Proyecto de educación dual no precisa cifras de horas o becas dichas por diputado

El actual proyecto de ley sobre educación dual carece de indicativos que limiten la proporción de horas que un estudiante se alternará  entre el centro educativo y la empresa o centro de empleabilidad donde practicaría. El texto tampoco establece que los estudiantes que participen en esa modalidad recibirán exactamente una beca de ₡120.000.

El diputado del Partido Liberación Nacional (PLN), Wagner Jiménez, hizo estimaciones que no están en el texto de la ley. Primero, el legislador afirmó en CRHoy que los estudiantes de esa modalidad “practicarán de seis a diez horas por semana” en las empresas. Más recientemente, en Diario Extra, Jiménez aseguró que “su estancia [de los estudiantes] en las empresas no superará las 12 horas semanales”.

Además, el diputado confirmó en CRHoy que cada estudiante recibirá una beca de ₡120.000 en la modalidad de educación dual. El Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) sería la institución que manejaría esos dineros.

Doble Check contactó al director de Educación Técnica del Ministerio de Educación Pública (MEP) y al presidente ejecutivo del INA. Ambos jerarcas consideraron que las estimaciones del diputado son razonables. No obstante, sus respuestas dejan en evidencia que el diputado omite variables que podrían distanciar sus expectativas de la realidad.

Atenidos a la letra del proyecto, este solo indica que la proporción de horas dependerá de cada programa de educación técnica. En el tema de dineros para estudiantes, la iniciativa indica que los detalles serían definidos en un reglamento que todavía no existe.

Jiménez reconoció a Doble Check que su estimación de horas nació de un cálculo propio. El político se basó «exclusivamente» en una interpretación de los programas de especialidades técnicas del MEP. En cuanto a los dineros de becas, dijo basarse en los aportes de las grandes empresas que participen del programa.

Jiménez no dijo en sus intervenciones en medios que sus números se basaban en cálculos personales.  El diputado indujo a error al omitir que esas son proyecciones propias, pues sus declaraciones hacen creer que el proyecto establece directamente dichas condiciones.

En resumen: El actual proyecto de ley sobre educación dual carece de indicativos que limiten la proporción de horas que un estudiante se alternará  entre el centro educativo y la empresa o centro de empleabilidad donde practicaría. El texto tampoco establece que los estudiantes que participen en esa modalidad recibirán exactamente una beca de ₡120.000.

El diputado del Partido Liberación Nacional (PLN), Wagner Jiménez, hizo estimaciones que no están en el texto de la ley. Primero, el legislador afirmó en CRHoy que los estudiantes de esa modalidad “practicarán de seis a diez horas por semana” en las empresas. Más recientemente, en Diario Extra, Jiménez aseguró que “su estancia [de los estudiantes] en las empresas no superará las 12 horas semanales”.

Además, el diputado confirmó en CRHoy que cada estudiante recibirá una beca de ₡120.000 en la modalidad de educación dual. El Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) sería la institución que manejaría esos dineros.

Doble Check contactó al director de Educación Técnica del Ministerio de Educación Pública (MEP) y al presidente ejecutivo del INA. Ambos jerarcas consideraron que las estimaciones del diputado son razonables. No obstante, sus respuestas dejan en evidencia que el diputado omite variables que podrían distanciar sus expectativas de la realidad.

Atenidos a la letra del proyecto, este solo indica que la proporción de horas dependerá de cada programa de educación técnica. En el tema de dineros para estudiantes, la iniciativa indica que los detalles serían definidos en un reglamento que todavía no existe.

Jiménez reconoció a Doble Check que su estimación de horas nació de un cálculo propio. El político se basó «exclusivamente» en una interpretación de los programas de especialidades técnicas del MEP. En cuanto a los dineros de becas, dijo basarse en los aportes de las grandes empresas que participen del programa.

Jiménez no dijo en sus intervenciones en medios que sus números se basaban en cálculos personales.  El diputado indujo a error al omitir que esas son proyecciones propias, pues sus declaraciones hacen creer que el proyecto establece directamente dichas condiciones.

¿Qué pretende el proyecto de educación dual?

El diputado Wagner Jiménez es uno de los principales impulsores del proyecto de ley 20.786. La iniciativa se titula “Ley de educación y formación técnica dual (anteriormente denominado): ley de educación dual”.

Ese proyecto propone un marco opcional para estudiantes de distintas instituciones con programas de Educación y Formación Técnica Profesional (EFTP). La formación se daría en dos ámbitos: en el centro educativo y en una empresa o centro de formación para la empleabilidad.

La iniciativa define un principio de alternancia en su artículo 4. La norma propuesta establece que la formación dual debe darse “de manera alterna y simultánea, para que la persona estudiante adquiera los conocimientos teóricos y los ponga en práctica al mismo tiempo”.

Aunque el proyecto ha sido impulsado principalmente por Jiménez, del PLN, también es apoyado por el gobierno y el sector empresarial.

El Frente Amplio ha criticado en la Asamblea lo que considera es una erosión a los derechos laborales. Además, grupos sindicales y de estudiantes han sostenido una  oposición férrea a la iniciativa.

Proyección de horas del diputado se limita al MEP

El proyecto que se discute ahora solamente advierte que “la cantidad de horas que la persona estudiante permanezca en la empresa dependerá del diseño curricular del programa de EFTP correspondiente”. El proyecto no especifica alguna proporción de horas para tal modalidad.

Aún así, el 15 de julio en CRHoy, Jiménez afirmó que las personas estudiantes en modalidad dual “practicarán de seis a diez horas por semana”. Más recientemente, en Diario Extra, aseguró que “su estancia [de los estudiantes] en las empresas no superará las 12 horas semanales”.

El diputado explicó a Doble Check que esos son cálculos propios que están basados «exclusivamente» en los programas de especialidades técnicas del Ministerio de Educación Pública (MEP). Estos programas solo se imparten en los colegios técnicos. Jiménez aseguró que sus estimaciones son “correctas”. Agregó que el proyecto de ley carece de límites al principio de alternancia porque son “complejidades” que deben definirse en un reglamento posterior al texto de la ley.

Sin embargo, el legislador del PLN no ha mencionado esa aclaración en sus apariciones en medios de comunicación. Esta omisión pudo inducir al error de que dichos cálculos están presentes en el texto del proyecto.

Doble Check conversó con el director de Educación Técnica y Capacidades Emprendedoras del MEP, Pablo Masís. El funcionario afirmó que los cálculos del diputado “tienen sentido” para los programas de esa institución. Sin embargo, Masís advirtió que la proporción de horas entre las aulas y las empresas es variado, tal como ha mostrado el plan piloto de formación dual de esa entidad, que empezó en el 2017.

“De una empresa a otra o en los diferentes tipos de especialidades técnicas, esas condiciones pueden variar”, dijo Masís. El jerarca del MEP también indicó que la alternancia en el MEP también varía en cada nivel de formación del programa.

