Padres de familia no pueden negar vacunas obligatorias a sus hijas (con o sin carta)

El padre, madre o encargado legal carece de la potestad para negarle los servicios de vacunación contra el virus del papiloma humano a una niña que tenga a cargo. Ello se debe al carácter obligatorio que tiene el cuadro básico de inmunizaciones.

Por eso, es falso que sea posible enviar una carta a las escuelas para oponerse a esa vacuna, tal como difundió la abogada y exdiputada del Partido Restauración Nacional, Alexandra Loría.

Loría compartió en redes sociales una versión genérica de la carta. Aunque el comunicado incluye referencias a leyes y votos de la Sala Constitucional, estos no se refieren a la vacunación específicamente.

Lo cierto es que, en su machote de la carta, la abogada omitió el marco jurídico y la jurisprudencia constitucional que refutan directamente su reclamo. Las normas avalan la obligatoriedad de la vacunación y que esta sea establecida por las instituciones rectoras de salud pública por encima de la opinión de los adultos a cargo de un menor de edad.

Doble Check solicitó aclaraciones a la abogada Loría, pero no se obtuvo respuesta.

En resumen: El padre, madre o encargado legal carece de la potestad para negarle los servicios de vacunación contra el virus del papiloma humano a una niña que tenga a cargo. Ello se debe al carácter obligatorio que tiene el cuadro básico de inmunizaciones.

Por eso, es falso que sea posible enviar una carta a las escuelas para oponerse a esa vacuna, tal como difundió la abogada y exdiputada del Partido Restauración Nacional, Alexandra Loría.

Loría compartió en redes sociales una versión genérica de la carta. Aunque el comunicado incluye referencias a leyes y votos de la Sala Constitucional, estos no se refieren a la vacunación específicamente.

Lo cierto es que, en su machote de la carta, la abogada omitió el marco jurídico y la jurisprudencia constitucional que refutan directamente su reclamo. Las normas avalan la obligatoriedad de la vacunación y que esta sea establecida por las instituciones rectoras de salud pública por encima de la opinión de los adultos a cargo de un menor de edad.

Doble Check solicitó aclaraciones a la abogada Loría, pero no se obtuvo respuesta.

¿Qué dijo Alexandra Loría?

El lunes 10 de junio, la abogada y exdiputada del Partido Restauración Nacional, Alexandra Loría, instó a que padres de familia envíen una carta de oposición a la vacuna contra el papiloma humano. El llamado lo hizo durante su programa radiofónico Información Vital, que se transmite en Radio Fides.

La transmisión que hizo Radio Fides de ese espacio por medio de Facebook ya no está disponible. Así lo constató Doble Check a las 5 p. m. de este martes.

Funcionarios de salud pública aplican esta vacuna a niñas de 10 años en centros educativos desde el pasado 3 de junio. La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) estima que más de 35.000 niñas serán inmunizadas contra el virus. Este puede causar cáncer de cuello uterino.

En su programa, Loría dijo que el Estado debe respetar que un padre de familia se oponga a ese mecanismo preventivo. “El Estado tiene el deber de respetarnos a los padres de familia nuestros criterios. No es como lo están poniendo, que es que el Ministro de Salud decidió por mí y yo me lo tengo que aguantar”, dijo Loría en su programa de radio.

Este martes 11 de junio, Loría compartió un machote de esa carta en su perfil personal en Facebook.

Sin embargo, la afirmación de Loría es falsa. El marco jurídico del país reconoce la aplicación obligatoria de las vacunas que forman parte del cuadro básico de inmunizaciones, donde está incluida la inoculación contra el papiloma.

Estructura de carta contra la vacunación, difundida por Alexandra Loría

En ese cuadro obligatorio también se incluye, por ejemplo, la vacunación contra la varicela, el polio y la hepatitis B.

