Colegio de Médicos abre proceso contra doctor por desinformar sobre nuevo coronavirus

En resumen: La Fiscalía del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica inició un proceso disciplinario contra Augusto Vega Chavarría. Este médico general divulgó información sin fundamento científico sobre el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 y la enfermedad respiratoria que este ocasiona, llamada COVID-19.

En dos entrevistas que fueron vistas miles de veces en Facebook, Vega aseguró que los alcoholes y el lavado de manos son inefectivos contra el nuevo coronavirus. En su lugar, recomendó el uso de vinagre de manzana, bicarbonato de sodio, plata coloidal y sal inglesa para desinfectar superficies. El médico también recomendó la ingestión de dosis altas y repentinas de vitamina C para que el sistema inmunológico “aniquile” al coronavirus.

Doble Check verificó dichas afirmaciones y halló que estas eran falsas o carecían de evidencia científica documentada. El proyecto No Coma Cuento, del diario La Nación, también desmintió las recomendaciones de Vega al contrastarlas con la información oficial que ha recopilado la Organización Mundial de la Salud (OMS) con base en las investigaciones disponibles.

Este lunes, el Ministerio de Salud también le solicitó al Colegio que “se tomen las medidas correctivas correspondientes” contra Vega. El ministro Daniel Salas indicó vía oficio que la información divulgada por Vega “contradice erróneamente las medidas de prevención para el COVID-19, confundiendo a la población y generando pánico, desacreditando de esta manera los lineamientos emitidos por la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud de Costa Rica”.

El médico general, Augusto Vega Chavarría, no respondió a la consulta hecha por Doble Check sobre la apertura de ese proceso disciplinario en su contra.

En resumen: La Fiscalía del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica inició un proceso disciplinario contra Augusto Vega Chavarría. Este médico general divulgó información sin fundamento científico sobre el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 y la enfermedad respiratoria que este ocasiona, llamada COVID-19.

En dos entrevistas que fueron vistas miles de veces en Facebook, Vega aseguró que los alcoholes y el lavado de manos son inefectivos contra el nuevo coronavirus. En su lugar, recomendó el uso de vinagre de manzana, bicarbonato de sodio, plata coloidal y sal inglesa para desinfectar superficies. El médico también recomendó la ingestión de dosis altas y repentinas de vitamina C para que el sistema inmunológico “aniquile” al coronavirus.

Doble Check verificó dichas afirmaciones y halló que estas eran falsas o carecían de evidencia científica documentada. El proyecto No Coma Cuento, del diario La Nación, también desmintió las recomendaciones de Vega al contrastarlas con la información oficial que ha recopilado la Organización Mundial de la Salud (OMS) con base en las investigaciones disponibles.

Este lunes, el Ministerio de Salud también le solicitó al Colegio que “se tomen las medidas correctivas correspondientes” contra Vega. El ministro Daniel Salas indicó vía oficio que la información divulgada por Vega “contradice erróneamente las medidas de prevención para el COVID-19, confundiendo a la población y generando pánico, desacreditando de esta manera los lineamientos emitidos por la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud de Costa Rica”.

El médico general, Augusto Vega Chavarría, no respondió a la consulta hecha por Doble Check sobre la apertura de ese proceso disciplinario en su contra.

Colegio de Médicos inicia investigación

Después de verificaciones de Doble Check, la fiscalía del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica abrió un proceso disciplinario contra el médico general Augusto Vega Chavarría.

Así lo detalló a Doble Check el fiscal adjunto del Colegio de Médicos, Alejandro Madrigal:

“Se realiza la apertura por aparentemente transgredir nuestro Código de Ética Médica, al dar recomendaciones e información la cual no tiene sustento científico ni de las autoridades en materia de salud de nuestro país, ni autoridades en salud a nivel internacional, creando mayor caos y desconocimiento ante una emergencia nacional y cambiando las recomendaciones del Ministerio de Salud, como la prioridad del lavado de manos y quedarse en casa”.

Las afirmaciones de Augusto Vega serán investigadas en primera instancia por la fiscalía del Colegio. Posteriormente, y de considerarse necesario, el caso pasaría al Tribunal de Ética Médica.

“Dependiendo de la gravedad de los hechos que se logren determinar, la sanción puede ir desde la amonestación verbal hasta la suspensión del ejercicio profesional”, agregó Madrigal.

Este lunes, el Ministerio de Salud instó al Colegio de Médicos a investigar las acciones del médico Vega y que “se tomen las medidas correctivas correspondientes”.

