Asamblea Legislativa indujo a error a medios en información sobre expresidente Solís

Varios medios digitales y páginas de Facebook replicaron una información errónea divulgada originalmente por las cuentas oficiales de la Asamblea Legislativa.

Publicaciones en Facebook y YouTube del Congreso afirmaron erróneamente ayer que el expresidente Luis Guillermo Solís (entre otros exfunconarios de su administración) habían sido inhabilitados para ejercer puestos públicos por una mayoría de diputados de la Comisión de Ingreso y Gasto Público.

Varios medios digitales y páginas de Facebook replicaron una información errónea divulgada originalmente por las cuentas oficiales de la Asamblea Legislativa.

Publicaciones en Facebook y YouTube del Congreso afirmaron erróneamente ayer que el expresidente Luis Guillermo Solís (entre otros exfunconarios de su administración) habían sido inhabilitados para ejercer puestos públicos por una mayoría de diputados de la Comisión de Ingreso y Gasto Público.

Publicación de Facebook errónea de la Asamblea Legislativa. Cortesía del periodista David Barrientos

En realidad, la Comisión únicamente tiene potestad para expresar una recomendación a la Contraloría General de la República. La solicitud de los diputados se dio a raíz de los ₡600.000 millones que el gobierno de Solís no presupuestó para pagar deuda pública en el 2018.

El error fue replicado por ElGuardian.cr , y la página profesional de su director Richard Molina, Costa Rica Noticias, BruncaTV Online, la página Radioperiódicos (no confundir con “Reloj”), la página CR506 y la página Titulares Nacionales.

Las cuentas de la Asamblea reconocieron el error y ofrecieron disculpas esta mañana.

Doble Check supo de este caso tras una consulta al respecto del periodista David Barrientos, de La Hora Tica, a la cuenta de la Asamblea en Twitter. Tras la pregunta del periodista, las cuentas de la Asamblea hicieron la enmienda.

Chequeo en desarrollo: Al momento de la publicación extendimos la consulta a CGR para conocer cuál es el proceso que seguirá la recomendación de los diputados.

No hay evidencia de una brecha salarial entre hombres y mujeres en puestos iguales, como se dijo en la Asamblea

No existe una medición que respalde la afirmación de que las mujeres reciben menos salario por ocupar el mismo puesto que los hombres en Costa Rica. Tres diputadas, un diputado y el Semanario Universidad hicieron esa afirmación sin prueba estadística. Aquí, las palabras clave son “por un mismo puesto”: los datos disponibles solo permiten ver […]

No existe una medición que respalde la afirmación de que las mujeres reciben menos salario por ocupar el mismo puesto que los hombres en Costa Rica. Tres diputadas, un diputado y el Semanario Universidad hicieron esa afirmación sin prueba estadística.

Aquí, las palabras clave son “por un mismo puesto”: los datos disponibles solo permiten ver brechas más generales entre promedios de hombres y mujeres, en lugar de un escenario tan específico. También muestran otros tipos de desigualdad laboral que sí perjudican significativamente más a las mujeres, según confirmaron especialistas en este tipo de mediciones.

Por ejemplo, sí existe una diferencia en el ingreso del promedio total de la población ocupada. Por cada ₡100 que reciben mensualmente en promedio los hombres en Costa Rica, las mujeres reciben ₡13 menos, según el INEC. Este es un cálculo que no compara ingresos dentro de un mismo puesto. Además, esta brecha desaparece del todo cuando se calcula el ingreso por hora, según un análisis del último informe Estado de la Nación.

Eso sí, el Programa Estado de la Nación argumenta que las mujeres deberían mostrar mejores promedios de ingreso por hora que los hombres en el país. Es decir, las mujeres están mejor calificadas y se las discrimina porque se les paga menos de lo que valen en el mercado de trabajo.

Otros números muestran una desigualdad marcada. Solo una de cada tres personas ocupadas es una mujer. El desempleo de las mujeres en el país es un 50% superior al de los hombres. Además, las mujeres están perjudicadas el doble por el subempleo (cuando una persona trabaja menos horas de las que querría). En el hogar, las mujeres además dedican más del doble de su tiempo al trabajo doméstico sin paga en comparación con los varones.

¿Qué se dijo en el Congreso?

En la sesión de Plenario del lunes 18 de marzo se aprobó unánimemente un proyecto de ley para proteger la igualdad salarial entre hombres y mujeres. La ley contempla la creación de un indicador de igualdad salarial a cargo del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Durante la discusión por el fondo del proyecto, la diputada Paola Vega, del Partido Acción Ciudadana, dijo: “Cuando vemos los números de pobreza en Costa Rica, vemos que la pobreza tiene un rostro de mujer más marcado que un rostro de hombre. Esto se debe finalmente al hecho de que no se respeta la igualdad salarial, en el sector privado principalmente”.

Su compañera de partido, Nielsen Pérez, afirmó que la reforma ayudaría “a cerrar la brecha salarial entre hombres y mujeres. Para el sector público es de 10% y 27% para lo privado”.

El frenteamplista José María Villalta dijo: “Las mujeres ganan en Costa Rica menos salario que los hombres aunque realicen exactamente las mismas tareas, con las mismas responsabilidades y con las mismas capacidades”.

La diputada Franggi Nicolás, del PLN, dijo: “Las mujeres en este país siguen recibiendo un 27% menos de salario que los varones al hacer exactamente las mismas labores, y eso no lo podemos permitir”.

Antes que estas declaraciones, el Semanario Universidad había afirmado en su edición del 5 de marzo que “disparidad salarial en un mismo puesto e iguales labores entre hombres y mujeres es del 27%”. La periodista María José Núñez afirmó que el dato provino de Patricia Mora, ministra de la Condición de la Mujer. Su encargada de prensa lo confirmó.