La Ley General de Salud, en sus artículos 150 y 151, establece claramente:

Son obligatorias la vacunación y revacunación contra las enfermedades transmisibles que el Ministerio [de Salud] determine”, y que es responsabilidad de los encargados legales de las personas menores de edad que esa vacunación se cumpla.

Esa ley añade que “los casos de excepción, por razón médica, serán autorizados sólo por la autoridad de salud correspondiente”.

¿Quién está a cargo de determinar la vacunación realmente?

Contrario al reclamo de Loría, el artículo 345 de la Ley General de Salud determina que es responsabilidad del jerarca del Ministerio de Salud “declarar obligatorios la vacunación contra ciertas enfermedades así como ciertos exámenes o prácticas que se estimen necesarios para prevenir o controlar enfermedades”.

En Costa Rica también existe una Ley Nacional de Vacunación. Esta norma faculta a una Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología a establecer “los sectores de población que deban ser vacunados; además, decidirá si la vacunación es obligatoria o facultativa y dispondrá en qué condiciones deberán suministrarse las vacunas”.

Esa Comisión está presidida por el jerarca de Salud; el jefe de la Unidad de Vigilancia de la Salud; y un representante de la Asociación Costarricense de Pediatría. Además la integra un representante del Departamento de Salud del Niño y el Adolescente (CCSS), un representante del Departamento de Infectología (CCSS); un miembro del área de Farmacoterapia de la CCSS y un representante del Hospital Nacional de Niños.

La vacuna contra el papiloma fue incluida en el marco de inmunizaciones por la Comisión Nacional de Vacunación en octubre del 2017.

Sala Constitucional aprueba vacunación obligatoria

La abogada Loría aseguró en su espacio radiofónico que, en el 2012, la Sala Constitucional dijo que “el Estado tiene que respetar el criterio de los padres de familia en este tema”, refiriéndose a la vacunación.

Minutos más tarde, Loría amplió al respecto: “Ya desde la resolución del año 2012, la 10.456, ya la Sala Constitucional había dicho que podía darse la objeción de conciencia de los padres de familia en la clases de sexualidad”.

Como la misma abogada reconoció, el voto constitucional al que ella se refirió no tiene relación con la obligatoriedad de las vacunas. Esta es una resolución donde se permite la objeción de conciencia de padres de familia o encargados legales para excluir a menores de edad del Programa de Educación para la Afectividad y la Sexualidad, del Ministerio de Educación Pública (MEP).

En el machote que compartió en redes sociales, Loría también menciona la resolución Nº 07701 – 2019 de la Sala Constitucional.

Aún así, nuevamente, ese voto tampoco está relacionado con la vacunación. En realidad, es una resolución a favor de una madre que denunció una escuela privada. La institución le negó las calificaciones de su hija menor de edad porque la guarda crianza estaba a favor del padre. No obstante, el padre y la madre compartían la patria potestad.

Esa resolución fue facilitada a Doble Check por el área de Comunicación de la Sala y puede revisar la versión completa aquí.

En realidad, la Sala Constitucional ha reconocido que “existe profusa normativa que establece, de forma expresa, la obligatoriedad de la vacunación” y ha negado que ese marco “sea lesivo del derecho de autonomía de la voluntad”.

“En instrumentos internacionales y en declaraciones constitucionales de derechos sociales se incluye el derecho a la salud, a cuyo reconocimiento debe aunarse la imposición del deber de cuidar la salud propia y la ajena”, declaró la Sala en un fallo del año 2000 sobre la vacunación obligatoria.

En el 2013, la Sala Constitucional reiteró:

 

“Esta Sala ha reconocido, en primer lugar, la importancia de la vacunación como parte de la asistencia sanitaria esencial que debe garantizar el Estado costarricense en aras de proteger el derecho fundamental a la salud de todas las personas, y, en segundo lugar, que el resguardo de la salud pública y la prevención de las enfermedades constituye un fin constitucionalmente legítimo que puede justificar válidamente la obligatoriedad de las vacunas”.