El plan piloto del MEP incluyó a 106 estudiantes de cuatro colegios técnicos. Masís explicó que la previsión era que los estudiantes practicaran 1.000 horas en las empresas, del total de 2.840 horas que abarca la especialidad técnica durante tres años. Aún así, los datos de esa institución muestran que la asistencia a las empresas de práctica varió entre 406 y 792 horas en el piloto debido a distintos factores; entre ellos, la huelga de tres meses del sector docente el año pasado, adujo Masís.

El jerarca añadió que, de aprobarse una ley de educación dual, esa institución prevé solicitar al Consejo Superior de Educación la aprobación de programas de educación dual que permitan que el estudiante pueda dedicar hasta 70% de la formación técnica a la práctica en las empresas. «Esos son los  modelos más desarrollados que hemos visto», afirmó Masís.

Esta posibilidad superaría las proyecciones del diputado Jiménez, pues los planes de especialidades técnicas del MEP abarcan 24 horas semanales.

Doble Check también contactó con el presidente ejecutivo del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), Andrés Valenciano. El jerarca afirmó que esa institución ofrece cursos técnicos de modalidad dual de 400 horas y hasta 2.000 horas de duración, donde los estudiantes practican entre 30% y 80% de ese tiempo en las empresas.

Monto de becas falta por definirse

En CRHoy, Wagner Jiménez afirmó que cada estudiante recibirá un beneficio económico de ₡120.000 al formar parte de un programa de educación dual.

El proyecto de ley que se discute actualmente propone la creación de un Fondo Especial de becas para la EFTP dual. Ese dinero estaría a cargo del INA. El proyecto establece que la beca cubriría “aspectos tales como el transporte, alimentación, vestimenta, el equipo mínimo de protección especial, el costo del programa”.

Sin embargo, el texto del proyecto no afirma directamente que cada estudiante recibirá el monto que presentó el diputado.

La iniciativa de ley solo indica que “las empresas que participen en la EFTP dual, deberán hacer un aporte mensual al Fondo Especial de Becas del INA por cada estudiante que reciban de 120.000 (ciento veinte mil colones) mensuales”. La empresas medianas y pequeñas quedan exentas de ese pago, según el artículo 26 del proyecto.

El fondo de becas se sostendría con un aporte de al menos 1% del presupuesto ordinario anual del INA (artículo 25 del proyecto).

El diputado Jiménez explicó a Doble Check que “la interpretación sobre el monto se deriva del aporte que las Grandes Empresas realizarán por cada estudiante al fondo de Becas”.

“Si las grandes empresas becarán a cada estudiante con ₡120.000, es deducible que ese es el mismo monto que podamos becar a los estudiantes desde el fondo de becas del INA”, comentó Jiménez.

El presidente ejecutivo del INA, Andrés Valenciano, afirmó a Doble Check que, actualmente el INA facilita educación dual a 147 estudiantes y que la institución les brinda un estipendio de ₡110.000. “Basado en la experiencia, ese es aproximadamente el monto que los estudiantes recibirían por medio del fondo”, dijo el jerarca del INA.

Sin embargo, Valenciano advirtió que habrá una serie de factores con los cuales “se debe analizar los montos disponibles para otorgar ayudas económicas a los estudiantes”. Por ejemplo, en el cálculo entran a jugar la cantidad de estudiantes en el sistema, la demanda y la capacidad instalada de las empresas, la disponibilidad de recurso humano que pueda certificarse como monitores de los estudiantes en las empresas y los cupos de matrícula en las instituciones educativas.

El legislador Jiménez justificó que, según ese argumento del jerarca del INA, las becas de educación dual podrían «incluso ser más de los ₡120.000».

El proyecto de educación dual indica que la metodología para determinar el monto de las becas para las personas estudiantes se establecerá en un reglamento para la ley. Ese reglamento todavía no existe.

«Estamos discutiendo una Ley Marco para regular la Educación Dual. Las especificidades (horarios, tiempos, recursos, entre otros) serán una condición esencial del Reglamento de la presente ley», añadió el diputado liberacionista.

Programa Matices repitió cifras del diputado

El presentador del programa radial Matices, Randall Rivera, repitió las cifras del diputado verdiblanco sobre becas y horas de práctica para el proyecto de ley de educación dual.

En su programa del pasado 15 de julio, Rivera entrevistó a dos representantes del grupo autodenominado Movimiento Estudiantil de Secundaria (MEDSE), el cual ha protestado en contra del proyecto de educación dual y de políticas educativas del MEP. Rivera cuestionó las declaraciones de esos invitados y afirmó que, según el proyecto, los participantes del sistema dual «por esas entre siente y diez horas [de práctica en una empresa] les dan ₡120.000».

Dicha entrevista fue difundida por el diario La Nación con una transcripción completa del intercambio entre Rivera y los enviados del grupo estudiantil.

Ante una consulta de Doble Check de este martes, el periodista de Matices reconoció que la fuente de esa afirmación fue el diputado Wagner Jiménez, quien le envió información del proyecto durante la entrevista a MEDSE del 15 de julio. «Yo le pregunté [a Jiménez] si era cierto que se recibía ₡120.000 [de beca] y me dijo que sí», aseguró Rivera.

El presentador de Matices no recalcó durante la entrevista que aquellas cifras provenían del diputado liberacionista, por lo que también se indujo al error de creer que el texto de la iniciativa hace esas indicaciones directamente.

 

Nota del editor: Esta nota se actualizó a las 21:05 del 30 de julio para agregar la referencia al programa Matices, de Radio Monumental. Una versión original de esta información había incluído únicamente las declaraciones de Warner Jiménez a CRHoy y a Diario Extra. Se actualizó la versión publicada al mediodía tras una alerta de un lector de la nota original.

Imagen del presidente Alvarado sí está por los suelos, pero estudio publicado por Extra no permite asegurarlo

Un estudio publicado por Diario Extra registra un hecho comprobable: el abatimiento de la imagen del presidente Carlos Alvarado. Sin embargo, el diario lo asegura usando como base un estudio de mercado que carece de respresentatividad en todo el país y cuyos sujetos consultados no fueron elegidos de forma completamente aleatoria.

Diario Extra publicó los resultados de un estudio de mercado dirigido por el analista Iván Barrantes y contratado a la firma Índice. El diario afirmó contundentemente que Fabricio Alvarado sería presidente si las elecciones se repitieran. Lo cierto es que el estudio fue elaborado únicamente en la Gran Área Metropolitana (GAM) y la elección de sus sujetos no fue aleatoria.

Además de esos aspectos metodológicos, el estudio tampoco permite asegurar que los «Ticos no confían ni creen en el presidente», pues⁠—aunque se pidió a los entrevistados valorar la imagen del mandatario⁠— no hubo una pregunta específica al respecto en el cuestionario empleado.

