio de ambos tipos de trabajadores.

Aunque los datos que el artículo emplea se calcularon correctamente, su uso no es adecuado. El método del promedio simple no permite comparar dos perfiles de trabajadores tan distintos. Así, La Nación muestra en sus datos una diferencia porcentual de 177%. Doble Check obtuvo una diferencia de un 32%, mediante una regresión lineal.

En este video explicamos porqué las jornadas, la educación, la formalidad y otro tipo de elementos no permiten comparar «a brocha gorda» los salarios de los trabajadores del sector público y del privado, y cómo podemos hacer un cálculo más preciso.

 

La versión de La Nación

El autor de la nota de La Nación fue el periodista Juan Córdoba.  Doble Check compartió sus hallazgos con él. El periodista reconoció que nuestras observaciones son correctas. También dice que él sí advirtió en su artículo que había diferencias entre los dos sectores, como la formalidad y educación. Eso es correcto.

«Los comentarios son importantes; sin embargo, las advertencias que Doble Check realiza se mencionan al lector en la publicación.

«Es correcto que la mayoría de la masa de trabajadores públicos son profesionales, lo que aumenta el costo de la planilla. También es correcto mencionar que en el sector privado la informalidad es alta, cuando en el Gobierno es casi nula. Ambos aspectos marcan una realidad en el sector privado que no puede ser obviada», dijo. 

¿Cómo hicimos nuestros cálculos?

Todos los cálculos acerca de las jornadas, formalidad o estudios para los trabajadores en el sector privado y público son promedios simples calculados empleando los datos del II Trimestre de la Encuesta Continua de Empleo para el 2019 del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Sin embargo, es adecuado contar con promedios condicionados que permitan aislar el efecto de las diferentes variables (formalidad, educación, jornadas, entre otros), hasta encontrar con la verdadera diferencia entre promedios. Es por ello que Doble Check emplea un modelo de regresión lineal.

Doble Check empleó la variable del «Ingreso Bruto Principal», que es la misma empleada por el INEC y por La Nación. Sin embargo, se empleó la variable del ingreso por hora, para evitar cualquier efecto relacionado con las desigualdades en jornadas laborales. Dicha variable solo contempla el ingreso bruto corriente del empleo principal. Se aplicaron filtros para incluir solamente personas ocupadas con ingresos conocidos mayores a cero. No se incluyeron a personas ocupadas no remuneradas.

El estudio empleó también las variables: Sector institucional (para conocer si el trabajador es público o privado), Nivel Educativo, Formalidad, Clasificación de grupo de ocupación, grupo de horas efectivas, tiempo de laborar, especialidad en el área de formación académica, sexo y edad.

Las estimaciones se basan en un modelo de regresión Gaussiana con función de enlace identidad. De acuerdo con los criterios de información de Akaike y Bayesiana, el modelo ajusta de una mejor manera los datos de la ECE que el modelo de regresión Gamma con funciones de enlace identidad o logarítmica.

El modelo muestra un ajuste de la suma de cuadrados de la regresión del 64% .

Dichos cálculos fueron repetidos para las encuestas del tercer trimestre del año 2010 (fecha de inicio de aplicación de la encuesta) y el segundo trimestre del año 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017 y 2018. Como puede observarse, los cálculos muestran una tendencia similar a lo largo de las encuestas.

Agradecemos al estadístico y economista Andrés Fernández por su colaboración en la elaboración de esta regresión lineal. 

 

Diputada Franggi Nicolás compartió tres falsedades sobre salarios en el TSE

En resumen:

La diputada liberacionista Franggi Nicolás compartió una secuencia de datos falsos acerca de los aumentos salariales que recibieron seis directivos en el Tribunal Supremo de Elecciones en el 2014.

El primero de ellos consiste en indicar que el aumento de los funcionarios ocurrió «en tiempos en el que se acaba de aprobar un Plan Fiscal y el Gobierno acaba de presentar un proyecto para regular el empleo público». Nicolás publicó la opinión en redes sociales, cuando compartió la carta que envió al Tribunal Supremo de Elecciones solicitando más información sobre una publicación de Diario Extra. Como ha sido reiterado por varios medios de comunicación, la afirmación compartida por la diputada en redes sociales no es correcta, debido a que —aunque hubo un aumento— este ocurrió en el 2014.