Sistema de Salud tomará medidas

El Ministerio de Salud ha reconocido su autoridad sanitaria para “exigir a la población a vacunarse cuando así lo estime pertinente, y en el caso de los menores de edad, en tutela de sus derechos, que estos sean vacunados aunque sus padres o encargados se opongan a dicho procedimiento médico”.

Así lo comunicó el jerarca de Salud, Daniel Salas, a los niveles regionales y locales de esa institución y del Patronato Nacional de la Infancia desde marzo pasado, en una directriz facilitada a Doble Check por ese ministerio.

¿Que pasaría si los padres de familia o los engargados legales les negaran la vacunación a sus hijas? El personal de salud responsable de la inoculación reportará los casos al Ministerio de Salud. Posteriormente, el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) ejecutará un Proceso Especial de Protección, de acuerdo con la directriz emitida por Salud.

Vacuna contra el papiloma humano es segura, confirma la OMS

Desde el 2006 se han implementado vacunas para prevenir los tipos de papiloma humano con mayor riesgo de ocasionar cáncer. A la fecha, en el mundo se han aplicado más de 270 millones de esas inoculaciones.

La vacuna ha sido aplicada en cuatro, dos y una dosis. Al 2017, la vacuna había sido introducida en los programas nacionales de inmunización para las niñas en 71 países. De esas naciones, 11 habían implementado la vacuna para los niños también, según el registro de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Distintas investigaciones independientes de gran escala y rigor metodológico han demostrado que no hay efectos adversos encontrados por la aplicación de dicha vacuna.

Esa garantía ha sido revisada y ratificada por el Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas, de la OMS.

Si desea más información sobre la vacuna contra el papiloma humano, puede ver el siguiente #ChequeoIntenso sobre ese medicamento. Investigadores médicos de Costa Rica se unieron en este esfuerzo invitados por Doble Check.

#Carneconcarne: El caso de Uganda explicado

En resumen: A inicios de esta semana, la exdiputada del partido Restauración Nacional y asesora de la agrupación Nueva República aseguró que Uganda ha tenido gran éxito aplicando políticas públicas sobre la fidelidad y la monogamia para disminuir sus indicadores de VIH. Loría dijo eso en el contexto de una entrevista en el que criticó el énfasis que dan los programas educativos al uso del condón, cuestionando que ese mensaje solo debería estar destinado a  «personas promiscuas».

La realidad tiene otros matices. Efectivamente Uganda logró reducir drásticamente la cantidad de nuevos casos de transmisiones de VIH durante la década de los noventas, a partir de una política que implicaba abstinencia, fidelidad y uso del condón. Esas políticas, reconocidas como ABC (por sus siglas en inglés), permitieron bajar los casos de transmisión de un 18% de toda la población de Uganda en 1980 a un 6% en el 2003.

Sin embargo, el gobierno empezó a retirar a los condones de su política pública. El observatorio de derechos humanos Human Rights Watch, entre otras organizaciones, alertaron sobre cómo el gobierno consideró que facilitar información sobre «condones y abstinencia a la vez podía confundir a los jóvenes». También el presidente había condenado públicamente el uso de los condones para los ugandeses.

Justo durante esos años en que el gobierno aplicó políticas contra el condón, Uganda vió crecer de forma dramática sus nuevos casos de transmisiones por VIH.

Por otra parte, es falso sugerir que la política pública de Uganda “no cree en el condón porque a ellos no les gusta carne con carne”. Actualmente una comisión bajo la dirección del presidente de Uganda busca promover el uso del condón a través del sistema educativo, su distribución y su uso consistente y correcto. Así puede verse en las guías para el abordaje multisectorial del SIDA y el VIH en el país.

Loría dió sus declaraciones en un contexto en el que había hablado acerca de las políticas ABC, aplicadas internacionalmente. Sin embargo, para el caso concreto de Uganda, solo se refirió a la abstinencia y la fidelidad: «porque ellos no creen en el condón».

