Ministro de Seguridad dijo que hubo “prácticamente cero” manifestantes heridos en Casa Presidencial. Eso es falso

En resumen:

Los disturbios de este lunes frente a Casa Presidencial provocaron un saldo de al menos 11 personas civiles heridas, con diez casos que requirieron de atención por complicaciones respiratorias. Así lo confirmó la Cruz Roja Costarricense a Doble Check. Su reporte contradice la versión del ministro de Seguridad, Michael Soto, quien había dicho que “prácticamente cero” manifestantes resultaron heridos en el enfrentamiento con la Policía.

Soto carecía de evidencia para hacer esa estimación. El ministerio no ha recabado información para hacer tal reporte hasta el día de hoy. El ministro dijo el dato sin fundamento el mismo lunes, luego de que la Fuerza Pública detuviera a 28 personas presuntamente involucradas en actos de violencia durante la manifestación. La Policía también usó gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.

La Fuerza Pública reportó 11 funcionarios heridos en el mismo episodio. Este dato fue reportado ampliamente por varios medios.

El director de Noticias Monumental, Randall Rivera, dijo en redes sociales el martes que ningún manifestante había resultado herido durante las protestas y bloqueos que habían ocurrido desde el 30 de septiembre en distintas zonas del país. El periodista replicó información falsa.

El Ministerio de Seguridad –por medio de un vocero– reconoció a Doble Check que esa institución no ha indagado sobre personas afectadas por la reacción de la Fuerza Pública.

En resumen: Los disturbios de este lunes frente a Casa Presidencial provocaron un saldo de al menos 11 personas civiles heridas, con diez casos que requirieron de atención por complicaciones respiratorias. Así lo confirmó la Cruz Roja Costarricense a Doble Check. Su reporte contradice la versión del ministro de Seguridad, Michael Soto, quien había dicho que “prácticamente cero” manifestantes resultaron heridos en el enfrentamiento con la Policía.

Soto carecía de evidencia para hacer esa estimación. El ministerio no ha recabado información para hacer tal reporte hasta el día de hoy. El ministro dijo el dato sin fundamento el mismo lunes, luego de que la Fuerza Pública detuviera a 28 personas presuntamente involucradas en actos de violencia durante la manifestación. La Policía también usó gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.

La Fuerza Pública reportó 11 funcionarios heridos en el mismo episodio. Este dato fue reportado ampliamente por varios medios.

El director de Noticias Monumental, Randall Rivera, dijo en redes sociales el martes que ningún manifestante había resultado herido durante las protestas y bloqueos que habían ocurrido desde el 30 de septiembre en distintas zonas del país. El periodista replicó información falsa.

El Ministerio de Seguridad –por medio de un vocero– reconoció a Doble Check que esa institución no ha indagado sobre personas afectadas por la reacción de la Fuerza Pública.

Sí hubo civiles heridos y afectados

La Cruz Roja Costarricense atendió a 11 personas civiles en las cercanías de Casa Presidencial. Diez de esos casos fueron atendidos por complicaciones respiratorias ocasionadas por el gas lacrimógeno lanzado por la Fuerza Pública. Entre las personas afectadas hubo dos menores, de 5 y 8 años, que estaban en el CEN-CINAI de Zapote. Tres personas fueron trasladadas a centros médicos en condición estable por esas complicaciones.

La fotógrafa del Semanario Universidad, Miriet Ábrego, documentó al menos un caso de un hombre joven que, según ella, fue golpeado por miembros de la Fuerza Pública mientras intentaban arrestarlo. El sujeto aparece con la cara ensangrentada en las imágenes captadas por Ábrego. Ella cuenta que el individuo logró huir de los oficiales.

Una fotógrafa de Semanario Universidad asegura que esta persona detenida fue golpeada por policías. Miriet Ábrego para Doble Check

La Fuerza Pública reportó 11 funcionarios heridos durante la manifestación del lunes en Zapote. Ellos fueron atendidos por golpes de distinta severidad. Los casos más graves se dieron por una fractura en la rodilla y un trauma abierto en la cabeza.

La Cruz Roja indicó a Doble Check que ha atendido directamente a 102 personas durante las protestas desde el 30 de septiembre pasado. Un vocero de esa entidad afirmó que ese total incluye a miembros de la Fuerza Pública y ciudadanos comunes. La institución carece de un desglose por grupo.

El dato contradice lo dicho por el periodista Randall Rivera en sus redes. Doble Check contactó Rivera por mensajes de texto pero no se obtuvo respuesta oportunamente.

¿Qué pasó el lunes en Casa Presidencial?

El sábado 10 de octubre, el dirigente del grupo llamado Movimiento Rescate Nacional, Célimo Guido, convocó una protesta frente a Casa Presidencial para el lunes 12 de octubre. La manifestación arrancó a las 9 a. m. en el parque de La Merced, en San José, con rumbo a Zapote.

La convocatoria en redes sociales no incluyó una petición concreta. El movimiento había solicitado una semana antes, por medio de una carta al presidente Carlos Alvarado, descartar cualquier tipo de convenio con el Fondo Monetario Internacional (FMI), entre otras peticiones.

A inicios de la tarde del 12 de octubre había una concentración de personas frente a Casa Presidencial. Algunos individuos intentaron derribar una barrera colocada frente al edificio. Allí estaba agrupada la Fuerza Pública. Las personas comenzaron a forcejear y golpear a los oficiales. Así se aprecia en múltiples registros fotográficos y en video.  Un policía resultó herido de gravedad con una fractura en el cráneo. Posterior a ese incidente,  hay registro audiovisual de que algunos manifestantes lanzaron piedras contra los oficiales.

El ministro Michael Soto dijo horas más tarde que manifestantes incluso lanzaron trozos de concreto desprendidos de las aceras. Por esa razón, el ministro justificó que se utilizaron gases lacrimógenos como respuesta para “salvaguardar la vida y la integridad de los oficiales”.

El Movimiento Rescate Nacional justificó las acciones violentas. Sus representantes dijeron que los altercados surgieron tras la negativa del presidente Carlos Alvarado para recibirlos. También justificaron la reacción violenta por la participación, de manera incógnita, de oficiales de Policía. Esta participación fue confirmada por el minitro Soto como «oficiales del Equipo Antidrogas».

Tanto el Ministerio de Seguridad como el Movimiento Rescate Nacional alegaron que su uso de la violencia fue en defensa propia. La evidencia fotográfica y en video disponible hasta el momento indica que las acciones violentas empezaron desde personas en la manifestación.

¿Qué dijo Michael Soto?

El Ministerio de Seguridad Pública dio una conferencia de prensa sobre los incidentes ocurridos en Casa Presidencial al final de la tarde del lunes.

El ministro Michael Soto reportó 11 policías con heridas de distinta gravedad. Soto añadió que 28 personas fueron detenidas y reportó el daño a ocho patrullas en Casa Presidencial. También dijo que se decomisaron palos, piedras y el cargador de un arma con municiones. Soto anunció un total de 114 oficiales heridos desde el 30 de septiembre durante las protestas en distinto puntos del país.

Ante una consulta de un periodista de Noticias Monumental, el ministro afirmó que ya había “muchos compañeros y compañeras de la Fuerza Pública heridos” pero que en el caso de manifestantes “tenemos prácticamente cero”.

