Abogado se equivoca: Distanciamiento social sí desacelera a la pandemia de COVID-19

En resumen: Aunque la efectividad exacta de las medidas de confinamiento es difícil de estimar, existe evidencia científica de que la reducción de contactos entre personas por medio de medidas de distanciamiento social reduce la velocidad de expansión de una epidemia como la de COVID-19.

En Facebook se ha difundido miles de veces un fragmento de una entrevista al abogado José Miguel Villalobos de finales de mayo, donde afirma que “el confinamiento ni aumenta ni disminuye los casos” de COVID-19. El abogado también minimiza las muertes en países como España y expone esos registros como una supuesta prueba de que la reacción ante los efectos del nuevo coronavirus es exagerada.

En primer lugar, las afirmaciones de Villalobos se difundieron erróneamente al ser descrito un un “doctor costarricense denunciando la estafa de la pandemia”. En realidad, José Miguel Villalobos es abogado y exministro de Justicia de la administración de Abel Pacheco (2002), y así fue presentado en la entrevista originalmente.

Por otro lado, es claro que las enfermedades contagiosas se transmiten por contacto. Las medidas no farmacológicas como el distanciamiento social no intentan eliminar una enfermedad contagiosa, contrario a la vacunación. En realidad, esas medidas procuran desacelerar el proceso de infección.

La efectividad de las medidas de distanciamiento social puede evaluarse por medio de modelos matemáticos y estadísticos. Así, se ha comprobado la efectividad de medidas no farmacológicas de distanciamiento social para desacelerar el crecimiento de las epidemias. Así lo indicaron a Doble Check dos expertos en epidemiología y biología matemática.

Consultado por Doble Check, José Miguel Villalobos se negó a facilitar evidencia que justifique sus afirmaciones, y se limitó a indicar que dichas pruebas estaban publicadas en su perfil personal en Facebook. Doble Check revisó las publicaciones compartidas por Villalobos desde el 1 de mayo de este año: ninguna de ellas refuta la efectividad de las medidas de confinamiento en desacelerar una epidemia.

En resumen: La efectividad exacta de las medidas de confinamiento es difícil de estimar, pero sí existe evidencia científica de que la reducción de contactos entre personas por medio de medidas de distanciamiento social reduce la velocidad de expansión de una epidemia como la de COVID-19.

En Facebook se ha difundido miles de veces un fragmento de una entrevista al abogado José Miguel Villalobos de finales de mayo, donde afirma que “el confinamiento ni aumenta ni disminuye los casos” de COVID-19. El abogado y exministro de Justicia también minimiza las muertes en países como España. Villalobos expone esos registros como una supuesta prueba de que la reacción ante los efectos del nuevo coronavirus es exagerada.

Las enfermedades contagiosas se transmiten por contacto. Las medidas no farmacológicas como el distanciamiento social no intentan eliminar una enfermedad contagiosa, contrario a la vacunación. Esas medidas procuran desacelerar el proceso de infección.

Por otro lado, es claro que las enfermedades contagiosas se transmiten por contacto. Las medidas no farmacológicas como el distanciamiento social no intentan eliminar una enfermedad contagiosa, contrario a la vacunación. En realidad, esas medidas procuran desacelerar el proceso de infección.

La efectividad de las medidas de distanciamiento social puede evaluarse por medio de modelos matemáticos y estadísticos. Así se ha comprobado la efectividad de medidas no farmacológicas de distanciamiento social para desacelerar el crecimiento de las epidemias. Dos expertos en epidemiología y biología matemáticaAsí lo indicaron a Doble Check.

Consultado al respecto, José Miguel Villalobos se negó a detallar evidencia que justifique sus afirmaciones. El abogado se limitó a indicar que dichas pruebas estaban publicadas en su perfil personal en Facebook. Doble Check revisó las publicaciones compartidas por Villalobos desde el 1 de mayo de este año: ninguna de ellas refuta la efectividad de las medidas de confinamiento en desacelerar una epidemia.

¿Qué es distanciamiento social?

El distanciamiento social y físico se hace al aumentar deliberadamente el espacio físico entre las personas para evitar la propagación de una enfermedad. Así lo define el Instituto Johns Hopkins de Medicina, de Estados Unidos.

Hay distintas medidas dentro de esa definición. Por ejemplo, la separación de al menos 1,8 metros entre cada persona, el teletrabajo, el cierre de centros educativos y la cancelación de eventos masivos. Algunos países han tomado medidas más estrictas como la suspensión del tránsito de personas a escala nacional o el cierre generalizado de negocios.

¿Qué dijo José Miguel Villalobos?

El abogado participó en el programa televisivo Noche Sin Tregua el pasado 31 de mayo. Villalobos es abogado y exministro de Justicia, y así lo presentó el anfitrión de ese espacio, el politólogo Claudio Alpízar.