“Hemos recibido múltiples comunicaciones sobre la información difundida por el médico Augusto Adolfo Vega Chavarría, en el que se contradice erróneamente las medidas de prevención para el COVID-19, confundiendo a la población y generando pánico, desacreditando de esta manera los lineamientos emitidos por la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud de Costa Rica”, notificó por medio de un oficio el Ministro de Salud, Daniel Salas, a la Fiscalía del Colegio de Médicos.

Además del Colegio de Médicos, el Ministerio Público también ha recibido denuncias ciudadanas contra la actuación del médico en medio de la emergencia. Las acusaciones fueron remitidas a la Fiscalía Adjunta del I Circuito Judicial para que analice la información.

Recomendaciones sin evidencia

Augusto Vega Chavarría fue entrevistado a mediados de marzo en los medios  Noticias Allan Jara y PZ Actual, en medio de la emergencia nacional declarada por el brote del nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Las publicaciones han sido vistas miles de veces en Facebook. Las recomendaciones de Vega también se han difundido en Whatsapp por medio de fragmentos de video.

El médico aseguró que el lavado de manos “quita la mugre y el mal olor de sus manos, pero no quita las bacterias, los hongos, los parásitos y los virus”, y que el coronavirus es “resistente al alcohol”. La evidencia disponible lo desmiente: la documentación científica muestra que la higiene de las manos es la medida más eficaz para el control de las infecciones.

Además, investigaciones realizadas entre el 2006 y el 2020 muestran que el uso de alcoholes con concentraciones entre 62% y 71% son efectivos en la inactivación de varios tipos de coronavirus después de un minuto de exposición. Un análisis preliminar también ha concluido que los desinfectantes para manos a base de alcohol que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) inactivan al nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Igualmente actúan otros productos similares que están disponibles comercialmente.

En cambio, no hay evidencia de que el vinagre de manzana, el bicarbonato de sodio, la sal inglesa o la plata coloidal sean esterilizantes que puedan “destruir” el nuevo coronavirus, que fueron las opciones que Augusto Vega recomendó en las entrevistas, añadiendo que su efectividad estaba comprobada. Al consultarlo, no compartió evidencia científica publicada en revistas indexadas.

Vega agregó en sus entrevistas que las personas deben consumir 5.000 miligramos (mg) diarios de vitamina C durante siete días “para hacer lábil” al organismo en caso de un posible contagio del nuevo coronavirus. Vega también recomendó una dosis tres veces más alta en caso de tener síntomas de contagio: “¿Ah, que tiene síntomas, que tiene moquitos? Tripliquemos la dosis a 15.000 miligramos y vamos a lograr en tres días totalmente aniquilar lo que es el virus COVID-19 y cualquier otro virus que usted tenga dentro”.

Sí hay evidencia científica de que el consumo diario y regular de vitamina C puede disminuir en duración y severidad los síntomas de una gripe. Sin embargo, estudios científicos disponibles han concluido que el consumo de vitamina C no previene el contagio de virus respiratorios. Además, se ha demostrado que el consumo de la vitamina no tiene efecto como tratamiento cuando ya se ha presentado el cuadro de infección respiratoria. Augusto Vega tampoco aportó a Doble Check documentación científica que respalde sus recomendaciones sobre el consumo de vitamina C para evitar el contagio o tratar el nuevo coronavirus o virus respiratorios en general.

La información difundida por Vega y la evidencia científica disponible fueron examinadas por cinco investigadores y profesionales en salud que forman parte de un proyecto de colaboración entre la Escuela de Medicina de la UCR y Doble Check para verificar informaciones dudosas o falsas en materia de salud.

 

No hay evidencia de que dosis altas de vitamina C “aniquilan” a nuevo coronavirus

En resumen: No hay evidencia de que dosis de 5.000 o 15.000 miligramos diarios de vitamina C (ácido ascórbico) ayuden al sistema inmunológico a “aniquilar” al nuevo coronavirus SARS-CoV-2. También es falso que dosis altas de esa vitamina prevengan el contagio de virus respiratorios.

Dichas dosis fueron recomendadas por el médico general Augusto Vega en dos entrevistas en Noticias Allan Jara y PZ Actual. Las publicaciones han sido vistas miles de veces en Facebook. Las recomendaciones de Vega también se han difundido en Whatsapp por medio de fragmentos de video.

Sí hay evidencia científica de que el consumo diario y regular de vitamina C puede disminuir en duración y severidad los síntomas de una gripe.

Sin embargo, estudios científicos disponibles han concluido que el consumo de vitamina C no previene el contagio de virus respiratorios. Además, se ha demostrado que el consumo de la vitamina no tiene efecto alguno como tratamiento cuando ya se ha presentado el cuadro de infección respiratoria.

