¿El coronavirus se originó en un laboratorio? No hay ningún respaldo para afirmarlo

En resumen: Aún no hay seguridad sobre el origen específico del nuevo coronavirus que fue detectado en China. Tampoco hay evidencia de que hubiera surgido en un laboratorio, como lo afirmó un video que se ha visto millones de veces en Facebook.

Los primeros indicios señalaban un posible origen en un mercado de Wuhan, China. La investigación posterior de algunos de los primeros casos de infección puso en duda esta hipótesis. Lo cierto es que ninguna conjetura científica apunta a un origen en un laboratorio.

En resumen: Aún no hay seguridad sobre el origen específico del nuevo coronavirus que fue detectado en China. Tampoco hay evidencia de que hubiera surgido en un laboratorio, como lo afirmó un video que se ha visto millones de veces en Facebook.

Los primeros indicios señalaban un posible origen en un mercado de Wuhan, China. La investigación posterior de algunos de los primeros casos de infección puso en duda esta hipótesis. Lo cierto es que ninguna conjetura científica apunta a un origen en un laboratorio.

Las hipótesis

Un video que se ha visto millones de veces en Facebook acusa que el primer paciente infectado por el nuevo coronavirus fue un empleado del Instituto de Virología de Wuhan.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha identificado definitivamente el punto de origen geográfico específico del virus. Un informe de mediados de enero de esa institución vinculaba el primer brote a un mercado de productos marinos en la ciudad de Wuhan, en China. Las autoridades marcaron preliminarmente el 31 de diciembre del 2019 como la fecha de inicio.

Posteriormente se halló que el primer caso identificado había reportado síntomas desde el 1.º de diciembre. Así lo determinó un estudio de múltiples instituciones sobre las primeras 41 personas hospitalizadas por el virus. Ese primer caso no tenía un vínculo directo con el mercado de Wuhan, al igual que otros 12 pacientes. El informe fue publicado en la revista científica The Lancet.

La revista Science ha expuesto tres posibles escenarios de origen. Un trabajo de Kristian Andersen, biólogo evolutivo del Instituto de Investigación Scripps (Estados Unidos), analizó las secuencias del SARS-CoV-2.

“El escenario de alguien infectándose fuera del mercado y trayéndolo [el coronavirus] después al mercado aún es consistente con los datos. Los otros dos escenarios son que el origen fuera un grupo de animales infectados o un solo animal que llegó al mercado”, explicó Andersen a la revista Science.

El investigador principal del estudio publicado en The Lancet, Bin Cao, respondió a la revista Science que “parece ser claro que el mercado no es el único origen del virus”. “Pero para ser honestos, aún no sabemos de dónde provino”, agregó el especialista pulmonar. 

Eugenia Corrales-Aguilar, catedrática en virología del Centro de Investigaciones en Enfermedades Tropicales (CIET) de la UCR, recalcó a Doble Check:

“Lo que sí es 100% cierto es que el mercado [de Wuhan] fue una fuente de infección para muchos de los primeros casos, porque ellos trabajaban en ese mercado y porque después del cierre se encontraron pruebas de que el virus estuvo ahí presente”.

“Esto también se ve con los estudios genéticos moleculares, ya que las secuencias encontradas desde el inicio en los pacientes se relacionan a esas secuencias encontradas en el mercado”, agregó Corrales-Aguilar.

El virus

Un nuevo coronavirus fue identificado en la ciudad de Wuhan, en China, el año pasado. El coronavirus fue nombrado como SARS-CoV-2. La enfermedad ocasionada por este se llama COVID-19. Desde entonces, la desinformación sobre ese nuevo brote también se ha propagado en redes sociales.

Al 19 de febrero, la OMS había reportado 75.204 personas enfermas de COVID-19 y 2.009 muertes a escala global, cuya gran mayoría está en China.

No hay evidencia de que nuevo coronavirus sea más contagioso que el SARS

En resumen: No hay datos que confirmen que la capacidad de propagación del coronavirus sea superior a la del virus SARS, del 2002. Una publicación vista millones de veces en Facebook divulgó el dato sin sustento. La publicación reproduce el que parece ser un programa radiofónico de República Dominicana.

Los estudios preliminares indican que ambos virus se reproducen a una velocidad similar.

En resumen: No hay datos que confirmen que la capacidad de propagación del coronavirus sea superior a la del virus SARS, del 2002. Una publicación vista millones de veces en Facebook divulgó el dato sin sustento. La publicación reproduce el que parece ser un programa radiofónico de República Dominicana.

Los estudios preliminares indican que ambos virus se reproducen a una velocidad similar.

