Abogado se equivoca: Distanciamiento social sí desacelera a la pandemia de COVID-19

En resumen: Aunque la efectividad exacta de las medidas de confinamiento es difícil de estimar, existe evidencia científica de que la reducción de contactos entre personas por medio de medidas de distanciamiento social reduce la velocidad de expansión de una epidemia como la de COVID-19.

En Facebook se ha difundido miles de veces un fragmento de una entrevista al abogado José Miguel Villalobos de finales de mayo, donde afirma que “el confinamiento ni aumenta ni disminuye los casos” de COVID-19. El abogado también minimiza las muertes en países como España y expone esos registros como una supuesta prueba de que la reacción ante los efectos del nuevo coronavirus es exagerada.

En primer lugar, las afirmaciones de Villalobos se difundieron erróneamente al ser descrito un un “doctor costarricense denunciando la estafa de la pandemia”. En realidad, José Miguel Villalobos es abogado y exministro de Justicia de la administración de Abel Pacheco (2002), y así fue presentado en la entrevista originalmente.

Por otro lado, es claro que las enfermedades contagiosas se transmiten por contacto. Las medidas no farmacológicas como el distanciamiento social no intentan eliminar una enfermedad contagiosa, contrario a la vacunación. En realidad, esas medidas procuran desacelerar el proceso de infección.

La efectividad de las medidas de distanciamiento social puede evaluarse por medio de modelos matemáticos y estadísticos. Así, se ha comprobado la efectividad de medidas no farmacológicas de distanciamiento social para desacelerar el crecimiento de las epidemias. Así lo indicaron a Doble Check dos expertos en epidemiología y biología matemática.

Consultado por Doble Check, José Miguel Villalobos se negó a facilitar evidencia que justifique sus afirmaciones, y se limitó a indicar que dichas pruebas estaban publicadas en su perfil personal en Facebook. Doble Check revisó las publicaciones compartidas por Villalobos desde el 1 de mayo de este año: ninguna de ellas refuta la efectividad de las medidas de confinamiento en desacelerar una epidemia.

En resumen: La efectividad exacta de las medidas de confinamiento es difícil de estimar, pero sí existe evidencia científica de que la reducción de contactos entre personas por medio de medidas de distanciamiento social reduce la velocidad de expansión de una epidemia como la de COVID-19.

En Facebook se ha difundido miles de veces un fragmento de una entrevista al abogado José Miguel Villalobos de finales de mayo, donde afirma que “el confinamiento ni aumenta ni disminuye los casos” de COVID-19. El abogado y exministro de Justicia también minimiza las muertes en países como España. Villalobos expone esos registros como una supuesta prueba de que la reacción ante los efectos del nuevo coronavirus es exagerada.

Las enfermedades contagiosas se transmiten por contacto. Las medidas no farmacológicas como el distanciamiento social no intentan eliminar una enfermedad contagiosa, contrario a la vacunación. Esas medidas procuran desacelerar el proceso de infección.

Por otro lado, es claro que las enfermedades contagiosas se transmiten por contacto. Las medidas no farmacológicas como el distanciamiento social no intentan eliminar una enfermedad contagiosa, contrario a la vacunación. En realidad, esas medidas procuran desacelerar el proceso de infección.

La efectividad de las medidas de distanciamiento social puede evaluarse por medio de modelos matemáticos y estadísticos. Así se ha comprobado la efectividad de medidas no farmacológicas de distanciamiento social para desacelerar el crecimiento de las epidemias. Dos expertos en epidemiología y biología matemáticaAsí lo indicaron a Doble Check.

Consultado al respecto, José Miguel Villalobos se negó a detallar evidencia que justifique sus afirmaciones. El abogado se limitó a indicar que dichas pruebas estaban publicadas en su perfil personal en Facebook. Doble Check revisó las publicaciones compartidas por Villalobos desde el 1 de mayo de este año: ninguna de ellas refuta la efectividad de las medidas de confinamiento en desacelerar una epidemia.

¿Qué es distanciamiento social?

El distanciamiento social y físico se hace al aumentar deliberadamente el espacio físico entre las personas para evitar la propagación de una enfermedad. Así lo define el Instituto Johns Hopkins de Medicina, de Estados Unidos.

Hay distintas medidas dentro de esa definición. Por ejemplo, la separación de al menos 1,8 metros entre cada persona, el teletrabajo, el cierre de centros educativos y la cancelación de eventos masivos. Algunos países han tomado medidas más estrictas como la suspensión del tránsito de personas a escala nacional o el cierre generalizado de negocios.

¿Qué dijo José Miguel Villalobos?

El abogado participó en el programa televisivo Noche Sin Tregua el pasado 31 de mayo. Villalobos es abogado y exministro de Justicia, y así lo presentó el anfitrión de ese espacio, el politólogo Claudio Alpízar.

Al final de la entrevista, Villalobos cuestionó la escala de la pandemia de COVID-19 y las medidas de confinamiento que han implementado diversos países de América y Europa. “Podríamos tener un programa de un día para analizar por qué creo que todo esto es exagerado”, dijo el abogado.

