Abogado se equivoca: Distanciamiento social sí desacelera a la pandemia de COVID-19

En resumen: Aunque la efectividad exacta de las medidas de confinamiento es difícil de estimar, existe evidencia científica de que la reducción de contactos entre personas por medio de medidas de distanciamiento social reduce la velocidad de expansión de una epidemia como la de COVID-19.

En Facebook se ha difundido miles de veces un fragmento de una entrevista al abogado José Miguel Villalobos de finales de mayo, donde afirma que “el confinamiento ni aumenta ni disminuye los casos” de COVID-19. El abogado también minimiza las muertes en países como España y expone esos registros como una supuesta prueba de que la reacción ante los efectos del nuevo coronavirus es exagerada.

En primer lugar, las afirmaciones de Villalobos se difundieron erróneamente al ser descrito un un “doctor costarricense denunciando la estafa de la pandemia”. En realidad, José Miguel Villalobos es abogado y exministro de Justicia de la administración de Abel Pacheco (2002), y así fue presentado en la entrevista originalmente.

Por otro lado, es claro que las enfermedades contagiosas se transmiten por contacto. Las medidas no farmacológicas como el distanciamiento social no intentan eliminar una enfermedad contagiosa, contrario a la vacunación. En realidad, esas medidas procuran desacelerar el proceso de infección.

La efectividad de las medidas de distanciamiento social puede evaluarse por medio de modelos matemáticos y estadísticos. Así, se ha comprobado la efectividad de medidas no farmacológicas de distanciamiento social para desacelerar el crecimiento de las epidemias. Así lo indicaron a Doble Check dos expertos en epidemiología y biología matemática.

Consultado por Doble Check, José Miguel Villalobos se negó a facilitar evidencia que justifique sus afirmaciones, y se limitó a indicar que dichas pruebas estaban publicadas en su perfil personal en Facebook. Doble Check revisó las publicaciones compartidas por Villalobos desde el 1 de mayo de este año: ninguna de ellas refuta la efectividad de las medidas de confinamiento en desacelerar una epidemia.

En resumen: La efectividad exacta de las medidas de confinamiento es difícil de estimar, pero sí existe evidencia científica de que la reducción de contactos entre personas por medio de medidas de distanciamiento social reduce la velocidad de expansión de una epidemia como la de COVID-19.

En Facebook se ha difundido miles de veces un fragmento de una entrevista al abogado José Miguel Villalobos de finales de mayo, donde afirma que “el confinamiento ni aumenta ni disminuye los casos” de COVID-19. El abogado y exministro de Justicia también minimiza las muertes en países como España. Villalobos expone esos registros como una supuesta prueba de que la reacción ante los efectos del nuevo coronavirus es exagerada.

Las enfermedades contagiosas se transmiten por contacto. Las medidas no farmacológicas como el distanciamiento social no intentan eliminar una enfermedad contagiosa, contrario a la vacunación. Esas medidas procuran desacelerar el proceso de infección.

Por otro lado, es claro que las enfermedades contagiosas se transmiten por contacto. Las medidas no farmacológicas como el distanciamiento social no intentan eliminar una enfermedad contagiosa, contrario a la vacunación. En realidad, esas medidas procuran desacelerar el proceso de infección.

La efectividad de las medidas de distanciamiento social puede evaluarse por medio de modelos matemáticos y estadísticos. Así se ha comprobado la efectividad de medidas no farmacológicas de distanciamiento social para desacelerar el crecimiento de las epidemias. Dos expertos en epidemiología y biología matemáticaAsí lo indicaron a Doble Check.

Consultado al respecto, José Miguel Villalobos se negó a detallar evidencia que justifique sus afirmaciones. El abogado se limitó a indicar que dichas pruebas estaban publicadas en su perfil personal en Facebook. Doble Check revisó las publicaciones compartidas por Villalobos desde el 1 de mayo de este año: ninguna de ellas refuta la efectividad de las medidas de confinamiento en desacelerar una epidemia.

¿Qué es distanciamiento social?

El distanciamiento social y físico se hace al aumentar deliberadamente el espacio físico entre las personas para evitar la propagación de una enfermedad. Así lo define el Instituto Johns Hopkins de Medicina, de Estados Unidos.

Hay distintas medidas dentro de esa definición. Por ejemplo, la separación de al menos 1,8 metros entre cada persona, el teletrabajo, el cierre de centros educativos y la cancelación de eventos masivos. Algunos países han tomado medidas más estrictas como la suspensión del tránsito de personas a escala nacional o el cierre generalizado de negocios.

¿Qué dijo José Miguel Villalobos?

El abogado participó en el programa televisivo Noche Sin Tregua el pasado 31 de mayo. Villalobos es abogado y exministro de Justicia, y así lo presentó el anfitrión de ese espacio, el politólogo Claudio Alpízar.

Al final de la entrevista, Villalobos cuestionó la escala de la pandemia de COVID-19 y las medidas de confinamiento que han implementado diversos países de América y Europa. “Podríamos tener un programa de un día para analizar por qué creo que todo esto es exagerado”, dijo el abogado.

“Nos han dicho: confinamiento, confinamiento relativo, confinamiento absoluto. Yo podré demostrarle aquí, con cuadros, para decirle a usted que el mundo entero, el número de casos y de muertes empezó a crecer con el confinamiento. Así está demostrado en todos los estados de Estados Unidos”, afirmó posteriormente.

