Es engañoso responsabilizar a empleados de Fonabe por aumento en planilla del IMAS

Es engañoso responsabilizar a los empleados del Fondo Nacional de Becas (Fonabe) por forzar un aumento en el personal del IMAS. La negativa de los empleados del Fondo de trasladarse al IMAS fue la explicación que ofreció el ministro de Desarrollo Humano, Juan Luis Bermúdez, ante consultas de La Nación.

El IMAS asumirá el manejo de las becas estudiantiles de Fonabe. Ante ello, se contempló hacer un convenio entre esa institución y el Ministerio de Educación (a cargo de Fonabe) para que los empleados de este Fondo se trasladaran.

Es cierto que los funcionarios de Fonabe tuvieron la oportunidad de manifestar si preferían quedarse en el MEP o participar en el convenio con el IMAS. Solo dos empleados de 69 escogieron la segunda opción.

Sin embargo, la posibilidad de traslado estuvo cargada de faltas de comunicación de parte del MEP. El IMAS, por su parte, no extendió un interés formal para absorber a los empleados de Fonabe.

A los empleados de Fonabe se les dio un plazo de menos de seis horas hábiles para dar una respuesta. No se les dio información sobre dónde podrían trabajar en el IMAS, su ubicación geográfica, condiciones salariales, incentivos, entre otros.

Con respecto a las declaraciones de Bermúdez en La Nación, también es impreciso señalar que el IMAS contratará a “75 personas para tramitar becas ante la negativa de los funcionarios de Fonabe a trasladarse”.

En realidad, la Autoridad Presupuestaria (STAP) autorizó la creación de 111 plazas para el programa “Crecemos”. Este programa recopila casi un 96% de la operación para los subsidios de educación que administraba Fonabe.

En resumen: Es engañoso responsabilizar a los empleados del Fondo Nacional de Becas (Fonabe) por forzar un aumento en el personal del IMAS. La negativa de los empleados del Fondo de trasladarse al IMAS fue la explicación que ofreció el ministro de Desarrollo Humano, Juan Luis Bermúdez, ante consultas de La Nación.

El IMAS asumirá el manejo de las becas estudiantiles de Fonabe. Ante ello, se contempló hacer un convenio entre esa institución y el Ministerio de Educación (a cargo de Fonabe) para que los empleados de este Fondo se trasladaran.

Es cierto que los funcionarios de Fonabe tuvieron la oportunidad de manifestar si preferían quedarse en el MEP o participar en el convenio con el IMAS. Solo dos empleados de 69 escogieron la segunda opción.

Sin embargo, la posibilidad de traslado estuvo cargada de faltas de comunicación de parte del MEP. El IMAS, por su parte, no extendió un interés formal para absorber a los empleados de Fonabe.

A los empleados de Fonabe se les dio un plazo de menos de seis horas hábiles para dar una respuesta. No se les dio información sobre dónde podrían trabajar en el IMAS, su ubicación geográfica, condiciones salariales, incentivos, entre otros.

Con respecto a las declaraciones de Bermúdez en La Nación, también es impreciso señalar que el IMAS contratará a “75 personas para tramitar becas ante la negativa de los funcionarios de Fonabe a trasladarse”.

En realidad, la Autoridad Presupuestaria (STAP) autorizó la creación de 111 plazas para el programa “Crecemos”. Este programa recopila casi un 96% de la operación para los subsidios de educación que administraba Fonabe.

¿Qué dijo el ministro?

En declaraciones a La Nación, el ministro de Desarrollo Humano, Juan Luis Bermúdez,  expresó que «se hizo una consulta a los funcionarios del Fondo para que fueran a trabajar al IMAS pero no quisieron». Alegó que, entre las distintas razones para hacerlo se encontraban el «el lugar de residencia» o «diferencias económicas que no les eran atractivas».

Esos argumentos fueron empleados para justificar la contratación de «75 funcionarios» especializados en áreas sociales, según indicó Bermúdez a La Nación. El dato es impreciso, pues en realidad se trata de 111 plazas.

Daniela Cerdas, periodista del diario, explicó a Doble Check que envió consultas al Ministerio de Educación y al IMAS, sobre este tema. Adujo que no se incluyó la versión de ANEP, puesto que el sindicato no responde las consultas de La Nación, y aclaró que la cifra brindada por el ministro en su entrevista fue de 75 funcionarios, no de 111.

Dijo también que, luego de la entrevista, consultó qué habría ocurrido si todos los funcionarios de Fonabe hubieran aceptado la opión de trasladarse al IMAS. Señaló que,  aún así, el IMAS no habría absorbido a todos los empleados de Fonabe, pues no todos contaban con el perfil profesional que buscaban.

La transformación (y «muerte») de Fonabe

El 18 de febrero del 2019 el Ejecutivo decretó la creación del programa de Transferencias Monetarias Condicionadas para estudios, denominado “Crecemos”. En resumen, el programa concentra alrededor de un 96% de los subsidios estudiantiles que antes gestionaba el Fondo Nacional de Becas (Fonabe).