“Nos han dicho: confinamiento, confinamiento relativo, confinamiento absoluto. Yo podré demostrarle aquí, con cuadros, para decirle a usted que el mundo entero, el número de casos y de muertes empezó a crecer con el confinamiento. Así está demostrado en todos los estados de Estados Unidos”, afirmó posteriormente.

“En Europa, cuando vino el confinamiento, empezó a bajar porque ya venía bajando los casos y los números de muertos. El confinamiento ni aumenta los casos ni disminuye los casos”, añadió.

Villalobos también criticó la vacunación como “uno de los negocios más crueles y viles” y dijo que “necesitaban resetear el capitalismo” por medio del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, aunque no se refirió a quiénes.

José Miguel Villalobos no es “doctor”

El fragmento del programa Noche Sin Tregua donde José Miguel Villalobos cuestiona la escala y las medidas implementadas en la pandemia de COVID-19 fue compartido más de 16.000 veces en Facebook. La publicación incluyó la siguiente descripción: “Doctor costarricense denunciando la estafa de la pandemia”. Eso es incorrecto.

José Miguel Villalobos fue presentado originalmente en dicha entrevista como abogado y exministro de Justicia (2002). Así consta en la publicación original del programa televisivo. Ni el conductor del espacio ni el entrevistado se atribuyeron atestados en medicina o epidemiología.

Doble Check le preguntó a José Miguel Villalobos que si contaba con algún tipo de experiencia en el análisis de datos epidemiológicos o en ciencias médicas. Villalobos no dio una respuesta directa y calificó esa consulta como un intento para desacreditarlo.

Distanciamiento social sí tiene efectos sobre una pandemia

Sí es posible analizar su efectividad por medio de modelos matemáticos, estadísticos y computacionales. Eso sí, es difícil medir con exactitud el impacto específico de una medida de distanciamiento socia. Existe evidencia científica que demuestra que dichas medidas ayudan a desacelerar la cantidad de personas contagiadas de una enfermedad como el COVID-19.

Las enfermedades contagiosas se transmiten por contacto. El COVID-19 está claro que se transmite por gotículas de saliva las que transportan el virus en el aire y quedan en superficies durante un periodo de tiempo, y eso es lo que hace que tenga un proceso de infección mucho más rápido que otras enfermedades contagiosas”, explicó a Doble Check Tomás de Camino Beck, doctor en biología matemática y docente en la universidad Lead University.

“A partir de ese fenómeno de contagio, es indiscutible y demostrado matemáticamente –y con datos de epidemias anteriores– que si reduzco el contacto, efectivamente se reduce la tasa de contagio de las personas”, recalcó De Camino.

“La evidencia es contundente en que el distanciamiento social funciona, tanto por datos modelados a futuro como por datos históricos. El confinamiento y la distancia social es lo que mejor funciona junto con las otras medidas de higiene y cuidado personal”, aseguró por su parte a Doble Check Juan José Romero, director del posgrado de Epidemiología de la Universidad Nacional (UNA).

Ambos especialistas explicaron que una enfermedad contagiosa como el COVID-19 puede enfrentarse por medio de medidas farmacológicas, como una vacuna. También puede desacelerarse su propagación por medio de medidas no farmacológicas como el distanciamiento social o el uso de mascarillas.

De Camino advirtió que las medidas de distanciamiento social no intentan eliminar el COVID-19. “Sin vacuna, eso es prácticamente es imposible. Lo que tratan es desacelerar el proceso de infección y acelerar el proceso de recuperación”.

Por ejemplo, una investigación publicada en mayo en la revista científica Science evaluó el efecto de la movilidad humana y las medidas de control en el inicio de la pandemia en China, basado en el registro de casos reportados y el historial de viajes en ese país. Aunque los datos no permitieron cuantificar el efecto de cada medida específicamente, el equipo de investigación concluyó que “las estrictas medidas de control como el aislamiento social y el higiene jugaron el mayor rol en controlar la propagación del SARS-CoV-2” en cada ciudad.

Una investigación preliminar sobre el efecto de distintas políticas sanitarias durante la pandemia de COVID-19 concluyó que medidas como el cierre de emergencia nacional en Francia redujo en casi 15% el crecimiento diario de casos, mientras que la cancelación del tránsito en Italia disminuyó en 28% el aumento diario de la pandemia en esa nación. Ese análisis aún está en etapa de revisión por la revista científica Nature, por lo que sus resultados no han sido validados por el proceso de revisión de pares.

José Miguel Villalobos compartió en su perfil personal en Facebook un artículo periodístico sobre el efecto del cierre de emergencia en Gran Bretaña. La nota está basada en un manuscrito preliminar que sugiere que las medidas de distanciamiento social previas al cierre de emergencia nacional en Inglaterra y Gales “podrían haber sido suficientes para que las infecciones fatales hubieran empezado a disminuir”.

Sin embargo, ese mismo artículo advierte que esa afirmación “no quiere decir que el cierre de emergencia fue inútil: el declive de las infecciones pudo haber sido mucho menos pronunciado sin este”.