“En Europa, cuando vino el confinamiento, empezó a bajar porque ya venía bajando los casos y los números de muertos. El confinamiento ni aumenta los casos ni disminuye los casos”, añadió.

Villalobos también criticó la vacunación como “uno de los negocios más crueles y viles” y dijo que “necesitaban resetear el capitalismo” por medio del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, aunque no se refirió a quiénes.

José Miguel Villalobos no es “doctor”

El fragmento del programa Noche Sin Tregua donde José Miguel Villalobos cuestiona la escala y las medidas implementadas en la pandemia de COVID-19 fue compartido más de 16.000 veces en Facebook. La publicación incluyó la siguiente descripción: “Doctor costarricense denunciando la estafa de la pandemia”. Eso es incorrecto.

José Miguel Villalobos fue presentado originalmente en dicha entrevista como abogado y exministro de Justicia (2002). Así consta en la publicación original del programa televisivo. Ni el conductor del espacio ni el entrevistado se atribuyeron atestados en medicina o epidemiología.

Doble Check le preguntó a José Miguel Villalobos que si contaba con algún tipo de experiencia en el análisis de datos epidemiológicos o en ciencias médicas. Villalobos no dio una respuesta directa y calificó esa consulta como un intento para desacreditarlo.

Distanciamiento social sí tiene efectos sobre una pandemia

Sí es posible analizar su efectividad por medio de modelos matemáticos, estadísticos y computacionales. Eso sí, es difícil medir con exactitud el impacto específico de una medida de distanciamiento socia. Existe evidencia científica que demuestra que dichas medidas ayudan a desacelerar la cantidad de personas contagiadas de una enfermedad como el COVID-19.

Las enfermedades contagiosas se transmiten por contacto. El COVID-19 está claro que se transmite por gotículas de saliva las que transportan el virus en el aire y quedan en superficies durante un periodo de tiempo, y eso es lo que hace que tenga un proceso de infección mucho más rápido que otras enfermedades contagiosas”, explicó a Doble Check Tomás de Camino Beck, doctor en biología matemática y docente en la universidad Lead University.

“A partir de ese fenómeno de contagio, es indiscutible y demostrado matemáticamente –y con datos de epidemias anteriores– que si reduzco el contacto, efectivamente se reduce la tasa de contagio de las personas”, recalcó De Camino.

“La evidencia es contundente en que el distanciamiento social funciona, tanto por datos modelados a futuro como por datos históricos. El confinamiento y la distancia social es lo que mejor funciona junto con las otras medidas de higiene y cuidado personal”, aseguró por su parte a Doble Check Juan José Romero, director del posgrado de Epidemiología de la Universidad Nacional (UNA).

Ambos especialistas explicaron que una enfermedad contagiosa como el COVID-19 puede enfrentarse por medio de medidas farmacológicas, como una vacuna. También puede desacelerarse su propagación por medio de medidas no farmacológicas como el distanciamiento social o el uso de mascarillas.

De Camino advirtió que las medidas de distanciamiento social no intentan eliminar el COVID-19. “Sin vacuna, eso es prácticamente es imposible. Lo que tratan es desacelerar el proceso de infección y acelerar el proceso de recuperación”.

Por ejemplo, una investigación publicada en mayo en la revista científica Science evaluó el efecto de la movilidad humana y las medidas de control en el inicio de la pandemia en China, basado en el registro de casos reportados y el historial de viajes en ese país. Aunque los datos no permitieron cuantificar el efecto de cada medida específicamente, el equipo de investigación concluyó que “las estrictas medidas de control como el aislamiento social y el higiene jugaron el mayor rol en controlar la propagación del SARS-CoV-2” en cada ciudad.

Una investigación preliminar sobre el efecto de distintas políticas sanitarias durante la pandemia de COVID-19 concluyó que medidas como el cierre de emergencia nacional en Francia redujo en casi 15% el crecimiento diario de casos, mientras que la cancelación del tránsito en Italia disminuyó en 28% el aumento diario de la pandemia en esa nación. Ese análisis aún está en etapa de revisión por la revista científica Nature, por lo que sus resultados no han sido validados por el proceso de revisión de pares.

José Miguel Villalobos compartió en su perfil personal en Facebook un artículo periodístico sobre el efecto del cierre de emergencia en Gran Bretaña. La nota está basada en un manuscrito preliminar que sugiere que las medidas de distanciamiento social previas al cierre de emergencia nacional en Inglaterra y Gales “podrían haber sido suficientes para que las infecciones fatales hubieran empezado a disminuir”.

Sin embargo, ese mismo artículo advierte que esa afirmación “no quiere decir que el cierre de emergencia fue inútil: el declive de las infecciones pudo haber sido mucho menos pronunciado sin este”.

Otra referencia que el abogado Villalobos compartió es un artículo publicado en un diario inglés que fue escrito por un docente de epidemiología y estadística de la Universidad de Stanford. El académico cuestiona la necesidad de los cierres de emergencia generalizados en comparación a otras medidas de prevención, aunque nunca refuta la efectividad de las medidas propiamente.

Las acciones no farmacológicas y acciones tempranas de gobiernos están demostrando un impacto de mitigación de los efectos de la epidemia. Que puede que no sean tan efectivas como una vacuna; pero al no tener vacuna, son la única alternativa”, agregó Tomás de Camino a Doble Check.