En resumen: A inicios de esta semana, la exdiputada del partido Restauración Nacional y actual asesora de Nueva República  aseguró que Uganda ha tenido gran éxito aplicando políticas públicas sobre la fidelidad y la monogamia para disminuir sus indicadores de VIH. Loría dijo eso en el contexto de una entrevista en la que criticó el énfasis que dan los programas educativos al uso del condón. Cuestionó que ese mensaje solo debería estar destinado a  «personas promiscuas» (sic).

La realidad tiene otros matices. Efectivamente Uganda logró reducir drásticamente la cantidad de nuevos casos de transmisiones de VIH durante la década de los noventa. Entonces aplicó una política que implicaba abstinencia, fidelidad y uso del condón. Según el gobierno, esas políticas, reconocidas como ABC (por sus siglas en inglés), permitieron bajar los casos de transmisión de un 18% de toda la población de Uganda en 1980 a un 6% en el 2003.

Sin embargo, el gobierno empezó a retirar los condones de su política pública. Human Rights Watch, entre otras organizaciones, alertó en el 2005 sobre cómo el gobierno cambió sus programas educativos. Según el observatorio de derechos humanos, las autoridades consideraron que facilitar información sobre «condones y abstinencia a la vez podía confundir a los jóvenes». También el presidente había condenado públicamente el uso de los condones para los ugandeses.

Aunque no es posible probar causalidad, Uganda vió crecer de forma dramática sus nuevos casos de transmisiones de VIH en esos años en que el gobierno aplicó políticas contra el condón.

Por otra parte, es falso sugerir que esa sea la realidad al día de hoy. Es incorrecto indicar que la política pública de Uganda “no cree en el condón porque a ellos les gusta carne con carne”. Actualmente una comisión bajo la dirección del presidente de Uganda busca promover el uso del condón a través del sistema educativo, su distribución y su uso consistente y correcto. Así puede verse en las guías para el abordaje multisectorial del SIDA y el VIH en el país.

Loría dió sus declaraciones en un contexto en el que había hablado acerca de las políticas ABC, aplicadas internacionalmente. Sin embargo, para el caso concreto de Uganda, solo se refirió a la abstinencia y la fidelidad: «porque ellos no creen en el condón». Contactada por Doble Check, ONUSIDA dijo que las políticas ABC no son suficientes para prevenir las transmisiones de VIH, y que desde hace casi dos décadas se opta por políticas más integrales.

La frase de Loría

CRHoy invitó a la asesora y exdiputada Loría para consultar su opinión acerca de las guías de educación sexual que implementa actualmente el Ministerio de Educación. Aunque Loría dice estar a favor del uso del condón, también señala que el gobierno le ha dado un énfasis inadecuado a este tema.

Loría sugirió el empleo de las políticas ABC. En inglés, las siglas significan Abstinence (abstinencia), Be faithful (sé fiel), use a Condom (usa el condón).

«Cuando usted se dirije a una población que no ha iniciado su actividad sexual, usted debe hablar de A: abstinencia (…) La B, que es ser fiel, ellos recomiendan emplearla para una población que ya ha inciado esa situación. Y C es para los que no pueden vivir ni la A, ni la B”.

Dijo también que a un niño de 11 años no se le debería enseñár a ponerse un condón. Más tarde, Loría implicó que la comunicación sobre el uso del condón debería destinarse a personas “promiscuas”.

“El mensaje del condón está para gente que, perdón, pero es básicamente para personas que no quieren vivir en abstinencia ni en fidelidad. Personas promiscuas. Y ese es el mensaje que se le está dando a los niños”, dijo Loría.

En ese contexto, el periodista argumentó a Loría que los casos de enfermedades sexuales también ocurrían entre personas casadas.

Periodista: La realidad aquí en este país es que hay quince casos al año de mujeres en matrimonio que están quedando contagiadas de VIH-SIDA. Y eso se está dando.