Otra referencia que el abogado Villalobos compartió es un artículo publicado en un diario inglés que fue escrito por un docente de epidemiología y estadística de la Universidad de Stanford. El académico cuestiona la necesidad de los cierres de emergencia generalizados en comparación a otras medidas de prevención, aunque nunca refuta la efectividad de las medidas propiamente.

Las acciones no farmacológicas y acciones tempranas de gobiernos están demostrando un impacto de mitigación de los efectos de la epidemia. Que puede que no sean tan efectivas como una vacuna; pero al no tener vacuna, son la única alternativa”, agregó Tomás de Camino a Doble Check.

Abogado minimiza incorrectamente muertes por COVID-19

En el fragmento de video que se ha difundido en Facebook, José Miguel Villalobos se refiere a las muertes por COVID-19 en España y Estados Unidos como supuesta prueba de que la respuesta sanitaria ante el nuevo coronavirus ha sido exagerada.

«Cuando termine el año 2020, España, Italia, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos medirán sus muertos y se darán cuenta que no van a aumentar ni un 5% el número de muertos…de lo normal de cada año», afirmó Villalobos. El abogado también aseguró que «ya hoy España, a datos computando hasta abril, hay creo que son 7.000 muertos más en los primeros cuatro meses del año 2020”.

Esa es una comparación incorrecta para medir la seriedad de la pandemia de COVID-19, según los expertos consultados.

En primer lugar, los datos de mortalidad en España son más altos en la actualidad. El último reporte del diario español El País, basado en los datos del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo) de España, muestran que hubo un exceso de unas 44.000 muertes entre inicios de marzo y junio de este año, donde 27.000 fallecidos eran casos confirmados de COVID-19. Es decir, casi 42% más de muertes que lo esperado en años anteriores en esa nación. En ciudades como Madrid, el exceso de muertes es de 131%.

Según Tomás de Camino, un exceso de muertes bajo no sería un indicador de que el efecto de la enfermedad fue sobreestimado:

“Si al final de la epidemia los números de fatalidades son bajos, esto podría ser, más bien, un indicador de que las medidas que se tomaron fueron suficientes”, dijo el especialista en biología matemática.

Hay medidas pero los casos suben. ¿Por qué?

El abogado Villalobos también afirma en su entrevista que en “el mundo entero, el número de casos y de muertes empezó a crecer con el confinamiento”.

Estimaciones hechas por Tomás de Camino Beck con datos de usuarios de Google muestran que la movilidad para actividades de ventas al por menor (retail) y entretenimiento en Costa Rica han mantenido una disminución de alrededor de 40% desde la implementación de medidas de distanciamiento social, incluso después de la entrada en vigencia de la segunda fase de reapertura de actividades a inicios de junio.

Sin embargo, los casos diarios reportados en Costa Rica han ido en aumento. ¿Eso quiere decir que las medidas de distanciamiento no funcionan? No.

Estimación de movilidad a sitios de compras al por menor y entretenimiento elaborada por Tomás de Camino Beck con base en datos de Google Mobility en Costa Rica.
Estimación de movilidad a lugares de elaborada por Tomás de Camino Beck con base en datos de Google Mobility en Costa Rica.

“Lo que pasa es que hay un factor de migración y los focos de infección han venido de migración; es una enfermedad que viene de un movimiento de país a país. Y las acciones no farmacológicas no eliminan el proceso de contagio; lo que hacen es desacelerar el proceso. Es un sistema bastante complejo y hay muchas variables para pensar que la dinámica va a ser tan conectada tan fácilmente”, explicó Tomás de Camino.

Otro factor que se debe considerar es que la población debe responder ante las medidas, y esa respuesta no es exacta.

“Eso agrega otro error al medir el efecto de las medidas de distanciamiento social: porque no ocurre de manera pura. El hecho de que yo restrinja vehículos no quiere decir que la gente no se va a mover. La gente va a usar otros recursos para moverse. Así, si yo restrinjo que la mitad de los vehículos no circulen hoy, no es que solo la mitad de las personas va a circular hoy. Muchas personas van a buscar otras alternativas para poder circular”, añadió el especialista en biología matemática.

La investigación publicada por Science en mayo también concluyó que, de forma paralela a las restricciones de movilidad, la desaceleración de la pandemia en China se vio influida por el mejoramiento de las tasas de realización de pruebas para diagnosticar la enfermedad.

Es falso que haya un proyecto para asegurar atención a migrantes con COVID-19

En resumen: Un audio y una imagen que circulan por Whatsapp y Facebook divulgan información falsa sobre un supuesto proyecto de ley para atender a migrantes nicaragüenses que lleguen infectados con COVID-19. En los mensajes se asegura sin ningún sustento que ya se ha aprobado en primer debate de la Asamblea Legislativa la iniciativa de “darle seguro” a estas personas.

Tanto la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) como el departamento de prensa de la Asamblea Legislativa desmintieron la información.