Al final de la entrevista, Villalobos cuestionó la escala de la pandemia de COVID-19 y las medidas de confinamiento que han implementado diversos países de América y Europa. “Podríamos tener un programa de un día para analizar por qué creo que todo esto es exagerado”, dijo el abogado.

“Nos han dicho: confinamiento, confinamiento relativo, confinamiento absoluto. Yo podré demostrarle aquí, con cuadros, para decirle a usted que el mundo entero, el número de casos y de muertes empezó a crecer con el confinamiento. Así está demostrado en todos los estados de Estados Unidos”, afirmó posteriormente.

“En Europa, cuando vino el confinamiento, empezó a bajar porque ya venía bajando los casos y los números de muertos. El confinamiento ni aumenta los casos ni disminuye los casos”, añadió.

Villalobos también criticó la vacunación como “uno de los negocios más crueles y viles” y dijo que “necesitaban resetear el capitalismo” por medio del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, aunque no se refirió a quiénes.

José Miguel Villalobos no es “doctor”

El fragmento del programa Noche Sin Tregua donde José Miguel Villalobos cuestiona la escala y las medidas implementadas en la pandemia de COVID-19 fue compartido más de 16.000 veces en Facebook. La publicación incluyó la siguiente descripción: “Doctor costarricense denunciando la estafa de la pandemia”. Eso es incorrecto.

José Miguel Villalobos fue presentado originalmente en dicha entrevista como abogado y exministro de Justicia (2002). Así consta en la publicación original del programa televisivo. Ni el conductor del espacio ni el entrevistado se atribuyeron atestados en medicina o epidemiología.

Doble Check le preguntó a José Miguel Villalobos que si contaba con algún tipo de experiencia en el análisis de datos epidemiológicos o en ciencias médicas. Villalobos no dio una respuesta directa y calificó esa consulta como un intento para desacreditarlo.

Distanciamiento social sí tiene efectos sobre una pandemia

Sí es posible analizar su efectividad por medio de modelos matemáticos, estadísticos y computacionales. Eso sí, es difícil medir con exactitud el impacto específico de una medida de distanciamiento socia. Existe evidencia científica que demuestra que dichas medidas ayudan a desacelerar la cantidad de personas contagiadas de una enfermedad como el COVID-19.

Las enfermedades contagiosas se transmiten por contacto. El COVID-19 está claro que se transmite por gotículas de saliva las que transportan el virus en el aire y quedan en superficies durante un periodo de tiempo, y eso es lo que hace que tenga un proceso de infección mucho más rápido que otras enfermedades contagiosas”, explicó a Doble Check Tomás de Camino Beck, doctor en biología matemática y docente en la universidad Lead University.

“A partir de ese fenómeno de contagio, es indiscutible y demostrado matemáticamente –y con datos de epidemias anteriores– que si reduzco el contacto, efectivamente se reduce la tasa de contagio de las personas”, recalcó De Camino.

“La evidencia es contundente en que el distanciamiento social funciona, tanto por datos modelados a futuro como por datos históricos. El confinamiento y la distancia social es lo que mejor funciona junto con las otras medidas de higiene y cuidado personal”, aseguró por su parte a Doble Check Juan José Romero, director del posgrado de Epidemiología de la Universidad Nacional (UNA).

Ambos especialistas explicaron que una enfermedad contagiosa como el COVID-19 puede enfrentarse por medio de medidas farmacológicas, como una vacuna. También puede desacelerarse su propagación por medio de medidas no farmacológicas como el distanciamiento social o el uso de mascarillas.

De Camino advirtió que las medidas de distanciamiento social no intentan eliminar el COVID-19. “Sin vacuna, eso es prácticamente es imposible. Lo que tratan es desacelerar el proceso de infección y acelerar el proceso de recuperación”.

Por ejemplo, una investigación publicada en mayo en la revista científica Science evaluó el efecto de la movilidad humana y las medidas de control en el inicio de la pandemia en China, basado en el registro de casos reportados y el historial de viajes en ese país. Aunque los datos no permitieron cuantificar el efecto de cada medida específicamente, el equipo de investigación concluyó que “las estrictas medidas de control como el aislamiento social y el higiene jugaron el mayor rol en controlar la propagación del SARS-CoV-2” en cada ciudad.

Una investigación preliminar sobre el efecto de distintas políticas sanitarias durante la pandemia de COVID-19 concluyó que medidas como el cierre de emergencia nacional en Francia redujo en casi 15% el crecimiento diario de casos, mientras que la cancelación del tránsito en Italia disminuyó en 28% el aumento diario de la pandemia en esa nación. Ese análisis aún está en etapa de revisión por la revista científica Nature, por lo que sus resultados no han sido validados por el proceso de revisión de pares.