Se les consultó a todas las fuentes sobre el origen de sus datos. Ninguno de los documentos provistos expone datos actuales que respalden las afirmaciones de que mujeres y hombres en Costa Rica reciben menos salario por realizar la misma labor.

Afinemos cuáles son los datos disponibles. Todos los estudios provienen de distintas encuestas del INEC. Los datos solo pueden indagar en aspectos bastante más generales que la especificidad de un puesto. Por ejemplo, se pregunta si la persona trabaja en el sector privado o público, en cuál rama de actividad, su nivel de estudios y otros datos demográficos.

Las encuestas sí arrojan cuáles son las diferencias generales entre los ingresos de hombres y mujeres.

Según la última Encuesta Continua de Empleo, la brecha general de ingreso es del 13,3% en perjuicio de las mujeres. Contrario a lo dicho por la diputada Pérez, esta diferencia es pequeña para el sector público (0,9%), aunque en el sector privado excede por poco el porcentaje alertado: 28,3%.

Cálculos finos y gruesos

¿Por qué no existe una medición que revele la diferencia de salarios entre hombres y mujeres que ocupen exactamente un mismo puesto? Porque para hacerlo se necesitan los datos de las planillas en el país, y estos no están disponibles públicamente.

Con esta limitación, los análisis parten de las encuestas del INEC. Lo más común ha sido hacer una comparación gruesa entre los distintos promedios. Por ejemplo, el promedio de los salarios de los trabajadores varones de la rama de construcción con las mujeres en la misma rama. Esa rama podría incluir, por ejemplo, peones de construcción y asistentes administrativas, lo cual hace imposible decir que se está haciendo una comparación entre personas con el mismo puesto. Sin embargo, hay formas de afinar la lupa.

Los cálculos más gruesos únicamente permiten medir las diferencias entre rama de actividad. La estructura de trabajo hace que el tipo de puesto en cada rama sea muy variada, por lo que no se puede tomar como un cálculo puesto por puesto.

La última medición más pormenorizada sobre este tema la publicó el informe Estado de la Nación. El documento se basa en datos de las encuestas de hogares del 2018. El Programa Estado de la Nación (PEN) usó un modelo matemático que, en simple, le permitió hacer comparaciones entre hombres y mujeres que compartieran las mismas características generales en la encuesta. Es decir, se contraponen personas que no solo compartieran la rama de actividad, sino también el nivel educativo, la experiencia, el lugar de residencia, etc. No es un análisis entre puestos, pero es más fino que un análisis de promedios generales porque además hace el cálculo con ingresos por horas, no con ingresos mensuales. El estudio no encontró brechas significativas entre los salarios de hombres y mujeres.

El PEN determinó que alrededor de la mitad de las diferencias de salario entre hombres y mujeres pudieron explicarse. Una explicación sería, por ejemplo, cuando una persona tiene más educación que otra y por ello gana más. Sin embargo, en la otra mitad de los casos no hubo explicación, y ahí es donde el PEN detecta juego sucio contra las mujeres.

“La brecha debería ser más positiva en favor de las mujeres, y no lo es porque hay un componente de discriminación”, explica Natalia Morales, encargada del capítulo de Equidad e Integración Social.

En otras palabras, según el PEN, hay una aparente igualdad de ingresos, pero las mujeres en realidad no están percibiendo lo que valen en el mercado laboral. Deberían ganar más porque están mejor calificadas.

Es común la práctica de confundir la brecha por ingresos mensuales promedio y la brecha salarial de género entre puestos iguales. El medio de verificación de datos Politifact tiene un documento disponible para explicar los errores comunes al confundir ambos conceptos, que se asemejan mucho a los tratados en este chequeo.

Desigualdad y exclusión femenina

¿Es válido seguir señalando la brecha total de ingreso mensual entre hombres y mujeres del 13% cuando existe un análisis aparentemente más fino por horas de trabajo y entre personas con mayores similitudes como el del Estado de la Nación?

Pilar Ramos, coordinadora de Información del INEC, considera que sí. Según la funcionaria, el mantener la comparación de ingresos por mes revela otras condiciones de exclusión y desigualdad que sufren las mujeres.

“Esto es porque, en efecto, las mujeres son más afectadas por el subempleo. En general las mujeres desean trabajar más horas de lo que están pudiendo trabajar pero no consiguen esas horas adicionales”.

De hecho, el porcentaje de subempleo ente mujeres dobla al de los varones. La funcionaria destaca que incluso el subempleo podría estar subestimado. Ramos dice que, al contestar la encuesta, hay mujeres que podrían no estar afirmando que desearían trabajar más horas debido a que su día ya está copado con trabajo no remunerado en el hogar.

Este tipo de trabajo también muestra una gran desigualdad en el país. La Encuesta Nacional de Uso del Tiempo, del 2017, arrojó que las mujeres dedican poco más del 21% de su tiempo en labores del hogar no remuneradas, mientras que los varones dedican un 9,4%.

La funcionaria además llama la atención sobre un sesgo que no es cuantificable en las encuestas, y que podría manifestarse más en los cálculos hechos con salarios por hora. Las personas que normalmente responden los instrumentos del INEC son mujeres. Ellas, según Ramos, suelen reportar fielmente las horas laboradas por ellas mismas, pero tienden a sobreestimar las horas trabajadas por sus parejas, pues, por ejemplo, incluyen los tiempos de traslado en la estimación. Esta sobredimensión podría afectar el cálculo cuando el ingreso de los hombres se traslada a horas. Ramos tiene la hipótesis no comprobada de que ello hace que las horas de los varones resulten subvaloradas.

En resumen, ¿cuál cálculo es mejor? Un modelo matemático como el del PEN permite comparar (lo más cercanamente posible con los datos disponibles) peras con peras y manzanas con manzanas. Una comparación más gruesa (como las que se hacen más habitualmente) permite ver tendencias más generales en temas de inclusión.

