Es falso que haya un proyecto para asegurar atención a migrantes con COVID-19

En resumen: Un audio y una imagen que circulan por Whatsapp y Facebook divulgan información falsa sobre un supuesto proyecto de ley para atender a migrantes nicaragüenses que lleguen infectados con COVID-19. En los mensajes se asegura sin ningún sustento que ya se ha aprobado en primer debate de la Asamblea Legislativa la iniciativa de “darle seguro” a estas personas.

Tanto la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) como el departamento de prensa de la Asamblea Legislativa desmintieron la información.

El autor del audio asegura: “Esta semana estuve en la Asamblea Legislativa y por más presión que hicimos no pudimos traernos abajo el proyecto”. No es posible que la persona se hubiera presentado al Congreso, pues actualmente no hay acceso a particulares debido a las medidas preventivas por el COVID-19.

No hay ningún tipo de proyecto de ley en corriente legislativa relativo a la atención de migrantes nicaragüenses infectados. Así lo aseguró Grettel Umaña, funcionaria de la oficina de prensa y protocolo de la Asamblea Legislativa.

El audio divulgado por Whatsapp no solo es falso, también es confuso. Muestra ignorancia de los procesos legislativos y de las competencias institucionales del Ejecutivo, la Caja del Seguro y la Asamblea Legislativa.

En resumen: Un audio y una imagen que circulan por Whatsapp y Facebook divulgan información falsa sobre un supuesto proyecto de ley para atender a migrantes nicaragüenses que lleguen infectados con COVID-19. Los mensajes aseguran sin ningún sustento que ya se ha aprobado en primer debate de la Asamblea Legislativa la iniciativa de “darle seguro” a estas personas.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) como el departamento de prensa de la Asamblea Legislativa desmintieron la información.

El autor del audio asegura: “Esta semana estuve en la Asamblea Legislativa y por más presión que hicimos no pudimos traernos abajo el proyecto”. No es posible que la persona se hubiera presentado al Congreso, pues actualmente no hay acceso a particulares debido a las medidas preventivas por el COVID-19.

No hay ningún tipo de proyecto de ley en corriente legislativa relativo a la atención de migrantes nicaragüenses infectados. Así lo aseguró Grettel Umaña, funcionaria de la oficina de prensa y protocolo de la Asamblea Legislativa.

El audio divulgado por Whatsapp es falso, pero también es confuso. El mensaje muestra ignorancia de los procesos legislativos y de las competencias institucionales del Ejecutivo, la Caja del Seguro y la Asamblea Legislativa.

Ejecutivo no presenta proyectos en período ordinario

El autor del audio insinúa que el supuesto proyecto estaría siendo impulsado por el ministro de Salud, Daniel Salas, en conjunto con el presidente Carlos Alvarado. El mensaje denuncia que su objetivo sería “quebrar la Caja”, puesto que “les sirve que todo mundo se enferme”.

El audio omite mencionar que la Asamblea Legislativa está en periodo ordinario de sesiones. El Poder Ejecutivo no podrá proponer proyectos hasta el próximo mes de agosto, cuando empiece un nuevo período extraordinario.

La Cancillería de la República ya se había pronunciado el martes 23 de junio con respecto a la posibilidad de atender a personas nicaragüenses enfermas en frontera. Anunció que es inviable la creación de un “corredor humanitario”. Así lo replicó el presidente Carlos Alvarado en la conferencia de prensa del mediodía de ayer, miércoles.

“Es inviable e irrealista la propuesta sobre la creación de un ‘corredor humanitario’ para asistir a nicaragüenses que buscan salir de su país (…) no está contemplado dentro de futuras acciones en la región”, señala Cancillería.

La propuesta de crear ese proyecto había sido planteada en un carta por un organismo nicaragüense de derechos humanos.

El ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Rodolfo Solano, señaló en el comunicado que, hasta el pasado 23 de junio, un total de 15.500 personas que pretendían ingresar de manera irregular al país fueron rechazadas.