Además, no se han publicado estudios del efecto de la vitamina C con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 en revistas científicas indexadas.

Augusto Vega no aportó a Doble Check documentación científica que respalde sus recomendaciones sobre el consumo de vitamina C para evitar o tratar el nuevo coronavirus o virus respiratorios en general.

En resumen: No hay evidencia de que dosis de 5.000 o 15.000 miligramos diarios de vitamina C (ácido ascórbico) ayuden al sistema inmunológico a “aniquilar” al nuevo coronavirus SARS-CoV-2. También es falso que dosis altas de esa vitamina prevengan el contagio de virus respiratorios.

Esas dosis fueron recomendadas por el médico general Augusto Vega en dos entrevistas en Noticias Allan Jara y PZ Actual. Las publicaciones han sido vistas miles de veces en Facebook. Las recomendaciones de Vega también se han difundido en Whatsapp por medio de fragmentos de video.

Sí hay evidencia científica de que el consumo diario y regular de vitamina C puede disminuir en duración y severidad los síntomas de una gripe.

Sin embargo, estudios científicos disponibles han concluido que el consumo de vitamina C no previene el contagio de virus respiratorios. Además, se ha demostrado que el consumo de la vitamina no tiene efecto como tratamiento cuando ya se ha presentado el cuadro de infección respiratoria.

Además, no se han publicado estudios del efecto de la vitamina C con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 en revistas científicas indexadas.

Augusto Vega no aportó a Doble Check documentación científica que respalde sus recomendaciones sobre el consumo de vitamina C para evitar o tratar el nuevo coronavirus o virus respiratorios en general.

Alimentos y nutrientes no hacen al cuerpo ácido o alcalino

El médico costarricense Augusto Vega ha difundido por medio de entrevistas en redes sociales que el consumo de dosis altas de vitamina C “alcalinizan” el cuerpo. Según Vega, al provocar este supuesto efecto, aumentan la capacidad de respuesta del sistema inmunológico en caso de contagiarse con el nuevo coronavirus. “Eso va a hacer que sus defensas, si él quisiera entrar [el coronavirus], estén más lábiles para atacar rápidamente”, agregó Vega.

El cuerpo humano es capaz de regular su pH. El pH es un parámetro químico que se usa para saber cuán ácida o básica es una sustancia. Por ejemplo, se puede medir en los fluidos de un organismo, como la sangre o la orina.

Como mencionamos en un chequeo previo, un cuerpo sano mantiene su pH estable de manera autónoma. No es posible hacer al organismo más ácido o más alcalino por medio de los alimentos o nutrientes que ingerimos. No hay evidencia científica que haya mostrado que el consumo de vitamina C (ácido ascórbico) altere el pH de la sangre o los tejidos.

Dosis altas de vitamina C no funcionan para tratar o prevenir virus

El médico Augusto Vega agregó en sus entrevistas que las personas deben consumir 5.000 miligramos (mg) diarios de vitamina C durante siete días “para hacer lábil” al organismo en caso de un posible contagio del nuevo coronavirus.

Vega también recomendó una dosis tres veces más alta en caso de tener síntomas de contagio: “¿Ah, que tiene síntomas, que tiene moquitos? Tripliquemos la dosis a 15.000 miligramos y vamos a lograr en tres días totalmente aniquilar lo que es el virus COVID-19 y cualquier otro virus que usted tenga dentro”.

Existe un consenso sobre la cantidad de vitamina C que requieren las personas adultas: 70 mg diarios para las mujeres y 90 mg para los hombres. Estos requerimientos aumentan en el caso de mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, en personas fumadoras o que tienen deficiencia de esta vitamina por alguna otra razón. En estos casos de necesidad aumentada, el profesional de salud puede contemplar el uso de suplementos orales. En general, las demás personas podemos cubrir nuestra necesidad de vitamina C a partir del consumo de cítricos, kiwis, fresas, melón, el chile dulce y el brócoli, entre otros.

El consumo adecuado de vitamina C garantiza que esta pueda realizar sus funciones como antioxidante, coenzima para la formación de colágeno y carnitina e incluso modulación del sistema inmunológico.

La deficiencia de vitamina C sí puede hacer a las personas más susceptibles a infecciones, principalmente del tracto respiratorio. Sin embargo, no es necesario aumentar su consumo cuando la concentración de la vitamina en la sangre es normal.

Aún así, no hay evidencia científica consistente de que ninguna dosis de vitamina C prevenga o cure las enfermedades virales que causan la gripe o el resfriado común. A la fecha, no se han publicado estudios con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 (o de la enfermedad que ocasiona, llamada COVID-19) en revistas científicas indexadas.