Costa Rica está mal en índice del Foro Económico Mundial

Existe al menos otra medición en la que Costa Rica no ha sido bien calificada en igual equidad salarial, aunque esta no mide una brecha como tal.

El país aparece bastante mal parado en el índice de equidad de salario por trabajo similar, del Foro Económico Mundial. El país obtiene un 0,555 cuando un país con una paridad absoluta debería aparecer con 1.

La medición se hace con criterios bastante distintos de los expuestos anteriormente. El índice tampoco calcula salarios para igual trabajo. El indicador se construye con otros datos como la brecha promedio, el monto del Producto Interno Bruto en dólares, la tasa de ocupación de hombres y mujeres y los salarios nominales promedio. También toma en cuenta los datos de una encuesta propia hecha entre personas en la dirección ejecutiva de empresas.

La medición sirve para colocar a los países en un escalafón mundial. Costa Rica aparece muy bien ubicado en el índice global de equidad de género: en el puesto 22. Sin embargo, es justamente el tema de participación económica y oportunidades en donde puntúa mal. En este subíndice, el país aparece en el puesto 105 de 149 países.

Otras desigualdades

Más allá del tema del salario, hay otros indicadores que muestran cómo las mujeres tienen mayores barreras para disfrutar de sus derechos económicos.

  • La tasa nacional de ocupación masculina es de 67,9%, mientras que la femenina es de 42,7%, según datos de la última Encuesta Continua de Empleo.
  • Esta barrera para las mujeres es especialmente notoria en las zonas rurales, donde alcanza apenas 35,64% para las mujeres.
  • El desempleo en hombres es del 10%, mientras que en las mujeres alcanza el 14,9%.
  • El subempleo (que cuantifica la proporción de personas que trabajan pero que querrían trabajar más horas) en hombres es del 6,7%, mientras que en mujeres es del 12,7%.
  • Una de cada tres mujeres tienen educación superior, en comparación con solo 21% de los hombres, pero este perfil no se transforma en mejores oportunidades para ellas, según el PEN.
  • Una simulación, hecha por el PEN, muestra que si las mujeres desocupadas o fuera de la fuerza de trabajo se incorporaran, la pobreza en Costa Rica se reduciría a la mitad.

Diario Extra basó noticia en «estudio» proarmas de Harvard (que no es estudio, ni es de Harvard)

Diario Extra afirmó que en una nota informativa que “cuantas más armas, menos criminalidad”. La publicación basó su información en un ensayo falsamente atribuido a la Universidad de Harvard que fue ampliamente refutado. El diario además tergiversó un informe de la ONU para apoyar la tesis a favor de la tenencia de armas.

La publicación de Diario Extra es muy confusa. En su entrada dice que el “estudio” “fue realizado el año pasado [2018] por abogados de la Universidad de Harvard”. Más adelante afirma que el ensayo se publicó en el 2007 por primera vez. También dice que la información de ese ensayo se basa en un estudio de la ONU del 2013.

El primer ensayo efectivamente fue publicado en el 2007. Este fue refutado por el director del Centro de Estudios para el Control de Lesiones de la Universidad de Harvard en el 2009. Esta refutación fue resumida por el sitio de verificación de datos estadounidense Snopes en el 2015, luego de que las ideas del ensayo original tuvieran amplia divulgación en el sitio Beliefnet.

El ensayo fue hecho por dos conocidos activistas a favor del derecho a las armas, según encontró Snopes. Es incorrecto identificar el texto como un “estudio” pues no fue revisado por pares ni sometido a ningún escrutinio académico. La publicación que lo divulgó se identificaba como un medio ideológico editado por estudiantes de Harvard.

Diario Extra usa una fuente adicional: el Estudio Mundial sobre el Homicidio (2013), de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. El periódico escoge pasajes que, sacados de contexto, disminuyen la responsabilidad del uso de armas de fuego en los homicidios. Asimismo, omite pasajes que ponen en entredicho la tesis de su nota.

Doble Check trató de comunicarse con el autor de la nota, Gustavo Retana, así como con Paola Hernández, directora del diario. No hubo respuesta, y Hernández nos bloqueó para contactarla por Whatsapp minutos después de hacerle las consultas.

En resumen: Diario Extra afirmó que en una nota informativa que “cuantas más armas, menos criminalidad”. La publicación basó su información en un ensayo falsamente atribuido a la Universidad de Harvard que fue ampliamente refutado. El diario además tergiversó un informe de la ONU para apoyar la tesis a favor de la tenencia de armas.

La publicación de Diario Extra es muy confusa. En su entrada dice que el “estudio” “fue realizado el año pasado [2018] por abogados de la Universidad de Harvard”. Más adelante afirma que el ensayo se publicó en el 2007 por primera vez. También dice que la información de ese ensayo se basa en un estudio de la ONU del 2013.

El primer ensayo efectivamente fue publicado en el 2007. Este fue refutado por el director del Centro de Estudios para el Control de Lesiones de la Universidad de Harvard en el 2009. Esta refutación fue resumida por el sitio de verificación de datos estadounidense Snopes en el 2015, luego de que las ideas del ensayo original tuvieran amplia divulgación en el sitio Beliefnet.

El ensayo fue hecho por dos conocidos activistas a favor del derecho a las armas, según encontró Snopes. Es incorrecto identificar el texto como un “estudio” pues no fue revisado por pares ni sometido a ningún escrutinio académico. La publicación que lo divulgó se identificaba como un medio ideológico editado por estudiantes de Harvard.

Diario Extra usa una fuente adicional: el Estudio Mundial sobre el Homicidio (2013), de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. El periódico escoge pasajes que, sacados de contexto, disminuyen la responsabilidad del uso de armas de fuego en los homicidios. Asimismo, omite pasajes que ponen en entredicho la tesis de su nota.