Abogado minimiza incorrectamente muertes por COVID-19

En el fragmento de video que se ha difundido en Facebook, José Miguel Villalobos se refiere a las muertes por COVID-19 en España y Estados Unidos como supuesta prueba de que la respuesta sanitaria ante el nuevo coronavirus ha sido exagerada.

«Cuando termine el año 2020, España, Italia, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos medirán sus muertos y se darán cuenta que no van a aumentar ni un 5% el número de muertos…de lo normal de cada año», afirmó Villalobos. El abogado también aseguró que «ya hoy España, a datos computando hasta abril, hay creo que son 7.000 muertos más en los primeros cuatro meses del año 2020”.

Esa es una comparación incorrecta para medir la seriedad de la pandemia de COVID-19, según los expertos consultados.

En primer lugar, los datos de mortalidad en España son más altos en la actualidad. El último reporte del diario español El País, basado en los datos del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo) de España, muestran que hubo un exceso de unas 44.000 muertes entre inicios de marzo y junio de este año, donde 27.000 fallecidos eran casos confirmados de COVID-19. Es decir, casi 42% más de muertes que lo esperado en años anteriores en esa nación. En ciudades como Madrid, el exceso de muertes es de 131%.

Según Tomás de Camino, un exceso de muertes bajo no sería un indicador de que el efecto de la enfermedad fue sobreestimado:

“Si al final de la epidemia los números de fatalidades son bajos, esto podría ser, más bien, un indicador de que las medidas que se tomaron fueron suficientes”, dijo el especialista en biología matemática.

Hay medidas pero los casos suben. ¿Por qué?

El abogado Villalobos también afirma en su entrevista que en “el mundo entero, el número de casos y de muertes empezó a crecer con el confinamiento”.

Estimaciones hechas por Tomás de Camino Beck con datos de usuarios de Google muestran que la movilidad para actividades de ventas al por menor (retail) y entretenimiento en Costa Rica han mantenido una disminución de alrededor de 40% desde la implementación de medidas de distanciamiento social, incluso después de la entrada en vigencia de la segunda fase de reapertura de actividades a inicios de junio.

Sin embargo, los casos diarios reportados en Costa Rica han ido en aumento. ¿Eso quiere decir que las medidas de distanciamiento no funcionan? No.

Estimación de movilidad a sitios de compras al por menor y entretenimiento elaborada por Tomás de Camino Beck con base en datos de Google Mobility en Costa Rica.
Estimación de movilidad a lugares de elaborada por Tomás de Camino Beck con base en datos de Google Mobility en Costa Rica.

“Lo que pasa es que hay un factor de migración y los focos de infección han venido de migración; es una enfermedad que viene de un movimiento de país a país. Y las acciones no farmacológicas no eliminan el proceso de contagio; lo que hacen es desacelerar el proceso. Es un sistema bastante complejo y hay muchas variables para pensar que la dinámica va a ser tan conectada tan fácilmente”, explicó Tomás de Camino.

Otro factor que se debe considerar es que la población debe responder ante las medidas, y esa respuesta no es exacta.

“Eso agrega otro error al medir el efecto de las medidas de distanciamiento social: porque no ocurre de manera pura. El hecho de que yo restrinja vehículos no quiere decir que la gente no se va a mover. La gente va a usar otros recursos para moverse. Así, si yo restrinjo que la mitad de los vehículos no circulen hoy, no es que solo la mitad de las personas va a circular hoy. Muchas personas van a buscar otras alternativas para poder circular”, añadió el especialista en biología matemática.

La investigación publicada por Science en mayo también concluyó que, de forma paralela a las restricciones de movilidad, la desaceleración de la pandemia en China se vio influida por el mejoramiento de las tasas de realización de pruebas para diagnosticar la enfermedad.

¿Cómo funcionan las pruebas para detectar COVID-19?

¿Cuáles pruebas existen para detectar a personas enfermas de COVID-19 y cómo funcionan? Vea nuestro chequeo y llévele un paso adelante a la desinformación.

¿Cuáles pruebas existen para detectar a personas enfermas de COVID-19 y cómo funcionan? Vea nuestro chequeo y llévele un paso adelante a la desinformación.

Presidente del BCCR hizo comparación engañosa del IVA de países nórdicos

En resumen: El presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR), Rodrigo Cubero, hizo una comparación imprecisa al afirmar que los países escandinavos “han confiado fundamentalmente” en tributos al consumo como el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Es cierto que los países nórdicos o escandinavos (Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia) captan más ingresos por medio de impuestos al consumo de bienes y servicios que Costa Rica y el promedio de las naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) si la comparación se hace en proporciones del Producto Interno Bruto (PIB) de cada nación.

Sin embargo, es falso que esas naciones europeas dependan fundamentalmente de tributos al consumo de bienes y servicios o del IVA. En realidad, sus principales fuentes de recursos son los impuestos a ingresos personales y ganancias corporativas. Así lo muestran los datos de estructuras tributarias recopilados por la OCDE.

Los impuestos a ingresos personales y corporativos también brindan la mayor cantidad de recursos al calcularse como proporciones del Producto Interno Bruto (PIB) de esas naciones. En ambos cálculos, los ingresos por tributos a bienes y servicios quedan en un segundo lugar.

Rodrigo Cubero reconoció en una respuesta oficial a Doble Check que “la afirmación cuestionada, en efecto, no es enteramente precisa”. El jerarca afirmó que su comparación se refería a las estructuras fiscales de los países escandinavos frente a Costa Rica y el promedio de la OCDE.