Presidencia no ha invitado a migrantes infectados a buscar atención en Costa Rica

En resumen: En redes de Whatsapp circula una imagen falsamente atribuida a Casa Presidencial. La foto imita una publicación en Facebook desde la cuenta oficial de Presidencia y su texto invita a migrantes infectados de COVID-19 a acercarse a Costa Rica para recibir atención médica. La publicación indica que Casa Presidencial está “apoyando en todo lo […]

En resumen: En redes de Whatsapp circula una imagen falsamente atribuida a Casa Presidencial. La foto imita una publicación en Facebook desde la cuenta oficial de Presidencia y su texto invita a migrantes infectados de COVID-19 a acercarse a Costa Rica para recibir atención médica.

La publicación indica que Casa Presidencial está “apoyando en todo lo posible a todos los contagiados que lleguen por ayuda”. La ayuda se ofrecía en supuesta coordinación con la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La publicación se acompaña de una imagen con un corazón relleno con la bandera nicaragüense. Además incluye una exclamación que acusa de xenofobia a los ciudadanos sancarleños.

Casa Presidencial confirmó a Doble Check que la imagen es falsa.

“La información que circula hace un uso indebido y engañoso de la imagen de Presidencia. Su contenido es totalmente falso y de mala fe”.

Recuerde que cualquier lector o lectora puede dirigirse a Doble Check vía Facebook, Twitter, Instagram y a doblecheck@ucr.ac.cr para remitir informaciones dudosas para su verificación.

El caso Repretel: ¿Cómo usar fuentes anónimas?

Noticias Repretel provocó una polémica en mayo por una primicia en la que anunció la muerte del décimo paciente de COVID-19. En enero, había publicado una alarma falsa sobre un supuesto primer caso de coronavirus, que no ocurrió hasta un mes y medio después. En ambos episodios, el noticiario usó fuentes periodísticas que no estaban […]

Noticias Repretel provocó una polémica en mayo por una primicia en la que anunció la muerte del décimo paciente de COVID-19. En enero, había publicado una alarma falsa sobre un supuesto primer caso de coronavirus, que no ocurrió hasta un mes y medio después. En ambos episodios, el noticiario usó fuentes periodísticas que no estaban plenamente identificadas. ¿Qué nos enseñan los casos de Noticias Repretel sobre el uso de fuentes anónimas?

Publicación anónima fabricó desinformación al omitir explicación oficial sobre pruebas de COVID-19

Una publicación anónima en Facebook omitió deliberadamente información para acusar sin fundamento al ministro de Salud, Daniel Salas, de mentir. La persona autora de la publicación decidió suprimir una explicación oficial que indicaba los motivos de la diferencia entre el número de casos positivos de COVID-19 publicados por el Ejecutivo y el de pruebas positivas practicadas por Inciensa.

La denuncia se hizo el 13 de abril en un perfil que funciona bajo el seudónimo Patricio Villeda. La publicación se basó en uno de dos documentos emitidos por Inciensa. Esta certificación reportaba que su laboratorio había realizado 855 pruebas positivas hasta ese día. El autor de la denuncia acusó al ministro Daniel Salas de mentir, pues ese día se había reportado una suma total de 612 personas infectadas con COVID-19.

La acusación fue replicada poco después por el medio El Guardián en una nota que no contó con la versión del Ministerio de Salud. En su portada de hoy, 16 de abril, Diario Extra también especula sin ofrecer fundamento que la reciente renuncia del viceministro de Salud, Denis Angulo, se debió a la publicación del documento de Inciensa.

La certificación de Inciensa publicada por “Patricio Villeda” venía acompañada de una carta de la directora de la institución, Lissette Navas. El documento explicaba que el número de pruebas no se corresponde con el número de personas infectadas.  Este documento fue omitido en la publicación.

