Propuesta de decreto motivó desinformación sobre futuro de recetas médicas

En resumen: Es falso que el Ministerio de Salud pretenda exigir la presentación de una receta para la compra de cualquier tipo de medicamento. El rumor nace de un borrador de decreto que fue propuesto por el Ministerio de Salud. El texto es confuso y contradictorio. Ello provocó desinformación sobre el requisito de una receta digital.

El cambio sí pretende obligar el uso de receta digital, pero solo para antimicrobianos. La obligación ya está vigente para el caso de estupefacientes desde hace tres años.

Las recetas digitales (que se usarán para la venta de antimicrobianos) tendrán un costo aproximado de $0,6 para el médico y la farmacia. El Ministerio pretende que el servicio sea gratuito para la Caja Costarricense de Seguro Social (CCCSS).

El decreto (que se encuentra en fase de consulta pública) no dejaba claro ninguno de esos puntos. Los rumores, divulgados en redes sociales a partir de páginas como «No más abuso al pueblo» o del comunicador René Barboza, sugirieron que los costarricenses tendrían que visitar continuamente al médico para comprar medicamentos. También afirmaban que la Caja asumiría los costos de las nuevas recetas. Eso es falso.

El jerarca de salud, Daniel Salas, concedió el error en la precisión del borrador del decreto. El jerarca aseguró a Doble Check que hará las correcciones necesarias. Un acuerdo con el Colegio de Farmacéuticos firmado el 9 de octubre con el Ministerio de Salud indica que el texto en consulta se retirará, y se trabajará en una nueva versión.

Lo que pretende el ministerio

Desde hace casi tres años, cualquier médico que desee recetar psicotrópicos y estupefacientes debe hacerlo a través de una receta electrónica. Esa medida es una de las estrategias que el gobierno implementa para evitar el consumo ilegal de drogas. Así, el paciente recibe un código ligado a su identificación con el que puede retirar sus medicamentos.

Según Daniel Salas, jerarca de la cartera de Salud, el gobierno quiere hacer lo mismo con los antimicrobianos. Eso permitirá controlar si un médico receta antimicrobianos como primera medida de tratamiento cuando debería usarlo como último recurso. La medida no incluye otro tipo de medicamentos como el salbutamol, la Enantyum o los anticonceptivos: únicamente los antimicrobianos. 

«Lo que buscamos, desde un inicio, es proteger la salud pública. Nos estamos quedando progresivamente sin herramientas de combate contra bacterias, virus y hongos. Ya la OMS ha dicho que, en el 2050, si no nos ocupamos de este tema, vamos a tener como primera causa de muerte en el mundo enfermedades e infecciones resistentes a cualquier tipo de antibiótico», dijo.

«Ha habido un uso irresponsable y una falta de continuidad en los tratamientos. Eso es lo que queremos controlar con receta digital», agregó.

Según Salas, la estrategia procuraría extenderse también a productos veterinarios antimicrobianos. A diferencia de los psicotrópicos y estupefacientes, el gobierno se comprometió a no establecer controles de inventario de antimicrobianos.

«Incluso vamos a tener una aplicación disponible para la población, para que, una vez que se prescriba la receta, el paciente reciba notificaciones sobre cuándo debe usar el medicamento. Usted recibe un código, e incluso podrá tener su historial de recetas. Para otros medicamentos no va a ser obligatorio, pero sí va a estar disponible voluntariamente para comodidad del paciente», agregó.

Sí es cierto que las recetas digitales tendrán un costo. Se calcula que el mantenimiento del sistema, administrado por Racsa, tendrá un costo total de $0,6. El monto será cubierto por la farmacia y el médico en partes iguales. Salas dijo que el Ministerio pretende que el sistema sea gratuito para la Caja Costarricense de Seguro Social.

Vacíos legales

¿Por qué el borrador propuesto por el Ministerio de Salud era contradictorio y confuso?

El texto (puede descargarlo aquíno dejaba claro que la propuesta del gobierno se limitaba a antimicrobianos. Tampoco indicaba que la Caja estaría exenta del costo de las recetas digitales.

«Realmente la propuesta es muy confusa. Primero habla de antimicrobianos, luego un listado específico y, ¡claro!, la población entró en un frenesí. Inclusive nosotros nos preocupamos por el acceso (a medicamentos). Nosotros hemos sido vehementes en defender el acceso a los medicamentos», dijo José Gatgens, presidente del Colegio de Farmacéuticos.

La legislación costarricense tiene graves vacíos legales con respecto a este tema. La doctora en farmacia Milania Rocha, del Centro Nacional de Información de Medicamentos (CIMED), explicó que internacionalmente suelen existir tres tipos de figuras legales para medicamentos:

  • OTC (over de counter), o también llamados «de venta libre». Se trata de una lista pequeña de medicamentos definida por el gobierno que son de venta libre y que pueden comprarse en pulperías o supermercados. 
  • BTC (behind the counter): que son objeto de recomendación farmacéutica y no son de venta libre. Solo se venden en una farmacia aunque sin receta médica.
  • Prescription drugs: es decir, los medicamentos que sí requieren receta.

En Costa Rica, sin embargo, no existe lista ni figura legal de BTC. Solo existen los OTC y las medicinas que requieren receta. Eso provoca que haya un vacío legal en la regulación de la venta de cualquier medicamento que no sea OTC (como el salbutamol o algunos antiparasitarios, antifúngicos, antialérgicos o antiespasmódicos, que —en otros países— serían catalogados usualmente como BTC). En la práctica, el farmacéutico es el que decide si su venta requiere o no receta, salvo casos excepcionales, como los antimicrobianos. 

«Nosotros como farmacéuticos estudiamos 5 o 6 años este tema. Por eso somos el profesional instruído para eso. Es una tradición de servicio a la comunicad por casi nueve décadas», dijo Gatgens.

La ausencia de una lista oficial de medicamentos BTC provocó que, cuando el Ejecutivo propuso establecer la receta digital obligatoria para medicamentos que no fueran de venta libre, el gremio de farmacéuticos se preocupara sobre el tema. La gran mayoría de medicamentos que se venden en farmacias no son de venta libre por ley, aunque en la práctica la mayoría se vendan sin receta. 

El Colegio de Farmacéuticos se reunió con el Ministerio de Salud el 9 de octubre del 2019. Ambas entidades acordaron que el decreto en consulta de receta digital se retiraría y que se trabajaría en un nuevo texto. También establecieron que la receta digital quedará obligatoria solo para antimicrobianos. «Para otros productos se podrá usar, si el prescriptor así lo desea».

Nota del editor: Esta nota fue actualizada a las 15:20 horas para dar mejor precisión a la entrada del artículo, de modo que se aclarara que la venta de estupefacientes ya está regulada mediante la receta electrónica desde hace tres años. Además, aclaramos que la receta electrónica estará disponible para todo tipo de medicamentos, aunque solo será obligatoria en el caso de los antimicrobianos y los estupefacientes. Por último, cambiamos el término ‘antibióticos’ por el término más preciso de ‘antimicrobianos’.

Comentarios