Aún así, Cubero dijo otra imprecisión al asegurar a Doble Check que la suma de los impuestos sobre bienes y servicios representa un porcentaje mayor de la recaudación total en los países nórdicos. En realidad, los ingresos en Costa Rica por medio de esos tributos constituye una porción mayor de la recaudación total en comparación a las estructuras de los países nórdicos.

En resumen: El presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR), Rodrigo Cubero, hizo una comparación imprecisa al afirmar que los países escandinavos “han confiado fundamentalmente” en tributos al consumo como el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Es cierto que los países nórdicos o escandinavos (Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia) captan más ingresos por medio de impuestos al consumo de bienes y servicios que Costa Rica y el promedio de las naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) si la comparación se hace en proporciones del Producto Interno Bruto (PIB) de cada nación.

Sin embargo, es falso que esas naciones europeas dependan fundamentalmente de tributos al consumo de bienes y servicios o del IVA. En realidad, sus principales fuentes de recursos son los impuestos a ingresos personales y ganancias corporativas. Así lo muestran los datos de estructuras tributarias recopilados por la OCDE.

Los impuestos a ingresos personales y corporativos también brindan la mayor cantidad de recursos al calcularse como proporciones del Producto Interno Bruto (PIB) de esas naciones. En ambos cálculos, los ingresos por tributos a bienes y servicios quedan en un segundo lugar.

Rodrigo Cubero reconoció en una respuesta oficial a Doble Check que “la afirmación cuestionada, en efecto, no es enteramente precisa”. El jerarca afirmó que su comparación se refería a las estructuras fiscales de los países escandinavos frente a Costa Rica y el promedio de la OCDE.

Aún así, Cubero dijo otra imprecisión al asegurar a Doble Check que la suma de los impuestos sobre bienes y servicios representa un porcentaje mayor de la recaudación total en los países nórdicos. En realidad, los ingresos en Costa Rica por medio de esos tributos constituye una porción mayor de la recaudación total en comparación a las estructuras de los países nórdicos.

¿Qué dijo el presidente del BCCR?

El presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR), Rodrigo Cubero, participó en un seminario virtual organizado por Lead University el pasado 21 de mayo. El jerarca afirmó que “los países que tienen estados de bienestar muy bien estructurados, como los países escandinavos, han confiado fundamentalmente en impuestos al consumo, el IVA”.

Así consta en un artículo publicado en el diario La Nación el pasado 26 de mayo. Cubero sugirió la posibilidad de aumentar el IVA a mediano o largo plazo en Costa Rica como una medida para financiar la seguridad social ante la crisis económica ocasionada por la pandemia de COVID-19.

“En el contexto de la estructura tributaria, a mí me parece que un impuesto que tiene potencial para aumentarse en el medio y largo plazo es el IVA, porque es un impuesto que genera menos distorsiones y menos desincentivos sobre el crecimiento económico”, agregó Cubero según La Nación.

Afirmación es falsa en lo interno de cada país

Un impuesto como el IVA es una carga al consumo, es decir, el Estado recauda una fracción del precio que paga cualquier comprador de un bien o servicio. Cubero dijo que los estados nórdicos «confían fundamentalmente» en ese tipo de ingresos. Lo cierto es que se apoyan principalmente en tributos como nuestro impuesto sobre la renta, que pesa sobre los ingresos personales y las ganancias de las empresas.

La OCDE compara anualmente los ingresos fiscales de sus miembros de dos maneras: como proporciones del Producto Interno Bruto (PIB) de cada país y en porcentajes de la recaudación total.

Las estructuras tributarias de los países nórdicos o escandinavos (Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia) dependen fundamentalmente de impuestos a ingresos personales y ganancias corporativas. Así lo muestran los datos de estructuras tributarias recopilados por la OCDE en ambos cálculos en un informe publicado en el 2019.

En el 2018, esas naciones percibieron entre 14,9% y 27,9% de su PIB por medio de impuestos a los ingresos personales y ganancias corporativas.

Todos esos países aumentaron sus porcentajes de ingresos por tributos a las ganancias corporativas entre 0,8 y 2,3 puntos porcentuales del PIB entre 1990 y el 2017, mientras que el porcentaje de recursos por impuestos a los ingresos personales disminuyó o fue muy similar.

De ese modo,  es falso que el financiamiento de esas naciones europeas dependen fundamentalmente de tributos al consumo de bienes y servicios. Los ingresos por esos rubros están en un segundo plano.

¿Cuándo es cierta la comparación?

La comparación del presidente del BCCR es cierta cuando la recaudación por impuestos al consumo en los países nórdicos se compara como proporción del PIB frente a la recaudación de Costa Rica y el promedio general de la OCDE. Cubero respondió a Doble Check que su afirmación del 21 de mayo «no es enteramente imprecisa» y que debió referirse a esa comparación específica.

Mientras Costa Rica recaudó 8,7% de su PIB en ese tipo de tributos en el 2018 y el promedio de la OCDE era 11,1%, las naciones nórdicas captaron entre 11,7% y 14,7% de su PIB ese mismo año. Así lo muestran los registros de la OCDE y datos facilitados por el BCCR a Doble Check.

También es cierto que los países nórdicos han aumentado sus ingresos por IVA entre 0,2 y 2 puntos porcentuales del PIB desde 1990 y hasta el 2017. Sin embargo, la carga general de impuestos al consumo de bienes y servicios disminuyó o se mantuvo estable durante ese periodo.