El autor del audio asegura: “Esta semana estuve en la Asamblea Legislativa y por más presión que hicimos no pudimos traernos abajo el proyecto”. No es posible que la persona se hubiera presentado al Congreso, pues actualmente no hay acceso a particulares debido a las medidas preventivas por el COVID-19.

No hay ningún tipo de proyecto de ley en corriente legislativa relativo a la atención de migrantes nicaragüenses infectados. Así lo aseguró Grettel Umaña, funcionaria de la oficina de prensa y protocolo de la Asamblea Legislativa.

El audio divulgado por Whatsapp no solo es falso, también es confuso. Muestra ignorancia de los procesos legislativos y de las competencias institucionales del Ejecutivo, la Caja del Seguro y la Asamblea Legislativa.

En resumen: Un audio y una imagen que circulan por Whatsapp y Facebook divulgan información falsa sobre un supuesto proyecto de ley para atender a migrantes nicaragüenses que lleguen infectados con COVID-19. Los mensajes aseguran sin ningún sustento que ya se ha aprobado en primer debate de la Asamblea Legislativa la iniciativa de “darle seguro” a estas personas.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) como el departamento de prensa de la Asamblea Legislativa desmintieron la información.

El autor del audio asegura: “Esta semana estuve en la Asamblea Legislativa y por más presión que hicimos no pudimos traernos abajo el proyecto”. No es posible que la persona se hubiera presentado al Congreso, pues actualmente no hay acceso a particulares debido a las medidas preventivas por el COVID-19.

No hay ningún tipo de proyecto de ley en corriente legislativa relativo a la atención de migrantes nicaragüenses infectados. Así lo aseguró Grettel Umaña, funcionaria de la oficina de prensa y protocolo de la Asamblea Legislativa.

El audio divulgado por Whatsapp es falso, pero también es confuso. El mensaje muestra ignorancia de los procesos legislativos y de las competencias institucionales del Ejecutivo, la Caja del Seguro y la Asamblea Legislativa.

Ejecutivo no presenta proyectos en período ordinario

El autor del audio insinúa que el supuesto proyecto estaría siendo impulsado por el ministro de Salud, Daniel Salas, en conjunto con el presidente Carlos Alvarado. El mensaje denuncia que su objetivo sería “quebrar la Caja”, puesto que “les sirve que todo mundo se enferme”.

El audio omite mencionar que la Asamblea Legislativa está en periodo ordinario de sesiones. El Poder Ejecutivo no podrá proponer proyectos hasta el próximo mes de agosto, cuando empiece un nuevo período extraordinario.

La Cancillería de la República ya se había pronunciado el martes 23 de junio con respecto a la posibilidad de atender a personas nicaragüenses enfermas en frontera. Anunció que es inviable la creación de un “corredor humanitario”. Así lo replicó el presidente Carlos Alvarado en la conferencia de prensa del mediodía de ayer, miércoles.

“Es inviable e irrealista la propuesta sobre la creación de un ‘corredor humanitario’ para asistir a nicaragüenses que buscan salir de su país (…) no está contemplado dentro de futuras acciones en la región”, señala Cancillería.

La propuesta de crear ese proyecto había sido planteada en un carta por un organismo nicaragüense de derechos humanos.

El ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Rodolfo Solano, señaló en el comunicado que, hasta el pasado 23 de junio, un total de 15.500 personas que pretendían ingresar de manera irregular al país fueron rechazadas.

¿Cómo funcionan las pruebas para detectar COVID-19?

¿Cuáles pruebas existen para detectar a personas enfermas de COVID-19 y cómo funcionan? Vea nuestro chequeo y llévele un paso adelante a la desinformación.

¿Cuáles pruebas existen para detectar a personas enfermas de COVID-19 y cómo funcionan? Vea nuestro chequeo y llévele un paso adelante a la desinformación.

¿Solo 250 hogares dependen únicamente de alquileres para subsistir? El dato es cierto, pero tómelo con pinzas

La ministra de Vivienda y Asentamientos Humanos, Irene Campos, aseguró ante varios diputados que solo 250 hogares dependen exclusivamente del dinero que reciben de alquileres para poder subsistir. El dato y la tendencia que la ministra señala son ciertos, pero deben tomarse con pinzas.

La jerarca de vivienda compartió el dato a los diputados mientras ellos discuten varias moratorias y arreglos de pago para los alquileres, como parte de las medidas en el contexto de la crisis del coronavirus. Su argumento es que la cantidad de hogares que dependen exclusivamente de los alquileres es mínimo.

Eso es cierto. De hecho, solo un 9% de los hogares que reciben dinero de alquileres dependen de esos recursos para cubrir más de la mitad de sus ingresos. Además, los hogares que deben pagar alquileres triplican a los hogares que reciben dinero por este servicio. Estos últimos son también más ricos: 70% de los hogares que reciben dinero de alquileres pertenecen a los dos quintiles más adinerados en el país.