Sobre el tema, el encargado de la encuesta en Índice, Eugenio Carvajal, concedió que no podían extrapolarse los resultados a todo el país, puesto que solo se había recogido la opinión de personas de la GAM. Carvajal defendió que su método sí era aleatorio, y que ⁠—por tanto⁠— permitía hacer inferencias sobre toda la población de la GAM.

Los investigadores Jonathan Madrigal, director de Posgrado de la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica, y Jesús Guzmán del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la UCR contradicen esta postura. Ambos especialistas cuestionan la aleatoriedad de la metodología y consideran que los resultados no son extrapolables ni siquiera a la GAM. 

Al margen de los números publicados por Diario Extra, mediciones estadísticas anteriores confirman que la imagen de Alvarado efectivamente está en un muy mal momento. La última encuesta de opinión pública del CIEP arroja que la imagen negativa del presidente Alvarado alcanza un 50%. El gobierno, en general, alcanza un 51% de imagen negativa. Asimismo, un 56% percibe negativamente el rumbo del país.

En resumen. Un estudio publicado por Diario Extra registra un hecho comprobable: el abatimiento de la imagen del presidente Carlos Alvarado. Sin embargo, el diario lo asegura usando como base un estudio de mercado que carece de respresentatividad en todo el país y cuyos sujetos consultados no fueron elegidos de forma completamente aleatoria.

Diario Extra publicó los resultados de un estudio de mercado dirigido por el analista Iván Barrantes y contratado a la firma Índice. El diario afirmó contundentemente que Fabricio Alvarado sería presidente si las elecciones se repitieran. Lo cierto es que el estudio fue elaborado únicamente en la Gran Área Metropolitana (GAM) y la elección de sus sujetos no fue aleatoria.

Además de esos aspectos metodológicos, el estudio tampoco permite asegurar que los «Ticos no confían ni creen en el presidente», pues⁠—aunque se pidió a los entrevistados valorar la imagen del mandatario⁠— no hubo una pregunta específica al respecto en el cuestionario empleado.

Sobre el tema, el encargado de la encuesta en Índice, Eugenio Carvajal, concedió que no podían extrapolarse los resultados a todo el país, puesto que solo se había recogido la opinión de personas de la GAM. Carvajal defendió que su método sí era aleatorio, y que ⁠—por tanto⁠— permitía hacer inferencias sobre toda la población de la GAM.

Los investigadores Johnny Madrigal, director de Posgrado de la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica, y Jesús Guzmán del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la UCR contradicen esta postura. Ambos especialistas cuestionan la aleatoriedad de la metodología y consideran que los resultados no son extrapolables ni siquiera a la GAM. 

Al margen de los números publicados por Diario Extra, mediciones estadísticas anteriores confirman que la imagen de Alvarado efectivamente está en un muy mal momento. La última encuesta de opinión pública del CIEP arroja que la imagen negativa del presidente Alvarado alcanza un 50%. El gobierno, en general, alcanza un 51% de imagen negativa. Asimismo, un 56% percibe negativamente el rumbo del país.

El estudio (y lo que publicó Diario Extra)

Durante las últimas semanas Diario Extra ha publicado una serie de artículos basados en un estudio dirigido por el analista Iván Barrantes y contratado a la empresa Índice. El medio afirmó el 11 de julio que «Fabricio ganaría si segunda ronda se repitiera hoy» y que «Ticos no confían ni creen en el Presidente«. Un día después agregó que «Figuras políticas ganan terreno tras mal momento del gobierno» y el 13 de julio sostuvo que el «Gobierno improvisa y no tiene soluciones«, tomando como base los resultados del estudio de opinión.

Fotografía de publicación de Diario Extra

El estudio fue costeado por Iván Barrantes (según afirmó el analista a Doble Check). Es calificado por los autores como «estudio de mercado», «tracking» y «estudio tipo sondeo cuantitativo», y requirió de la consulta cara a cara a 300 personas.

La metodología indica que «el Estudio se implementó en los puntos estratégicos o locaciones representativas de cada cabecera de provincia (parques, paradas de buses, centros comerciales o similares), así como en el domicilio y lugar de trabajo de los entrevistados, guardando proporcionalidad de los conglomerados poblacionales».

La reseña metodológica agrega también que el estudio «estuvo compuesto por hombres y mujeres, con una edad comprendida entre los 18 y 65 años, pertenecientes a un nivel socioeconómico aparente medio amplio que vivan en el Gran Área Metropolitana donde se acumula aproximadamente el 65% de esta población en estudio». Agrega que estuvo segmentado por sexo, grupos de edad y provincias,  y sostiene que el «error máximo permitido es de +/-5.65%  (sic) trabajando con una confiabilidad del 95%».

Doble Check consultó a Eugenio Carvajal, de la firma Índice, sobre cómo se seleccionaron los sujetos entrevistados. Para entender la metodología, es necesario comprender qué es un segmento censal.

Según el geógrafo del INEC Allan Ramírez, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) divide al país en 17.260 de segmentos censales, a partir del censo del año 2000. Estas son agrupaciones entre 60 y 70 viviendas en zonas urbanas y de entre 40 y 50 viviendas en zonas rurales. Carvajal señala que pidió que el INEC le proporcionara 40 segmentos censales escogidos aleatoriamente para poder hacer las entrevistas.

«Las entrevistas son hechas con un segmento censal escogido aletoriamente por el INEC. De esos segmentos cogemos doce entrevistas. Cogemos 12 viviendas en cada segmento censal donde haya personas con las caracteristicas que buscamos (edad, sexo, que no trabaje en una empresa de investigación de mercado, etcétera).  Luego vamos a centros comerciales, paradas o lugares donde podamos contactar gente (de esos segmentos censales) que esté dispuesta a darnos la opinión. Así vamos llenando las cuotas», dijo Carvajal. 

Ramírez, del INEC, explicó que a partir del censo de 2011 dejaron de usarse segmentos censales. El Instituto empezó a usar entonces la Unidad Geoestadística Mínima (UGM), que es mucho más heterogénea y precisa. Hoy existen 49.184 UGMs.

En sus publicaciones, Diario Extra hace explícito en el texto que el estudio entregado por Barrantes no es una encuesta. No obstante omite cuestionar su metodología.

Doble Check compartió los resultados de su chequeo con la directora del diario y con el periodista encargado de la redacción de los artículos. Se les solicitó un comentario al respecto pero no hubo respuesta hasta el momento de publicación de esta información.

Estudio no permite inferir opinión de los costarricenses

El estudio de opinión que publicó Diario Extra no permite inferir la opinión de los costarricenses por varias razones. En primer lugar, la población consultada se limita exclusivamente a la Gran Área Metropolitana., Esto no permite extrapolar los resultados al resto de la población.

El analista Iván Barrantes discrepa con este criterio. En entrevista con Doble Check indicó que tomar únicamente las consultas de la GAM permite tener una buena idea de qué ocurre en el resto del país.