“Personas que hemos visto con algún tema de golpes en redes sociales, pero no lo tengo corroborado. Pero nosotros sí hemos resultado con personas lesionadas gravemente”, agregó Soto.

El director de Noticias Monumental, Randall Rivera, difundió en sus redes sociales el día siguiente dos cifras: 114 policías heridos y 0 manifestantes heridos. El periodista relacionó las cifras con los acontecimientos del día anterior.

Los números hablan por sí solos. Policías heridos: 114. Manifestantes heridos: 0.

Ayer no fue un enfrentamiento, fue un ataque de vulgares energúmenos a la policía.

Publicado por Randall Rivera Vargas en Martes, 13 de octubre de 2020

Sus mensajes inducen a error pues invitan a entender que hubo 114 policías heridos en la tarde del lunes. El dato corresponde al recuento durante todas las jornadas de bloqueos y manifestaciones desde el 30 de setiembre. Además, Seguridad no tenía sustento para afirmar que prácticamente no habían “manifestantes heridos”.

Seguridad no contó manifestantes heridos

Doble Check confirmó que, hasta la fecha, el Ministerio de Seguridad carece de evidencia para afirmar que hubo “prácticamente cero” personas heridas por la acción policial en Zapote. También es falso que solo policías han resultado heridos durante las protestas desde el 30 de septiembre, como difundió Rivera.

Así lo confirmó Doble Check por medio de reportes de la Cruz Roja Costarricense y material fotográfico captado por dos medios de comunicación que cubrieron el disturbio del lunes.

Doble Check contactó al Ministro de Seguridad, Michael Soto, para solicitar las fuentes de su reporte. El jerarca remitió la consulta a un asesor de comunicación, Jaime Sibaja.

Sibaja reconoció este martes que el Ministerio de Seguridad no ha realizado conteos o reportes sobre manifestantes o vecinos afectados. El vocero aclaró que el Ministerio no hace ese tipo de diagnóstico.

Sibaja explicó que, ocasionalmente, esa cartera hace revisiones con base en el reporte de incidentes del Servicio de Emergencia 911 o con la Cruz Roja Costarricense. Este no fue el caso para el enfrentamiento del lunes.

El vocero justificó a Doble Check que ese tipo de conteo no está entre las competencias del Ministerio: “Seguridad Pública apela en esas intervenciones por el estado de salud de los oficiales y las personas detenidas. En civiles, ese dato no se lleva”, afirmó Sibaja.

Sibaja dijo que suponía que el jerarca de esa institución hizo la afirmación de “prácticamente cero” manifestantes heridos porque “a esa hora no se tenían reportes”.

Cruz Roja sí tiene registro de civiles afectados

La Cruz Roja Costarricense atendió a 16 personas por alguna afectación el pasado lunes en Casa Presidencial. Cinco de esos casos eran funcionarios de Fuerza Pública y 11 eran civiles.

La institución detalló que los policías fueron atendidos por golpes. Una persona civil fue asistida por una condición médica particular y el resto por complicaciones respiratorias causadas por el gas lacrimógeno.

La Cruz Roja incluye en su reporte a dos menores de 5 y 8 años de edad del CEN-CINAI de Zapote que fueron afectados por el gas lacrimógeno. También reporta la atención de tres periodistas.

“El viento dispersó el gas hacia el norte y esto afectó en algunas viviendas y un CEN-CINAI”, explicó a Doble Check el coordinador de seguridad de la Cruz Roja, Jesús Escalona.

Escalona mencionó que, de las 10 personas atendidas por complicaciones respiratorias, tres fueron trasladadas en condición estable a centros hospitalarios para su valoración médica. Los demás recibieron atención en el sitio.

Desde el 30 de septiembre al 12 de octubre, la Cruz Roja ha atendido a 102 personas durante las protestas. Escalona recalcó que ese total incluye a oficiales de Fuerza Pública y ciudadanos comunes. La entidad no tiene un desglose por grupo.

El vocero de la Cruz Roja aclaró que no todos los oficiales de Fuerza Pública afectados en las manifestaciones han sido atendidos por dicha entidad. El Ministerio de Seguridad Pública cuenta con unidades propias de asistencia médica en esas operaciones.

Fotografías documentaron casos de heridos en Zapote

Doble Check revisó material fotográfico captado por dos medios de comunicación que muestran los casos de dos personas con algún tipo de afectación por la acción policial del lunes pasado en Zapote.

El fotógrafo de la agencia internacional EFE, Jeffrey Arguedas, documentó el caso de un hombre adulto que cayó en vía pública por complicaciones respiratorias a unos metros de la Casa Presidencial. El hombre recibió asistencia inicialmente por oficiales de Fuerza Pública, quienes detuvieron a una ambulancia privada para que dieran asistencia al sujeto, según Arguedas. El fotógrafo añadió que esa persona fue transportada por la ambulancia a un centro médico.

La Fuerza Pública atendió a una persona afectada por los gases lacrimógenos lanzados por la Fuerza Pública el 12 de octubre en Zapote. Foto: Jeffrey Arguedas para Doble Check

 

Arguedas añadió que él fue afectado por el gas lacrimógeno y que, además, fue golpeado en la cara con un objeto, aunque no sabe de dónde provino o quién lo lanzó.

La fotógrafa del Semanario Universidad, Miriet Ábrego, documentó el caso de una persona que, según su relato, fue golpeada por miembros de la Fuerza Pública mientras intentaban arrestarlo. La persona aparece con la cara ensangrentada en las imágenes captadas por Ábrego. La fotógrafa también captó a manifestantes que forcejearon y golpearon a los policías para que dejaran ir a ese detenido. Según Ábrego, el hombre logró huir de los oficiales.

Hipoxia, infecciones, taquicardia y neumonía: mitos sobre el uso de mascarillas

En resumen: Publicaciones en redes sociales reactivaron una serie de mitos con respecto al uso generalizado de mascarillas. Las afirmaciones son antiguas piezas de desinformación que volvieron a reflotar luego de que el Ministerio de Salud declarara como obligatorio el uso de esta protección el pasado 9 de septiembre.

Es falso que las mascarillas produzcan hipoxia, hipercapnia o neumonía. El uso de mascarillas por sí solo tampoco puede ocasionar adormecimiento de las extremidades, taquicardia, mareos o zumbidos en los oídos. Estos efectos secundarios sí podrían percibirse si se respira agitadamente a causa de la ansiedad.

Tampoco hay riesgo de infecciones bacterianas si se usa adecuadamente la mascarilla. Las bacterias acumuladas durante el día en el dispositivo son propias de quien lo porta.

La OMS reconoce varios inconvenientes posibles asociados con el uso de la mascarilla. Entre estos están: incomodidad, falsa sensación de seguridad, dificultades de comunicación, dermatitis y dolor de cabeza.

Una persona asmática, por ejemplo, podría experimentar sensación de claustrofobia o dificultades para respirar en algunos casos. ¿Cómo en cuales? Por ejemplo, cuando exprese alguna crisis alérgica mientras usa la mascarilla.

Hay consenso científico sólido en que el uso de las mascarillas es efectivo contra la transmisión del Covid-19 cuando se usa de forma adecuada. Múltiples medios de verificación en distintos países se han valido de esta evidencia para refutar desinformaciones sobre las supuestas amenazas del uso de mascarillas.