¿Por qué la información de la ministra debe tomarse con pinzas? En primer lugar, los datos son imprecisos. La Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares no permite desagregar los datos de esa forma. El cálculo de la ministra de 250 hogares (en realidad 235) está basado en una muestra de solo 3 de los 7.046 hogares encuestados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos. Aunque la tendencia es cierta, emplear los datos a un nivel tan desagregado genera elevadísimos márgenes de error.

En segundo lugar, el dato necesita contexto. Descartando las advertencias sobre los elevados márgenes de error al analizar la encuesta con este nivel de detalle, sería cierto que solo 250 de los 109.483 hogares que reciben dineros de alquileres dependen en un 100% de ese ingreso para subsistir. El dato, sin embargo, omite que hay muchos más hogares que –aunque no dependen de alquileres exclusivamente– sí necesitan de ese dinero para cubrir más de la mitad de sus ingresos totales. Hay 9.331 hogares que dependen en más de un 50% de los ingresos por alquileres.

En resumen: La ministra de Vivienda y Asentamientos Humanos, Irene Campos, aseguró ante varios diputados que solo 250 hogares dependen exclusivamente del dinero que reciben de alquileres para poder subsistir. El dato y la tendencia que la ministra señala son ciertos, pero deben tomarse con pinzas.

La jerarca de vivienda compartió el dato a los diputados mientras ellos discuten varias moratorias y arreglos de pago para los alquileres, como parte de las medidas en el contexto de la crisis del coronavirus. Su argumento es que la cantidad de hogares que dependen exclusivamente de los alquileres es mínimo.

Eso es cierto. De hecho, solo un 9% de los hogares que reciben dinero de alquileres dependen de esos recursos para cubrir más de la mitad de sus ingresos. Además, los hogares que deben pagar alquileres triplican a los hogares que reciben dinero por este servicio. Estos últimos son también más ricos: 70% de los hogares que reciben dinero de alquileres pertenecen a los dos quintiles más adinerados en el país.

¿Por qué la información de la ministra debe tomarse con pinzas? En primer lugar, los datos son imprecisos. La Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares no permite desagregar los datos de esa forma. El cálculo de la ministra de 250 hogares (en realidad 235) está basado en una muestra de solo 3 de los 7.046 hogares encuestados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos. Aunque la tendencia es cierta, emplear los datos a un nivel tan desagregado genera elevadísimos márgenes de error.

En segundo lugar, el dato necesita contexto. Descartando las advertencias sobre los elevados márgenes de error al analizar la encuesta con este nivel de detalle, sería cierto que solo 250 de los 109.483 hogares que reciben dineros de alquileres dependen en un 100% de ese ingreso para subsistir. El dato, sin embargo, omite que hay muchos más hogares que –aunque no dependen de alquileres exclusivamente– sí necesitan de ese dinero para cubrir más de la mitad de sus ingresos totales. Hay 9.331 hogares que dependen en más de un 50% de los ingresos por alquileres.

Lo que dijo la Ministra

La Ministra de Vivienda y Asentamientos Humanos, Irene Campos, se basó en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) del 2018 (la más reciente) para afirmar ante los diputados que solo una minoría –unos 250– de los hogares que alquilan dependen exclusivamente de ese ingreso para subsistir.  La diputada independiente Ivonne Acuña, citó también el dato de la jerarca en el programa Matices del jueves 30 de abril.

Consultada por Doble Check, la jerarca Campos afirmó que usó el dato solo para referirse a una tendencia:

«Más allá de que ese sea el número exacto de hogares, lo que la encuesta expone es que son pocos hogares los que dependen solamente del ingreso por alquileres«, Irene Campos, Ministra de Vivienda.

«La encuesta lo que nos dice es que la cantidad de personas que perciben dinero solamente por alquileres es relativamente bajo, en relación con el total de personas que reciben dinero por alquileres y además otros ingresos, y más aún, si se compara con la cantidad viviendas en alquiler, conforme a la ENAHO 2019», agregó.

¿Por qué el dato no es preciso?

La tendencia que señala la Ministra de Vivienda es correcta, pero sus datos son altamente imprecisos.

La Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares del 2018 entrevistó a 7.046 hogares para poder conocer las principales tendencias sobre cómo los hogares costarricenses emplean su dinero. Esos 7.046 se usan para conocer la tendencia general de los poco más de 1,5 millones de hogares que hay en el país. Es válido usar la encuesta para conocer tendencias generales, pero la precisión estadística se pierde conforme segmentamos esa información.

Por ejemplo: aunque la encuesta entrevistó a 7.046 hogares, solo 482 reportaron recibir ingresos de alquileres. Eso reduce la muestra significativamente y aumenta la posibilidad de error. El dato de la jerarca surge de aplicar un segundo filtro: ¿cuáles de los 482 hogares consultados dependen al 100% de los alquileres para sobrevivir? Solo tres.

Esos tres hogares consultados representan 235 hogares para el país: es decir, son los 250 hogares a los que se refiere la ministra. Sin embargo, el número podría ser varias veces mayor, o mucho menor.