«El metodo es totalmente válido. Costa Rica todavía tiene la ventaja de que es un país muy horizontal, no es como Guatemala, no tiene la complejidad de un país como Honduras. Con solo vos evaluar el GAM tenés una perspectiva del 70%, 75% del país. (Cuando hacíamos estudios) con el PAC hacíamos lo mismo. Ninguna metodología es concluyente. Los estudios de mercado no son predictivos o concluyentes. Pero sí pretende demostrar tendencias y patrones», sostuvo.

Eugenio Carvajal, de Índice, discrepa. El investigador sostiene que «es mejor recalcar que el estudio se realizó en la GAM porque los otros (las personas fuera de la zona) van a tener hábitos y percepciones muy distintas. Si lo vemos estadísticamente, si yo pusiera ahí, estadísticamente que «los ticos no confían ni creen en el presidente», yo estaría superequivocado en el título. ¿Qué debería estar en el título? Si están en el estudio. ¿Quiénes? Esta poblicación de la GAM. Yo sí creo que se debería aclarar.  (…) No se toma en cuenta todo el país porque los costos son muy altos. Sí debería de decir que es el GAM».

«Los títulos de «El capitán del barco no tiene rumbo», igual que «Ticos no confian ni creen en el presidente». Eso no tiene nada que ver con el estudio. No se preguntó confianza. Todos esos títulos son como perceptivos. El estudio no dice que los ticos confian o no confían. Ellos (Diario Extra y Barrantes) escogen algunos datos, y ahí interpretan. En general si usted ve todo el periódico, a veces hay mucha interpretaión”, agregó Carvajal.

Fotografía de publicación de Diario Extra

Un segundo punto por el cual no se puede extrapolar la información es porque la metodología no es completamente aleatoria. Aunque Carvajal asegura que su método sí es aleatorio, los académicos Johnny Madrigal y Jesús Guzman disienten.

El problema—alegan— no está en usar segmentos censales y escogerlos aleatoriamente. El problema está en visitar centros comerciales, paradas de autobús o parques para encontrar a las personas de esos segmentos. «Eso, al final, te mató la aletoriedad», dice Madrigal, de la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica.

En realidad, un estudio debería ir al segmento censal, seleccionar las viviendas aleatoriamente e incluso seleccionar aleatoriamente a la persona que se va a entrevistar dentro de la vivienda.

«Cuando yo hago un muestreo totalmente aleatorio selecciono los segmentos y a partir de un punto definido empiezo a ver viviendas (al azar) y cuando llego a una vivienda entrevisto al azar a una persona. Por ejemplo pregunto cuál es la persona más próxima a cumplir años».

Todo eso tiene un costo elevado. Si usted no logra entrevistar específicamente a la vivienda que iba a consultar, tiene que revisitarla hasta que pueda entrevistarla.

Los estudios de mercado no suelen hacerlo por costos, y rompen la aleatoriedad al usar cuotas (por ejemplo, tratan de encontrar un porcentaje de entrevistados que consuma un determinado producto). A pesar de todo eso, Madrigal sostiene que se busca la aleatoriedad en la selección de viviendas, en lugar de visitar parques o paradas de autobús.

«Si todos los consultados le caen en estratos económicos medios y bajos ¿cómo hacen para controlar eso? ¿cuál es el porcentaje de gente que trabaja? ¿la distribución por nivel socioeconómico? ¿tienen algún dato por educación?

 

Si se me cumplen ciertas características, no solo dos, tengo más confianza de que la muestra no tiene sesgos pero (sin esas respuestas) no tengo las bases suficientes para saber si es una buena muestra». 

Jesús Guzmán, del CIEP de la Universidad de Costa Rica, reconoce que esta es una forma muy ardua de hacer los estudios, pero es la manera correcta.

Guzmán introduce un tercer punto: una metodología como esta ni siquiera permite encontrar un margen de error. 

«La muestra no tiene nada de aleatorio. Ellos indican que es una muestra casi que por conveniencia. No hay forma de medir una representatividad de ningún tipo. Estás metiendo un sesgo increíblemente grande. No es posible hacer inferencias a partir de un tipo de metodología como esta. Como la muestra está mal seleccionada, uno no puede calcular el margen de error porque uno no sabe adónde va el error. Puede haber una subrepresentación o una sobrerepresentación (de algún grupo)».

En otras palabras, Guzmán y Madrigal difieren que el estudio tenga 5.65 puntos porcentuales de margen de error. Bien podría tener 1 punto de margen de error, como 15.

«El método es totalmente válido. Yo sé que hay verdades que incomodan»

El analista Iván Barrantes cree que las afirmaciones de Diario Extra sí pueden extraerse del estudio porque el método es válido.

“Cualquier empresa de consumo masivo hace este tipo de estudios. El método de ‘consumer tracking’, de seguimiento del consumidor, con muestras pequeñas y alta frecuencia permite mostrar tendencias y patrones, y es totalmente válido (…)  Ninguna metodología es concluyente. Los estudios de mercado no son predictivos o concluyentes. Pero sí pretende demostrar tendencias y patrones», dijo a Doble Check.

Barrantes agregó que esta misma metodología fue la que empleó en la campaña de Luis Guillermo Solís cuando fue asesor del Partido Acción Ciudadana en el proceso de elecciones presidenciales.

Dijo también que la afirmación «Ticos no confían en el presidente» es totalmente válida, pues no conoce estudios que no hayan apuntado hacia eso. El analista agregó que el objetivo nunca fue indicar que si las elecciones fueran hoy Fabricio Alvarado sería presidente. «Lo que es un hecho es que dada la tasa de rechazo tan alta del presidente, si esa segunda ronda se repitiera hoy, Fabricio le daría una paliza», dijo.

“El objetivo del estudio no es ser concluyente, sino ser un semáforo. Las bolas de cristal no existen. A la gente le queda muy fácil decir que la muestra es muy pequeña, que el estudio seguro lo está pagando Fabricio, etcétera.  Yo sé que hay verdades que incomodan», dijo.

La desgastada imagen del presidente

Sí es comprobable, sin embargo, que la imagen de los costarricenses hacia el presidente Carlos Alvarado está de capa caída.

«Desde que inició el gobierno del presidente Carlos Alvarado en mayo de 2018, la valoración de la ciudadanía sobre dicha gestión ha sido negativa», destaca el Informe de resultados del estudio de opinión sociopolítica del CIEP de la UCR.

Calificación de los costarricenses sobre la gestión de gobierno 2013-2019

La última investigación del Centro destaca que alrededor de un 51% de los costarricenses tiene una valoración negativa de la gestión del Gobierno, frente a un 24% que la considera positiva. La encuesta muestra resultados similares en la valoración de los ticos hacia la figura de Alvarado. En noviembre, las percepciones negativas sobre el rumbo del país llegaron al punto máximo desde el año 2013 (70%).

Al cierre de edición, y a pesar del envío de una consulta, Diario Extra no emitió a Doble Check ningún comentario sobre sus artículos.

