Jonathan Prendas infló cinco veces el superávit del Inamu como argumento para cerrarlo

En resumen: El diputado del bloque independiente Nueva República, Jonathan Prendas, sobredimensionó cinco veces el superávit del Instituto Nacional de la Mujer (Inamu). El legislador hizo una suma incorrecta de los datos reportados por la institución entre los años 2014 y 2019. Prendas sumó uno por uno los superávits registrados en dicho período, sin tomar en cuenta que estas cifras corresponden a dineros que se trasladan año con año y no a nuevas erogaciones.

El diputado escribió en Twitter que el superávit había sumado los ₡56.000 millones en ese período. En realidad, el monto acumulado por la institución hasta la fecha —según datos de la Contraloría General de la República (CGR)— es de ₡10.613 millones.

Prendas utilizó el dato como una justificación para “cerrar el Inamu”. Desde su punto de vista, existe una “gran ineficiencia en perjuicio de las mujeres”.

Según las autoridades del Instituto, el superávit acumulado no solo es inferior de lo que Prendas afirmó en sus redes sociales. El monto de más de ₡10.000 millones reportado para el 2010 contempla también una porción de ₡6.677 millones para proyectos de infraestructura que ya se encuentran en marcha (un albergue y las sedes Central, de Limón y de Puntarenas). El resto del dinero, aseguraron, está comprometido con proyectos aprobados por el Ministerio de Planificación (Mideplan).

En resumen: El diputado del bloque independiente Nueva República, Jonathan Prendas, sobredimensionó cinco veces el superávit del Instituto Nacional de la Mujer (Inamu). El legislador hizo una suma incorrecta de los datos reportados por la institución entre los años 2014 y 2019. Prendas sumó uno por uno los superávits registrados en dicho período, sin tomar en cuenta que estas cifras corresponden a dineros que se trasladan año con año y no a nuevas erogaciones.

El diputado escribió en Twitter que el superávit había sumado los ₡56.000 millones en ese período. En realidad, el monto acumulado por la institución hasta la fecha —según datos de la Contraloría General de la República (CGR)— es de ₡10.613 millones.

Prendas utilizó el dato como una justificación para “cerrar el Inamu”. Desde su punto de vista, existe una “gran ineficiencia en perjuicio de las mujeres”.

Según las autoridades del Instituto, el superávit acumulado no solo es inferior de lo que Prendas afirmó en sus redes sociales. El monto de más de ₡10.000 millones reportado para el 2019 contempla también una porción de ₡6.677 millones para proyectos de infraestructura que ya se encuentran en marcha (un albergue y las sedes Central, de Limón y de Puntarenas). El resto del dinero, aseguraron, está comprometido con proyectos aprobados por el Ministerio de Planificación (Mideplan).

La afirmación

El diputado Jonathan Prendas manifestó en sus redes sociales que el Instituto Nacional de la Mujer (Inamu) ha acumulado un superávit de ₡56.000 millones entre 2014 y 2019. “En 6 años (2014-2019) su superávit fue de 56 mil millones de colones, lo cual demuestra su GRAN ineficiencia en perjuicio de las mujeres”, escribió en Twitter.

También dijo algo similar durante la discusión del presupuesto nacional en la sesión del Plenario legislativo del jueves pasado. Prendas mencionó, uno por uno, los superávits registrados por el Inamu desde 2014 y señaló que “por eso plantea también su transformación en algo más integral, más visión social, más visión país, según la Constitución, que es el Instituto de la Familia y a Equidad Social”.

¿Cómo sobredimensionó Prendas el superávit?

Los superávits mencionados por el diputado del bloque independiente Nueva República —afín al excandidato Fabricio Alvarado—  se asemejan muchísimo a los que registra el Sistema de Información sobre Planes y Presupuestos (SIP) de la CGR. Sin embargo, el cálculo que realizó al sumarlos fue incorrecto. Los superávits no pueden sumarse de forma independiente, pues muchas veces son montos que simplemente se trasladan de un año a otro.