José Miguel Villalobos compartió en su perfil personal en Facebook un artículo periodístico sobre el efecto del cierre de emergencia en Gran Bretaña. La nota está basada en un manuscrito preliminar que sugiere que las medidas de distanciamiento social previas al cierre de emergencia nacional en Inglaterra y Gales “podrían haber sido suficientes para que las infecciones fatales hubieran empezado a disminuir”.

Sin embargo, ese mismo artículo advierte que esa afirmación “no quiere decir que el cierre de emergencia fue inútil: el declive de las infecciones pudo haber sido mucho menos pronunciado sin este”.

Otra referencia que el abogado Villalobos compartió es un artículo publicado en un diario inglés que fue escrito por un docente de epidemiología y estadística de la Universidad de Stanford. El académico cuestiona la necesidad de los cierres de emergencia generalizados en comparación a otras medidas de prevención, aunque nunca refuta la efectividad de las medidas propiamente.

Las acciones no farmacológicas y acciones tempranas de gobiernos están demostrando un impacto de mitigación de los efectos de la epidemia. Que puede que no sean tan efectivas como una vacuna; pero al no tener vacuna, son la única alternativa”, agregó Tomás de Camino a Doble Check.

Abogado minimiza incorrectamente muertes por COVID-19

En el fragmento de video que se ha difundido en Facebook, José Miguel Villalobos se refiere a las muertes por COVID-19 en España y Estados Unidos como supuesta prueba de que la respuesta sanitaria ante el nuevo coronavirus ha sido exagerada.

«Cuando termine el año 2020, España, Italia, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos medirán sus muertos y se darán cuenta que no van a aumentar ni un 5% el número de muertos…de lo normal de cada año», afirmó Villalobos. El abogado también aseguró que «ya hoy España, a datos computando hasta abril, hay creo que son 7.000 muertos más en los primeros cuatro meses del año 2020”.

Esa es una comparación incorrecta para medir la seriedad de la pandemia de COVID-19, según los expertos consultados.

En primer lugar, los datos de mortalidad en España son más altos en la actualidad. El último reporte del diario español El País, basado en los datos del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo) de España, muestran que hubo un exceso de unas 44.000 muertes entre inicios de marzo y junio de este año, donde 27.000 fallecidos eran casos confirmados de COVID-19. Es decir, casi 42% más de muertes que lo esperado en años anteriores en esa nación. En ciudades como Madrid, el exceso de muertes es de 131%.

Según Tomás de Camino, un exceso de muertes bajo no sería un indicador de que el efecto de la enfermedad fue sobreestimado:

“Si al final de la epidemia los números de fatalidades son bajos, esto podría ser, más bien, un indicador de que las medidas que se tomaron fueron suficientes”, dijo el especialista en biología matemática.

Hay medidas pero los casos suben. ¿Por qué?

El abogado Villalobos también afirma en su entrevista que en “el mundo entero, el número de casos y de muertes empezó a crecer con el confinamiento”.

Estimaciones hechas por Tomás de Camino Beck con datos de usuarios de Google muestran que la movilidad para actividades de ventas al por menor (retail) y entretenimiento en Costa Rica han mantenido una disminución de alrededor de 40% desde la implementación de medidas de distanciamiento social, incluso después de la entrada en vigencia de la segunda fase de reapertura de actividades a inicios de junio.

Sin embargo, los casos diarios reportados en Costa Rica han ido en aumento. ¿Eso quiere decir que las medidas de distanciamiento no funcionan? No.

Estimación de movilidad a sitios de compras al por menor y entretenimiento elaborada por Tomás de Camino Beck con base en datos de Google Mobility en Costa Rica.
Estimación de movilidad a lugares de elaborada por Tomás de Camino Beck con base en datos de Google Mobility en Costa Rica.

“Lo que pasa es que hay un factor de migración y los focos de infección han venido de migración; es una enfermedad que viene de un movimiento de país a país. Y las acciones no farmacológicas no eliminan el proceso de contagio; lo que hacen es desacelerar el proceso. Es un sistema bastante complejo y hay muchas variables para pensar que la dinámica va a ser tan conectada tan fácilmente”, explicó Tomás de Camino.

Otro factor que se debe considerar es que la población debe responder ante las medidas, y esa respuesta no es exacta.

“Eso agrega otro error al medir el efecto de las medidas de distanciamiento social: porque no ocurre de manera pura. El hecho de que yo restrinja vehículos no quiere decir que la gente no se va a mover. La gente va a usar otros recursos para moverse. Así, si yo restrinjo que la mitad de los vehículos no circulen hoy, no es que solo la mitad de las personas va a circular hoy. Muchas personas van a buscar otras alternativas para poder circular”, añadió el especialista en biología matemática.

La investigación publicada por Science en mayo también concluyó que, de forma paralela a las restricciones de movilidad, la desaceleración de la pandemia en China se vio influida por el mejoramiento de las tasas de realización de pruebas para diagnosticar la enfermedad.