Los representantes sindicales de los empleados de Fonabe afirman que el cambio no fue comunicado con suficiente transparencia. Rosibeth Méndez Cruz, presidenta de la Seccional Anep-Fonabe, dice que los funcionarios empezaron a recibir rumores sobre un eventual cierre de la entidad en setiembre de 2018. La seccional representa a poco menos de la mitad de los empleados.

En diciembre del 2018, los trabajadores tuvieron acceso al Presupuesto Ordinario del IMAS para el 2019. El documento mencionaba el programa “Crecemos” y hacía referencia al Fonabe como “Antiguo Fonabe”. Según ANEP, esta fue la primera noticia que recibieron los empleados sobre la inminencia del cierre del Fondo. No habían recibido ninguna información formal de su patrono, el MEP.

No fue hasta el 29 de enero que los funcionarios recibieron una primera comunicación formal del ministro de Educación Pública, Édgar Mora, y el ministro de Desarrollo Humano e Inclusión, Juan Luis Bermúdez. La carta indicaba “que cualquier cambio que se genere a raíz de la revisión que actualmente realiza el Gobierno de la República del modelo de trabajo de Fonabe, se realizará con apego al ordenamiento jurídico, por lo que se velará en todo momento por proteger todos sus derechos laborales”.

El 13 de febrero, en reunión con los empleados, se acordó la creación de una comisión conformada por los jerarcas del MEP, IMAS, el Ministerio de Trabajo y la seccional del sindicato ANEP-Fonabe. La comisión atendería los asuntos relacionados con el futuro de los trabajadores.

¿Hubo negativa de los empleados a trasladarse?

Fonabe es un órgano desconcentrado del Ministerio de Educación Pública. Los 69 funcionarios que allí laboran forman parte del régimen del Servicio Civil. Los funcionarios del IMAS —al ser una institución autónoma— no forman parte de ese régimen. Por ello, las plazas no podían trasladarse directamente.

¿Qué podía hacerse? Establecer un convenio entre el IMAS y el MEP. El MEP “prestaría” los empleados al IMAS. Así, el Instituto podría aprovechar la experiencia de los funcionarios de Fonabe para operar los subsidios de Crecemos.

“Se mencionó la posibilidad de un convenio con el IMAS y una vez finalizada la fecha del mismo, el funcionario debía regresar al MEP, bajo tal argumento los salarios de los funcionarios serían asumidos por el MEP durante la duración del convenio”, indica Méndez, de ANEP.

Los principales acuerdos sobre el futuro de los funcionarios del IMAS fueron tomados el 15 de marzo de 2019 en una reunión en la que participaron la exviceministra del MEP, Rosa Adolio Cascante, representantes de Recursos Humanos, cuatro representantes de Fonabe (incluída Anep), y Diego Vicente, en representación del IMAS.

El punto 29 de la minuta indica que la viceministra dijo que todos los funcionarios irían “ubicados al MEP, indistintamente de que quieran ir a otra entidad”. Julio Barrantes, representante de Recursos Humanos del MEP, añadió que en los casos de personas que deseen trasladarse al IMAS primero debían ir al MEP, y luego por convenio trasladarse al IMAS. “Para tal efecto se ha de requerir de dos estudios”, añadió. “También se debe contar inicialmente con una manifestación expresa del IMAS si los puede y los quiere recibir”.

La minuta no registra ninguna objeción del representante del IMAS a estas observaciones.

Una semana después, el miércoles 15 de marzo, los funcionarios de Fonabe recibieron un correo electrónico. En él se les solicitaba marcar una respuesta única: “a cuál de las siguientes opciones tienen anuencia de trasladarse: MEP, Convenio con el IMAS, Otra Institución (régimen de servicio civil), movilidad laboral jubilación adelantada”.

El correo fue enviado a la 1:38 p. m. por la Comisión Técnica ANEP-FONABE y Recursos Humanos del MEP. La carta solicitaba a los funcionarios dar respuesta al día siguiente, antes de las 10:00 a. m.

“Se le trasladó la consulta a los funcionarios, en los términos de un convenio con el IMAS, sin mayor información al respecto. Por tanto no hubo una oposición debido a que no se contó con mayor detalle o una propuesta formal del IMAS. No se conoció mayor detalle del tema del convenio con el IMAS”, comenta Méndez, de ANEP.

Trabajadores de Fonabe confirmaron a Doble Check que tuvieron que tomar la decisión en cuestión de menos de seis horas hábiles, sin tener detalles sobre el convenio con el IMAS.

ANEP alega que los trabajadores nunca recibieron un ofrecimiento directo o propuesta formal del IMAS. A los funcionarios nunca se les indicó nada sobre su ubicación geográfica, sus condiciones salariales, sus incentivos u otros detalles que les permitiera tomar una decisión informada.

Tampoco existieron los estudios y las manifestaciones expresas del IMAS sobre su posibilidad y deseo de recibir a los empleados, según los había solicitado Recursos Humanos del MEP en la reunión.