En el 2013, la organización Cochrane lideró una revisión sistemática de 25 estudios científicos sobre los efectos de la vitamina C sobre el resfriado común. La investigación concluyó que los síntomas pueden disminuir en duración y severidad si el consumo de vitamina C es regular, pero que no previene la aparición del cuadro infeccioso. Además, se demostró que el consumo de la vitamina no tiene ningún efecto como tratamiento una vez presentados los síntomas del resfrío.

Por otra parte, dosis tan altas como las recomendadas por el médico Vega pueden ser contraproducentes. Dosis mayores a 2.000 mg diarios pueden causar náuseas, diarrea y dolor abdominal. Además, hay evidencia científica documentada de que el consumo elevado de la vitamina (ácido ascórbico) puede aumentar el riesgo de formación de cálculos renales, conocidos como piedras en los riñones.

Hay que destacar además que la absorción de esa vitamina es saturable: cuanta más vitamina C se ingiere, menor es la cantidad que puede ingresar al organismo.

Doble Check le solicitó evidencia científica documentada a Augusto Vega que probara la efectividad de las dosis de vitamina C que recomendó para prevenir el contagio del coronavirus SARS-CoV-2 o para tratar la enfermedad respiratoria que ocasiona, el COVID-19.

Vega solamente compartió un enlace del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos que contiene información para profesionales en salud sobre el uso de dosis altas de esa vitamina en pacientes de cáncer. Dicho enlace no hace ninguna mención sobre enfermedades virales ni del nuevo coronavirus.

Las dosis altas de vitamina C (principalmente intravenosa) se han estudiado como posible ayuda en el tratamiento de pacientes con cáncer. Aún así, las investigaciones disponibles varían mucho en la dosis, la frecuencia y la duración de esa posible terapia.

Referencias:

Baxmann AC, Mendonça CDOG, Heilberg IP. Effect of vitamin C supplements on urinary oxalate and pH in calcium stone-forming patients. Kidney Int 2003;63:1066–71. 

Carr, Anitra C, and John Cook. “Intravenous Vitamin C for Cancer Therapy – Identifying the Current Gaps in Our Knowledge.” Frontiers in physiology vol. 9 1182. 23 Aug. 2018, doi:10.3389/fphys.2018.01182

Carr, Anitra C, and Silvia Maggini. Vitamin C and Immune Function. Nutrients vol. 9,11 1211. 3 Nov. 2017, doi:10.3390/nu9111211

Colunga Biancatelli RML, Berrill M, Marik PE. The antiviral properties of vitamin C. Expert Rev Anti Infect Ther 2020;18:99–101. 

Hemilä  H, Chalker  E, Douglas B. Vitamin C for preventing and treating the common cold. Cochrane Database of Systematic Reviews 2007, Issue 3. Art. No.: CD000980

Nota del editor: Gabriela Murillo es doctora en Ciencias Nutricionales de la Universidad de Connecticut y profesora de Bioquímica en la UCR. Warner Alpízar Alpízar es Doctor en Biología del Cáncer de la Universidad de Bergen, Noruega. Actualmente es subdirector del Centro de Investigación en Estructuras Microscópicas (CIEMIC) y profesor de Bioquímica de la UCR. Mariela Arias Hidalgo es doctora en Ciencias Naturales de la Escuela Médica de Hannover, Alemania, y profesora de Fisiología de la UCR. Oscar Brenes García es Doctor en Neurociencias de la Universidad de Turín, Italia, en conjunto con la Universidad de Costa Rica y Máster en Ciencias Biomédicas con énfasis en Fisiología Celular. Actualmente es profesor de Fisiología de la UCR. Ellos y ellas forman parte de un proyecto de colaboración entre la Escuela de Medicina de la UCR y Doble Check para verificar informaciones dudosas o falsas en materia de salud.

 

No hay evidencia de que vinagre, bicarbonato de sodio, sal o plata coloidal “destruyan” nuevo coronavirus

En resumen: No hay evidencia de que el vinagre de manzana, el bicarbonato de sodio, la sal inglesa o la plata coloidal sean esterilizantes que puedan “destruir” el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que fue descubierto a finales del año pasado en China.

Dichos productos fueron recomendados por el médico general Augusto Vega en dos entrevistas en Noticias Allan Jara y PZ Actual, y que han sido vistas miles de veces en Facebook. Las recomendaciones de Vega también se han difundido en Whatsapp por medio de fragmentos de video.