En resumen: Publicaciones en redes sociales reactivaron una serie de mitos con respecto al uso generalizado de mascarillas. Las afirmaciones son antiguas piezas de desinformación que volvieron a reflotar luego de que el Ministerio de Salud declarara como obligatorio el uso de esta protección el pasado 9 de septiembre.

Es falso que las mascarillas produzcan hipoxia, hipercapnia o neumonía. El uso de mascarillas por sí solo tampoco puede ocasionar adormecimiento de las extremidades, taquicardia, mareos o zumbidos en los oídos. Estos efectos secundarios sí podrían percibirse si se respira agitadamente a causa de la ansiedad.

Tampoco hay riesgo de infecciones bacterianas si se usa adecuadamente la mascarilla. Las bacterias acumuladas durante el día en el dispositivo son propias de quien lo porta.

La OMS reconoce varios inconvenientes posibles asociados con el uso de la mascarilla. Entre estos están: incomodidad, falsa sensación de seguridad, dificultades de comunicación, dermatitis y dolor de cabeza.

Una persona asmática, por ejemplo, podría experimentar sensación de claustrofobia o dificultades para respirar en algunos casos. ¿Cómo en cuales? Por ejemplo, cuando exprese alguna crisis alérgica mientras usa la mascarilla.

Hay consenso científico sólido en que el uso de las mascarillas es efectivo contra la transmisión de la COVID-19 cuando se usa de forma adecuada. Múltiples medios de verificación en distintos países se han valido de esta evidencia para refutar desinformaciones sobre las supuestas amenazas del uso de mascarillas.

No producen hipoxia o hipercapnia

Varias publicaciones en redes sociales afirmaron que el uso de mascarillas impedía la salida y entrada de aire. Las publicaciones sostienen falsamente que esto provoca una deficiencia de oxígeno en la sangre (hipoxemia) y tejidos (hipoxia) y un exceso de dióxido de carbono en la sangre (hipercapnia).

Estas afirmaciones son falsas ya que las mascarillas no son 100% herméticas. Las mascarillas son usadas para evitar la expulsión de partículas pero no impiden el paso de gases como el oxígeno y el dióxido de carbono.

“Las mascarillas filtran el aire no impiden su salida, de modo que no producen falta de oxígeno” aclaró Álvaro Avilés, jefe del Servicio de Infectología del hospital México.

Tampoco es posible que el oxígeno que se obtiene del ambiente baje a un 15% (cuando lo normal es 21%) a causa de la mascarilla.  El cuerpo colapsa o incluso muere cuando la concentración de oxígeno es deficiente.

“Cuando la concentración del oxígeno baja a un 15% la eficiencia física e intelectual de una persona es significativamente reducida, si baja a un 10% la pérdida de la conciencia se produce sin previo aviso y por debajo del 8% provocaría muerte por asfixia en pocos minutos”, apuntó Roberto Arroba, quien forma parte de la Dirección de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud.

Esto sucede porque cuando la cantidad de oxígeno disminuye por debajo de lo normal el cuerpo entra en crisis metabólica. Esta crisis lleva a los diferentes sistemas del cuerpo a un estado de emergencia por el consumo de sus recursos.

Estas afirmaciones han sido también verificadas por la agencia AFP, la OMS y expertos en Bélgica, Colombia, Brasil y  España (1 y 2).

… tampoco neumonía o infecciones bacterianas

La neumonía es una infección respiratoria ocasionada por el ingreso de microorganismos dañinos que se siembran en los pulmones.

No hay riesgo de neumonía ni de ningún tipo de infección si se siguen las normas básicas de higiene estipuladas para el uso de mascarillas: uso por dos horas y posterior desecho de las mascarillas desechables y el lavado diario de las reutilizables. Así lo indicó Alcibey Alvarado, exjefe del Servicio de Neumología del hospital San Juan de Dios.

Las infecciones por acumulación de bacterias son poco probables, agregó Álvaro Avilés. Las bacterias que se acumulan provienen de la propia cavidad oral y bucal de la persona que porta la mascarilla. Estas bacterias ya son toleradas por el cuerpo.

“Para que aparezcan infecciones, tendría que de alguna forma romperse el equilibrio natural, y esto supone alterar estructuralmente la región para que las bacterias dejen de ser toleradas y empiecen a hacer daño”, dijo Avilés.

Esta misma explicación fue dada por la Sociedad Española de Microbiología. La organización que considera que el uso de la mascarilla también puede prevenir el riesgo de infecciones respiratorias como la neumonía.

Por el contrario, la COVID-19 sí conlleva un riesgo de sufrir neumonía e hipoxia.

Las mascarillas son efectivas y sí, son incómodas

La OMS sostiene que las mascarillas son una medida necesaria para evitar la propagación del virus de la COVID-19 si se aplica de forma correcta y en conjunto con las medidas de distanciamiento (distanciamiento de al menos un metro y lavado de manos).

Investigaciones científicas, compiladas por la OMS, concluyeron que la COVID-19 se transmite principalmente por personas asintomáticas mediante gotículas respiratorias al toser o estornudar, cuando no se usa el equipo adecuado, y por contacto físico con otras personas.

La iniciativa británica DELVE evalúa datos y aprendizajes para epidemias virales como la COVID-19. Este proyecto también compiló evidencia científica sobre la eficacia de las mascarillas, basada en datos observacionales y modelados recolectados alrededor del mundo.

El reporte concluye que hay suficiente evidencia que respalda la eficacia de las mascarillas, incluso las de tela, en la prevención de infecciones y la transmisión de la COVID-19.

Este mismo reporte evalúa la evidencia disponible sobre las caretas de plástico. Este tipo de dispositivo es requerido por la comunidad sorda (que necesita leer labios) y las personas con enfermedades respiratorias crónicas a las que se le imposibilita el uso de una mascarilla.

Las caretas ofrecen protección para esta población pero no evita la dispersión de partículas. La investigación disponible sugiere que incluso la diferencia en el tamaño entre las personas puede disminuir su eficacia.

El Ministerio de Salud de Costa Rica contempla excepciones para estas poblaciones con dictamen médico. La OMS también identifica posibles inconvenientes en el uso de mascarillas por personas con trastornos de desarrollo, con trastornos mentales o deterioro cognoscitivo y personas con traumatismos faciales.

Incomodidades

La organización también reconoce que las mascarillas pueden ser incómodas y dificultar la comunicación. También advierte que puede dar una falsa sensación de seguridad que provoque que las personas descuiden las otras medidas requeridas para evitar contagiarse.

También hay riesgo de presentar brotes en la piel o dermatitis relacionada con el uso de la mascarilla.

Alvarado considera probable que se presenten este tipo de manifestaciones en la piel por contacto con la mascarilla ya que en nuestro país alrededor del “80% de la población es alérgica a algo”.

Adriana Suárez, coordinadora de fisiología respiratoria en el departamento de Fisiología de la Escuela de Medicina, considera que la utilidad de la mascarilla como método para prevenir el contagio de la COVID-19 supera en mucho las incomodidades que las personas suelen experimentar.