¿Qué se sabe?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recalcó a Doble Check que “aún no se cuenta con información oficial respecto de la tasa de ataque y de velocidad de dispersión del virus”. Sin embargo, se presume que cada persona contagiada con el nuevo coronavirus puede infectar a otras 2 personas sin las correctas medidas de contención. Así lo indicó la OMS por medio de su área de comunicación en Costa Rica.

Esa institución ratificó de que el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), que apareció en China en el 2002, tuvo una reproducción básica de 3.

Ese cálculo es llamado R0, e indica cuán contagiosa en una enfermedad. Un estudio reciente a 138 personas infectadas por el nuevo coronavirus en Wuhan subrayó que su Ro es de 2,2.

“R0 indica el promedio de individuos adicionales que un caso afectado puede infectar durante el transcurso de su enfermedad y aplica específicamente a una población de personas que estaba previamente libre de infección y que no estaba vacunada”, explica la investigación.

Bajo esas condiciones, la reproducción del nuevo coronavirus sería similar a la de la influenza. En cambio, el virus más contagioso por vía respiratoria es el sarampión: su R0 es de 12-18 personas por cada persona infectada. Así lo advirtió Eugenia Corrales-Aguilar, viróloga del Centro de Investigaciones en Enfermedades Tropicales (CIET) de la UCR.

Corrales-Aguilar advirtió que los cálculos sobre la reproducción del nuevo coronavirus son preliminares, por lo que pueden variar conforme avance el brote.

Síntomas y transmisión

El estudio a 138 pacientes que publicó la revista JAMA halló el caso de una persona que infectó a 10 trabajadores y 4 pacientes del hospital donde estaba admitido. Los síntomas del paciente hicieron que el personal médico sospechara de otra enfermedad distinta a la ocasionada por el coronavirus. La confusión ocasionó que no se tomaran las precauciones adecuadas a tiempo.

El reporte añade que cerca del 10% de los pacientes no tenía tos y fiebre en un inicio. Esos son los síntomas usuales de infección del coronavirus, pero esos pacientes mostraron primeramente náuseas y diarrea.

Los coronavirus pueden transmitirse a través del aire en partículas que se producen cuando una persona enferma estornuda, habla o tose. La OMS estima actualmente que una persona puede mostrar síntomas hasta un máximo de 14 días después de ser infectada por el virus.

El virus

Un nuevo coronavirus fue identificado en la ciudad de Wuhan, en China, el año pasado. El coronavirus fue nombrado como SARS-CoV-2. La enfermedad ocasionada por este se llama COVID-19. Desde entonces, la desinformación sobre ese nuevo brote también se ha propagado en redes sociales.

Al 19 de febrero, la OMS había reportado 75.204 personas enfermas de COVID-19 y 2.009 muertes a escala global, cuya gran mayoría está en China.

Mercenarios de la desinformación

Hay un gran negocio en la desinformación, y está creciendo. La Universidad de Oxford detectó campañas organizadas de manipulación en redes sociales en 70 países durante el 2019.

Es poco lo que los verificadores de información podemos hacer para detener la avalancha. Eso sí, usted puede tomar previsiones sencillas para hacerle el trabajo más difícil a los mercenarios de la desinformación.

Hay un gran negocio en la desinformación, y está creciendo. La Universidad de Oxford detectó campañas organizadas de manipulación en redes sociales en 70 países durante el 2019.

Es poco lo que los verificadores de información podemos hacer para detener la avalancha. Eso sí, usted puede tomar previsiones sencillas para hacerle el trabajo más difícil a los mercenarios de la desinformación.

¿Cuán fiable es una información científica?

A nosotros a veces nos confunde la información científica. ¿Es veraz o no? Estas son algunas de las señales que solemos buscar para darle credibilidad a un artículo especializado.

A nosotros a veces nos confunde la información científica. ¿Es veraz o no? Estas son algunas de las señales que solemos buscar para darle credibilidad a un artículo especializado.

Guion: Daniel Salazar

Presentador: David Bolaños

Tres preguntas para no creer noticias falsas

Cuando se tope una noticia falsa pregúntese: ¿Quién está detrás de la información? ¿Cuáles son las fuentes de información? ¿Qué dicen otros medios al respecto? Este método sencillo fue desarrollado por Civic Online Reasoning, de la Universidad de Stanford. Puede encontrar más información aquí.

Cuando se tope una noticia falsa pregúntese: ¿Quién está detrás de la información? ¿Cuáles son las fuentes de información? ¿Qué dicen otros medios al respecto? Este método sencillo fue desarrollado por Civic Online Reasoning, de la Universidad de Stanford. Puede encontrar más información aquí.