En el 2017, los países nórdicos se ubicaban entre las naciones de la OCDE que más recursos recaudaban por medio de impuestos al consumo como proporción del PIB, aunque eran superados por Grecia (15,5%) y Hungría (16,4%).

Otra afirmación incorrecta

Rodrigo Cubero añadió en su respuesta a Doble Check que “en general los impuestos al consumo de bienes y servicios representan una mayor proporción de la recaudación total en los países escandinavos que en Costa Rica y que en el promedio de países de la OCDE”. Eso es falso.

Aunque es cierto que el IVA en esos países representa un mayor porcentaje de su recaudación total, la suma de todos los impuestos sobre bienes y servicios es una porción mayor de la estructura fiscal de Costa Rica. Así lo muestra un gráfico aportado a Doble Check por el propio Cubero.

Todos los impuestos sobre bienes y servicios en Costa Rica representaron 36,4% de la recaudación total del país en el 2018. En contraste, la suma de esos tributos en los países nórdicos fue menor: de 28% a 33,7% de su recaudación total.

Puede revisar la respuesta completa del presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero, en este enlace.

Prensa de Estados Unidos no ha confirmado origen de nuevo coronavirus en laboratorio chino

En resumen: Es falso que medios de comunicación de Estados Unidos hubieran confirmado que la primera persona infectada con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 trabajaba en un laboratorio de virología en la ciudad china de Wuhan.

La afirmación falsa ha sido repetida en un formato de mensaje en cadena por sitios de Internet en español y en redes sociales. En Costa Rica, la publicación fue replicada por el medio Televisión y Radio RN desde el 17 de abril pasado.

El mensaje en cadena afirma basarse en una columna de The Washington Post y en un artículo informativo de la televisora Fox News. Ninguno de los artículos confirma el origen del coronavirus.

The Washington Post publicó, en una pieza de opinión, que la embajada de ese país en China había advertido en el 2018 sobre deficiencias de seguridad en el Instituto de Virología de Wuhan. Sin embargo, el columnista advirtió al principio de ese texto que no hay evidencia concluyente para afirmar que el origen de la pandemia sea ese laboratorio.

Por otro lado, Fox News publicó el 16 de abril que “múltiples fuentes” en condición de anonimato dijeron que “hay mayor confianza” de que el brote de se originó en un laboratorio de Wuhan. Ese medio también advierte que esa versión ha sido calificada como “inconclusa” por las autoridades de inteligencia de Estados Unidos.

La evidencia científica disponible reafirma que el origen del nuevo coronavirus –que ocasiona la enfermedad COVID-19– es natural. Hasta la fecha, no hay evidencia de que el primer contagio se dio en un laboratorio chino.

El administrador del medio Televisión y Radio RN, Marvin Rojas, respondió a Doble Check que el mensaje en cadena que publicó lo copió de un perfil anónimo de sátira costarricense. Rojas declinó responder si él verificó esa información.

En resumen: Es falso que medios de comunicación de Estados Unidos hubieran confirmado que la primera persona infectada con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 trabajaba en un laboratorio de virología en la ciudad china de Wuhan.

Sitios de Internet en español y diversas cuentas en redes sociales repitieron la afirmación falsa en un formato de mensaje en cadena. El medio Televisión y Radio RN replicó la publicación en Costa Rica por desde el 17 de abril.

El mensaje en cadena afirma basarse en una columna de The Washington Post y en un artículo informativo de la televisora Fox News. Ninguno de los artículos confirma el origen del coronavirus.

The Washington Post publicó, en una pieza de opinión, que la embajada de ese país en China había advertido en el 2018 sobre deficiencias de seguridad en el Instituto de Virología de Wuhan. El columnista advirtió al principio de ese texto que no hay evidencia concluyente para afirmar que el origen de la pandemia sea ese laboratorio.

Por otro lado, Fox News publicó el 16 de abril que “múltiples fuentes” en condición de anonimato dijeron que “hay mayor confianza” de que el brote de se originó en un laboratorio de Wuhan. Las autoridades de inteligencia de Estados Unidos habían calificado esa versión como «inconclusa», según advirtió ese medio.

La evidencia científica disponible reafirma que el origen del nuevo coronavirus –que ocasiona la enfermedad COVID-19– es natural. Hasta la fecha, no hay evidencia de que el primer contagio se dio en un laboratorio chino.

El administrador del medio Televisión y Radio RN, Marvin Rojas, respondió a Doble Check que el mensaje en cadena que publicó lo copió de un perfil anónimo de sátira costarricense. Rojas declinó responder si él verificó esa información.

¿Qué ha publicado The Washington Post?

El pasado 14 de abril, el periódico The Washington Post publicó un texto de Josh Rogin, columnista de política exterior y seguridad nacional. Su columna señala que miembros de la embajada de Estados Unidos visitaron varias veces el Instituto de Virología de Wuhan dos años antes del inicio de la pandemia por el nuevo coronavirus. La comitiva envió dos advertencias al gobierno estadounidense sobre medidas de seguridad inadecuadas en ese laboratorio, el cual estaba desarrollando investigación sobre coronavirus de murciélagos.

Dichos comunicados han generado discusiones dentro del gobierno de Estados Unidos sobre si el origen del coronavirus SARS-CoV-2 puede trazarse a esa institución en Wuhan. Sin embargo, el periódico destaca al inicio de su reportaje que no hay evidencia concluyente para confirmar que la pandemia comenzó en ese laboratorio.