Sin embargo, la diputada Nicolás agregó otro dato falso al debate tras la respuesta oficial del Tribunal Supremo de Elecciones. Nicolás argumentó a varios medios de comunicación (y a Doble Check) que —aunque era cierto que el aumento se había aprobado en el 2014— la medida no se estaba aplicando hasta ahora. La afirmación también es falsa.

Por último, es impreciso señalar que el aumento a los directivos es de un «26% sobre el salario«, según se cita a Nicolás en La República y según se repite en otros medios de comunicación.  También es incorrecto indicar que el salario base creció en un 26%. Ambos términos son distintos a decir que se aprobó un plus que equivale al 26% del salario base.

En resumen: La diputada liberacionista Franggi Nicolás compartió una secuencia de datos falsos acerca de los aumentos salariales que recibieron seis directivos en el Tribunal Supremo de Elecciones en el 2014.

El primero de ellos consiste en indicar que el aumento de los funcionarios ocurrió «en tiempos en el que se acaba de aprobar un Plan Fiscal y el Gobierno acaba de presentar un proyecto para regular el empleo público». Nicolás publicó la opinión en redes sociales, cuando compartió la carta que envió al Tribunal Supremo de Elecciones solicitando más información sobre una publicación de Diario Extra. Como ha sido reiterado por varios medios de comunicación, la afirmación compartida por la diputada en redes sociales no es correcta, debido a que —aunque hubo un aumento— este ocurrió en el 2014.

Sin embargo, tras la respuesta oficial del Tribunal Supremo de Elecciones, la diputada Nicolás agregó otro dato falso al debate . Nicolás argumentó a varios medios de comunicación (y a Doble Check) que —aunque era cierto que el aumento se había aprobado en el 2014— la medida no se estaba aplicando sino hasta ahora. La afirmación también es falsa.

Por último, es impreciso señalar que el aumento a los directivos es de un «26% sobre el salario«, según se cita a Nicolás en La República y según se repite en otros medios de comunicación.  También es incorrecto indicar que el salario base creció en un 26%. Ambas expresiones  son distintas a decir que se aprobó un plus que equivale al 26% del salario base.

Primer dato falso: aumento no se aprobó este año, sino en el 2014

¿Cómo comenzó toda la discusión? Según la legisladora, «hace ya bastante tiempo» ella y otros diputados se han venido reuniendo con trabajadores del Tribunal Supremo de Elecciones para atender denuncias de los empleados.

«Nos han compartido diversas situaciones sobre denuncias de acoso laboral interno, temas de manejo presupuestario y este otro asunto de un aumento desproporcionado que se iba a dar  a una pequeña representación de trabajadores (…). Yo, en el ejercicio del control político, mandé a consultarle de forma respetuosa al Tribunal para que nos aclarara. En ningún momento pretendemos intimidar a (Luis Antonio) Sobrado, y él era la única autoridad que nos podía aclarar», explicó Nicolás.

Así, la diputada Nicolás envió un oficio de consulta al Tribunal Supremo de Elecciones.

 

Nicolás también divulgó otra publicación en redes sociales en la que compartía su opinión sin que hubiera obtenido una respuesta oficial del Tribunal. Nicolás agrega:

«Este aumento me parece inaudito en tiempos en el que se acaba de aprobar un Plan Fiscal y el Gobierno acaba de presentar un proyecto para regular el empleo público, ya que insiste en que pasa una situación financiera complicada».

 

El Tribunal Supremo de Elecciones recibió la consulta de Nicolás el jueves 9 de mayo en horas de la tarde, y envió su respuesta a la legisladora en la mañana del martes 14 de mayo, según documentación solicitada por Doble Check.

«Me permito aclarar que el incentivo al que hacen alusión el Diario Extra y su estimable persona no es actual ni fue aprobado siquiera recientemente, sino que data de 2014«, afirma el oficio, firmado por Erick Guzmán, Secretario General del TSE.

El documento también adjunta el decreto en el que se aprueba el aumento salarial. Ese decreto indica, a su vez, que la decisión del Tribunal regirá a partir de su publicación en el Diario Oficial La Gaceta (que ocurrió el martes 20 de mayo de 2014). La institución también envió un breve comunicado a medios de comunicación explicando lo ocurrido.

Doble Check solicitó las comunicaciones entre Nicolás y el Tribunal y los decretos en donde se publica el cambio salarial: todos ellos pueden descargarse en este enlace. También se pueden descargar todos los documentos con los que el Tribunal justifica el cambio salarial en este enlace. Dichos documentos nos permiten afirmar que la afirmación es falsa. 