Doble Check trató de comunicarse con el autor de la nota, Gustavo Retana, así como con Paola Hernández, directora del diario. No hubo respuesta, y Hernández nos bloqueó para contactarla por Whatsapp minutos después de hacerle las consultas.

Las citas del “estudio de Harvard”

Para sostener que “cuantas más armas, menos criminalidad”, Diario Extra afirma valerse de dos fuentes. Una es un “estudio” de la Universidad de Harvard ; la otra, el Estudio Mundial sobre el Homicidio, de la ONU. En algún punto la publicación afirma que el primero, un ensayo firmado por Don B. Kates and Dr. Gary Mauser que se publicó en 2007, se basa en datos del informe de la ONU, que se publicó en el 2013. Como diría Ray Tico, eso imposible.

Nota en la versión impresa de Diario Extra.

El diario recoge que las percepciones de las tasas de homicidios en Estados Unidos son producto de una campaña de desinformación de la era de la Guerra Fría. También afirma que países con mayores índices de tenencia de armas presentan una menor tasa de homicidios.

¿Cómo fue que un artículo de una revista estudiantil estadounidense terminó en las páginas de Diario Extra? No sabemos, pero aquí hay una hipótesis. El sitio Beliefnet hizo una nota sobre este ensayo en el 2015. El 29 de noviembre del 2018, el medio español La Tribuna del País Vasco publicó casi una copia al carbón de la nota de Beliefnet en español, debidamente atribuida. No podemos asegurar que Diario Extra extrajera su trabajo de este medio, pero sí tiene una cita con una traducción idéntica. Extra no cita al sitio estadounidense ni al español.

Coincidencias aparte, no parece que el periodista Gustavo Retana hubiera consultado el ensayo original. Las únicas dos citas que aparecen entrecomilladas en la nota y que se atribuyen al trabajo de Kates y Mauser (los autores originales) no aparecen textualmente en su trabajo. Una cita que aparece en la nota atribuida a Mauser, en realidad es parte del texto de la nota de Beliefnet (la otra publicación que parafrasea el ensayo). Una segunda cita usada por Diario Extra es un texto de Beliefnet que el diario español también citó erróneamente como parte del ensayo original.

Las citas de la ONU

Retana también usa como fuente el informe de la ONU. Sin embargo solo usa aquellas citas que apoyan el enfoque de su artículo, y obvia otras que no lo hacen. Por ejemplo, cita que “no todas las zonas con índices de homicidio elevados se asocian con una alta prevalencia de homicidios por arma de fuego”.

También destaca el papel del alcohol y las drogas en conductas homicidas. El autor omite las primeras palabras.

Cita del Estudio Mundial sobre el Homicidio, en la cual Diario Extra eliminó la referencia a la armas.

Por otra parte, el periodista omite referir a una cita que es central en el informe de la ONU:

Conversamos con Randall Brenes, oficial de Desarrollo Humano y Gobernabilidad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). “Claramente las armas de fuego son un factor de riesgo en el acaecimiento de hechos delictivos y violentos. No solo el informe de UNODC sino los informes del PNUD del 2013 y del 2014 sobre desarrollo humano dan cuenta de la relación que existe entre disponibilidad y proliferación de armas de fuego y violencia armada homicida”, dijo Brenes.

El especialista destacó la importancia de entender el homicidio como un fenómeno multicausal en donde la presencia de armas de fuego es un factor de riesgo. También calificó como “irresponsable” hacer una simplificación de un tema de seguridad pública.

Lo refutado por Snopes

Snopes reacciona en octubre del 2015 ante la publicación de Beliefnet titualda “Estudio de la Universidad de Harvard revela un asombroso vínculo entre armas de fuego, crimen y control de armas” (originalmente en inglés: Harvard University Study Reveals Astonishing Link Between Firearms, Crime and Gun Control), cuyo enfoque es similar al adoptado por Diario Extra.

Lo primero, es que el sitio de verificación de informaciones revela que el estudio de Harvard ni es estudio ni es de Harvard. En realidad, es un ensayo divulgado en una revista estudiantil que se autodenomina como un foro líder en conocimiento legal conservador y libertario.

La publicación también liga a Kates como un entusiasta y cabildero en temas de derecho a las armas, y a Mauser como un investigador en temas de control de armas y autodefensa.

El artículo cita una refutación de los autores divulgada en el 2009 por David Hemenway, director del Centro de Investigación de Lesiones de la Universidad de Harvard. El experto afirma que los autores hacen “demasiadas aseveraciones incorrectas e ilógicas”.

Hemenway apuntó a estudios con variables controladas en Estados Unidos que contradicen las aseveraciones de los autores. En estas investigaciones, “los estados dentro del cuartil más amplio en cuanto a prevalencia de armas de fuego tuvieron tasas de homicidio 114% más altas que los estados en el cuartil más bajo en cuanto a prevalencia de armas”.

El investigador señala la mala representación que hacen los autores de los estudios que citan, así como la pobreza de los datos en otros.

“Una amplia colección de evidencia indica que la disponibilidad de armas es un factor de riesgo para el homicidio, tanto en Estados Unidos como a través de países de altos ingresos”, dice Hemenway.

El investigador también cuestiona la forma simplista y dicotómica como ambos autores entienden la realidad.

“En su mundo, ellos parecen creer que los tipos malos siempre podrán conseguir armas, y que los buenos siempre usarán las armas apropiadamente. Las conclusiones a nivel de política están claras. En un modelo más realista, hay un continuo de personas con buenos y malos comportamientos, y la forma en que ellas se comporten depende de su disposición ese día (por ejemplo, si están cansados, borrachos, asustados) y de la situación”, dice el científico.

Ecos de la información de Diario Extra

La nota de Extra se divulgó por miembros de grupos de Facebook como ProDefensa y Coalición Costa Rica. También fue divulgado en Twitter por la diputada socialcristiana María Inés Solís.