Rogin tuvo acceso a uno de los dos cables diplomáticos que la embajada de Estados Unidos envió a su gobierno a inicios del 2018. Ese medio publicó una descripción de los hallazgos que se plasmaron en los comunicados oficiales. Estos cables habían sido catalogados como información sensible pero no clasificada.

Ese medio informó de que diplomáticos estadounidenses visitaron el Instituto de Virología de Wuhan entre enero y marzo del 2018. Ese centro había sido el primer laboratorio chino en alcanzar el estándar internacional más alto en seguridad para investigación biológica en el 2015. Ese centro de investigación anunció públicamente una de las últimas visitas en aquel momento.

Los cables diplomáticos de la embajada de Estados Unidos advertían sobre debilidades de seguridad y administración de ese laboratorio de Wuhan. Las comunicaciones solicitaban atención y ayuda de Washington. Rogin señala que uno de los comunicados también advertía que la investigación del laboratorio chino sobre coronavirus de murciélagos y su potencial transmisión a humanos representaba un riesgo de una pandemia por virus similares al Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS).

El centro de investigación en Wuhan recibía asistencia de un laboratorio de la Universidad de Texas y de otras organizaciones estadounidenses. Los comunicados argumentaban que los Estados Unidos debían aumentar su apoyo al laboratorio chino. Esta ayuda se justificaba “sobre todo porque su investigación en coronavirus de murciélagos era importante pero también peligrosa”, recalcó The Washington Post.

Los cables diplomáticos resumían parte del trabajo del centro de investigación chino. Los comunicados indicaban que investigadores de ese laboratorio habían hallado evidencia de que coronavirus de murciélagos podían transmitirse de manera similar al SARS. “Desde una perspectiva de salud pública, esto hace que la continua vigilancia de coronavirus similares al SARS en murciélagos y el estudio de la interfaz animal-humano sean críticos para la predicción y prevención de futuros contagios de coronavirus emergentes”, recomendaba la comitiva estadounidense en los cables enviados a Washington.

Aún así, Rogin subraya que la administración del presidente Donald Trump no acató las recomendaciones de esos cables diplomáticos.

La columna en el medio estadounidense recalca el consenso científico existente sobre el origen animal del nuevo coronavirus. Rogin también subraya que no hay evidencia de que fuera creado por el ser humano. Aún así, el periódico afirma que “eso no es lo mismo que decir que no provino de ese laboratorio, que pasó años evaluando coronavirus de murciélagos en animales”.

¿Qué ha publicado Fox News?

El noticiario de la cadena estadounidense Fox News reportó el 15 de abril que “múltiples fuentes” en condición de anonimato dijeron que “hay mayor confianza de que el brote de COVID-19 se originó en un laboratorio de Wuhan, no como una arma biológica sino como parte del intento de China para demostrar que sus esfuerzos para identificar y combatir virus son iguales o mayores a los de Estados Unidos”.

Según Fox News, esas fuentes fueron informadas de las acciones del gobierno chino al inicio de la pandemia y “han visto materiales relevantes”. Dichas fuentes afirmaron creer que el primer paciente infectado por el virus trabajaba en un laboratorio y que luego se mezcló con la población general.

Esa “mayor confianza” proviene de evidencia clasificada y de documentos de dominio público, afirmaron esas fuentes a la televisora. Aún así, dichas fuentes recalcaron que dicha evidencia no es definitiva y que no debe caracterizarse como tal.

La televisora estadounidense también advirtió que “algunos dentro de la administración y en las comunidades de inteligencia y de epidemiología son más escépticos” sobre la posibilidad de que el contagio haya iniciado en un centro de investigación de Wuhan, y que “la investigación está en proceso”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el miércoles 15 de abril en  una conferencia de prensa que su gobierno está investigando si el nuevo coronavirus emanó de un laboratorio en Wuhan.

El secretario de Estado de esa nación, Mike Pompeo, detalló únicamente en una entrevista a Fox News que “nosotros sabemos que este virus se originó en Wuhan China”. El jerarca añadió que el Instituto de Virología de esa ciudad está a unas millas de distancia del mercado de productos marinos que las autoridades chinas han identificado como el epicentro de la pandemia.

No hay evidencia de origen en laboratorio

Hasta la fecha, no hay seguridad sobre el origen específico del nuevo coronavirus que fue detectado en China. Tampoco hay evidencia de que hubiera surgido en un laboratorio.

La comunidad de inteligencia de Estados Unidos carece de evidencia concluyente hasta la fecha para confirmar que el origen del brote de contagios fue uno de los centros de investigación en Wuhan. Así lo reconoció el miércoles 16 de abril el presidente del Estado Mayor Conjunto estadounidense, el general Mark A. Milley.

Por lo contrario, la evidencia científica disponible apunta a que el nuevo coronavirus tuvo un origen en la naturaleza.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha identificado definitivamente el punto de origen geográfico específico del virus. Un informe de mediados de enero de esa institución vinculaba el primer brote con un mercado de productos marinos en la ciudad de Wuhan, en China. Las autoridades chinas marcaron preliminarmente el 31 de diciembre del 2019 como la fecha de inicio del contagio.

Posteriormente se halló que el primer caso identificado había reportado síntomas desde el 1.º de diciembre. Así lo determinó un estudio de múltiples instituciones sobre las primeras 41 personas hospitalizadas por el virus. Ese primer caso no tenía un vínculo directo con el mercado de Wuhan, al igual que otros 12 pacientes. La revista científica The Lancet publicó este informe.