“A medida que las personas se acostumbren a su uso comenzarán a disminuir las quejas relacionadas con ellas”, agregó Suárez.

Esta fisióloga recomienda tener cuidado en la escogencia de materiales para la elaboración de mascarillas caseras. Aconseja buscar telas que permitan una adecuada transpiración para evitar consecuencias en la salud e incomodidades.

¿Las personas asmáticas están en riesgo?

Una publicación en Facebook advertía sobre los riesgos del uso de mascarilla específicamente en personas asmáticas. La usuaria asegura que la mascarilla le provocó mareos, adormecimiento de las extremidades, broncoespasmos, taquicardia y falta de oxígeno, entre otros.

El infectólogo Álvaro Avilés dijo que el asma “es una enfermedad con componentes inflamatorios, de constricción de bronquios y de sobreproducción de moco que muchas veces obedece a estados alérgicos”.

Si una persona asmática fuera alérgica a alguno de los componentes de la mascarilla podría facilitarse una crisis asmática con broncoespasmos. De lo contrario no hay riesgo en el uso de la mascarilla, aseguró Avilés.

El neumólogo Alcibey Alvarado coincide en que una persona que tiene controlada el asma puede usar la mascarilla sin ningún inconveniente. El médico aclaró que “en personas asmáticas descompensadas del asma (crisis asmáticas), las mascarillas podrían interferir con la cantidad de aire que pueden respirar, además de que tener en la cara lo que sea les da claustrofobia”.

Roberto Arroba, de la Dirección de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud, dijo las mascarillas pueden tener una “contraindicación relativa”. Su uso durante muchas horas podría producir broncoespasmos, pero aclaró que para este tipo de situaciones es necesario visitar a un médico que identifique si está relacionado con el uso de la mascarilla y en caso de ser así se puede recibir un dictamen.

Avilés, Alvarado y Arroba coincidieron en que síntomas como zumbidos, mareos, taquicardias y adormecimientos no pueden relacionarse directamente con el uso de las mascarillas.

“Estos son datos muy sugestivos de que la persona está respirando torpemente e intercambiando los gases respiratorios con el ambiente en forma anormal e inadecuada, provocando un estado de menos acidez en el cuerpo (alcalosis respiratoria). Es, por decirlo así, una forma de ansiedad”, explicó Avilés.

¿Y si solo nos tapamos la boca?

Otra afirmación realizada fue que los médicos acostumbran a utilizar la mascarilla sin taparse la nariz para respirar mejor por lo que no hay inconveniente en descubrirse para evitar la incomodidad.

Esto no es cierto. Patógenos como el del virus del resfrío, la influenza o la COVID-19 se eliminan por la nariz.

Avilés dijo que hay médicos que usan mal el equipo, a pesar de que tienen conocimiento de los riesgos. Tanto médicos como pacientes tienden a excusar la “negligencia y la pereza” y desaprovechan la eficacia de la medida.

Es necesario taparse la nariz porque la cavidad nasal y oral están conectadas. Se pueden entender como “una sola puerta de entrada y salida” por lo que tapar sólo una puerta “no sirve de nada porque la otra, al quedar permeable, facilita la dispersión de contaminantes”, dijo Avilés.

Arroba añadió que el virus puede transmitirse por vía aérea por lo que es necesario tener un sello entre ambas cavidades.

El reporte de DELVE, emitido en junio de este año, concluyó que los estudios de transmisión aérea están en desarrollo. Aún no se sabe cuán efectivas son las mascarillas en proteger al portador pero sí hay suficiente evidencia científica para afirmar que el uso de mascarillas protege a otras personas de un portador asintomático.

Una publicación realizada por el The New England Journal of Medicine el pasado 8 de septiembre valora el uso generalizado de mascarillas como un tipo de “inmunización” comunitaria mientras los centros médicos esperan la vacuna.

No es recomendable usar mascarilla durante el ejercicio físico

La OMS no considera conveniente el uso de mascarillas mientras se realiza ejercicio físico porque reduce la capacidad para respirar con comodidad. Además, la mascarilla se puede humedecer más rápidamente con el sudor. Ello podría promover el crecimiento de microorganismos y aumenta la dificultad para respirar.

El neumólogo Alcibey Alvarado coincide en que la mascarilla puede interferir con una adecuada respiración en ejercicios prolongados y que su uso solo debe darse cuando se realiza en espacios cerrados.

“Si es en espacios abiertos y se mantiene el distanciamiento social, no es necesario la mascarilla como la gente que trota o los ciclistas”, apuntó Alvarado.

La actividad física requiere mayor consumo de oxígeno por lo que Avilés recomienda realizar ejercicio de forma individual y lejos de aglomeraciones para no necesitar una mascarilla.

La fisióloga Adriana Suárez dijo que el uso de mascarilla podría requerirse en gimnasios cerrados o con mala ventilación pero no para caminatas al aire libre. Tampoco es recomendablerealizar actividad física para ninguna persona con manifestación de infección en las vías aéreas (tos, estornudos, dolor de garganta, mocos).

Empleo para trabajadoras domésticas bajó a la mitad durante la pandemia

En resumen: Los hogares costarricenses dejaron de contratar a casi 63.500 mujeres. Ellas trabajaban en casas de habitación como trabajadoras domésticas, cuidadoras, encargadas de jardinería y otras labores similares brindadas a los hogares. La caída se observa como comparación del segundo trimestre del 2019 y el segundo trimestre del 2020.

En este artículo, originado de una verificación a un texto de La Nación, describimos cuáles son los principales grupos afectados por el desempleo durante la pandemia de la COVID-19 en Costa Rica. Es cierto lo que señala La Nación cuando indica que casi el 60% de las personas desempleadas no terminaron el colegio. Sin embargo, ese dato pierde de vista cuáles son los grupos más golpeados.

En resumen: Los hogares costarricenses dejaron de contratar a casi 63.500 mujeres. Ellas trabajaban en casas de habitación como trabajadoras domésticas, cuidadoras, encargadas de jardinería y otras labores similares brindadas a los hogares. La caída se observa como comparación del segundo trimestre del 2019 y el segundo trimestre del 2020.

En este artículo, originado de una verificación a un texto de La Nación, describimos cuáles son los principales grupos afectados por el desempleo durante la pandemia de la COVID-19 en Costa Rica. Es cierto lo que señala La Nación cuando indica que casi el 60% de las personas desempleadas no terminaron el colegio. Sin embargo, ese dato pierde de vista cuáles son los grupos más golpeados.

Las empleadas domésticas: el grupo más afectado

Las mujeres que hacen trabajo doméstico pertenecen al grupo con mayor afectación. La mitad de ellas perdieron el empleo.  El país perdió 63.500 empleos de trabajadoras domésticas o similares. Ese es el faltante si se compara el segundo trimestre del año pasado con el mismo periodo del 2020, según la Encuesta Continua de Empleo del INEC. El país pasó de tener 139.644 trabajadoras a 76.121.

Esta es la reducción porcentual más importante en cualquier grupo de empleo si vemos los datos para hombre o mujeres. Y golpea principalmente a las mujeres.

La caída es aún más importante si consideramos que, para el 2019, el empleo doméstico era la principal rama de actividad en la que se empleaban las mujeres. Un 16,5% de los empleos se generaba en ese sector.

