5 chequeos al nuevo presidente de la Asamblea Legislativa

Este 2 de mayo, después del informe que dio Carlos Alvarado, sobre su primer año de gobierno, la palabra la tomó el nuevo presidente de la Asamblea Legislativa, Carlos Ricardo Benavides, del Partido Liberación Nacional (PLN).

En Doble Check, hicimos un chequeo en vivo de las afirmaciones hechas por el Presidente de la República. Así, tampoco íbamos a quedarnos con el clavo sobre la precisión del discurso que dio Benavides, que fue recién electo el pasado 1 de mayo para presidir el directorio legislativo durante el periodo 2019-2020.

El resultado: Benavides aportó cinco datos concretos que pueden verificarse, aunque dos de estos son falsos o imprecisos por falta de contexto

El diputado liberacionista y nuevo presidente de la Asamblea Legislativa, Carlos Ricardo Benavides, leyó un discurso como respuesta al informe que dio Carlos Alvarado sobre su primer año de gobierno este 2 de mayo.

En Doble Check, hicimos un chequeo en vivo de las afirmaciones hechas por el Presidente de la República. Así, tampoco íbamos a quedarnos con el clavo sobre la precisión del discurso que dio Benavides, quien fue recién electo el pasado 1 de mayo para presidir el directorio legislativo durante el periodo 2019-2020.

El resultado: Benavides aportó cinco datos concretos que pueden verificarse, aunque dos de estos son falsos o imprecisos por falta de contexto.

“La pérdida del empleo viene dándose desde la administración anterior y en la actual, de junio a diciembre de 2018, según el INEC, más de 88.000 empleos se han perdido”

Chequeo: El dato es falso, pues no se perdieron empleos. De hecho, entre junio y diciembre de 2018 aumentó levemente la cantidad de empleos en el país. Lo correcto habría sido decir que aumentó el desempleo en 88.000 personas (una cifra histórica), pues el mercado laboral no pudo absorber a todas las personas que buscaron empleo en ese período. Es decir, no se perdieron empleos existentes, sino que no se crearon suficientes empleos nuevos.

Usemos una metáfora para entender el fenómeno. Imagine que usted trabaja en una empresa en la que laboran 100 trabajadores. Afuera de la empresa hay 10 personas haciendo fila para ser contratadas. Imagine que la empresa decide contratar a 2 de las personas que estaban haciendo fila. Es decir, ahora hay 102 empleados. Sin embargo, en ese tiempo, la fila se hizo mucho más grande y aumentó a 20 personas.

La pregunta es: ¿se perdieron empleos? No. Más bien ahora hay dos personas más trabajando en la empresa: no han despedido a nadie. ¿Aumentó la fila? Sí.

Sucede lo mismo para Costa Rica. En el período que subraya Benavides (de junio a diciembre de 2018)  la cantidad de personas empleadas pasó de 2.160.036 personas a 2.165.323 trabajadores. La cantidad de empleos aumentó en 5.287 puestos de trabajo. No hay pérdida de empleo.

Eso sí, siguiendo con la metáfora, “la fila se hizo más grande”. Benavides emplea mal el dato pero la cifra es correcta. El número de personas desempleadas aumentó en 88.773. Muchas más personas salieron a buscar empleo del que fue generado.

Ya habíamos publicado un artículo sobre este mismo tema. En el último trimestre del 2018 el país mostró su peor tasa de desempleo desde el 2010. Sin embargo, como acabamos de explicar, eso no implica que se hayan destruído empleos.

“Desde hace varios años, Costa Rica tiene índices de crecimiento económico bastante modestos. Según el Banco Mundial, este año creceremos tan solo un 2,7%”.

Chequeo: La afirmación es cierta. El Banco Mundial proyecta que Costa Rica tendrá un crecimiento económico equivalente a 2,7% del Producto Interno Bruto (PIB) para el año 2019.

Esa institución también proyecta que ese crecimiento será de 2,8% en el 2020 y de 3% en el año siguiente.

En su más reciente informe de Prospectos Económicos Globales, el Banco Mundial señala que “una reciente legislación de reforma fiscal en Costa Rica aumentará los ingresos hacendarios y debería mejorar la motivación de inversión”.

Eso sí, el Banco Central de Costa Rica (BCCR) tiene proyecciones distintas: un crecimiento de la economía costarricense de 3,2% en el 2019 y 3,0% en el 2020. Así lo indica esa entidad en el Programa Macroeconómico  para ese periodo.

El Banco Central reconoce que su proyección para este año es superior al crecimiento del 2018 (2,7%), aunque advierte que esa estimación está por debajo del crecimiento potencial para Costa Rica, que esa institución calculó en 3,5%.

“La ampliación de la carretera San José – San Ramón que envolvió a este país en una discusión nacional, han pasado 6 años desde que se retiró la concesión (…) Parece evidente que este gobierno, logrará, la concreción de 17 obras impostergables lo cual celebramos, pero no se concretará esta ruta”.

Chequeo: Este pronóstico tiene fundamento. No podemos chequear el futuro, pero el Plan Nacional de Desarrollo efectivamente descarta la finalización de la obra San José-San Ramón. En concreto, la meta del gobierno es que al 2022 se logrará un “30% de la ampliación y mejoramiento del Corredor Vial San José – San Ramón”, obra de la que será responsable el Consejo Nacional de Vialidad. El Plan proyecta que en el 2020 la obra tendrá un avance del 5%.

“Actualmente más de 85.000 menores de 24 años se encuentran sin empleo. Ellos componen más del 30% del total de la población desempleada en el país”

Chequeo: El dato es impreciso porque tiene una omisión importante. Según el INEC, ese número representa únicamente a los menores de 24 años sin estudios universitarios. En realidad, las cifras nacionales de desempleo para todos los menores de esa edad son mucho mayores.

En el último trimestre de 2018 se observan 126.100 menores de 24 años desempleados (un promedio de 99.591 en todo el 2018). Ellos representan más del 40% de los desempleados del país, según la Encuesta Continua de Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Censos.

El despacho de Benavides dijo a Doble Check que su fuente fue una publicación de La Nación, que contempla los datos del INEC sobre jóvenes sin estudios universitarios. Como indicamos, los datos de desempleo entre todos los jóvenes son mucho mayores.

“Desgraciadamente, la pobreza se elevó hasta el 21,1% en el 2018 y la pobreza extrema pasó del 5,7% al 6,3% en el mismo período. Esto es verdaderamente dramático. Estamos hablando de 50 mil costarricenses más, que se encuentran bajo la línea de pobreza”.

Chequeo: La afirmación es cierta. Tales cifras se desprenden de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) del 2018, realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

La pobreza en Costa Rica aumentó de 20% de la población en 2017 a 21,1% en el 2018, después de una tendencia a la baja que se registraba desde el 2014.

Ese aumento interanual significó que 49.666 personas más quedaron bajo la línea de pobreza el año pasado, para un total de 1.150.000 personas. El presidente del directorio legislativo redondeó la cifra de personas adicionales en pobreza, pero tiene razón.