“El IMAS nunca mencionó la creación de nuevas plazas, ni el interés de tener a todos los funcionarios de Fonabe, pues indicaron que si algún funcionario estaba interesado en convenio con el IMAS, este debía hacer un estudio para determinar si la institución requería de ese funcionario”, dice ANEP.

Al respecto, el IMAS explicó a Doble Check que el proceso de consulta estuvo a cargo de la Comisión Técnica de representantes del MEP y de los empleados y que “no le corresponde al IMAS realizar un ofrecimiento directo o propuesta formal pues no es el patrono, ni participaba de ese espacio de negociación”. “No obstante -agregan-, el IMAS no cerró nunca la posibilidad de que algún/a funcionario/a pudiese incorporarse a nuestra institución”.

El IMAS confirmó que no envió ninguna comunicación expresa al MEP solicitando que la operación de Fonabe pasara al IMAS a través del convenio. “El mecanismo mediante el cual se crea el Programa Crecemos es el Decreto Ejecutivo N° 41.569-MEP-MTSS-MDHIS, siendo innecesario la mediación de un convenio”, adujeron.

El jerarca del IMAS, Juan Luis Bermúdez, que indicó a La Nación que «se hizo una consulta a los funcionarios del Fondo para que fueran a trabajar al IMAS pero no quisieron».

Eso es verdad. Sin embargo, el ministro omite que la oferta se hizo en condiciones apresuradas, de falta de información y con poco acompañamiento institucional.

Bermúdez también señala «distintas razones de rechazo» por parte de los funcionarios. Por ejemplo indicó «el lugar de residencia» o «diferencias económicas que no les eran atractivas». No hay evidencia de ello en los documentos revisados por Doble Check o en las respuestas de la representación laboral.

El MEP alegó a Doble Check que todo se realizó en apego al Decreto Ejecutivo. Agregó  que la responsabilidad laboral corresponde “al MEP como empleador. Por tratarse el IMAS de una Institución que está fuera del régimen del Servicio Civil, no puede asumir al personal con su antigüedad laboral y derechos”.

“El MEP es el patrono de los trabajadores y las trabajadoras de FONABE, debe responsablemente garantizarles sus derechos laborales y ocupa de sus servicios por lo que hará lo posible por retenerlos para aprovechar su experiencia y capacidades en el sector educativo”, expresó la entidad mediante un comunicado enviado a Doble Check.

Las nuevas plazas del IMAS

Esta negativa de los empleados de Fonabe sirve como argumento al IMAS para crear 111 plazas para atender el programa “Crecemos”, para el cual Fonabe empleaba a 69 trabajadores.

La Nación tituló «IMAS contrata a 75 personas para tramitar becas ante negativa de funcionarios de Fonabe a trasladarse». Sin embargo resulta impreciso puesto que el número correcto de plazas es 111, y no 75.

De las 111, 75 plazas corresponden a oficinas locales para la atención directa a los usuarios y usuarias. Las 36 restantes “fortalecen procesos administrativos y financieros sustantivos que se ven impactados por el inicio de esta operación”, dijo el IMAS a Doble Check.

La Secretaría Técnica de la Autoridad Presupuestaria (STAP-0995-2019), cuestionó el aumento de plazas el 31 de mayo.

“La cantidad de plazas solicitadas para el programa Crecemos se incrementa en aproximadamente 60% con respecto a la planilla que actualmente tiene el FONABE para atender entre otras, las funciones que se le están trasladando al IMAS”.

“Llama la atención el incremento de plazas dentro del Sector Público, en cuanto al mantener las plazas del personal de FONABE y crear plazas en el IMAS para atender las funciones que por Decreto Ejecutivo N°41569-MEP-MTSS-MDHIS, se le trasladaron a esta entidad. Hay que tener presente la existencia del personal de FONABE, que tiene la experiencia en el tema y que podría ser destacado en el IMAS”, agregó.

Al respecto, el presidente del IMAS explicó a Doble Check que Fonabe se apoyaba de una red de comités establecidos en los centros educativos del país. “Éstos realizaban la preselección, tramitación y mediación de las solicitudes de beca, y además se contaba con una contratación que de forma externa le brindaba una plataforma de gestión de solicitudes”. Por ello, el jerarca argumenta que no podría decirse que la operación de Fonabe se limitara únicamente a esos 69 funcionarios.

Bermúdez agregó que la creación de estas plazas no impactaría los fondos de becas, pues las fuentes para inversión social y gasto administrativo están diferenciadas.

El futuro de los empleados de Fonabe

¿Qué harán los funcionarios de Fonabe ahora que no administrarán becas? La gran mayoría será distribuida entre distintos programas y unidades administrativas del MEP.

Un total de 17 empleados seguirá laborando en Fonabe, encargándose de la asignación de becas de post secundaria, mérito y emergencia, con el financiamiento del FODESAF.

De dónde surgió este chequeo

Este chequeo surge de varias solicitudes de lectores de Doble Check, y de una revisión de comentarios de funcionarios de Fonabe en medios de comunicación. Puede enviarnos sugerencias de revisiones al 8621-8137.