«No sería jamás un dato fiable a ningún nivel, pues el coeficiente de variación (que mide precisión) supera cualquier umbral permitido para la credibilidad como inferencia poblacional (…). Para dar estimaciones sobre totales de este tipo con mayor certeza se requeriría de otro diseño de muestra que no es el utilizado en este caso«, dijo Annia Chávez, encargada de la ENIGH en el INEC.

A pesar de la imprecisión que resulta de emplear ese dato, la encuesta sí permite concluir que el fenómeno es poco común. Según Annia Chávez, encargada de la encuesta en el INEC,  «lo que se puede decir al respecto es que este es un fenómeno de frecuencia muy bajo entre la población, y por ello no resulta representado en las encuestas que se realizan actualmente».

Las tendencias para hogares que alquilan

Para verificar la afirmación de la jerarca, debemos analizar la ENIGH al mismo nivel de detalle que empleó en sus declaraciones. Por eso, los cálculos que mencionamos a continuación carecen de precisión estadística y solo pueden observarse como tendencias.

La tendencia que la jerarca de vivienda señala es correcta. En realidad, solo 9% de los hogares que reciben ingresos de alquileres dependen de ese dinero para cubrir la mayor parte de sus ingresos.

De los 109.483 hogares que reciben recursos de alquileres  de viviendas, locales o habitaciones, la enorme mayoría (unos 77.992, un 71%) cubren menos de un cuarto de sus ingresos con ese dinero.

El dato de la jerarca es correcto. Solo 235 hogares dependen en un 100% de los ingresos de alquileres para subsistir. Sin embargo, existen otros miles de hogares que sí dependen de ese dinero para cubrir la mayoría de sus ingresos. En concreto, para unos 9.331 hogares (un 8,2% de los hogares que alquilan) los alquileres representan la mitad de sus ingresos.

Eso sí, los ingresos por hogar al alquilar viviendas, locales o habitaciones pueden variar muchísimo. La encuesta incluye casos que pueden ir desde un mínimo de 2.000 colones hasta un máximo de 3.600.000 colones por mes.

Las tendencias para hogares que pagan alquiler

Por cada hogar que recibe dinero de alquileres en Costa Rica, hay otros tres que pagan alquiler. En Costa Rica hay alrededor de 338.376 hogares que pagan alquiler de vivienda, locales o habitaciones. Para un 74% de los casos, ese gasto representa menos de un cuarto de los ingresos del hogar.

Hay, sin embargo, alrededor de un 3% de los hogares (casi 11.600 casos), en donde el pago del alquiler representa más de la mitad de los ingresos del hogar.

La enorme mayoría de los pagos por alquiler son menores a los 200.000 mil colones. La encuesta no permite distinguir entre alquiler de viviendas, locales o habitaciones, lo que podría explicar porqué algunos montos son tan bajos. 

 

Prensa de Estados Unidos no ha confirmado origen de nuevo coronavirus en laboratorio chino

En resumen: Es falso que medios de comunicación de Estados Unidos hubieran confirmado que la primera persona infectada con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 trabajaba en un laboratorio de virología en la ciudad china de Wuhan.

La afirmación falsa ha sido repetida en un formato de mensaje en cadena por sitios de Internet en español y en redes sociales. En Costa Rica, la publicación fue replicada por el medio Televisión y Radio RN desde el 17 de abril pasado.

El mensaje en cadena afirma basarse en una columna de The Washington Post y en un artículo informativo de la televisora Fox News. Ninguno de los artículos confirma el origen del coronavirus.

The Washington Post publicó, en una pieza de opinión, que la embajada de ese país en China había advertido en el 2018 sobre deficiencias de seguridad en el Instituto de Virología de Wuhan. Sin embargo, el columnista advirtió al principio de ese texto que no hay evidencia concluyente para afirmar que el origen de la pandemia sea ese laboratorio.

Por otro lado, Fox News publicó el 16 de abril que “múltiples fuentes” en condición de anonimato dijeron que “hay mayor confianza” de que el brote de se originó en un laboratorio de Wuhan. Ese medio también advierte que esa versión ha sido calificada como “inconclusa” por las autoridades de inteligencia de Estados Unidos.

La evidencia científica disponible reafirma que el origen del nuevo coronavirus –que ocasiona la enfermedad COVID-19– es natural. Hasta la fecha, no hay evidencia de que el primer contagio se dio en un laboratorio chino.

El administrador del medio Televisión y Radio RN, Marvin Rojas, respondió a Doble Check que el mensaje en cadena que publicó lo copió de un perfil anónimo de sátira costarricense. Rojas declinó responder si él verificó esa información.

En resumen: Es falso que medios de comunicación de Estados Unidos hubieran confirmado que la primera persona infectada con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 trabajaba en un laboratorio de virología en la ciudad china de Wuhan.

Sitios de Internet en español y diversas cuentas en redes sociales repitieron la afirmación falsa en un formato de mensaje en cadena. El medio Televisión y Radio RN replicó la publicación en Costa Rica por desde el 17 de abril.

El mensaje en cadena afirma basarse en una columna de The Washington Post y en un artículo informativo de la televisora Fox News. Ninguno de los artículos confirma el origen del coronavirus.