Segunda nota refutada sobre el tema

Esta es la segunda nota que Doble Check refuta a Diario Extra sobre el tema. La primera refutación se publicó el 30 de enero. En ella, también el redactor Gustavo Retana se basó en una nota periodística que omitió citar y extrajo de ella únicamente las citas que calzaban con su enfoque original. También citó falsamente un informe de la Organización de Estados Americanos.

En aquella ocasión, al igual que en esta, ni el redactor ni la directora del diario respondieron las consultas de Doble Check.

Contexto de las publicaciones

El artículo del diario nacional se publicó el 21 de febrero, el mismo día en que se votarían las últimas mociones a la reforma a la ley de armas que se discute en la Asamblea Legislativa. Ese día se votó la moción más polémica del proyecto, la cual pretendía reducir de tres a una la cantidad de armas que podrá inscribir una persona en el país. Esa reforma no prosperó.

Beliefnet fue el medio que divulgó más ampliamente las ideas del ensayo de Kates y Mauser. Esa nota se publicó en octubre del 2015, días después de una masacre en la Universidad de Oregon, Estados Unidos, en el contexto de un nuevo debate para el control de armas en ese país. En la tragedia murieron diez personas, en cuenta el agresor. Ocho más resultaron heridas.

Carolina Hidalgo divulgó información imprecisa sobre rifles de alto calibre

En resumen: La presidenta del Congreso, Carolina Hidalgo, publicó en Twitter información imprecisa sobre la reforma propuesta a la normativa que regula la prohibición de armas de alto calibre en el país.

La diputada escribió : “En Comisión de Seguridad se acaba de aprobar el uso de este tipo de armas. Esta arma causa daño permanente y va más allá del argumento de defensa personal. Cabe mencionar que las dos primeras se utilizan en los tiroteos masivos en Estados Unidos”. [El tuit fue editado por motivos de claridad].

La publicación se acompaña de una imagen con cuatro rifles: dos automáticos y dos semiautomáticos, de las plataformas MR y AK.

La imagen induce a un error pues la reforma a la ley no plantea el levantamiento de la prohibición a armas automáticas. Por otra parte, el texto se presta para errores de interpretación. La Comisión no incorporó una nueva aprobación de uso de los rifles semiautomáticos, pues estos ya son permitidos en la legislación vigente. La interpretación correcta es que los diputados votaron por no incorporar una nueva prohibición legal.

La publicación de Hidalgo se dio luego de que la Comisión se decantara por eliminar un inciso en la reforma de ley de armas que prohibiría una lista de armas que usa municiones de alto calibre. Entre ellas se cuentan aquellas usadas para los fusiles de la gráfica.

Hidalgo afirmó a Doble Check que su intención no fue inducir a error, sino lanzar una alerta. La diputada dijo que ella tomó la imagen de un informe explicativo que había sido presentado por el Ministerio de Seguridad en enero. Por otra parte, expresó que su intención era señalar que eliminar la prohibición propuesta era una aprobación tácita para la legalización de estas armas.

Por último, es correcto que esas armas suelen ser frecuentemente usadas por los civiles que han cometido masacres en Estados Unidos.

En resumen: La presidenta del Congreso, Carolina Hidalgo, publicó en Twitter información imprecisa sobre la reforma propuesta a la normativa que regula la prohibición de armas de alto calibre en el país.

La diputada escribió : “En Comisión de Seguridad se acaba de aprobar el uso de este tipo de armas. Esta arma causa daño permanente y va más allá del argumento de defensa personal. Cabe mencionar que las dos primeras se utilizan en los tiroteos masivos en Estados Unidos”. [El tuit fue editado por motivos de claridad].

La publicación se acompaña de una imagen con cuatro rifles: dos automáticos y dos semiautomáticos, de las plataformas MR y AK.

La imagen induce a un error pues la reforma a la ley no plantea el levantamiento de la prohibición a armas automáticas. Por otra parte, el texto se presta para errores de interpretación. La Comisión no incorporó una nueva aprobación de uso de los rifles semiautomáticos, pues estos ya son permitidos en la legislación vigente. La interpretación correcta es que los diputados votaron por no incorporar una nueva prohibición legal.

La publicación de Hidalgo se dio luego de que la Comisión se decantara por eliminar un inciso en la reforma de ley de armas que prohibiría una lista de armas que usa municiones de alto calibre. Entre ellas se cuentan aquellas usadas para los fusiles de la gráfica.

Hidalgo afirmó a Doble Check que su intención no fue inducir a error, sino lanzar una alerta. La diputada dijo que ella tomó la imagen de un informe explicativo que había sido presentado por el Ministerio de Seguridad en enero. Por otra parte, expresó que su intención era señalar que eliminar la prohibición propuesta era una aprobación tácita para la legalización de estas armas.

Por último, es correcto que esas armas suelen ser frecuentemente usadas por los civiles que han cometido masacres en Estados Unidos.

¿Por qué es importante este tema?

En la Comisión de Seguridad y Narcotráfico de la Asamblea Legislativa se discute un proyecto de reforma a la ley de armas. Hasta la fecha, la propuesta de reforma más controversial ha sido la intención, impulsada por el oficialismo, de limitar la tenencia de armas de tres a una por persona. Finalmente, este cambio no prosperó.

Al margen de esta discusión, el 21 de febrero también hubo un enfrentamiento de criterios entre los diputados que buscaban incluir una prohibición a las armas de alto calibre propuesta en el proyecto de reforma y quienes abogaban por mantener la normativa tal y como está.

La moción para eliminar la prohibición del proyecto triunfó cinco votos contra cuatro.

¿Es legal tener fusiles semiautomáticos en el país?