A mediados de marzo, la revista científica Nature publicó un análisis de las secuencias genéticas del nuevo coronavirus para comprobar distintas teorías de conspiración que especulaban que el virus había sido creado en un laboratorio.

La investigación concluyó que el virus no había sido creado por acción humana. “Cualquiera que espere crear un virus debe trabajar con virus ya conocidos y manipularlos para tener las propiedades deseadas. Pero el virus SARS-CoV-2 tiene componentes que difieren de virus previamente conocidos, por lo que debieron venir de uno o varios virus desconocidos en la naturaleza”, afirmó la revista especializada Science News con base en esos hallazgos y en entrevistas realizadas a sus autores.

“Información genética muestra irrefutablemente que el virus SARS-CoV-2 no se deriva de ninguna estructura de virus previamente usada”, concluyó el estudio.

La investigación publicada en la revista Nature comparó el SARS-CoV-2 con otros coronavirus encontrados recientemente en la naturaleza, presentes en murciélagos y pangolines. El equipo de investigación señaló que el nuevo coronavirus parece ser una mezcla de virus de esos dos animales.

“Los virus, y sobre todo los coronavirus, a menudo intercambian genes en la naturaleza. Encontrar genes relacionados con virus de pangolín fue especialmente tranquilizador porque la composición genética de esos virus no era conocida hasta después del descubrimiento del SARS-CoV-2, haciendo improbable que alguien estuviera trabajando con ellos en un laboratorio”, afirmó uno de los investigadores a Science News.

“Similitudes del SARS-CoV-2 con virus de murciélagos y pangolines está entre la mejor evidencia de que el virus es natural. Esto fue otro derrame el virus hacia humanos”, añadió el equipo de investigación a Science News.

La investigación publicada en Nature advirtió que “aunque la evidencia muestra que el SARS-CoV-2 no es un virus manipulado a propósito, actualmente es imposible probar o refutar otras teorías sobre su origen”.

“Dado que observamos todos los rasgos notables del SARS-CoV-2, no creemos que ningún tipo de escenario basado en un laboratorio sea plausible”, concluyeron sus autores.

Aún así, dicha evidencia no refuta completamente la posibilidad de que ese salto de animales a humanos se haya dado por accidente en un laboratorio. Eso dijo a Doble Check José Molina, profesor de microbiología de la UCR y especialista en bioinformática.

“Lo que se descarta es la parte evolutiva, pues ya se sabe que estaba en animales. Pero nosotros no sabríamos discernir con esa información el lugar donde ocurrió [el contagio de animal a humano], señaló Molina.

Nuevo coronavirus no se “transporta” en un parásito, como difundió ‘Cubases Tiernos’

En resumen: Es falso que el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 se “mete” y se “transporta” en el organismo por medio de parásitos, y que por eso era recomendable ingerir desparasitantes. Así se divulgó el 6 de abril en el programa radiofónico Cubases Tiernos, que se transmite en CRC 89.1 Radio y que es dirigido por Iris Zamora y el excandidato presidencial Rolando Araya Monge.

La evidencia científica disponible señala que el coronavirus infecta al organismo por cuenta propia gracias a su estructura y a la presencia de una proteína específica en células de distintos tejidos.

Las partículas del coronavirus SARS-CoV-2 son esféricas y tienen unas proteínas en forma de hongo llamadas espigas que sobresalen en su superficie. Las espigas permiten la unión del virus con las células humanas, lo cual es el primer paso de la infección.

A la fecha, existe evidencia preliminar que sugiere que un antiparasitario de amplio espectro llamado ivermectina podría ser candidato como tratamiento a la enfermedad COVID-19, así como la cloroquina. Sin embargo, su potencial no tiene relación con el mecanismo descrito en Cubases Tiernos.

En resumen: Es falso que el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 se “mete” y se “transporta” en el organismo por medio de parásitos, y que por eso era recomendable ingerir desparasitantes. Así se divulgó el 6 de abril en el programa radiofónico Cubases Tiernos, que se transmite en CRC 89.1 Radio y que es dirigido por Iris Zamora y el excandidato presidencial Rolando Araya Monge.

La evidencia científica disponible señala que el coronavirus infecta al organismo por cuenta propia gracias a su estructura y a la presencia de una proteína específica en células de distintos tejidos.

Las partículas del coronavirus SARS-CoV-2 son esféricas y tienen unas proteínas en forma de hongo llamadas espigas que sobresalen en su superficie. Las espigas permiten la unión del virus con las células humanas, lo cual es el primer paso de la infección.

A la fecha, existe evidencia preliminar que sugiere que un antiparasitario de amplio espectro llamado ivermectina podría ser candidato como tratamiento a la enfermedad COVID-19, así como la cloroquina. Sin embargo, su potencial no tiene relación con el mecanismo descrito en Cubases Tiernos.

Parásito no sirve de transporte a coronavirus

En el programa Cubases Tiernos se recomendó la ingestión de desparasitantes para evitar el contagio del nuevo coronavirus. El consejo fue divulgado por una de las presentadoras que participó en la emisión de ese día. No queda claro si la hablante fue Isis Zamora o Marieta Rodríguez.

La presentadora aseguró que esa recomendación se debía a que el virus “se mete en el parásito” y  “viaja a través del parásito”. “Entonces, lo que se busca es sacar los parásitos del cuerpo”, agregó. No detalló el tipo de parásito.

