7 formas de desinformación: Sátira y parodia

La sátira y la parodia habitualmente no tienen la intención de causar daño, pero tienen el potencial de engañar a su audiencia. Es la forma más benigna de desinformación entre las enumeradas por la organización First Draft News.

La sátira y la parodia habitualmente no tienen la intención de causar daño, pero tienen el potencial de engañar a su audiencia. Es la forma más benigna de desinformación entre las enumeradas por la organización First Draft News.
Las otras formas son conexión falsa, contenido engañoso, falso contexto, contenido impostor, contenido manipulado y contenido fabricado o noticias falsas.
Esta es una serie de Doble Check en donde nos detenemos en cada uno de estas formas de engaño.

Siete formas de desinformación: Noticias falsas

Hoy, toda falsedad se califica como noticia falsa. Nademos contra la corriente para separar los distintos tipos de desinformación que abundan en los ecosistemas mediáticos. Sí existen las noticias falsas, o fake news, pero este solo es uno de siete tipos distintos de desinformación.

Hoy, toda falsedad se califica como noticia falsa. Nademos contra la corriente para separar los distintos tipos de desinformación que abundan en los ecosistemas mediáticos. Sí existen las noticias falsas, o fake news, pero este solo es uno de siete tipos distintos de desinformación.
También hay sátira y parodia, falsa conexión, contenido engañoso, falso contexto, contenido impostor y contenido manipulado.
Este es el inicio de una serie en donde explicamos cada uno de estos tipos de desinformación, segun la categorización de First Draft News.

No hay evidencia de que nuevo coronavirus sea más contagioso que el SARS

En resumen: No hay datos que confirmen que la capacidad de propagación del coronavirus sea superior a la del virus SARS, del 2002. Una publicación vista millones de veces en Facebook divulgó el dato sin sustento. La publicación reproduce el que parece ser un programa radiofónico de República Dominicana.

Los estudios preliminares indican que ambos virus se reproducen a una velocidad similar.

En resumen: No hay datos que confirmen que la capacidad de propagación del coronavirus sea superior a la del virus SARS, del 2002. Una publicación vista millones de veces en Facebook divulgó el dato sin sustento. La publicación reproduce el que parece ser un programa radiofónico de República Dominicana.

Los estudios preliminares indican que ambos virus se reproducen a una velocidad similar.

¿Qué se sabe?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recalcó a Doble Check que “aún no se cuenta con información oficial respecto de la tasa de ataque y de velocidad de dispersión del virus”. Sin embargo, se presume que cada persona contagiada con el nuevo coronavirus puede infectar a otras 2 personas sin las correctas medidas de contención. Así lo indicó la OMS por medio de su área de comunicación en Costa Rica.

Esa institución ratificó de que el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), que apareció en China en el 2002, tuvo una reproducción básica de 3.

Ese cálculo es llamado R0, e indica cuán contagiosa en una enfermedad. Un estudio reciente a 138 personas infectadas por el nuevo coronavirus en Wuhan subrayó que su Ro es de 2,2.

“R0 indica el promedio de individuos adicionales que un caso afectado puede infectar durante el transcurso de su enfermedad y aplica específicamente a una población de personas que estaba previamente libre de infección y que no estaba vacunada”, explica la investigación.

Bajo esas condiciones, la reproducción del nuevo coronavirus sería similar a la de la influenza. En cambio, el virus más contagioso por vía respiratoria es el sarampión: su R0 es de 12-18 personas por cada persona infectada. Así lo advirtió Eugenia Corrales-Aguilar, viróloga del Centro de Investigaciones en Enfermedades Tropicales (CIET) de la UCR.

Corrales-Aguilar advirtió que los cálculos sobre la reproducción del nuevo coronavirus son preliminares, por lo que pueden variar conforme avance el brote.

Síntomas y transmisión

El estudio a 138 pacientes que publicó la revista JAMA halló el caso de una persona que infectó a 10 trabajadores y 4 pacientes del hospital donde estaba admitido. Los síntomas del paciente hicieron que el personal médico sospechara de otra enfermedad distinta a la ocasionada por el coronavirus. La confusión ocasionó que no se tomaran las precauciones adecuadas a tiempo.

El reporte añade que cerca del 10% de los pacientes no tenía tos y fiebre en un inicio. Esos son los síntomas usuales de infección del coronavirus, pero esos pacientes mostraron primeramente náuseas y diarrea.

Los coronavirus pueden transmitirse a través del aire en partículas que se producen cuando una persona enferma estornuda, habla o tose. La OMS estima actualmente que una persona puede mostrar síntomas hasta un máximo de 14 días después de ser infectada por el virus.

El virus

Un nuevo coronavirus fue identificado en la ciudad de Wuhan, en China, el año pasado. El coronavirus fue nombrado como SARS-CoV-2. La enfermedad ocasionada por este se llama COVID-19. Desde entonces, la desinformación sobre ese nuevo brote también se ha propagado en redes sociales.

Al 19 de febrero, la OMS había reportado 75.204 personas enfermas de COVID-19 y 2.009 muertes a escala global, cuya gran mayoría está en China.

Mercenarios de la desinformación

Hay un gran negocio en la desinformación, y está creciendo. La Universidad de Oxford detectó campañas organizadas de manipulación en redes sociales en 70 países durante el 2019.

Es poco lo que los verificadores de información podemos hacer para detener la avalancha. Eso sí, usted puede tomar previsiones sencillas para hacerle el trabajo más difícil a los mercenarios de la desinformación.

Hay un gran negocio en la desinformación, y está creciendo. La Universidad de Oxford detectó campañas organizadas de manipulación en redes sociales en 70 países durante el 2019.

Es poco lo que los verificadores de información podemos hacer para detener la avalancha. Eso sí, usted puede tomar previsiones sencillas para hacerle el trabajo más difícil a los mercenarios de la desinformación.