Loría: Así es. Así. Es correcto. Estoy 100% de acuerdo con usted. Es porque no hay políticas públicas.

Periodista: Pero es que usted me puede poner una política pública de obligatoriedad a ser fiel y no se va a cumplir…

Loría: Eso es lo que usted cree. En otros países lo han logrado. En Uganda lo han logrado. Con unas estadísticas de VIH espantosas han logrado bajarlas con política pública en la que dicen que la persona debe ser fiel, con una persona monógama y que no… no tener sexo por fuera. ¿Por qué? Básicamente ellos no creen en el condón porque a ellos les gusta carne con carne.

Periodista: A ver, puede haber una ley que diga eso, que la gente no lo va a practicar.

Loría: ¿Entonces por qué en otros… ? ¿Qué tenemos distinto nosotros de los ugandeses?

Doble Check conversó con Alexandra Loría para clarificar sus posiciones al respecto. Loría dijo que nunca habló solo de abstinencia.

«Siempre hablé de abstinencia, fidelidad y de condón. Siempre me referí a ABC. Usted saca una declaración parcial y fuera de contexto. (…) El programa de prevención ABC no es un programa que se base en la moral, sino en los datos científicos sobre cómo prevenir las transmisiones de la mejor manera posible, tal y como queda explicado en el concenso Lancet», cerró.

El artículo al cual la abogada, publicado por la revista Lancet, hace referencia detalla algunas de las estrategias que pueden emplearse para atender los casos de transmisión de VIH. No obstante, Doble Check encontró información que completa la visión expuesta por la activista.

El caso de Uganda

Es cierto. Uganda logró reducir drásticamente sus indicadores sobre VIH-SIDA. Pero la historia no termina allí.

Échele un vistazo al siguiente gráfico. Muestra cuántas transmisiones nuevas de VIH se reportaron cada año en Uganda, según estimaciones de ONUSIDA. Efectivamente, Uganda logró bajar dramáticamente el porcentaje de su población con VIH durante la década de 1990. Según el gobierno, las políticas ABC permitieron bajar los casos de transmisión de un 18% de toda la población de Uganda en 1980 a un 6% en el 2003.

Nuevas transmisiones de VIH en Uganda por año

Sin embargo, Uganda empezó a experimentar cambios en sus indicadores a inicios de la década del 2000. El país pasó de reportar 66.000 casos nuevos por año en 1998 a más de 100.000 en el 2006. Human Rights Watch alertó en el 2005 que el país empeoró sus indicadores en años en que se extendió una nueva política conservadora y discriminatoria.

Según los informes de la organización, acompañados por otras llamadas de atención de organizaciones similares, Uganda retiró la información crítica sobre el VIH/SIDA del currículo de primaria, que incluía datos sobre la importancia del uso del condón. Incluso «los materiales de secundaria propuestos señalan falsamente que los condones de látex  tienen poros microscópicos por los que puede filtrarse el VIH». El país optó por eliminar la letra C (condón) de la estrategia, y advirtió que dar información sobre condones y abstinencia al mismo tiempo podía «confundir a los jóvenes». HRW también alertó de que el Ministerio de Salud había retirado lotes de condones por no «pasar los controles de calidad», que provocaron escasez del producto en el país a finales de 2004.

Es durante esta época —a inicios de la década del 2000— que el país vuelve a ver crecer sus indicadores de transmisiones de VIH, aunque no puede probarse causalidad.

Sin embargo, existe evidencia científica de que el uso del condón pudo ser determinante para los resultados positivos que alcanzó Uganda durante los años noventa. La revista médica revisada por pares Sexually Transmitted Infections indicó que el porcentaje de mujeres en el país conscientes sobre la existencia del condón pasó de un 22% a un 53% entre 1989 y el año 2000. Entre hombres el cambio fue de un 51% a un 96% entre 1995 y el año 2000. Los hombres que dijeron haber usado un condón pasaron de un 16% en 1995 a un 40% en el año 2000.