Ante la consulta de Doble Check, Augusto Vega sostuvo sus afirmaciones y dijo estar “convencido” de que son ciertas. Sin embargo, Vega no compartió evidencia científica, publicada en revistas indexadas, sobre la eficacia de los productos que recomendó contra los coronavirus en general, ni contra el nuevo SARS-CoV-2, a pesar de haberle asegurado a su audiencia que su efecto estaba comprobado.

En resumen: No hay evidencia de que el vinagre de manzana, el bicarbonato de sodio, la sal inglesa o la plata coloidal sean esterilizantes que puedan “destruir” el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que fue descubierto a finales del año pasado en China.

Dichos productos fueron recomendados por el médico general Augusto Vega en dos entrevistas en Noticias Allan Jara y PZ Actual, y que han sido vistas miles de veces en Facebook. Las recomendaciones de Vega también se han difundido en Whatsapp por medio de fragmentos de video.

Augusto Vega sostuvo sus afirmaciones ante Doble Check. El médico dijo estar “convencido” de que son ciertas. Vega había asegurado en sus videos que estaba comprobado el efecto de los productos que recomendó contra los coronavirus y contra el nuevo SARS-CoV-2. Sin embargo, al consultarlo, no compartió evidencia científica publicada en revistas indexadas.

¿Vinagre de manzana, bicarbonato de sodio y sal Inglaterra eliminan el coronavirus?

Augusto Vega difundió que el vinagre de manzana elimina “al 100%” el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. El médico indicó que la sal Inglaterra y el bicarbonato de sodio también pueden “eliminar completamente” a ese virus.

No hay literatura en revistas científicas indexadas que confirme esas afirmaciones.

Doble Check halló documentación que señala la eficacia del vinagre (ácido acético) para eliminar ciertos tipos de bacterias en superficies, como la E. coli. También hay estudios que indican que el bicarbonato de sodio redujo la carga bacteriana (de E. coli) en naranjas y su efectividad en superficies contra norovirus, otro tipo de virus distinto al SARS-CoV-2 y a los demás coronavirus. Sin embargo, el principal uso del bicarbonato en la actualidad es como limpiador: quita malos olores y blanquea superficies.

Doble Check le solicitó al médico Vega que facilitara la evidencia científica que compruebe la eficacia de los productos que recomendó. Vega no compartió una sola referencia que hubiera analizado el efecto de esas sustancias en en el nuevo brote o en coronavirus en general.

Augusto Vega aportó una nota web que menciona un artículo científico publicado en la revista indexada PLoS One como evidencia de que el vinagre elimina el coronavirus en superficies. Ese artículo en realidad no trata sobre la eliminación del coronavirus. Más bien evalúa la efectividad de agentes comúnmente utilizados para la limpieza del hogar (cloro y detergente) y el vinagre para reducir la viabilidad del virus de la influenza A H1N1. El estudio determinó que el vinagre sí tiene efecto sobre ese virus en particular. No obstante, no es posible afirmar que surte ese mismo efecto sobre el coronavirus SARS-CoV-2, pues debe haber un estudio experimental que lo compruebe.

Dicho estudio concluye que el vinagre funciona contra la influenza A H1N1 en superficies, pero que no sea mejor que el cloro y el detergente, contrario a lo dicho por Augusto Vega. Además, no es posible decir que el vinagre sea más efectivo eliminando coronavirus porque los resultados no permiten aseverar tal cosa.

Otra pretendida evidencia enviada a Doble Check por Vega es una investigación publicada en la revista científica indexada mBio. El estudio evaluó la eficacia del ácido acético (vinagre) como desinfectante. En ese trabajo, solamente se experimentó con bacterias del género MycobacteriumLos virus y las bacterias son muy diferentes entre sí por sus características estructurales y bioquímicas. No es posible extrapolar los resultados obtenidos en bacterias sobre la eficacia del ácido acético en los virus.

Por medio de una búsqueda de literatura científica indexada, Doble Check halló un análisis que concluyó que el hidróxido de sodio (soda cáustica) es eficaz en inactivar el virus de la influenza A H1N1 en superficies después de un minuto de exposición y con una concentración de 0.1 mol/L. Aún así, no hay literatura que replique ese resultado con el coronavirus causante de la enfermedad llamada COVID-19.

Es importante tener en cuenta que la investigación científica ha demostrado que los virus responden de manera distinta a diferentes productos. Es imposible generalizar la eficacia de una sustancia a todos los tipos de virus sin un experimento documentado.

Tampoco hay evidencia sobre efecto de la plata coloidal

Vega también indicó a su audiencia que un producto conocido como plata coloidal  “desintegra completamente” al nuevo coronavirus en superficies. Aún así, el médico no facilitó a Doble Check ningún análisis del efecto de la plata coloidal en el nuevo coronavirus.