Este medio también le consultó a la legisladora por qué divulgó una información de la que no tenía confirmación oficial.

“En ningún momento me estoy desdiciendo de la opinión previamente expresada. Efecticamente el aumento va.  Me sigue pareciendo un monto desproporcionado. Estoy haciendo un cuestionamiento en el sano ejercicio del control político. No era que la fuente que yo tenía era una fuente sin fundamento (se refiere a la publicación que hizo en redes sociales y a la consulta enviada al TSE). El aumento va. Yo ni siquiera estaba preguntando el detalle de la explicación de que si se había aplicado en el 2014, el 2017, o en el 2019. (…) La mayoría de oficios que envío son públicos y por eso los comparto”. 

Segundo dato falso: aumento no empezó a aplicarse este año, sino en el 2014

En nuestra entrevista con la diputada Nicolás, la legisladora repitió un dato falso que también ya había compartido en otros medios.

«Yo le mando la consulta al TSE sobre el aumento, me contestan de una manera en la que me pareció que no era de recibo que era que en su momento (el aumento) se había aprobado en el 2014. Lo que me parece malo ahora me parece mal en el 2014.  (Ahí) me contestan que hasta ahora que lo van a aplicar», dijo a Doble Check.

En entrevista con la legisladora, Doble Check le aclaró a la diputada que el vocero del Tribunal Supremo de Eleccciones —Gustavo Román— también había desmentido ese dato. «Entre la información que tengo es que no se le ha aplicado a todos los directivos”, respondió la diputada.

Doble Check solicitó al Tribunal Supremo de Elecciones una aclaración sobre ese tema. Al respecto, el tribunal envió una certificación firmada por la subjefa interina de Recursos Humanos de la institución, en la que indica que los seis directores de la institución devengan ese salario desde el 20 de mayo de 2014.  Puede descargarlo aquí. Dicho documento nos permite aseverar que la segunda afirmación también es falsa. 

Tercero: una precisión sobre cómo se calcula el plusNo se aumentó el total, ni se ensanchó el salario base.

Hay varias imprecisiones en medios de comunicación sobre cómo se calcula el aumento salarial de los directores en el Tribunal. Por ejemplo, es incorrecto que se dio un «aumento del 26% sobre los salarios de los directores del Tribunal», como lo indicó Multimedios,  La República  o Diario Extra.

También es impreciso indicar que hubo un incremento del 26% al salario base de los directores. Ensanchar el salario base incrementaría también otros muchos componentes salariales ligados al salario base y tendría un mayor valor económico. En realidad, la disposición del 2014 agregaba un nuevo plus al salario de los directores, equivalente al 26% del salario base de los directores.

¿Por qué el aumento?

Según Gustavo Román, la decisión de crear ese plus surgió tras la creación del Consejo de Directores del Tribunal Supremo de Elecciones. Según el vocero, los magistrados del Tribunal tenían anteriormente a cargo suyo buena parte de las decisiones administrativas de la institución (compras de inventario, equipo, etcétera), lo que dejaba menos tiempo para sus principales labores: generar jurisdicción electoral, fiscalizar partidos políticos, entre otros. Por ello se tomó la decisión de crear un órgano meramente administrativo.

En el 2014 el Tribunal creó el Consejo de Directores. Este agrupó, ya no a los magistrados, sino a seis jerarcas. El grupo quedó formado por los Directores del Registro Civil, Ejecutivo, General del Registro Electoral y de Financiamiento de Partidos Políticos, General del Instituto de Formación y Estudios en Democracia, General de Estrategia Tecnológica y al Secretario General del Tribunal. Ese consejo se reúne semanalmente, y toma las principales decisiones administrativas del Tribunal. El aumento salarial obedece a las nuevas funciones, explicó Román.

Además, el Tribunal asegura haber realizado un estudio previo sobre la competitividad de los salarios. El documento, realizado por «Bermúdez Méndez Asociados» y disponible para su descarga en nuestros enlaces ,  concluye que «en el mercado por cada 100 plazas existentes (similares a las de los directores), se está demostrando que 95 están pagando un salario igual o superior al ofrecido por el TSE», lo que «hace muy  vulnerable al TSE».

“Por supuesto, también se toma en cuenta el tema de la competitividad salarial, y la razón es que no podemos permitir que la gente se nos vaya o que la mejor gente no venga. Pero la motivación principal (del aumento) era la creación del Consejo de Directores. A todos estos señores se les dieron nuevas funciones», cerró Román.