Las políticas actuales para el uso del condón en Uganda

A la fecha, oficialmente, el Gobierno de Uganda sí busca promover el uso del condón a través del sistema educativo, su distribución y su uso consistente y correcto. Así puede verse en las guías para el abordaje multisectorial del SIDA y el VIH en el país. De hecho, la estrategia de movilización de recursos para la atención del tema previó duplicar la inversión en condones masculinos y femeninos entre el 2014 y el 2018.

Que Uganda esté logrando disminuir sus indicadores, no quiere decir que no haya conseguido eliminar por completo la discriminación (por ejemplo, la homosexualidad continúa prohibida en el país) o la desinformación. Según han señalado varios expertos, uno de los factores que más afecta a las mujeres es la discriminación para acceder a condones. Incluso se las estigmatiza por no estar casadas antes de tener relaciones sexuales.

Uganda vive hoy una de las peores epidemias mundiales de VIH. Una encuesta oficial del gobierno a nivel nacional publicada en el 2017 reveló que casi el 6% de los adultos de Uganda entre 15 y 45 años vive con VIH. Incluyendo niños, el total de personas que vive con esa enfermedad supera los 1,3 millones. En el caso de las mujeres esa proporción es mayor: de un 7,5%.

Según ha informado The Guardian, el gobierno ha gastado cientos de miles de dólares en condones femeninos que, sin embargo, suelen ser rechazados por las mujeres, especialmente entre las trabajadoras del sexo. Algunas de ellas alegan que esos condones son incómodos, y que sus clientes pagan más si no los utilizan.

El caso de Costa Rica (y porqué ABC no es suficiente)

Para Alicia Sánchez, Oficial de Juventud de ONUSIDA Latina, el abordaje de ABC (abstinencia, fidelidad y condones) no es suficiente para prevenir la transmisión de VIH.

«Desde mediados de los 2000 existe bastante evidencia científica que lo muestra«, dice. «Desde ONUSIDA promovemos el enfoque de Prevención Combinada que consiste en enfocar los esfuerzos de prevención en los lugares clave (con más carga de nuevas infecciones), en las poblaciones clave (poblaciones con mayor prevalencia de casos) y con programas de alto impacto demostrado».

Sánchez subrayó que los condones, usados correcta y consistentemente, siguen siendo la única herramienta disponible que garantiza la protección triple frente al VIH, otras ITS y el embarazo no deseado. Sin embargo afirmó que no son el único método que se incluye en el paquete de prevención combinada.

También existe el tratamiento como prevención, la profilaxis preexposición al VIH (PrEP), la profilaxis post-exposición al VIH (PEP) y la circuncisión médica masculina voluntaria. Eso no es todo. La promoción también incluye los programas de reducción de daños (programas de intercambio de agujas y jeringuillas y terapia de sustitución de opiáceos para los usuarios de drogas), la educación sexual integral, la comunicación para el cambio de comportamiento, la protección social para las poblaciones más vulnerables y en mayor riesgo ante el VIH, entre otras.

«Los enfoques basados únicamente en abstinencia y fidelidad no están incluídos en el paquete de la prevención combinada porque han demostrado no ser efectivos y menos cuando son planteados como la única estrategia de prevención ante el VIH», dijo a Doble Check.

Mientras tanto, Costa Rica continúa viendo un aumento en los indicadores de nuevas transmisiones de VIH. Mientras que en 1990 se estimaba una tasa de 6 nuevos casos de VIH por cada cien mil habitantes (220 nuevos por año), en el 2017 se reportaron 19,6 nuevos casos por cada cien mil habitantes (969 por año).

Nuevos casos de VIH en Costa Rica: ONUSIDA Y CCSS.

Nota: Este artículo fue actualizado para corregir que Loría actualmente funge como asesora del partido Nueva República, y no de la agrupación Restauración Nacional.