No hay sustento en la conjetura de Diario Extra sobre nombramiento de Édgar Mora en embajada

No hay razón para presumir que el exministro de Educación, Édgar Mora, pudiera ser considerado para un puesto en una embajada. Sin embargo, esta suposición sin fundamento fue divulgada por Diario Extra el martes 2 de julio.

La publicación expresa su conjetura basada en una respuesta que ofreció la ministra de Comunicación, Nancy Marín, tras el anuncio de la renuncia de su colega.

La funcionaria se refirió al tema tras una consulta directa del periodista del medio. Marín expresó: “La posibilidad de colocación en algún otro lado para el señor Édgar Mora es potestad del señor presidente y del Consejo de Gobierno, que en su momento si es necesario hará una valoración, pero en este momento no se tiene nada definido”.

El medio atribuye textualmente a “rumores” la posibilidad de que Mora fuera nombrado como embajador. Diario Extra además traza una similitud con el caso de María Fullmen. Tras su renuncia como presidenta del IMAS, a Fullmen se le designó como embajadora en Colombia.

Doble Check solicitó una ampliación a Casa Presidencial sobre este asunto. Desde la Dirección de Comunicación se informó: «La Ministra de Comunicación, Nancy Marín, confirma que el señor exministro, Edgar Mora, no irá para alguna embajada».

Doble Check quiso indagar si Diario Extra contaba con información adicional que no fuera consignada en la nota. Se trató de conversar con el redactor Marco Antonio González, pero no hubo respuesta.

No hay razón para presumir que el exministro de Educación, Edgar Mora, pudiera ser considerado para un puesto en una embajada. Sin embargo, esta suposición sin fundamento fue divulgada por Diario Extra el martes 2 de julio.

El periódico publica su conjetura basado en una respuesta que ofreció la ministra de Comunicación, Nancy Marín, tras el anuncio de la renuncia de su colega.

La funcionaria se refirió al tema tras una consulta directa del periodista del medio. Marín expresó:  «La posibilidad de colocación en algún otro lado para el señor Édgar Mora es potestad del señor presidente y del Consejo de Gobierno, que en su momento si es necesario hará una valoración, pero en este momento no se tiene nada definido».

Diario Extra fundamenta su titular en rumores y en que interpreta que Presidencia no descartó la posibilidad.

El medio atribuye textualmente a «rumores» la posibilidad de que Mora fuera nombrado como embajador. Diario Extra además traza una similitud con el caso de María Fullmen. Tras su renuncia como presidenta del IMAS, a Fullmen se le designó como embajadora en Colombia.

Doble Check solicitó una ampliación a Casa Presidencial sobre este asunto. Desde la Dirección de Comunicación se informó: «La Ministra de Comunicación, Nancy Marín, confirma que el señor exministro, Edgar Mora, no irá para alguna embajada».

Doble Check quiso indagar si Diario Extra contaba con información adicional que no fuera consignada en la nota. Se trató de conversar con el redactor Marco Antonio González pero no hubo respuesta.

Refrito informativo también estira conjeturas

El medio digital Noti Costa Rica publicó un refrito de la nota de Diario Extra. En él tituló: «Edgar Mora iría a una embajada y estudiantes a la cárcel».

Una información de Noti Costa Rica no solo conjetura falsamente sobre el destino de Mora, sino sobre el de detenidos en los bloqueos de vías.

La nota alude a las detenciones de varias personas «por participar en los bloqueos» como medida de presión para pedir la renuncia del ministro Mora.

La información, que no aparece firmada, no da mayores detalles. Noti Costa Rica parece referirse a dos menores de edad que fueron detenidos tras el levantamiento de un bloqueo en Pérez Zeledón en la noche entre el 1.º y el 2 de julio.

«Varias personas que pedían la cabeza del hoy exministro terminarían en la cárcel o condenadas por las autoridades judiciales y Edgar Mora viviendo en el extranjero», concluye la nota.

La nota conjetura tanto sobre el destino del exministro como de los imputados por bloquear vías.

Dos personas menores de edad efectivamente quedaron a la orden de la Fiscalía Adjunta Penal Juvenil, con sede en Pérez Zeledón. A ellas se les imputan los delitos de obstrucción de la vía pública y resistencia.

«A ambos jóvenes, de 17 años, se les tomó los datos de identificación en el transcurso de la mañana y posteriormente, se ordenó su libertad, aunque seguirán siendo investigados bajo el expediente penal 19-94-1124-PJ», informó el Poder Judicial.

La Fiscalía también confirmó la detención otros seis sospechosos mayores de edad en la misma jornada y lugar. Estas personas están en libertad sin medidas cautelares, aunque siguen siendo investigadas.

Nota del redactor: Darío Chinchilla fue compañero universitario y es amigo personal de la ministra de Comunicación Nancy Marín. Los criterios editoriales de Doble Check son independientes de esta relación pero se considera importante divulgar su existencia de cara a la audiencia. No hubo una comunicación directa entre ambos para la elaboración de esta información.

Diario Extra basó noticia en «estudio» proarmas de Harvard (que no es estudio, ni es de Harvard)

Diario Extra afirmó que en una nota informativa que “cuantas más armas, menos criminalidad”. La publicación basó su información en un ensayo falsamente atribuido a la Universidad de Harvard que fue ampliamente refutado. El diario además tergiversó un informe de la ONU para apoyar la tesis a favor de la tenencia de armas.

La publicación de Diario Extra es muy confusa. En su entrada dice que el “estudio” “fue realizado el año pasado [2018] por abogados de la Universidad de Harvard”. Más adelante afirma que el ensayo se publicó en el 2007 por primera vez. También dice que la información de ese ensayo se basa en un estudio de la ONU del 2013.

El primer ensayo efectivamente fue publicado en el 2007. Este fue refutado por el director del Centro de Estudios para el Control de Lesiones de la Universidad de Harvard en el 2009. Esta refutación fue resumida por el sitio de verificación de datos estadounidense Snopes en el 2015, luego de que las ideas del ensayo original tuvieran amplia divulgación en el sitio Beliefnet.

El ensayo fue hecho por dos conocidos activistas a favor del derecho a las armas, según encontró Snopes. Es incorrecto identificar el texto como un “estudio” pues no fue revisado por pares ni sometido a ningún escrutinio académico. La publicación que lo divulgó se identificaba como un medio ideológico editado por estudiantes de Harvard.

Diario Extra usa una fuente adicional: el Estudio Mundial sobre el Homicidio (2013), de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. El periódico escoge pasajes que, sacados de contexto, disminuyen la responsabilidad del uso de armas de fuego en los homicidios. Asimismo, omite pasajes que ponen en entredicho la tesis de su nota.

Doble Check trató de comunicarse con el autor de la nota, Gustavo Retana, así como con Paola Hernández, directora del diario. No hubo respuesta, y Hernández nos bloqueó para contactarla por Whatsapp minutos después de hacerle las consultas.