Sí, pero con limitaciones. La intención del inciso que se excluyó en la Comisión de Seguridad era que esa respuesta fuera un ‘no’ rotundo con rango de ley.

Empecemos por diferenciar entre armas automáticas, semiautomáticas y de repetición.

La ley actual prohíbe las armas automáticas. Estas son aquellas que disparan seguidamente varios proyectiles en secuencia cuando se mantiene oprimido el detonador. Esta prohibición queda intacta en el inciso A del artículo 25 de la reforma a la ley de armas. Por eso, la imagen de Hidalgo inducía a error, pues mezclaba dos automáticas y dos semiautomáticas.

Las armas de repetición son permitidas actualmente. Estas son aquellas en las que el usuario debe accionar un mecanismo para cargar un nuevo proyectil después de disparar. Un revólver es el ejemplo clásico.

Las armas semiautomáticas también son permitidas en Costa Rica. Son aquellas que disparan un solo proyectil al accionar el detonador pero no se debe accionar un mecanismo para cargar un nuevo proyectil. Estas son las de la discordia.

En el caso de los rifles semiautomáticos, como los dos mostrados en la gráfica que publicó Hidalgo, actualmente rige una directriz del Ministerio de Seguridad emitida en el 2014 que los prohíbe como armas para la tenencia civil. No obstante, sí son usados por el Estado y por empresas de seguridad.

La diputada defiende que es necesario que los efectos de esa directriz alcancen jerarquía de ley, ya que un eventual gobierno más permisivo podría eliminarla, y así dejar estos fusiles al alcance de la ciudadanía.

¿Qué replicó Hidalgo?

La presidenta de la Asamblea afirmó que su intención con el tuit fue alertar sobre la alegada peligrosidad de admitir las armas de alto calibre, tanto ante la ciudadanía en general como ante los diputados que no tenían conocimiento sobre el cambio a la norma propuesta.

Hidalgo dijo que la gráfica publicada proviene del ente técnico competente, el Ministerio de Seguridad.

“La imagen tiene a la par (armas) automáticas y semiautomáticas porque la idea era ejemplificar la evolución de esa tecnología, y que la diferenciación visual y de calibres es pequeña y que por eso hay que ser específico en la norma”, dijo Hidalgo.

En cuanto al tuit que afirmaba que la Comisión había aprobado el uso de ese tipo de armas, la legisladora alegó: “Eliminando el inciso K, lo que hacés es permitir (el uso de armas), por default tácitamente. Acordate que lo que no está prohibido en la ley está permitido”.

¿Por qué se quería regular con el criterio de los calibres?

El inciso eliminado del proyecto de ley no hablaba de armas de repetición, semiautomáticas o automáticas. Más bien prohibía: “Toda arma larga, o todo tipo de revólver o pistola que utilicen los calibres: 0.223 – 5.56 – 5.7X28 – 7 – 7.62X25 – 7.62X39 – 7.62X51 y 7.62X57. Salvo aquellas que armas inscritas y empleadas para la práctica de modalidades deportivas debidamente acreditadas”.

La diputada y su colega de la fracción oficialista, Enrique Sánchez, explicaron a Doble Check que plantearon su defensa a esta restricción basados en informes del Ministerio de Seguridad. Su argumento se apoya en que, según el Ministerio, el avance de las armas semiautomáticas ha hecho que cada vez se acerquen más al poder letal de las automáticas. Por ello, la modalidad de disparo deja de ser el criterio relevante y, más bien, privilegiaron el calibre.

“Los calibres son un método objetivo para regular qué tan potencialmente ofensiva o peligrosa puede ser un arma”, dijo la diputada en una larga respuesta enviada a Doble Check. Puede consultar el documento completo aquí.

Del otro lado de la acera está el liberacionista Gustavo Viales, presidente de la Comisión de Seguridad y Narcotráfico. El diputado apoyó la eliminación del inciso, y fue el primero en reaccionar ante las críticas por ello.

El diputado alegó que con la eliminación de la prohibición no se está aprobando ningún armamento nuevo. Agregó que la prohibición de los fusiles semiautomáticos para uso civil ya están regulados por la directriz ministerial.

El diputado justifica su oposición a regular estas armas por ley porque, según afirma, convertiría en ilegal un arsenal que hoy es legal y que está en manos del Estado y de empresas privadas. “¿Qué hace la empresa de seguridad, qué hace el Estado con esas licitaciones que ha adquirido o que está por adquirir con ese tipo de arma?”, dijo Viales.

Armas para masacres

Por último, es correcta la afirmación de Hidalgo cuando dice que las armas semiautomáticas expuestas en la gráfica son las preferidas en los tiroteos masivos que son frecuentes en Estados Unidos, especialmente la AR-15.

Varios medios de Estados Unidos le han dedicado una extensa cobertura a esta arma en particular. Notablemente, lo han hecho la revista Time y el New York Times. De hecho, un artículo de este último llama la atención sobre el hecho de que los fusiles militares son usados por las tropas del ejército en modo semiautomático (tiro a tiro), a pesar de que tienen la posibilidad de ser usadas en modo automático (mediante ráfaga). «Las armas son más precisas de esta forma, y por lo tanto más letales», destaca el medio.

Contralora divulgó mala interpretación sobre financiamiento del FEES

La contralora Marta Acosta usa datos inadecuados para interpretar ante los diputados que el Gobierno ha tenido que cubrir cada año con deuda pública un mayor porcentaje de los recursos del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES).

Acosta repitió su error en una información publicada por La República:“Esa cifra (del nivel de gasto de las universidades) preocupa muchísimo en momentos en que el déficit fiscal es alto y un 75% del presupuesto que se otorga a la educación superior se financia con deuda”.

La jerarca cita datos ciertos del Presupuesto Nacional. Ella dice que el FEES aparece financiado por deuda pública en un 29% en el 2012 y aumentó a más de 76% para el 2019.