La plata coloidal ha sido estudiada como un agente antimicrobiano de alto espectro con actividad bactericida. La evidencia más reciente muestra que esa sustancia produce un aumento de unas moléculas llamadas radicales libres que matan a la bacteria al acumularse.

Sin embargo, cuando se probó la plata coloidal en distintos tipos de virus, esta resultó inefectiva para eliminarlos. La evidencia disponible concluye que no se mostró inhibición de crecimiento viral para ninguna cepa probada. Doble Check tampoco halló investigación sobre el efecto de la plata coloidal en el nuevo coronavirus.

A la luz de la evidencia disponible a la fecha, es falso que la plata coloidal desintegra al SARS-CoV-2.

Además, el uso de la plata coloidal podría tener efectos a corto o a largo plazo en el cuerpo, como gastroenteritis o hígado graso, según el artículo que Vega envió a Doble Check.

Referencias:

Cortesia C., Vilchèze C., Bernut A., Contreras W., Gómez K., de Waard J., Jacobs W.R., Kremer L., Takiff H. 2014. Acetic Acid, the Active Component of Vinegar, Is an Effective Tuberculocidal Disinfectant. mBio 5(2):e00013-14. doi:10.1128/mBio.00013-14.

Coutiño Rodríguez, E., Perez Gutierrez R., García Román R., Herbert Doctor, LA. 2012. Plata coloidal y Salud. UniverSalud 6:56-68.

Garmendia, G. & Vero, S. (2006). Métodos para desinfección de frutas y hortalizas. Horticultura. 197: 18-27.
http://www.horticom.com/revistasonline/horticultura/rh197/18_27.pdf

Greatorex JS, Page RF, Curran MD, Digard P, Enstone JE, et al. 2010. Effectiveness of Common Household Cleaning Agents in Reducing the Viability of Human Influenza A/H1N1. PLoS ONE 5(2): e8987. doi:10.1371/journal.pone.0008987
Jeong E.K., Bae J.E., Kim I.S. 2010. Inactivation of influenza A virus H1N1 by disinfection process. Am J Infect Control 38(5):354-60

Maik, TS., Goyal, SM. 2006. Virucidal efficacy of sodium bicarbonate on a food contact surface against feline calicivirus, a norovirus surrogate. Int J Food Microbiol. 109(1-2):160-3

Morril, K., May, K., Leek, D., et al. 2013. Spectrum of antimicrobial activity associated with ioniq colloidal silver. J Altern Complement Med 19(3):224-31

Tapia, G.& Madeleine, E. (2014). Estudio comparativo entre el vinagre y el triclosán como sustancias alternativas para la desinfección de cepillos dentales. Tesis de grado recuperada de: http://dspace.udla.edu.ec/bitstream/33000/1874/3/UDLA-EC-TOD-2014-20.pdf

Vila Dominguez A., Ayerbe Algaba, R., Miró Canturri, A., Rodríguez Villodres, A., Smani, Y. 2020.Antibacterial Activity of Colloidal Silver against Gram-Negative and Gram-Positive Bacteria. Antibiotics 9(1):36

Nota del editor: Warner Alpízar Alpízar es Doctor en Biología del Cáncer de la Universidad de Bergen, Noruega. Actualmente es subdirector del Centro de Investigación en Estructuras Microscópicas (CIEMIC) y profesor de Bioquímica de la UCR. Adriana Argüello es licenciada en Nutrición de la Universidad de Costa Rica, y se desempeña como supervisora de calidad e inocuidad de servicios de alimentación institucional. Mariela Arias Hidalgo es doctora en Ciencias Naturales de la Escuela Médica de Hannover, Alemania, y profesora de Fisiología de la UCR. Oscar Brenes García es Doctor en Neurociencias de la Universidad de Turín, Italia, en conjunto con la Universidad de Costa Rica y Máster en Ciencias Biomédicas con énfasis en Fisiología Celular. Actualmente es profesor de Fisiología de la UCR. Gabriela Murillo es doctora en Ciencias Nutricionales de la Universidad de Connecticut y profesora de Bioquímica en la UCR. Ellos y ellas forman parte de un proyecto de colaboración entre la Escuela de Medicina de la UCR y Doble Check para verificar informaciones dudosas o falsas en materia de salud.

 

Alcoholes y lavado de manos sí previenen contagio de nuevo coronavirus

En resumen: El lavado de manos con agua y jabón y su desinfección con productos a base de alcohol son métodos eficaces para evitar el contagio del nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, que ocasiona la enfermedad respiratoria llamada COVID-19.