En resumen: Diario Extra afirmó que en una nota informativa que “cuantas más armas, menos criminalidad”. La publicación basó su información en un ensayo falsamente atribuido a la Universidad de Harvard que fue ampliamente refutado. El diario además tergiversó un informe de la ONU para apoyar la tesis a favor de la tenencia de armas.

La publicación de Diario Extra es muy confusa. En su entrada dice que el “estudio” “fue realizado el año pasado [2018] por abogados de la Universidad de Harvard”. Más adelante afirma que el ensayo se publicó en el 2007 por primera vez. También dice que la información de ese ensayo se basa en un estudio de la ONU del 2013.

El primer ensayo efectivamente fue publicado en el 2007. Este fue refutado por el director del Centro de Estudios para el Control de Lesiones de la Universidad de Harvard en el 2009. Esta refutación fue resumida por el sitio de verificación de datos estadounidense Snopes en el 2015, luego de que las ideas del ensayo original tuvieran amplia divulgación en el sitio Beliefnet.

El ensayo fue hecho por dos conocidos activistas a favor del derecho a las armas, según encontró Snopes. Es incorrecto identificar el texto como un “estudio” pues no fue revisado por pares ni sometido a ningún escrutinio académico. La publicación que lo divulgó se identificaba como un medio ideológico editado por estudiantes de Harvard.

Diario Extra usa una fuente adicional: el Estudio Mundial sobre el Homicidio (2013), de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. El periódico escoge pasajes que, sacados de contexto, disminuyen la responsabilidad del uso de armas de fuego en los homicidios. Asimismo, omite pasajes que ponen en entredicho la tesis de su nota.

Doble Check trató de comunicarse con el autor de la nota, Gustavo Retana, así como con Paola Hernández, directora del diario. No hubo respuesta, y Hernández nos bloqueó para contactarla por Whatsapp minutos después de hacerle las consultas.

Las citas del “estudio de Harvard”

Para sostener que “cuantas más armas, menos criminalidad”, Diario Extra afirma valerse de dos fuentes. Una es un “estudio” de la Universidad de Harvard ; la otra, el Estudio Mundial sobre el Homicidio, de la ONU. En algún punto la publicación afirma que el primero, un ensayo firmado por Don B. Kates and Dr. Gary Mauser que se publicó en 2007, se basa en datos del informe de la ONU, que se publicó en el 2013. Como diría Ray Tico, eso imposible.

Nota en la versión impresa de Diario Extra.

El diario recoge que las percepciones de las tasas de homicidios en Estados Unidos son producto de una campaña de desinformación de la era de la Guerra Fría. También afirma que países con mayores índices de tenencia de armas presentan una menor tasa de homicidios.

¿Cómo fue que un artículo de una revista estudiantil estadounidense terminó en las páginas de Diario Extra? No sabemos, pero aquí hay una hipótesis. El sitio Beliefnet hizo una nota sobre este ensayo en el 2015. El 29 de noviembre del 2018, el medio español La Tribuna del País Vasco publicó casi una copia al carbón de la nota de Beliefnet en español, debidamente atribuida. No podemos asegurar que Diario Extra extrajera su trabajo de este medio, pero sí tiene una cita con una traducción idéntica. Extra no cita al sitio estadounidense ni al español.

Coincidencias aparte, no parece que el periodista Gustavo Retana hubiera consultado el ensayo original. Las únicas dos citas que aparecen entrecomilladas en la nota y que se atribuyen al trabajo de Kates y Mauser (los autores originales) no aparecen textualmente en su trabajo. Una cita que aparece en la nota atribuida a Mauser, en realidad es parte del texto de la nota de Beliefnet (la otra publicación que parafrasea el ensayo). Una segunda cita usada por Diario Extra es un texto de Beliefnet que el diario español también citó erróneamente como parte del ensayo original.

Las citas de la ONU

Retana también usa como fuente el informe de la ONU. Sin embargo solo usa aquellas citas que apoyan el enfoque de su artículo, y obvia otras que no lo hacen. Por ejemplo, cita que “no todas las zonas con índices de homicidio elevados se asocian con una alta prevalencia de homicidios por arma de fuego”.

También destaca el papel del alcohol y las drogas en conductas homicidas. El autor omite las primeras palabras.

Cita del Estudio Mundial sobre el Homicidio, en la cual Diario Extra eliminó la referencia a la armas.

Por otra parte, el periodista omite referir a una cita que es central en el informe de la ONU:

Conversamos con Randall Brenes, oficial de Desarrollo Humano y Gobernabilidad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). “Claramente las armas de fuego son un factor de riesgo en el acaecimiento de hechos delictivos y violentos. No solo el informe de UNODC sino los informes del PNUD del 2013 y del 2014 sobre desarrollo humano dan cuenta de la relación que existe entre disponibilidad y proliferación de armas de fuego y violencia armada homicida”, dijo Brenes.

El especialista destacó la importancia de entender el homicidio como un fenómeno multicausal en donde la presencia de armas de fuego es un factor de riesgo. También calificó como “irresponsable” hacer una simplificación de un tema de seguridad pública.

Lo refutado por Snopes

Snopes reacciona en octubre del 2015 ante la publicación de Beliefnet titualda “Estudio de la Universidad de Harvard revela un asombroso vínculo entre armas de fuego, crimen y control de armas” (originalmente en inglés: Harvard University Study Reveals Astonishing Link Between Firearms, Crime and Gun Control), cuyo enfoque es similar al adoptado por Diario Extra.

Lo primero, es que el sitio de verificación de informaciones revela que el estudio de Harvard ni es estudio ni es de Harvard. En realidad, es un ensayo divulgado en una revista estudiantil que se autodenomina como un foro líder en conocimiento legal conservador y libertario.

La publicación también liga a Kates como un entusiasta y cabildero en temas de derecho a las armas, y a Mauser como un investigador en temas de control de armas y autodefensa.

El artículo cita una refutación de los autores divulgada en el 2009 por David Hemenway, director del Centro de Investigación de Lesiones de la Universidad de Harvard. El experto afirma que los autores hacen “demasiadas aseveraciones incorrectas e ilógicas”.

Hemenway apuntó a estudios con variables controladas en Estados Unidos que contradicen las aseveraciones de los autores. En estas investigaciones, “los estados dentro del cuartil más amplio en cuanto a prevalencia de armas de fuego tuvieron tasas de homicidio 114% más altas que los estados en el cuartil más bajo en cuanto a prevalencia de armas”.

El investigador señala la mala representación que hacen los autores de los estudios que citan, así como la pobreza de los datos en otros.

“Una amplia colección de evidencia indica que la disponibilidad de armas es un factor de riesgo para el homicidio, tanto en Estados Unidos como a través de países de altos ingresos”, dice Hemenway.

El investigador también cuestiona la forma simplista y dicotómica como ambos autores entienden la realidad.