Se trata de trabajos mayoritariamente informales (la informalidad se mantiene en casi un 90% desde el año pasado). Se localizan en la zona central del país (70% de los empleos para mujeres en esta rama están allí) y relativamente mal pagados. Una empleada doméstica recibiría un equivalente promedio de ₡273.406 por mes, si usamos como base para el cálculo el salario promedio por hora.

Los números de la encuesta no permiten inferir con precisión cuántas mujeres jefas de hogar que se dedicaban a trabajo doméstico perdieron su trabajo entre 2019 y 2020. Sabemos, eso sí, que 35% de las desempleadas que tuvieron como último empleo algún trabajo relacionado con labores domésticas eran jefas de hogar.

“Una gran mayoría de estas trabajadoras son empleadas domésticas pero también hay mujeres que trabajan en manicura o en empleos similares”, explicó a Doble Check María Luz Sanarrusia, coordinadora de la Encuesta Continua de Empleo (ECE), del INEC.

“Esta caída ocurre por varias razones. Por un lado, está la parte de la demanda del trabajo: hay hogares que por la actividad económica ya no están contratando. Por el otro está la oferta de trabajo: podría ser que estas trabajadoras se estén cuidando”, dijo Sanarrusia a Doble Check.

Sanarrusia tiene razón. La crisis económica no solo golpea por el lado del desempleo: también hay muchísimas menos personas buscando trabajar. Tal y como ocurrió con el desempleo, la crisis también recortó la participación en la fuerza laboral en todos los sexos, en todos los grupos de edad.

Para el segundo trimestre del 2019, un 51% de las mujeres en edad de trabajar formaba parte de la fuerza de trabajo. Es decir, la mitad estaba buscando trabajo o estaba desempleada. Hoy ese porcentaje es de un 44%, e implica la salida de 109.789 mujeres del mercado laboral.

Desempleo y secundaria incompleta

La Nación afirmó el 20 de setiembre que un 60% de los desempleados en Costa Rica nunca pasaron por el colegio. La afirmación es correcta, pero hay dos datos de contexto adicionales que deberían agregarse.

En realidad, el fenómeno que La Nación subraya es histórico y replica la misma tendencia que el país viene observando durante los últimos años.  Por ejemplo, hoy el 59% de las personas desempleadas no finalizaron la secundaria. En el 2016 y 2017 ese porcentaje era de casi un 67%.

En segundo lugar, no es preciso indicar que se trata de personas que “no pasaron por el colegio”, sino que “no finalizaron la secundaria”.

Puede leer un artículo con un mayor detalle acerca de estos hallazgos aquí. 

Nota del editor: Esta publicación es un trabajo colaborativo del equipo de Doble Check, del periodista Álvaro Murillo, del Semanario Universidad, y  la periodista Hulda Miranda de Interferencia, de las Radios de la Universidad de Costa Rica. La ilustración para esta nota fue elaborada por Natalia Barquero.

Cierto: Costa Rica no cuenta con suficientes datos públicos para medir la riqueza

En resumen: El Instituto de Investigaciones Sociales (ISS) fue blanco de varias refutaciones. Uno de sus estudios en proceso usó una revista de negocios centroamericana como fuente para calcular la magnitud de las mayores fortunas de Costa Rica. La fuente era falaz y el instituto replicó sus datos sin fundamento.

¿Hay otras formas de acercarnos a los estratos más altos de prosperidad en el país?

La estadística es una forma de aproximación, pero se queda corta. El INEC nos dice que el ingreso promedio mensual del 10% de los hogares más ricos del país es de unos ₡2,4 millones. ¿A cuánto corresponde el ingreso del 0,1% más rico? ¿A dos veces esa cifra? ¿A cien veces? Eso no lo sabemos porque es un estrato que suele escapar al alcance de las encuestas.

¿Qué hay de los aportes a la Caja Costarricense del Seguro Social? Ellos solo indican ingresos formales, y solo son accesibles para salarios públicos. Otro acercamiento podría venir de las declaraciones de impuestos, pero la ley protege su confidencialidad. Otra vía: si supiéramos quiénes son los beneficiarios finales de las empresas más rentables del país también podríamos tener un acceso indirecto a la magnitud de la acumulación de capital. Esa información tampoco está disponible públicamente.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) se ha referido al asunto. La organización ha dicho que los pocos datos privados en manos del Estado aún son insuficientes para conocer los volúmenes de la riqueza en el país. También señala que Costa Rica todavía necesita mejoras en las herramientas que permitan identificar quiénes controlan el capital de las personas jurídicas.

El Estado sí tiene una base de datos pormenorizada de los ingresos de cerca de 1,4 millones de hogares en el país, pero no son los hogares más prósperos los que están registrados en el Sinirube. De los hogares más ricos prácticamente no conocemos nada.

En medio de la polémica del IIS, el instituto justificó el uso de la revista de negocios FORBES Centroamérica. Alegó una “opacidad” de otras fuentes de información sobre la acumulación de riqueza en Costa Rica. El instituto se equivocó al confiar en una fuente inadecuada, pero su argumento de fondo es correcto. Costa Rica no tiene suficientes datos públicos para saber cuán ricos son sus ricos.

En resumen: Una investigación en proceso del Instituto de Investigaciones Sociales (ISS) fue blanco de varias refutaciones. El estudio usó una revista de negocios centroamericana como fuente para calcular la magnitud de las mayores fortunas de Costa Rica. La fuente era falaz y el instituto replicó sus datos sin fundamento.

¿Hay otras formas de acercarnos a los estratos más altos de prosperidad en el país?

La estadística es una forma de aproximación, pero se queda corta. El INEC nos dice que el ingreso promedio mensual del 10% de los hogares más ricos del país es de unos ₡2,4 millones. ¿A cuánto corresponde el ingreso del 0,1% más rico? ¿A dos veces esa cifra? ¿A cien veces? Eso no lo sabemos porque es un estrato que suele escapar al alcance de las encuestas.

¿Qué hay de los aportes a la Caja Costarricense del Seguro Social? Ellos solo indican ingresos formales, y solo son accesibles para salarios públicos. Otro acercamiento podría venir de las declaraciones de impuestos, pero la ley protege su confidencialidad. Otra vía: si supiéramos quiénes son los beneficiarios finales de las empresas más rentables del país también podríamos tener un acceso indirecto a la magnitud de la acumulación de capital. Esa información tampoco está disponible públicamente.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) se ha referido al asunto. La organización ha dicho que los pocos datos privados en manos del Estado aún son insuficientes para conocer los volúmenes de la riqueza en el país. También señala que Costa Rica todavía necesita mejoras en las herramientas que permitan identificar quiénes controlan el capital de las personas jurídicas.

El Estado sí tiene una base de datos pormenorizada de los ingresos de cerca de 1,4 millones de hogares en el país, pero no son los hogares más prósperos los que están registrados en el Sinirube. De los hogares más ricos prácticamente no conocemos nada.

En medio de la polémica del IIS, el instituto justificó el uso de la revista de negocios FORBES Centroamérica. Alegó una “opacidad” de otras fuentes de información sobre la acumulación de riqueza en Costa Rica. El instituto se equivocó al confiar en una fuente inadecuada, pero su argumento de fondo es correcto. Costa Rica no tiene suficientes datos públicos para saber cuán ricos son sus ricos.