Resumen: Una publicación anónima en Facebook omitió deliberadamente información para acusar sin fundamento al ministro de Salud, Daniel Salas, de mentir. La persona autora de la publicación decidió suprimir una explicación oficial que indicaba los motivos de la diferencia entre el número de casos positivos de COVID-19 publicados por el Ejecutivo y el de pruebas positivas practicadas por Inciensa.

La denuncia se hizo el 13 de abril en un perfil que funciona bajo el seudónimo Patricio Villeda. La publicación se basó en uno de dos documentos emitidos por Inciensa. Esta certificación reportaba que su laboratorio había realizado 855 pruebas positivas hasta ese día. El autor de la denuncia acusó al ministro Daniel Salas de mentir, pues ese día se había reportado una suma total de 612 personas infectadas con COVID-19.

La acusación fue replicada poco después por el medio El Guardián en una nota que no contó con la versión del Ministerio de Salud. En su portada de hoy, 16 de abril, Diario Extra también especula sin ofrecer fundamento que la reciente renuncia del viceministro de Salud, Denis Angulo, se debió a la publicación del documento de Inciensa.

La certificación de Inciensa publicada por “Patricio Villeda” venía acompañada de una carta de la directora de la institución, Lissette Navas. El documento explicaba que el número de pruebas no se corresponde con el número de personas infectadas.  Este documento fue omitido en la publicación.

“Inciensa realiza todas las muestras para dar de alta a pacientes, en algunas ocasiones se requieren hasta cuatro muestras por persona para calificar a un paciente como recuperado, dado que continúan saliendo positivo”, puntualizó Navas.

Doble Check conversó con el abogado Allan Arburola, quien había solicitado la información a Inciensa en primer lugar. Según Arburola, él transmitió la respuesta de la institución a las personas que administran la página Patricio Villeda: tanto la certificación de pruebas positivas como la explicación de su directora. La publicación de «Villeda» omitió la segunda.

Doble Check trató de contactar a la persona que maneja el perfil en Facebook. En una respuesta se declinó hablar sobre el tema.

¿De dónde salieron los datos?

Los datos proporcionados por el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) habían sido solicitados el pasado 30 de enero por el abogado Allan Arburola. Él asegura conocer a las personas administradoras de “Patricio Villeda”, y afirma que les transmitió el documento cuando Inciensa lo extendió, el 13 de abril.

Arburola afirma que él compartió la información completa y que fueron las personas administradoras las que decidieron publicar solo uno de los dos documentos.

Certificación emitida por Inciensa a petición de Allan Arburola. Este fue el único documento publicado por «Patricio Villeda».

El abogado critica a Inciensa por considerar que comparte sus datos de forma confusa. Aún así reconoció que, personalmente, no hubiese publicado los datos de la manera en que “Patricio Villeda” lo hizo.

“Yo por lo menos hubiera compartido ambos documentos”, dijo a Doble Check.

Carta aclaratoria que Inciensa adjuntó a la certificación dada a Allan Arburola.

Arburola y “Villeda” habían coincidido anteriormente en la crítica a la medida del Tribunal Supremo de Elecciones de eliminar la referencia al sexo en las cédulas de identidad.

Cadena de desinformación

El medio digital El Guardián replicó la denuncia falsa bajo el título “Inciensa extiende documento donde certifica que número de infectados por Covid-19 es mayor al dato oficial revelado por el Gobierno”.

El medio únicamente usó como fuente para esa nota la desinformación de Patricio Villeda. El redactor omitió consignar en el artículo una clarificación de los datos emitida por Salud. En otra noticia separada, publicada ese mismo día, El Guardián sí dio lugar a la aclaración del ministerio.

El medio también publicó el martes 14 de abril un nuevo artículo en el que apuntaba la omisión de “Patricio Villeda”. El Guardián mantiene publicada su nota original. No se ha realizado actualización o corrección.

Doble Check intentó contactar a Richard Molina, quien firma las tres publicaciones. El periodista declinó hablar sobre el tema.