“En su mundo, ellos parecen creer que los tipos malos siempre podrán conseguir armas, y que los buenos siempre usarán las armas apropiadamente. Las conclusiones a nivel de política están claras. En un modelo más realista, hay un continuo de personas con buenos y malos comportamientos, y la forma en que ellas se comporten depende de su disposición ese día (por ejemplo, si están cansados, borrachos, asustados) y de la situación”, dice el científico.

Ecos de la información de Diario Extra

La nota de Extra se divulgó por miembros de grupos de Facebook como ProDefensa y Coalición Costa Rica. También fue divulgado en Twitter por la diputada socialcristiana María Inés Solís.

Segunda nota refutada sobre el tema

Esta es la segunda nota que Doble Check refuta a Diario Extra sobre el tema. La primera refutación se publicó el 30 de enero. En ella, también el redactor Gustavo Retana se basó en una nota periodística que omitió citar y extrajo de ella únicamente las citas que calzaban con su enfoque original. También citó falsamente un informe de la Organización de Estados Americanos.

En aquella ocasión, al igual que en esta, ni el redactor ni la directora del diario respondieron las consultas de Doble Check.

Contexto de las publicaciones

El artículo del diario nacional se publicó el 21 de febrero, el mismo día en que se votarían las últimas mociones a la reforma a la ley de armas que se discute en la Asamblea Legislativa. Ese día se votó la moción más polémica del proyecto, la cual pretendía reducir de tres a una la cantidad de armas que podrá inscribir una persona en el país. Esa reforma no prosperó.

Beliefnet fue el medio que divulgó más ampliamente las ideas del ensayo de Kates y Mauser. Esa nota se publicó en octubre del 2015, días después de una masacre en la Universidad de Oregon, Estados Unidos, en el contexto de un nuevo debate para el control de armas en ese país. En la tragedia murieron diez personas, en cuenta el agresor. Ocho más resultaron heridas.

Diario Extra inventó estudio de la OEA para cuestionar restricción de armas

En resumen: Diario Extra miente al atribuirle a la Organización de Estados Americanos (OEA) un estudio inexistente en el que basa una información publicada en su portada. El diario tituló el 17 de enero: «Restricción de armas no baja tasa de homicidios«. Nunca cita la fuente original, que no es un estudio científico, sino un artículo periodístico que nada tiene que ver con la OEA. Su nota también está llena de datos desactualizados e imprecisos.

La fuente original es un análisis del 2013 de la fundación Insight Crime. Este artículo es moderado en sus conclusiones, pero Extra usó solo los datos que se alinean con su titular. En ningún sitio afirma que “la restricción de armas no baja tasa de homicidios”, aunque sí dice que, «por sí sola», haría poco contra el crimen organizado en las zonas más peligrosas de Latinoamérica. Sí conjetura que los límites podrían reducir la delincuencia común y disminuir la violencia ocasional.

El diario nacional no copia esta información. Por el contrario, solo señala la falta de correlación entre la restricción de armas y las tasas de homicidios en seis países de Latinoamérica. Finalmente, cita las opiniones de varios opositores nacionales a la propuesta del Ejecutivo para reducir el número de armas que legalmente puede inscribir una persona.

La nota tampoco buscó el balance con opiniones de las autoridades oficiales.

El viceministro de Seguridad, Eduardo Solano, concedió que no hay datos que muestren una correlación entre políticas de restricción de armas y la baja en los homicidios en Costa Rica. Tanto Solano como un oficial del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo adujeron que señalar esta falta de correlación lleva truco. Ambos dijeron que el aumento o disminución de los homicidios en una sociedad es un fenómeno de muchas causas. La disponibilidad de armas legales es solo un factor.

El jerarca sí destacó la evidencia de que las sociedades en donde hay más armas en circulación es donde hay más homicidios por armas de fuego. Esto tiene sustento.

Doble Check buscó las reacciones de la directora de Diario Extra, Paola Hernández, y del redactor Gustavo Retana, pero no respondieron. Nosotros hicimos un análisis de su nota sección por sección.

En resumen: Diario Extra miente al atribuirle a la Organización de Estados Americanos (OEA) un estudio inexistente en el que basa una información publicada en su portada. El diario tituló el 17 de enero: «Restricción de armas no baja tasa de homicidios«. Nunca cita la fuente original, que no es un estudio científico, sino un artículo periodístico que nada tiene que ver con la OEA. Su nota también está llena de datos desactualizados e imprecisos.

La fuente original es un análisis del 2013 de la fundación Insight Crime. Este artículo es moderado en sus conclusiones, pero Extra usó solo los datos que se alinean con su titular. En ningún sitio afirma que “la restricción de armas no baja tasa de homicidios”, aunque sí dice que, «por sí sola», haría poco contra el crimen organizado en las zonas más peligrosas de Latinoamérica. Sí conjetura que los límites podrían reducir la delincuencia común y disminuir la violencia ocasional.

El diario nacional no copia esta información. Por el contrario, solo señala la falta de correlación entre la restricción de armas y las tasas de homicidios en seis países de Latinoamérica. Finalmente, cita las opiniones de varios opositores nacionales a la propuesta del Ejecutivo para reducir el número de armas que legalmente puede inscribir una persona.

La nota tampoco buscó el balance con opiniones de las autoridades oficiales.

El viceministro de Seguridad, Eduardo Solano, concedió que no hay datos que muestren una correlación entre políticas de restricción de armas y la baja en los homicidios en Costa Rica. Tanto Solano como un oficial del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo adujeron que señalar esta falta de correlación lleva truco. Ambos dijeron que el aumento o disminución de los homicidios en una sociedad es un fenómeno de muchas causas. La disponibilidad de armas legales es solo un factor.

El jerarca sí destacó la evidencia de que las sociedades en donde hay más armas en circulación es donde hay más homicidios por armas de fuego. Esto tiene sustento.

Doble Check buscó las reacciones de la directora de Diario Extra, Paola Hernández, y del redactor Gustavo Retana, pero no respondieron. Nosotros hicimos un análisis de su nota sección por sección.

Estudio inexistente

El periodista Gustavo Retana cita supuestos datos de la OEA para afirmar que en Latinoamérica es donde existen políticas más estrictas en cuanto a tenencia de armas. Esto es falso, tanto por la afirmación como al aducir que la OEA lo afirme.

La nota cita “expertos internacionales”, pero no los menciona. También dice que estudios hechos en México, Brasil, Venezuela, Honduras, Chile y Uruguay demuestran que no hay correlación entre la disminución de homicidios y la tenencia de armas. Primero, no se han hecho “estudios”, la nota solo se basa en el análisis periodístico hecho por la fundación InSight Crime y firmado por Marguerite Cawley. En segundo lugar, de esta publicación no se podría desprender que la “restricción de armas no baja la tasa de homicidios”. Dice que no se detecta una correlación, lo cual es distinto.

Atribuciones falsas

La nota cita Small Arms Survey, la cual efectivamente es una fuente de consulta para la publicación original que Diario Extra usó como plantilla para la suya. Sin embargo, aunque hay un vocero de la organización en la nota de InSight Crime, Small Arms Survey no ha publicado estudios específicos sobre la relación entre la tenencia legal de armas y los homicidios.