Según los datos de la Contraloría, los superávits reportados por el Inamu desde el año 2014 han sido de ₡8.833 millones en 2014, ₡15.911 millones en 2015, ₡9.251 millones en 2016, ₡9.050 millones en 2017, ₡8.786 millones en 2018 y ₡10.613 millones en lo que va de 2019. No obstante, esas cifras no se pueden sumar porque se reasignan año con año.

Así lo permite la Ley de la Administración Financiera de la República y Presupuestos Públicos. La única restricción es que ese dinero no se puede usar para pagar gastos corrientes (como salarios).

Por ejemplo, el Inamu dijo haber presupuestado ₡21.432,56 millones en 2019: 59% de los recursos que le asigna la Ley de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (Desaf), y 41% de los superávits remanentes que no se desperdician o se pierden.

Es decir, si en 2014 el superávit institucional fue de  ¢8.833 millones y en 2019 es de ₡10.915 millones, hasta ahora el monto solo habría crecido en poco más de ₡2.000 millones. Este crecimiento sería todavía menor (poco más de ¢1.000 millones) si se toma en cuenta el efecto de la inflación.

El Inamu afirmó a Doble Check que ya tiene comprometidos ₡6.677 millones de ese superávit. Este dinero se destinará a cuatro obras de infraestructura: un albergue y las sedes Central, de Limón y de Puntarenas. Con esos edificios, el Instituto estima ahorros anuales de ₡1.000 millones en alquileres y gastos afines.

El resto del dinero está ligado a proyectos de capital social en desarrollo, debidamente aprobados por el Ministerio de Planificación (Mideplan). Así lo explicó la directora administrativa de la institución, Zaida Barboza,

Este medio intentó contactar al diputado Prendas. El legislador no contestó las llamadas ni los mensajes de texto que se le enviaron. Tampoco fue posible localizarlo a través de su asesor de prensa.

¿El Instituto de la Familia?

El diputado Jonathan Prendas argumenta que es necesario transformar el Inamu en un nuevo organismo autónomo de derecho público: el Instituto para la Familia y la Equidad de Género (IFEG).

Prendas aboga por un proyecto de ley que presentó el excandidato presidencial Fabricio Alvarado, quien dejó el texto cuando fue diputado de Restauración Nacional (PRN).

Se trata del expediente 20.126, el cual también contó con la firma del exdiputado Óscar López, de Accesibilidad Sin Exclusión (PASE) y se encuentra en corriente legislativa desde el año 2016.

Entre otras cosas, el proyecto plantea que el Instituto desarrolle sus acciones a través de una junta directiva con representación de los ministerios de Trabajo y de Salud, el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) y el Patronato Nacional de la Infancia (PANI). También contaría con un representante de «organizaciones sociales» que trabajen en favor de la familia y la equidad de género y que estén registradas ante la entidad.

En sus intervenciones contra el Inamu, Prendas también ha mencionado los resultados de un informe sobre Control Interno 2018-2019. Sin embargo, ese documento se publicó en noviembre de 2018 y corresponde al seguimiento de acciones rezagadas de un plan de mejora institucional. El texto «no refleja la gestión institucional per se», afirmó el Inamu.

 

Colaboró Daniel Salazar

Planillas de instituciones sociales crecieron, pero no como dice Ivonne Acuña

En resumen: La diputada independiente Ivonne Acuña divulgó que la cantidad de puestos laborales aumentó en instituciones públicas del sector social durante los últimos 4 años. Aunque la mayoría de los señalamientos de Acuña son verdaderos, la diputada también compartió una cifra totalmente falsa.

La diputada acertó los datos que compartió del Instituto Nacional de Desarrollo Rural (Inder), el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), el Instituto Nacional de la Mujer (Inamu) y el Patronato Nacional de la Infancia (PANI). En el último cuatrienio, la planilla en esas instituciones creció entre 9% y 60%.

Sin embargo, Acuña dijo que la planilla de la Dirección Nacional de Desarrollo de la Comunidad (Dinadeco) aumentó 93% durante los últimos 4 años. El dato es falso: no hubo apertura de nuevas plazas en Dinadeco en el periodo señalado por la legisladora, según los registros de esa institución.