El médico general Augusto Vega difundió en redes sociales que se demostró científicamente que el nuevo coronavirus es “resistente al alcohol”. También afirmó que el lavado de manos con agua y jabón no elimina virus o bacterias de la piel. Las afirmaciones de Vega, que fue entrevistado en Noticias Allan Jara y PZ Actual, han sido vistas y compartidas miles de veces en Facebook.

El nuevo coronavirus ingresa al cuerpo humano por los ojos, la nariz y la boca. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud de Costa Rica han urgido a la población para que laven y desinfecten sus manos constantemente y que no se toquen la cara.

En resumen: El lavado de manos con agua y jabón y su desinfección con productos a base de alcohol son métodos eficaces para evitar el contagio del nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, que ocasiona la enfermedad respiratoria llamada COVID-19.

El médico general Augusto Vega difundió en redes sociales que se demostró científicamente que el nuevo coronavirus es “resistente al alcohol”. También afirmó que el lavado de manos con agua y jabón no elimina virus o bacterias de la piel. Las afirmaciones de Vega, que fue entrevistado en Noticias Allan Jara y PZ Actual, han sido vistas y compartidas miles de veces en Facebook.

El nuevo coronavirus ingresa al cuerpo humano por los ojos, la nariz y la boca. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud de Costa Rica han urgido a la población para que laven y desinfecten sus manos constantemente y que no se toquen la cara.

El lavado de manos sí funciona contra los coronavirus

El médico Augusto Vega aseguró que el lavado de manos “quita la mugre y el mal olor de sus manos, pero no quita las bacterias, los hongos, los parásitos y los virus”. Así lo dijo en entrevista, pero la evidencia disponible lo desmiente.

La documentación científica muestra que la higiene de las manos es la medida más eficaz para el control de las infecciones.

 

“El jabón disuelve la materia orgánica donde está el virus y el agua lo arrastra para que se vaya por el desagüe. Además, este virus [SARS-CoV-2] posee una capa externa de grasa, la cual es absolutamente esencial para ser infeccioso y el detergente junto con el agua la destruyen, inactivando al virus”, explicó David Loría, microbiólogo que ha investigado distintos virus en el Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales (CIET) de la Universidad de Costa Rica.

La acción del jabón contra virus y bacterias es la siguiente:

El jabón está compuesto químicamente por moléculas que tienen forma de alfiler. La cabeza de ese alfiler es hidrofílica (se mezcla con el agua) y la punta del alfiler es hidrofóbica (repele al agua, pero se enlaza con grasas y aceites).

Por su parte, las bacterias y los virus están envueltos por una membrana de grasa que está repleta de las proteínas que permiten la infección de las células.

¿Qué pasa cuando una persona se lava sus manos con agua y jabón? Los microorganismos que se encuentran en la piel son “rodeados” por las moléculas de jabón. Las colas hidrofóbicas del jabón se insertan en las envolturas grasosas de las bacterias y virus, rompiendo los enlaces químicos que permiten que estos se adhieran a las superficies y sacándolas de la piel.

Los microorganismos que han sido dañados, atrapados y eliminados por las moléculas del jabón son arrastrados por el agua en el proceso de frotarse las manos.

Augusto Vega no compartió con Doble Check evidencia de que el lavado de manos con agua y jabón sea inefectivo contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

El coronavirus SARS-CoV-2 no es “resistente al alcohol”

Augusto Vega indicó que “en este virus se demuestra a través de métodos científicos que él es resistente al alcohol”. El médico agregó: «Todo el mundo está comprando geles y Lysol y desinfectantes, cuando no es lo adecuado».

La evidencia científica disponible muestra lo contrario: el alcohol puede inhabilitar los mecanismos de infección de los coronavirus, así como otros productos comerciales desinfectantes.

¿Cómo actúan estos productos?

Al igual que otros coronavirus, las partículas del SARS-CoV-2 son esféricas y tienen unas proteínas en forma de hongo llamadas espigas. Estas estructuras sobresalen en la superficie y le dan al virus una apariencia de corona. Las proteínas espigas son cruciales para que el virus infecte las células del cuerpo, ya que estas permiten la unión con las células humanas.

“El efecto del alcohol es desnaturalizar las proteínas y echarlas a perder. Por lo tanto los mecanismos de infección del virus se ven destruidos y el virus se inactiva”, detalló  el investigador David Loría.

Investigaciones realizadas entre el 2006 y el 2020 muestran que el uso de alcoholes con concentraciones entre 62% y 71% son efectivos en la inactivación de varios tipos de coronavirus después de un minuto de exposición.