 

¿Qué dijo el ISS con respecto al acceso a datos sobre riqueza?

Un estudio en proceso del IIS fue usado como fuente de varias publicaciones en las que se señalaba el nombre de tres personas como las más adineradas del país. El centro falló al verificar la validez de su fuente original: la revista FORBES Centroamérica. La información no tenía fundamento.

El centro de investigación aseguró en un comunicado que hay “poca o nula información de carácter público sobre la riqueza”. El rector de la Universidad de Costa Rica, Carlos Araya, adujo argumentos similares en una circular.

 

¿Puede el Estado medir la riqueza de una persona?

No es posible medirla con exactitud. Las estimaciones sí pueden ser más certeras cuanto más acceso a información tenga el Estado sobre bienes e ingresos. Así lo expresó el exviceministro de Ingresos, Fernando Rodríguez, aunque apuntó que podría haber limitaciones.

“Por ejemplo, siempre puede haber valores registrados en paraísos fiscales. No es una ciencia exacta”, apuntó.

Costa Rica recibió recomendaciones sobre transparencia fiscal por parte de la OCDE durante más de una década. Su último informe sobre el tema concluyó que el país obtuvo mejoras sustanciales.

Uno de los cambios recientes es el registro centralizado que recopila información sobre los beneficiarios finales del dinero que producen todas las entidades legales. La OCDE aún no revisa su operación. Eso sí, adelantó que tiene varias deficiencias sobre la legalidad del registro y la información disponible en el país.

Doble Check consultó a Zayda Manatta, jefa de la Secretaría del Foro Global de la OCDE sobre Transparencia e Intercambio de Información para propósitos impositivos. Ella resaltó algunas de las deficiencias expresadas en el último informe:

  • La legislación contra el lavado de dinero solamente cubre a las personas frísicas dueñas de acciones. Falla en identificar a los verdaderos dueños o beneficiarios reales del capital de las empresas.
  • La ley contra el fraude fiscal le permite a las entidades legales que no identifiquen a sus dueños legales extranjeros. En su lugar, permite que registren los nombres de sus administradores. En el caso de los fideicomisos, para la OCDE es incierto si esta ley requiere la identificación de cualquier otra persona que ejerza control.

La OCDE también afirmó en su Análisis de la Política Fiscal que la “evasión fiscal en Costa Rica es generalizada. Los ingresos fiscales que se pierden a consecuencia de la evasión fiscal son muy elevados, en particular en el ámbito de las empresas”.

Medidas complementarias

Para el exviceministro Rodríguez, la estructura impositiva en Costa Rica tampoco favorece la identificación de quién está detrás de la riqueza. Más allá del estándar de la OCDE, se necesitaría migrar a un modelo de renta global, indica el economista.

Rodríguez opina que para el Estado no es suficiente contar con información acerca de los accionistas y las sociedades: cualquier persona podría ocultarse detrás de otros sujetos. En su lugar, sugiere que todas las personas físicas reporten sus activos, pasivos e ingresos. Ello permitiría identificar quiénes se benefician de cada bien o capital.

Según el exviceministro, además de ser confidenciales, la declaración de impuestos también son muy escuetas. “Aquí se llena una página, en otros países son nueve o más”.

 

Información accionaria en Costa Rica es confidencial

El registro de accionistas en Costa Rica permitirá al Estado calcular de mejor manera la magnitud de la riqueza personal. Sin embargo, los y las ciudadanas, periodistas, y académicos no tendrán acceso a él.

La publicidad de esta información no es un estándar internacional. Sin embargo, sí hay casos de apertura. Países como como Reino Unido , Bulgaria, Dinamarca o antiguos paraísos fiscales como Luxemburgo, ofrecen información pública y de acceso libre sobre accionistas y beneficiarios finales de las compañías.

Más transparencia, menos corrupción

Una organización como Global Witness impulsa este tipo de conocimiento público. La organización civil internacional argumenta que la información no es solo clave para los ciudadanos, también es vital para los otros gobiernos. La organización dijo a Doble Check por medio de un correo electrónico:

«La transparencia pública y completa acerca de la información de los beneficiarios finales es vital para detener el rol de opacidad entre compañías anónimas involucradas en acciones de lavado de dinero y en corrupción. Desde los Papeles de Panamá hasta otros numerosos escándalos han demostrado cómo los criminales y los corruptos ocultan sus identidades detrás de compañías anónimas para ocultar grandes sumas de riqueza ilegal alrededor del mundo».

El sistema financiero permite con facilidad crear capas de compañías de papel que cruzan fronteras y jurisdicciones. Eso, indica la organización, hace imposible saber quién está detrás del dinero.

«Si logramos sacar esta información de las sombras, el público, los medios de comunicación, la sociedad civil –así como los gobiernos– podremos seguir el dinero y llamar a esas organizaciones a rendir cuentas», indicó la organización a Doble Check.

Ya otras organizaciones han llamado la atención sobre este tema. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos subrayaba en marzo de 2018  que la falta de transparencia facilita la corrupción e impide el control ciudadano. La entidad  recomendaba a los Estados «establecer obligaciones de transparencia activa» en relación con «la identidad de las personas jurídicas y naturales involucradas en la gestión de empresas del sector privado«. El caso Claude Reyes vs otros en Chile de la Corte Interamericana de Derechos Humanos también aborda este problema.

Los estándares de la OCDE no requieren que la información sobre empresas sea accesible al público. Eso sí, la organización tiene claro que los ciudadanos y periodistas pueden contribuir a aumentar la transparencia para asuntos impositivos.

«Permitir al público acceder a alguna información (como los registros acerca de beneficiarios finales sobre empresas o fideicomisos) podría permitir un mayor escrutinio acerca de la precisión de la información (siempre que se provea de datos que se puedan buscar fácilmente y leer desde computadoras sin ningún costo). El acceso abierto a esta información atraerá la atención de académicos, organizaciones civiles y periodistas», sugiere Zayda Manatta, jefa de la Secretaría del Foro Global de la OCDE.

Ese escrutinio puede contribuir a una identificación más activa de los datos inadecuados, dijo Manatta. También permitiría una detección más efectiva de la evasión de impuestos o el lavado de dinero. «En la Unión Europea, los Estados Miembros han decidido dar público acceso a los registros de beneficiarios finales para evitar el lavado de dinero (recital n°30 de la 5th European AML Directive -n°2018/843-)», ejemplifica la experta.  La transparencia de esta información podría tener un costo deseable en la reputación de personas relacionadas con empresas vinculadas al lavado de dinero o el financiamiento del terrorismo.

«Todas esas ventajas deben de pesarse contra el riesgo que algunos beneficiarios finales puedan percibir ante una mayor disponibilidad de la información. Estas personas podrían preferir que no exista tanta información disponible, o tratarían de cambiar su involucramiento a través de estructuras mucho más complejas», dijo.

 

¿A cuál información sí tenemos acceso?

Un ciudadano, periodista o investigador en Costa Rica no puede acceder a la lista de accionistas de una empresa. Mucho menos a sus beneficiarios finales. La única información parcialmente pública está relacionada con las juntas directivas de las compañías. ¿Qué otra información existe?