En resumen: La diputada independiente Ivonne Acuña divulgó que la cantidad de puestos laborales aumentó en instituciones públicas del sector social durante los últimos 4 años. Aunque la mayoría de los señalamientos de Acuña son verdaderos, la diputada también compartió una cifra totalmente falsa.

La diputada acertó los datos que compartió del Instituto Nacional de Desarrollo Rural (Inder), el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), el Instituto Nacional de la Mujer (Inamu) y el Patronato Nacional de la Infancia (PANI). En el último cuatrienio, la planilla en esas instituciones creció entre 9% y 60%.

Sin embargo, Acuña dijo que la planilla de la Dirección Nacional de Desarrollo de la Comunidad (Dinadeco) aumentó 93% durante los últimos 4 años. El dato es falso: no hubo apertura de nuevas plazas en Dinadeco en el periodo señalado por la legisladora, según los registros de esa institución.

Los datos ciertos

En la sesión legislativa del pasado 19 de noviembre, la diputada Ivonne Acuña dijo que se había puesto a “estudiar el tema de creación de plazas y nombramientos en algunas instituciones autónomas del sector social”, ya que la Asamblea Legislativa estaba discutiendo el presupuesto del Gobierno del 2019.

“Ciertamente se requiere aumentar la inversión basado en evidencia, y mejorar los resultados para lograr erradicar la pobreza extrema y brindar mejores y oportunos servicios de salud a la ciudadanía”, dijo la diputada.

Luego, Acuña presentó una serie de datos sobre el crecimiento de planillas en instituciones públicas de labor social:

En este estudio encontré que, de mayo del 2014 a mayo del 2018, la planilla de IMAS aumentó en un 35%; eso es casi 300 funcionarios más. La planilla del Inamu aumentó en un 40,52%. ¡La planilla de Dinadeco aumentó en un 93%! Prácticamente, se duplicó. La planilla del PANI aumentó en un 55,50%; esto es 459 funcionarios más. En el Inder, la planilla aumentó casi en un 10%”.

La mayoría de esos datos son ciertos o muy cercanos a la verdad, según los registros de Recursos Humanos de cada entidad a diciembre del año pasado.

Por ejemplo, Acuña dijo que la planilla del PANI creció 55.50%. Según esa institución, su cantidad de puestos laborales aumentó 60% en el último cuatrienio, para un total de 1326 personas empleadas.

La diputada también acertó los datos que compartió sobre el IMAS y el Inamu: el aumento de plazas en esas instituciones fue de 36% y 41%, respectivamente.

Así se comportaron las planillas de las instituciones públicas mencionadas por Ivonne Acuña entre los años 2014-2018 (Fuente: Recursos Humanos de cada entidad).

Igualmente, Acuña estuvo cerca del aumento de planilla en el Inder: la legisladora dijo que se abrieron 10% más plazas en los últimos cuatro años, y los registros facilitados por esa entidad indican que la cantidad de empleados aumentó casi 9%.

En el Inamu y en el Inder, el aumento de la planilla se dio mayormente por la apertura de plazas temporales por servicios especiales.

“Las plazas por servicios especiales son aprobadas por un tiempo determinado, generalmente por un año  y por un proyecto específico. En el momento en que la autoridad presupuestaria no las apruebe, no se puede continuar con el nombramiento de los funcionarios”, explicó el área de Recursos Humanos del Inder.

El dato falso

El único dato de la diputada Acuña que contradice los registros institucionales está relacionado con Dinadeco.

La legisladora independiente anunció en el Plenario que la planilla en dicha institución se infló 93% en el pasado cuatrienio. Sin embargo, la respuesta de Dinadeco a una consulta de Doble Check es que su número de empleados se mantuvo igual: 153 plazas.

El área de Recursos Humanos de Dinadeco especificó que la última vez que tuvieron nuevos puestos laborales fue en el 2010, cuando se habilitaron siete plazas para promoción social y administración.

Se intentó contactar a Ivonne Acuña, pero no contestó los mensajes enviados por Whatsapp. Tampoco contestó oportunamente un mensaje de correo electrónico. Su despacho comunicó que la diputada está en Estados Unidos y que no podían contestar consultas sin su autorización.