Su memoria anual del 2012 sí se refiere muy tangencialmente el tema. Por ejemplo, cita una experiencia en Brasil en el 2003, y sugiere que el control de armas estatal ayudó a bajar la tasa de homicidios y hospitalizaciones. Igualmente sugiere que una reducción de la inequidad social en Buenos Aires, Argentina, en el 2002, ayudó a bajar los índices de violencia, más que las políticas de control de armas.

Por otra parte, cuando Diario Extra cita: “De los 23 países estudiados, los homicidios superan el 42% del promedio mundial”, esos son datos del 2012 citados por el artículo original en el 2013.

Honduras y Chile

De todos los datos expuestos en la nota de Extra, los de Honduras son los peores, y no necesariamente por Honduras, sino por Extra.

El diario dice que Honduras es el país más peligroso del mundo, según la OEA. Tanto el dato como la atribución son falsos. En los últimos años, Honduras ha bajado a menos de la mitad su tasa de homicidios, pero Extra se quedó con las cifras que publicó InSight Crime en el 2013. Este país hace rato dejó de contar 95 homicidios por cada 100.000 habitantes; el 2018 cerró con una tasa de 42.

La nota de InSight Crime afirmaba también que el país se preparaba para limitar la tenencia civil de armas por persona: de cinco a una. Extra asumió que la limitación se impuso y reportó que se dio “hace pocos años”. La realidad es que la ley se aprobó apenas en setiembre pasado, y la reducción aprobada fue de cinco armas a tres.

Extra también copia el dato de Chile, y afirma que su tasa de homicidios es de 3,3 muertes por cada 100.000 habitantes. El dato correcto es de 2,7 para el 2018.

El diario nacional recoge una supuesta cita del informe de la OEA (recordemos que no hay tal informe) que en realidad es de InSight Crime. En ella se afirma que en Chile se puede tener “una cantidad indeterminada de armas”. Esto es falso, en realidad hay un límite de dos. Si un ciudadano requiriese más hay que inscribirlas como armas deportivas, de cacería o de colección.

México y Brasil

El diario nacional sigue citando a InSight Crime cuando habla de México y Brasil, aunque aquí trató (infructuosamente) de actualizar las cifras.

Para el caso de México, Extra afirma que México registró 15.973 homicidios para una tasa de 11,01 por cada cien mil habitantes en el 2018. Esta fue la cantidad de homicidios únicamente del primer semestre del 2018. En realidad hubo 34.202 personas asesinadas en México en ese año, con una tasa de 23,1.

En Brasil, estos datos también son incorrectos: el diario reportó que la tasa era de 30,3 por cada 100.000 habitantes, cuando en realidad fue de 25, según datos parciales.

Titular no se sostiene

Contrastada contra la información original, y en buena jerga periodística, el titular de Diario Extra se cae.

El análisis de InSight concluye: “Un enfoque regulado probablemente reducirá la posesión de armas y tendrá un impacto en la delincuencia común y la violencia ocasional, pero la legislación de armas, por sí sola, poco hará para controlar a los grupos criminales, responsables de la violencia rampante, en las zonas más peligrosas de la región”.

No entraremos a chequear la última sección de la nota de Diario Extra en donde cita al excandidato presidencial Juan Diego Castro, al activista proarmas Esteban Ruiz y al diputado Gustavo Viales porque todas sus afirmaciones fueron opiniones.

El meollo del asunto

¿Se puede probar una correlación entre los homicidios y las políticas de restricción de armas para la ciudadanía? La respuesta corta es no, pero al limitarnos a este ‘no’ obviamos que la pregunta viene con truco.

El homicidio es un fenómeno multicausal, según Randall Brenes, oficial de Desarrollo Humano y Gobernabilidad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Para un estudio es muy difícil establecer una relación directa entre cualquiera de estas causas y las tasas de homicidio.

Es decir, es muy complicado comparar a seis países latinoamericanos solo tomando en cuenta dos variables: tasa de homicidios y leyes de control de armas. La dificultad está en que cada país tiene otras condiciones muy particulares (pobreza, tráfico de drogas, crimen organizado, etc.) que pueden favorecerlos o perjudicarlos.

Brenes solo pudo referir con confianza a un metaanálisis del 2016 publicado en la revista de la Asociación Médica Americana, JAMA Internal Medicine. El estudio sintetiza 34 otras investigaciones científicas que vinculan las variables de homicidios y control de armas en Estados Unidos. La conclusión general es que “la literatura sugiere que las leyes que endurecen la verificación de antecedentes y que requieren de un permiso para comprar un arma de fuego podrían estar entre las estrategias más efectivas (para reducir los homicidios con armas de fuego)”.

El artículo de InSight Crime que Diario Extra usó como plantilla tiene varios argumentos valiosos que el diario nacional decidió obviar. Por ejemplo, un vocero de Small Arms Survey “dijo que la naturaleza altamente concentrada de la violencia armada —en las regiones fronterizas y en los centros de tráfico de drogas, por ejemplo— hace que sea difícil encontrar patrones concluyentes sobre el impacto de la política de control de armas”.

En Costa Rica, el argumento oficial a favor de reducir la cantidad de armas en manos de civiles es que el mercado ilegal se alimenta del mercado legal.

El viceministro de Seguridad, Eduardo Solano, adujo que disminuir la disponibilidad de armas para la ciudadanía reduce un factor de riesgo para la ocurrencia de incidentes violentos. El jerarca adujo que se basan en varios estudios que sí indican una correlación entre sociedades más armadas y mayores tasas de homicidios con armas de fuego. Esta afirmación está sustentada por Small Arms Survey, por ejemplo. Además, afirmó que el proyecto de reforma a la Ley de Armas y Explosivos también incluye mayores controles para las empresas de seguridad.

“Las armas de fuego hay que regularlas y, a nuestro criterio, una persona debe tener el arma de fuego que sea necesaria para su defensa, si opta por esa opción, y nadie necesita más de una”, dijo Solano.

Cifras del Ministerio de Seguridad indican que un 37% de las armas recuperadas desde el 2013 hasta mayo del 2018 y vinculadas a homicidios estuvieron registradas legalmente. No obstante, la mayoría de las armas de fuego recuperadas por las autoridades tienen la serie limada. Por ello no es posible saber si estuvieron registradas en algún momento y en cuál proporción pertenecían al Estado, a empresas de seguridad o a particulares.

Ahí está el talón de Aquiles del Gobierno para abogar por un mayor control para los ciudadanos. Grupos opuestos a la iniciativa de reducir el número de armas que pueda registrar una persona ponen en duda que la respuesta a la violencia sea la reducción de armas para la ciudadanía pues, hasta ahora, el “aporte” de estas armas a los índices de criminalidad es desconocido.

Doble Check ya solicitó los datos a la Dirección de Armamento y está a la espera de los resultados.