Pero hay un pero. La distribución de estos porcentajes fue subjetiva. Sacar los datos de una partida individual y ver cuánto de ella provendrá de deuda no tiene ningún uso. Esas asignaciones son azares contables, según el propio Ministerio de Hacienda. Los datos por partida no reflejan la presión mayor o menor que este o cualquier otro gasto específico ejercen sobre la deuda.

Según Hacienda, con esos datos separados no se puede decir que el FEES se esté financiando cada vez más con deuda. Tampoco pueden usarse como indicadores de la gravedad financiera del país en general.

Contraloría rechaza esta corrección. El autor del informe que presentó la contralora indicó que los datos usados sí están sujetos a la realidad, puesto que son los oficiales de Hacienda. Negó además que la intención de presentar estos datos fuera mostrar la presión que tiene el FEES en la deuda. También dijo que esos datos sí son un indicador de una tendencia de que cada vez hay una mayor presión fiscal en el país y que hay un contexto macroeconómico urgente.

Doble Check disputa el indicador que usó Contraloría, según explicaciones de Hacienda. Sin embargo, el fondo de la advertencia no lo ponemos en controversia. El Presupuesto total financiado con deuda en el 2012 fue de 45% y para el 2019 crecerá a un 53,5%. Hay urgencia fiscal. El problema que señaló la contralora es real. Su error estuvo en los datos que usó para comprobarlo.

En resumen: La contralora Marta Acosta usa datos inadecuados para interpretar ante los diputados que el Gobierno ha tenido que cubrir cada año con deuda pública un mayor porcentaje de los recursos del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES).

Acosta repitió su error en una información publicada por La República:“Esa cifra (del nivel de gasto de las universidades) preocupa muchísimo en momentos en que el déficit fiscal es alto y un 75% del presupuesto que se otorga a la educación superior se financia con deuda”.

La jerarca cita datos ciertos del Presupuesto Nacional. Ella dice que el FEES aparece financiado por deuda pública en un 29% en el 2012 y aumentó a más de 76% para el 2019.

Pero hay un pero. La distribución de estos porcentajes fue subjetiva. Sacar los datos de una partida individual y ver cuánto de ella provendrá de deuda no tiene ningún uso. Esas asignaciones son azares contables, según el propio Ministerio de Hacienda. Los datos por partida no reflejan la presión mayor o menor que este o cualquier otro gasto específico ejercen sobre la deuda.

Según Hacienda, con esos datos separados no se puede decir que el FEES se esté financiando cada vez más con deuda. Tampoco pueden usarse como indicadores de la gravedad financiera del país en general.

Contraloría rechaza esta corrección. El autor del informe que presentó la contralora indicó que los datos usados sí están sujetos a la realidad, puesto que son los oficiales de Hacienda. Negó además que la intención de presentar estos datos fuera mostrar la presión que tiene el FEES en la deuda. También dijo que esos datos sí son un indicador de una tendencia de que cada vez hay una mayor presión fiscal en el país y que hay un contexto macroeconómico urgente.

Doble Check disputa el indicador que usó Contraloría, según explicaciones de Hacienda. Sin embargo, el fondo de la advertencia no lo ponemos en controversia. El Presupuesto total financiado con deuda en el 2012 fue de 45% y para el 2019 crecerá a un 53,5%. Hay urgencia fiscal. El problema que señaló la contralora es real. Su error estuvo en los datos que usó para comprobarlo.

De dónde surge el error

La contralora advirtió ante una comisión legislativa que “el Gobierno Central, para hacer frente al compromiso establecido por ley y cumplir con la transferencia del FEES a las universidades y al CONARE, ha tenido que cubrir cada año un mayor porcentaje de dichos recursos con deuda pública”. También hizo una afirmación similar para La República.

Fragmento del informe «Desafíos en la creación de valor público de las universidades estatales», de la Contraloría General de la República

Desgranemos.

Por ley, los gastos corrientes del Gobierno deben ser financiados con ingresos corrientes del Gobierno, es decir, con impuestos. ¿Qué pasa cuando los impuestos no alcanzan para pagar todos los gastos? Hay déficit fiscal. Entonces, el Gobierno debe financiarse con plata de deuda a pesar de lo que diga la ley.

El Presupuesto Nacional es una proyección a futuro. Se “arma” restándole los gastos proyectados a los ingresos proyectados por impuestos. Cuando el saldo es negativo, Hacienda proyecta un monto de endeudamiento.

Cada partida del Presupuesto debe ir anotada con la fuente de ingreso de donde se tomará la plata para cada partida: si vendrá de impuestos o si vendrá de deuda. Esta anotación es meramente contable, ya que al momento de la ejecución, toda la plata llega a una misma bolsa. ¿Vamos bien hasta aquí? Ok.

Según el subdirector General de Presupuesto Nacional, José Luis Araya, la escogencia de cuál porción de las partidas se anota con una fuente de ingresos u otra obedece a una conveniencia contable. Es decir, los números se distribuyen para hacerle la vida más sencilla a las personas técnicas que arman la proyección. El jerarca explica:

“Cuando estamos cerrando el Presupuesto, una vez que sabemos cuántos son los ingresos determinamos cuánto tiene que ir financiado por colocación de títulos en el mercado financiero. Por ejemplo, si nos quedaron al descubierto gastos e inversiones por cinco mil millones de dólares, entonces nosotros nos preguntamos cuáles partidas de gasto nos suman esos cinco mil millones de dólares y las anotamos ahí”.

Entonces, por ejemplo, la proporción de endeudamiento no se asigna a cuentas pequeñas. Más bien, se identifican obligaciones bultosas para hacer menos anotaciones por este rubro.

¿Esa asignación refleja algo con respecto al comportamiento de las partidas? No.