The Washington Post publicó, en una pieza de opinión, que la embajada de ese país en China había advertido en el 2018 sobre deficiencias de seguridad en el Instituto de Virología de Wuhan. El columnista advirtió al principio de ese texto que no hay evidencia concluyente para afirmar que el origen de la pandemia sea ese laboratorio.

Por otro lado, Fox News publicó el 16 de abril que “múltiples fuentes” en condición de anonimato dijeron que “hay mayor confianza” de que el brote de se originó en un laboratorio de Wuhan. Las autoridades de inteligencia de Estados Unidos habían calificado esa versión como «inconclusa», según advirtió ese medio.

La evidencia científica disponible reafirma que el origen del nuevo coronavirus –que ocasiona la enfermedad COVID-19– es natural. Hasta la fecha, no hay evidencia de que el primer contagio se dio en un laboratorio chino.

El administrador del medio Televisión y Radio RN, Marvin Rojas, respondió a Doble Check que el mensaje en cadena que publicó lo copió de un perfil anónimo de sátira costarricense. Rojas declinó responder si él verificó esa información.

¿Qué ha publicado The Washington Post?

El pasado 14 de abril, el periódico The Washington Post publicó un texto de Josh Rogin, columnista de política exterior y seguridad nacional. Su columna señala que miembros de la embajada de Estados Unidos visitaron varias veces el Instituto de Virología de Wuhan dos años antes del inicio de la pandemia por el nuevo coronavirus. La comitiva envió dos advertencias al gobierno estadounidense sobre medidas de seguridad inadecuadas en ese laboratorio, el cual estaba desarrollando investigación sobre coronavirus de murciélagos.

Dichos comunicados han generado discusiones dentro del gobierno de Estados Unidos sobre si el origen del coronavirus SARS-CoV-2 puede trazarse a esa institución en Wuhan. Sin embargo, el periódico destaca al inicio de su reportaje que no hay evidencia concluyente para confirmar que la pandemia comenzó en ese laboratorio.

Rogin tuvo acceso a uno de los dos cables diplomáticos que la embajada de Estados Unidos envió a su gobierno a inicios del 2018. Ese medio publicó una descripción de los hallazgos que se plasmaron en los comunicados oficiales. Estos cables habían sido catalogados como información sensible pero no clasificada.

Ese medio informó de que diplomáticos estadounidenses visitaron el Instituto de Virología de Wuhan entre enero y marzo del 2018. Ese centro había sido el primer laboratorio chino en alcanzar el estándar internacional más alto en seguridad para investigación biológica en el 2015. Ese centro de investigación anunció públicamente una de las últimas visitas en aquel momento.

Los cables diplomáticos de la embajada de Estados Unidos advertían sobre debilidades de seguridad y administración de ese laboratorio de Wuhan. Las comunicaciones solicitaban atención y ayuda de Washington. Rogin señala que uno de los comunicados también advertía que la investigación del laboratorio chino sobre coronavirus de murciélagos y su potencial transmisión a humanos representaba un riesgo de una pandemia por virus similares al Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS).

El centro de investigación en Wuhan recibía asistencia de un laboratorio de la Universidad de Texas y de otras organizaciones estadounidenses. Los comunicados argumentaban que los Estados Unidos debían aumentar su apoyo al laboratorio chino. Esta ayuda se justificaba “sobre todo porque su investigación en coronavirus de murciélagos era importante pero también peligrosa”, recalcó The Washington Post.

Los cables diplomáticos resumían parte del trabajo del centro de investigación chino. Los comunicados indicaban que investigadores de ese laboratorio habían hallado evidencia de que coronavirus de murciélagos podían transmitirse de manera similar al SARS. “Desde una perspectiva de salud pública, esto hace que la continua vigilancia de coronavirus similares al SARS en murciélagos y el estudio de la interfaz animal-humano sean críticos para la predicción y prevención de futuros contagios de coronavirus emergentes”, recomendaba la comitiva estadounidense en los cables enviados a Washington.

Aún así, Rogin subraya que la administración del presidente Donald Trump no acató las recomendaciones de esos cables diplomáticos.

La columna en el medio estadounidense recalca el consenso científico existente sobre el origen animal del nuevo coronavirus. Rogin también subraya que no hay evidencia de que fuera creado por el ser humano. Aún así, el periódico afirma que “eso no es lo mismo que decir que no provino de ese laboratorio, que pasó años evaluando coronavirus de murciélagos en animales”.

¿Qué ha publicado Fox News?

El noticiario de la cadena estadounidense Fox News reportó el 15 de abril que “múltiples fuentes” en condición de anonimato dijeron que “hay mayor confianza de que el brote de COVID-19 se originó en un laboratorio de Wuhan, no como una arma biológica sino como parte del intento de China para demostrar que sus esfuerzos para identificar y combatir virus son iguales o mayores a los de Estados Unidos”.

Según Fox News, esas fuentes fueron informadas de las acciones del gobierno chino al inicio de la pandemia y “han visto materiales relevantes”. Dichas fuentes afirmaron creer que el primer paciente infectado por el virus trabajaba en un laboratorio y que luego se mezcló con la población general.