Diario Extra también hizo una referencia a lo que parece ser el documento emitido por Inciensa. Al anunciar la reciente salida del viceministro de Salud, Denis Angulo, el medio especula en su portada que la salida está relacionada con la certificación de ese instituto. El diario no ofrece más sustento para la afirmación.

Ejecutivo no actualiza información sobre pruebas realizadas

El Ejecutivo omite publicar en sus informes diarios el número de pruebas que se practican en el país, y reporta únicamente los casos nuevos. El ministro Daniel Salas ha negado que el gobierno oculte datos.

“Estamos concentrados en las personas, en contener los casos, en dar la información que hemos considerado más sensible (…) trabajar en una base de datos anonimizada para que la gente pueda ver todo ese detalle en realidad nos va a quitar energía sin focalización en lo que queremos”, señaló Salas en conferencia de prensa.

Hasta el 16 de abril, 642 personas han tenido un diagnóstico positivo de COVID-19; 74 de ellas ya se han recuperado.

Con respecto a los datos publicados por Inciensa el 13 de abril, el Ministerio aclaró que, de las 855 muestras positivas, 510 corresponden a muestras procesadas para certificar la recuperación de los pacientes. Las restantes 345 correspondían a diagnósticos y a confirmación diagnóstica.

Estos fueron los documentos originales que, desde la primera solicitud, envió Inciensa al abogado Arburola.

Taxista en emergencia médica no es paciente con COVID-19, como se dijo en video

Resumen: Un taxista que tuvo una emergencia médica al volante no es un caso sospechoso de estar infectado por el nuevo coronavirus. Así lo confirmó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para refutar un video que capturó la emergencia y que circuló por redes sociales.

El suceso ocurrió el pasado 20 de marzo en las cercanías del Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia.

La persona autora del video conjetura falsamente que el taxista tiene COVID-19. «Este señor viene con los síntomas del coronavirus, venía descompuesto en el carro. Creo que tiene coronavirus», aseguró.

El video fue acompañado por un texto en el que se asegura que un taxista diagnosticado positivo para COVID-19 había escapado del hospital, y que estaba ofreciendo el servicio de transporte.

La CCSS desmintió la información por medio de un comunicado de prensa.  La institución aclaró que el paciente solicitó la atención del servicio de emergencias  por una patología médica distinta al COVID-19. La entidad aseguró que el paciente no presentaba síntomas relacionados con el virus.

Resumen: Un taxista que tuvo una emergencia médica al volante no es un caso sospechoso de estar infectado por el nuevo coronavirus. Así lo confirmó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para refutar un video que capturó la emergencia y que circuló por redes sociales.

El suceso ocurrió el pasado 20 de marzo en las cercanías del Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia.

La persona autora del video conjetura falsamente que el taxista tiene COVID-19. «Este señor viene con los síntomas del coronavirus, venía descompuesto en el carro. Creo que tiene coronavirus», aseguró.

El video fue acompañado por un texto en el que se asegura que un taxista diagnosticado positivo para COVID-19 había escapado del hospital, y que estaba ofreciendo el servicio de transporte.

La CCSS desmintió la información por medio de un comunicado de prensa.  La institución aclaró que el paciente solicitó la atención del servicio de emergencias  por una patología médica distinta al COVID-19. La entidad aseguró que el paciente no presentaba síntomas relacionados con el virus.

Otro rumor

La institución además alertó sobre otro rumor falso en el que se aseguraba que un paciente de COVID-19 del Hospital San Juan de Dios también había escapado del centro hospitalario.

Las autoridades advierten que esto es falso. El hospital San Juan de Dios no tiene pacientes positivos por COVID-19 internados. Además, la CCSS aclaró que los pacientes que ameriten internamiento son ingresados en unidades de aislamiento, de las cuales no es posible salir.

La CCSS reiteró su llamado “a no compartir noticias falsas que generan temor y no ayudan en nada al manejo de la emergencia nacional”.