Encuestas

Hay acceso público a los datos recolectados por el Instituto de Estadística y Censos en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares, por ejemplo. Con ellos se puede medir el nivel de desigualdad del país. Esa información tiene varias limitaciones: en primer lugar, es  anónima.

Además, un análisis realizado por la Cepal señala un posible sesgo en los datos por la improbabilidad de que los percentiles de hogares más ricos sean seleccionados en una muestra aleatoria. También indican su propensión a rechazar la encuesta y la posibilidad de subregistro en las declaraciones. Ese subregistro podría llevar a subestimaciones en los cálculos sobre la desigualdad.

La Cepal recomienda el uso combinado de la encuesta con datos tributarios obtenidos de las autoridades fiscales. Este método combinado ayudaría a obtener mediciones más precisas sobre la desigualdad y la distribución del ingreso en los hogares más ricos de cada país. Por esta razón, la comisión aconseja a los gobiernos la divulgación de esta información.

Estados financieros

Las empresas que cotizan en la bolsa de valores deben publicar sus balances anuales. Existe una mayor transparencia con este tipo de compañías, como Fifco, pero son una minoría dentro del parque empresarial del país. Se trata de apenas 58 empresas, incluidas entidades estatales.

Esta información también es limitada a la hora de medir riquezas particulares porque los datos públicos no están asociados a los accionistas. Los beneficiarios, además, posiblemente puedan tener inversiones, ingresos o capital de otras fuentes.

Eduardo Rojas, exgerente de negocios del INS Valores Puesto de Bolsa y docente de administración pública en la UCR, agregó otras limitaciones. Por ejemplo, el mercado costarricense no funciona con la misma agresividad que en los países de renta alta. Esos países obtienen una mayor cantidad información financiera de las empresas que participan en la bolsa.

 

¿Favorece el sistema impositivo a los más ricos?

Es difícil responder a esa pregunta tajantemente, pero hay algunas pistas.

Por ejemplo, la OCDE también ha señalado que el sistema impositivo de Costa Rica no favorece a la redistribución de la riqueza. La revisión de políticas tributarias que la organización hizo a Costa Rica en el 2017 concluyó que “el Impuesto de Renta a Personas Físicas no contribuye a reducir la desigualdad entre los ingresos. Aun cuando este impuesto está diseñado como progresivo, en la práctica eleva muy poco los ingresos con influencia en la distribución de los ingresos”.

El principal problema es que la recaudación por renta a personas físicas es baja en comparación con el resto de países de la organización.

El impuesto máximo con el que se gravan las rentas altas (mayores a ₡1,2 millones) es de un 15% en Costa Rica. En el resto de la OCDE es de 43,6% en promedio. En Suecia, por ejemplo, llega a un extremo de 57%.

“(Esa) limitada recaudación que se obtiene es uno de los factores que explican la diferencia tan pequeña entre los coeficientes de Gini antes y después de impuestos y transferencias en Costa Rica, en comparación con otros países”, dice la organización.

Irlanda o Finlandia, por ejemplo, reducen la desigualdad a casi la mitad después de aplicar impuestos y prestaciones. Costa Rica logra efectos mínimos (de apenas un 3,8%), tras hacer lo mismo.

Nota del editor: Doble Check es un proyecto financiado por la Universidad de Costa Rica. El Instituto de Investigaciones Sociales también pertenece a esta casa de enseñanza. La información en esta nota se trabajó con independencia de esta relación, pero se considera necesario transparentar un conflicto de interés de cara a nuestra audiencia.

Fifco corrigió al Instituto de Investigaciones Sociales, pero su refutación requiere precisiones

En resumen: La empresa Florida Ice and Farm Company (Fifco) tiene la razón cuando afirma que sus ingresos anuales no pueden atribuirse a su representante legal. Sus argumentos también son convincentes cuando explica por qué aparece –al igual que varias subsidiarias– en una lista publicada en el 2018 que agrupaba grandes contribuyentes que reportaron cero ganancias a Hacienda. También es correcta su afirmación de que sus empresas operativas pagan impuestos.

La respuesta de la empresa surgió ante un reportaje televisivo de Desde la U, transmitido por Canal UCR. La nota periodística usó como fuente una investigación en proceso del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UCR.

Puede consultar el chequeo a esos errores aquí.

La refutación de Fifco es correcta en sus puntos principales, pero la compañía también incurre en algunas imprecisiones.

  • El monto de pago de impuestos divulgado por Fifco es impreciso. Tres cuartos de la cifra publicitada son impuestos pagados por sus consumidores.
  • La empresa dice que el sector empresarial del país es responsable de prácticamente nueve de cada diez empleos en Costa Rica. El dato tiene una base cierta, pero la generalización oculta que cuatro de esos empleos pertenecen al sector informal de la economía.
  • Es falso que cualquier ciudadano pueda llamar a la central telefónica de Hacienda para pedir la información tributaria de Fifco. Tampoco puede hacerlo con cualquier otra empresa, pues es información confidencial.

En resumen: La empresa Florida Ice and Farm Company (Fifco) tiene la razón cuando afirma que sus ingresos anuales no pueden atribuirse a su representante legal. Sus argumentos también son convincentes cuando explica por qué aparece –al igual que varias subsidiarias– en una lista publicada en el 2018 que agrupaba grandes contribuyentes que reportaron cero ganancias a Hacienda. También es correcta su afirmación de que sus empresas operativas pagan impuestos.

La respuesta de la empresa surgió ante un reportaje televisivo de Desde la U, transmitido por Canal UCR. La nota periodística usó como fuente una investigación en proceso del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UCR.

Puede consultar ese chequeo aquí.

La refutación de Fifco es correcta en sus puntos principales, pero la compañía también incurre en algunas imprecisiones.

  • El monto de pago de impuestos divulgado por Fifco es impreciso. Tres cuartos de la cifra publicitada son impuestos pagados por sus consumidores.
  • La empresa dice que el sector empresarial del país es responsable de prácticamente nueve de cada diez empleos en Costa Rica. El dato tiene una base cierta, pero la generalización oculta que cuatro de esos empleos pertenecen al sector informal de la economía.
  • Es falso que cualquier ciudadano pueda llamar a la central telefónica de Hacienda para pedir la información tributaria de Fifco. Tampoco puede hacerlo con cualquier otra empresa, pues es información confidencial.

La empresa pone en controversia algunos de estos hallazgos. Aduce que el monto de impuestos que divulgó es exacto y preciso. También destaca que igualmente su información tributaria puede accederse en sus estados financieros publicados.

¿Cuánto paga Fifco de su propio bolsillo por impuestos?

La directora de relaciones corporativas de Fifco, Gisela Sánchez, informó:

“Si ustedes consultan las declaraciones de renta de las empresas operativas de Fifco entre el 2008 y el 2018, que es el período que señala el estudio no publicado, pueden comprobar que las empresas del grupo pagaron ₡245.000 millones en impuestos, es decir, más de $450 millones pagados en impuestos solo en impuesto sobre la renta, y en total, $2.076 millones”.

Doble Check no encuentra controversia con el dato sobre el impuesto sobre la renta. De hecho, el monto sería mayor si se trajera a valor real a colones actuales según la suma de los montos reportados para cada año. El monto llegaría a ₡278.000 millones.