Un análisis preliminar también ha concluido que los desinfectantes para manos a base de alcohol que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) inactivan al nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Igualmente actúan otros productos similares que ya están disponibles comercialmente. El manuscrito del estudio fue publicado este martes en la plataforma bioRxiv y aún requiere revisión de pares.

También se ha demostrado que el cloro al 0,1% es eficaz para eliminar varios tipos de coronavirus en superficies, después de un minuto de exposición. Por ejemplo, una investigación publicada en la revista científica de la Asociación Médica Americana (JAMA, por sus siglas en inglés) a inicios de marzo halló que la limpieza con cloro eliminó la presencia del nuevo coronavirus en superficies hospitalarias de Singapur donde se atendió a personas infectadas.

Eso sí, el cloro se inactiva rápidamente en presencia de materia orgánica. Por ello se recomienda limpiar la superficie primero y luego desinfectarla con la disolución de cloro.

Además, hay evidencia de que los productos a base de amonio cuaternario son desinfectantes con amplio espectro de actividad antibacteriana, fungicida, esporicida y antivírica cuando son diluidos según las indicaciones del fabricante.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), autoridad de salud pública de Estados Unidos, ha recomendado el uso de productos con alcohol de 70% y cloro disuelto en agua para la desinfección de superficies en hogares donde deban aislarse personas enfermas por el nuevo coronavirus. El gobierno estadounidense ha facilitado una lista de productos desinfectantes que pueden usarse contra ese virus.

Referencias:

D. Wrapp, N Wang et al. Cryo-EM Structure of the 2019-nCoV Spike in the Prefusion Conformation. Science DOI: 10.1126/science.abb2507 (2020)

Diomedi, A., Chacón, E., Delpiano, L., Hervé, B., Jemenao, I., et al. (2017). Antisépticos y desinfectantes: apuntando al uso racional. Recomendaciones del Comité Consultivo de Infecciones Asociadas a la Atención de Salud, Sociedad Chilena de Infectología. Rev Chilena Infectol.  34 (2): 156-174.

Jabr, F. (2020). ¿Por qué el jabón funciona? The New York Times. Recuperado de: https://www.nytimes.com/es/2020/03/16/espanol/ciencia-y-tecnologia/jabon-mata-coronavirus-lavado-manos.html

Kahrs, R. (1995). Principios generales de la desinfección. Rev. Sci tech. 14(1):143-163.

Kampf G., Todt D., Pfaender S., Steinmann E. 2020. Persistence of coronaviruses on inanimate surfaces and their inactivation with biocidal agents. J Hosp Infect 104(3):246-51

Kratzel A., Todt D. V´kovski, P., et al. Efficient inactivation of SARS-CoV-2 by WHO-recommended hand rub formulations and alcohols. bioRxiv doi:10.1101/2020.03.10.986711

Otter J.A, Donskey C., Yezli S., Douthwaite S., Goldenberg S.D., Weber D.J. 2016. Transmission of SARS and MERS Coronaviruses and Influenza Virus in Healthcare Settings: The Possible Role of Dry Surface Contamination. J Hosp Infect 92(3):  235-50

Organización Mundial de la Salud. (2009). Manual técnico de referencia para la higiene de las manos. Recuperado de: https://bit.ly/3dduglV

United States Environmental Protection Agency. (2020). List N: Disinfectants for Use Against SARS-CoV-2. Recuperado de: https://www.epa.gov/pesticide-registration/list-n-disinfectants-use-against-sars-cov-2.

Nota del editor: Warner Alpízar Alpízar es Doctor en Biología del Cáncer de la Universidad de Bergen, Noruega. Actualmente es subdirector del Centro de Investigación en Estructuras Microscópicas (CIEMIC) y profesor de Bioquímica de la UCR. Adriana Argüello es licenciada en Nutrición de la Universidad de Costa Rica, y se desempeña como supervisora de calidad e inocuidad de servicios de alimentación institucional. Mariela Arias Hidalgo es doctora en Ciencias Naturales de la Escuela Médica de Hannover, Alemania, y profesora de Fisiología de la UCR. Oscar Brenes García es Doctor en Neurociencias de la Universidad de Turín, Italia, en conjunto con la Universidad de Costa Rica y Máster en Ciencias Biomédicas con énfasis en Fisiología Celular. Actualmente es profesor de Fisiología de la UCR. Gabriela Murillo es doctora en Ciencias Nutricionales de la Universidad de Connecticut y profesora de Bioquímica en la UCR. Ellos y ellas forman parte de un proyecto de colaboración entre la Escuela de Medicina de la UCR y Doble Check para verificar informaciones dudosas o falsas en materia de salud.