No hay una relación ni una correlación entre una cosa y la otra. El FEES habría podido ser financiado por deuda en un 30% o un 70%. También podía haber sido cero”, dijo Araya.

Desde el 2012 hasta el 2019, el FEES se ha venido financiando con un mayor porcentaje de deuda. No obstante, esta es una arbitrariedad contable más que un indicador económico.

Este criterio choca con el de Manuel Corrales, el gerente de Área de Servicios Económicos que hizo el informe que presentó la contralora. El funcionario sostiene que los montos reflejados en el Presupuesto asignados a una fuente de financiamiento u otra nos dicen algo significativo sobre la presión fiscal del país si se las compara año con año.

La explicación de Hacienda sobre el proceso de confección del presupuesto lo contradice.

Dónde se dio la afirmación

La contralora General, Marta Acosta, rindió un informe ante los diputados el 4 de febrero titulado Desafíos en la creación de valor público de las universidades estatales. El dato sobre el aumento en la proporción de la deuda pública como fuente de financiamiento del FEES es una referencia lateral en su disertación: en el informe se le dedica solo un párrafo y un gráfico.

El dato fue recogido y divulgado en Twitter por los diputados liberacionistas Roberto Thompson y Wagner Jiménez. Ambos son miembros de la comisión legislativa que estudia el uso de los recursos del FEES.

La afirmación fue objetada en la misma red social por el exviceministro de Ingresos, Fernando Rodríguez, y por el asesor legislativo del Frente Amplio, Jonathan Acuña.

“Los colones no vienen marcados. Cuando yo recaudo impuestos no digo: ‘este colón es para el FEES, este para Seguridad, este para el IMAS’. Como el presupuesto se distribuye por programas entonces ahí se distribuye entre los faltantes. Por eso decía que el dato era engañoso”, explicó Rodríguez consultado por Doble Check.

Conversamos con Manuel Corrales, autor del informe que presentó la contralora. El funcionario dijo que sabe que una cosa es el Presupuesto y otra su ejecución. También dijo que su intención no fue cuestionar por qué Hacienda refleja un financiamiento del FEES con deuda y no con dinero de impuestos.

“Vimos el comportamiento de las fuentes de financiamiento y reflejamos ese comportamiento. Queríamos resaltar varias cosas. Por un lado tenemos un aumento de los ingresos de las universidades de forma sostenida en los últimos años por los traslados que se le han venido haciendo, y también un aumento en los gastos. Entonces hay aumento sostenido de ingresos en un contexto fiscal complejo para el Gobierno, en donde se supone que en el futuro los ingresos aumentan con base en inflación”, dijo Corrales.

En una solicitud posterior hecha por el despacho del diputado José María Villalta al respecto —y de la cual Doble Check tiene copia—, Corrales concedió que un cambio en los porcentajes reflejados en el presupuesto no afecta el monto de emisión de deuda. Sin embargo, defendió que ese no era el punto que quería mostrar en su informe.

Uno de los argumentos del funcionario es que el análisis que elaboró es un «análisis dinámico». Es decir, «muestra una tendencia en el tiempo, clara, de que hay una incidencia desde el punto de vista de dónde se están obteniendo los recursos que están financiando al FEES», dijo a Doble Check.

Jonathan Acuña, asesor del diputado Villalta, objeta esta lectura. Él pone como ejemplo los mismos datos expuestos por Contraloría. Según Acuña, entre el 2014 y el 2015, el Presupuesto total pasó de financiarse en un 43% con fuente de deuda a financiarse en un 47% con esa fuente. Es decir, aumentó el porcentaje del presupuesto financiado con deuda. Para esos mismos años, el análisis de Contraloría indica que el FEES pasó de financiarse con un 63% de deuda a un 58%. Es decir, se redujo. Para el economista, esta contradicción es suficiente para probar que el comportamiento histórico del registro de la partida del FEES no tiene relación con el comportamiento del financiamiento general del Presupuesto.

Entre aquellos años también ocurrió el sonado aumento del 14% en el FEES. No obstante, los mismos datos expuestos por Contraloría muestran la disminución en el financiamiento por deuda de la partida.

Conversamos en dos ocasiones con Corrales pero no hubo acuerdo en cuanto a los puntos disputados en este chequeo. El funcionario afirmó que los datos usados provienen del Ministerio de Hacienda. También dijo repetidamente que, la intención del gráfico y el comentario del informe fue mostrar una tendencia creciente de un contexto fiscal apremiante. «En el contexto nuestro puedo reiterarte que ese dato, ese gráfico y el comentario son correctos», insistió.

Situación urgente

El informe contiene mucho más que la información en controversia. Como se afirmó antes, el objeto de este chequeo es una porción mínima de un informe de 32 páginas.

Corrales afirmó a Doble Check que su intención fue señalar el aporte de las universidades. Asimismo, dijo que el aumento de los ingresos y gastos al ritmo actual pone en peligro ese aporte, pues hará insostenible el nivel de gasto según una proyección realizada al 2025. Este cálculo no se basa en la interpretación en disputa sobre los números del Presupuesto Nacional.

El documento recomienda que las universidades adopten mejores herramientas de reporte de resultados y que la Asamblea Legislativa considere la incorporación a la Universidad Técnica Nacional como beneficiaria del FEES, entre otras sugerencias.

Nota del editor: Doble Check es un proyecto financiado por la Universidad de Costa Rica. Esta institución, a su vez, está financiada mayoritariamente por el FEES. La información en esta nota se trabajó con independencia de esta relación, pero se considera necesario transparentar un potencial conflicto de interés de cara a nuestra audiencia.

La Universidad de Costa Rica publicó un comunicado previo como reacción a la información refutada en este chequeo. Este pronunciamiento fue reportado posteriormente por el Semanario Universidad. La información divulgada por Doble Check se investigó y reportó sin coordinación y con independencia de estas publicaciones.