Esa “mayor confianza” proviene de evidencia clasificada y de documentos de dominio público, afirmaron esas fuentes a la televisora. Aún así, dichas fuentes recalcaron que dicha evidencia no es definitiva y que no debe caracterizarse como tal.

La televisora estadounidense también advirtió que “algunos dentro de la administración y en las comunidades de inteligencia y de epidemiología son más escépticos” sobre la posibilidad de que el contagio haya iniciado en un centro de investigación de Wuhan, y que “la investigación está en proceso”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el miércoles 15 de abril en  una conferencia de prensa que su gobierno está investigando si el nuevo coronavirus emanó de un laboratorio en Wuhan.

El secretario de Estado de esa nación, Mike Pompeo, detalló únicamente en una entrevista a Fox News que “nosotros sabemos que este virus se originó en Wuhan China”. El jerarca añadió que el Instituto de Virología de esa ciudad está a unas millas de distancia del mercado de productos marinos que las autoridades chinas han identificado como el epicentro de la pandemia.

No hay evidencia de origen en laboratorio

Hasta la fecha, no hay seguridad sobre el origen específico del nuevo coronavirus que fue detectado en China. Tampoco hay evidencia de que hubiera surgido en un laboratorio.

La comunidad de inteligencia de Estados Unidos carece de evidencia concluyente hasta la fecha para confirmar que el origen del brote de contagios fue uno de los centros de investigación en Wuhan. Así lo reconoció el miércoles 16 de abril el presidente del Estado Mayor Conjunto estadounidense, el general Mark A. Milley.

Por lo contrario, la evidencia científica disponible apunta a que el nuevo coronavirus tuvo un origen en la naturaleza.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha identificado definitivamente el punto de origen geográfico específico del virus. Un informe de mediados de enero de esa institución vinculaba el primer brote con un mercado de productos marinos en la ciudad de Wuhan, en China. Las autoridades chinas marcaron preliminarmente el 31 de diciembre del 2019 como la fecha de inicio del contagio.

Posteriormente se halló que el primer caso identificado había reportado síntomas desde el 1.º de diciembre. Así lo determinó un estudio de múltiples instituciones sobre las primeras 41 personas hospitalizadas por el virus. Ese primer caso no tenía un vínculo directo con el mercado de Wuhan, al igual que otros 12 pacientes. La revista científica The Lancet publicó este informe.

A mediados de marzo, la revista científica Nature publicó un análisis de las secuencias genéticas del nuevo coronavirus para comprobar distintas teorías de conspiración que especulaban que el virus había sido creado en un laboratorio.

La investigación concluyó que el virus no había sido creado por acción humana. “Cualquiera que espere crear un virus debe trabajar con virus ya conocidos y manipularlos para tener las propiedades deseadas. Pero el virus SARS-CoV-2 tiene componentes que difieren de virus previamente conocidos, por lo que debieron venir de uno o varios virus desconocidos en la naturaleza”, afirmó la revista especializada Science News con base en esos hallazgos y en entrevistas realizadas a sus autores.

“Información genética muestra irrefutablemente que el virus SARS-CoV-2 no se deriva de ninguna estructura de virus previamente usada”, concluyó el estudio.

La investigación publicada en la revista Nature comparó el SARS-CoV-2 con otros coronavirus encontrados recientemente en la naturaleza, presentes en murciélagos y pangolines. El equipo de investigación señaló que el nuevo coronavirus parece ser una mezcla de virus de esos dos animales.

“Los virus, y sobre todo los coronavirus, a menudo intercambian genes en la naturaleza. Encontrar genes relacionados con virus de pangolín fue especialmente tranquilizador porque la composición genética de esos virus no era conocida hasta después del descubrimiento del SARS-CoV-2, haciendo improbable que alguien estuviera trabajando con ellos en un laboratorio”, afirmó uno de los investigadores a Science News.

“Similitudes del SARS-CoV-2 con virus de murciélagos y pangolines está entre la mejor evidencia de que el virus es natural. Esto fue otro derrame el virus hacia humanos”, añadió el equipo de investigación a Science News.

La investigación publicada en Nature advirtió que “aunque la evidencia muestra que el SARS-CoV-2 no es un virus manipulado a propósito, actualmente es imposible probar o refutar otras teorías sobre su origen”.

“Dado que observamos todos los rasgos notables del SARS-CoV-2, no creemos que ningún tipo de escenario basado en un laboratorio sea plausible”, concluyeron sus autores.

Aún así, dicha evidencia no refuta completamente la posibilidad de que ese salto de animales a humanos se haya dado por accidente en un laboratorio. Eso dijo a Doble Check José Molina, profesor de microbiología de la UCR y especialista en bioinformática.

“Lo que se descarta es la parte evolutiva, pues ya se sabe que estaba en animales. Pero nosotros no sabríamos discernir con esa información el lugar donde ocurrió [el contagio de animal a humano], señaló Molina.