El problema viene cuando Fifco afirma que pagó, en total, $2.076 millones en impuestos. Esa cifra incluye, en su mayor parte, impuestos que los consumidores de Fifco pagaron a Hacienda, no la propia empresa. La compañía solo fue intermediaria.

Los tributos que la empresa únicamente recaudó son el selectivo de consumo, los específicos a bebidas alcohólicas y no alcohólicas, el impuesto de ventas (ahora al valor agregado), el impuesto al Inder y al Imas. En total, los impuestos que pagaron los consumidores de los productos de Fifco llegaron a los $1.554 millones. Esto representa tres cuartas partes del monto que la empresa publicitó como pagado por ella.

Esta fue una controversia que Doble Check había tratado a finales del 2018. En ese momento, la vocera Gisela Sánchez manifestó que la empresa consideró importante destacar no solo su papel como contribuyente directa, sino como recaudadora, dado el gran volumen de impuestos que canaliza hacia Hacienda.

Tras consultarla para esta verificación, la empresa defiende la precisión de sus cifras. «El desglose de los pagos de impuestos que hacemos, está disponible en nuestros Estados Financieros públicos y auditados en www.fifco.com. En otras ocasiones, hemos aclarado que parte de este monto incluye impuestos retenidos. Es muy valioso reseñar que en el monto total pagado se incluyan y paguen todos los impuestos que corresponden conforme a la ley, lo cual hacemos al 100%, independientemente de si se actúa o no como agente retenedor».

 

¿Cuántos empleados aporta el sector empresarial?

Fifco dice que prácticamente nueve de cada diez empleados trabajan para la empresa privada. El dato es cierto, pero su falta de contexto puede inducir a error.

Es correcto que la mayoría de los empleos se generan en el sector privado. Para el primer trimestre del 2020, un 86% de los trabajadores en Costa Rica pertenecía al sector privado.  Ante una consulta de Doble Check, la empresa refirió a la Encuesta Continua de Empleo del segundo semestre del 2019. El porcentaje es de 83% para el II Trimestre del 2020.

Los tipos de empleo que produce el sector privado son muy disímiles. La mayoría no son generados por empresas como FIFCO.

En primer lugar, no todos los empleos del país son formales. Un 40% son informales. Todos ellos están en el sector privado. Se trata de personas sin seguridad social financiada por su empleador, personas a las que solo se les paga en especie, ayudantes o auxiliares no remunerados, trabajadores independientes, etc.

En segundo lugar, una minoría de los empleos del país proviene de medianas y grandes empresas del sector privado. Las compañías de más de 30 personas que brindan empleos formales representan un 26,7% de los empleos generados en el país.  Eso sí, el porcentaje es significativo: más alto que el 16,7% que genera el sector público.

En resumen, la afirmación de FIFCO es cierta pero debe contextualizarse. El sector privado genera la mayoría de los empleos de Costa Rica, pero casi la mitad de esos trabajos son informales. Dentro de los empleos formales, una buena parte (un 38% de los empleos formales del sector privado) son generados por empresas de menos de 30 personas.

Uno de los grandes grupos de empleo es el sector informal. Cuatro de cada diez empleos en el país son informales. La mayoría de ellos está relacionada con agricultura o ganadería (18% de los empleos informales), comercio (18%), trabajos domésticos (11%) o transporte y almacenamiento (9,5%).

La mayoría de empleos informales en el país existe en organizaciones pequeñas de una a tres personas. Eso sí, hay casi un 4% del empleo informal que se genera en organizaciones o empresas de 30 o más personas. La mayoría de estas empresas se dedica a la agricultura, la ganadería, la silvicultura o la pesca.

Ante la comunicación de estos hallazgos, Fifco omitió referirse específicamente al tema de la informalidad dentro de la cifra publicitada. La empresa repitió su intención de proteger la imagen del sector privado ante lo que describió como «ataques sin fundamento».

 

¿Es posible obtener información tributaria de las empresas?

No, o al menos es muy difícil, a pesar de lo afirmado por Fifco.

La vocera de la empresa dijo:

“¿Cuál es la primera falsedad? Decir que Fifco no paga impuestos. ¡Por supuesto que pagamos impuestos! Con solo llamar al Ministerio de Hacienda es posible que usted pueda comprobar lo que estamos diciendo”.

El IIS nunca afirma categóricamente que Fifco no paga impuestos. Eso sí, la nota de Desde la U parace insinuarlo al traer a colación la aparición de empresas del grupo en una lista de grandes contribuyentes que reportaron cero ganancias y que se publicó en el 2018. También mencionó que la empresa aprovechó la amnistía tributaria del 2018-2019. La insinuación no tiene fundamento.

Sí es posible acceder a los montos reportados por pago y recaudación de impuestos de Fifco a través de sus estados financieros que están publicados en su sitio web. La compañía debe hacer públicos estos informes contables por ser una empresa de capital abierto que cotiza en la bolsa de valores. Es falso que la ciudadanía pueda acceder a sus declaraciones de impuestos si las pidiera al Estado. Tampoco puede acceder a esta información en la gran mayoría de los casos de las empresas del país, pues sus estados financieros no son públicos.

Fifco publica en pantalla el número de la central del Ministerio de Hacienda para hacer consultas, pero la misma institución confirmó a Doble Check que tiene prohibido compartir esos datos por el Código de Normas y Procedimientos Tributarios. Su artículo 117 reza:

“Las informaciones que la Administración Tributaria obtenga de los contribuyentes, responsables y terceros, por cualquier medio, tienen carácter confidencial; y sus funcionarios y empleados no pueden divulgar en forma alguna la cuantía u origen de las rentas, ni ningún otro dato que figure en las declaraciones, ni deben permitir que estas o sus copias, libros o documentos, que contengan extractos o referencia de ellas sean vistos por otras personas que las encargadas en la Administración de velar por el cumplimiento de las disposiciones legales reguladoras de los tributos a su cargo”.

Ese es el motivo por el que la divulgación de este tipo de datos confidenciales ha debido pasar por la Sala Constitucional. La lista de los grandes contribuyentes salió a la luz por un recurso de amparo impulsado por la organización Territorios Seguros. El diputado José María Villalta también ganó un recurso para conocer el detalle de las empresas que se acogieron a la amnistía tributaria del 2018-2019.

La ciudadanía puede acceder a información sobre cuánto recaudó el Estado por impuesto sobre la renta o por el selectivo de consumo, por ejemplos. No puede conocer cuánto pagó una empresa por esos rubros sin intentarlo por vías judiciales.

En su respuesta ante este chequeo, Fifco también refirió a estas resoluciones desde la Sala Constitucional. También volvió a recordar que sus estados financieros son públicos en su sitio web. Su respuesta omitió referirse explícitamente a su aseveración incorrecta de que «con solo llamar al Ministerio de Hacienda es posible que usted pueda comprobar lo que estamos diciendo».

Nota del editor: Doble Check es un proyecto financiado por la Universidad de Costa Rica. El Instituto de Investigaciones Sociales también pertenece a esta casa de enseñanza. La información en esta nota se trabajó con independencia de esta relación, pero se considera necesario transparentar un conflicto de interés de cara a nuestra audiencia.