La presentadora añadió que sería más eficiente el efecto del dióxido de cloro en el organismo para curar la enfermedad respiratoria COVID-19, que es ocasionada por el nuevo coronavirus. Esa es una cura falsa que ha sido promovida por un seudocientífico europeo ampliamente refutado. En realidad, el dióxido de cloro es un cloro de aplicación industrial que podría ser letal en dosis altas.

La evidencia científica disponible desmiente esas recomendaciones.

Coronavirus se vale de diminutas gotas respiratorias para ingresar al organismo

Según los datos disponibles, el nuevo coronavirus se transmite principalmente entre personas a través de diminutas gotas que una persona expulsa al estornudar o toser, por ejemplo. Así lo indica la Organización Mundial de la Salud (OMS) con base en su revisión de evidencia científica.

La OMS ha concluido que el contagio a través de esas gotículas se produce por contacto cercano (a menos de un metro) con una persona con síntomas respiratorios o por contacto con superficies donde estén las gotículas respiratorias expulsadas por una persona infectada. La institución advierte del “riesgo de que las mucosas (boca y nariz) o la conjuntiva (ojos) se expongan a estas gotículas respiratorias que pueden ser infecciosas”. Esas son las vías de entrada del coronavirus.

Las partículas del SARS-CoV-2 son esféricas y tienen unas proteínas en forma de hongo llamadas espigas que sobresalen en su superficie. Esas proteínas dan al virus una apariencia de corona al observarse en un microscopio. Las proteínas tipo espiga permiten la unión del virus con las células humanas. Ese es el primer paso de la infección.

Existe evidencia de que el coronavirus infecta a las personas uniéndose a una proteína específica de las células, llamada ACE2. Esa proteína está en las células del pulmón, el intestino, el riñón y los vasos sanguíneos. La unión de la proteína tipo espiga del virus con la proteína ACE2 funciona como una llave con una cerradura; de esta forma es que el virus entra a las células. Hay evidencia científica documentada de que la entrada del coronavirus al cuerpo depende de que este logre llegar a esos tejidos. De ese modo, células u organismos carentes de esa proteína no podrían ser infectados por el virus.

Por esta razón es que las autoridades sanitarias han recomendado las medidas de distanciamiento social, la limpieza de superficies y de manos, y que las personas eviten tocarse la cara sin haber lavado sus manos.

Un antiparasitario podría servir como tratamiento para el COVID-19

Existe evidencia preliminar que sugiere que un antiparasitario de amplio espectro llamado ivermectina podría ser candidato como tratamiento a la enfermedad COVID-19, así como la cloroquina. Sin embargo, eso no respalda ni confirma las recomendaciones del programa Cubases Tiernos.

En el caso de la cloroquina se sugiere que ocasiona alteraciones celulares que interfieren con la replicación o la capacidad de infección del coronavirus. Para la ivermectina, se ha notado que en otros virus ARN similares inhibe a una proteína llamada “importina”, que es necesaria para que esos virus infecten a las células. En ninguno de los casos se ha sugerido su uso para eliminar parásitos que tengan relación con el coronavirus.

Hay que tener cuidado con esos datos preliminares. Los resultados que se tienen hasta el momento con la ivermectina son de estudios in vitro. Es decir, son investigaciones en células humanas crecidas en placas de laboratorio. Aún debe demostrarse si el mismo efecto se da en las personas y establecer las dosis apropiadas.

Referencias:

Brandin H1, Myrberg O, Rundlöf T, Arvidsson AK, Brenning G. 2007. Adverse effects by artificial grapefruit seed extract products in patients on warfarin therapy. Eur J Clin Pharmacol. 2007 Jun;63(6):565-70.

Caly, L., Druce, J.D., Catton, M.G., Jans, D.A., Wagstaff, K.M., The FDA-approved Drug Ivermectin inhibits the replication of SARS-CoV-2 in vitro, Antiviral Research,  https://doi.org/10.1016/j.antiviral.2020.104787.

Heggers JP, Cottingham J, Gusman J, Reagor L, McCoy L, Carino E, Cox R, Zhao JG. 2002. The effectiveness of processed grapefruit-seed extract as an antibacterial agent: II. Mechanism of action and in vitro toxicity. J Altern Complement Med. 2002 Jun;8(3):333-40.

Hoffmann M., Kleine-Weber H., Shroeder S., et al. 2020. SARS-CoV-2 Cell Entry Depends on ACE2 and TMPRSS2 and Is Blocked by a Clinically Proven Protease Inhibitor. Cell. pii: S0092-8674(20)30229-4. doi: 10.1016/j.cell.2020.02.052.

Jianjun Gao, Zhenxue Tian, Xu Yang. Breakthrough: Chloroquine phosphate has shown apparent efficacy in treatment of COVID-19 associated pneumonia in clinical studies. BioScience Trends. 2020; 14(1):72-73.

King D, Mitchell B, Williams CP, Spurling GK. 2015. Saline nasal irrigation for acute upper respiratory tract infections. Cochrane Database Syst Rev. 2015 Apr 20;(4): CD006821. doi: 10.1002/14651858.

Lauer SA, Grantz KH, Bi Q, Jones FK, Zheng Q, Meredith HR, Azman AS, Reich NG, Lessler J. 2020. The Incubation Period of Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) From Publicly Reported Confirmed Cases: Estimation and Application.Ann Intern Med. doi: 10.7326/M20-0504.

Lei Fang L., Karakiulakis G., Roth M. Are patients with hypertension and diabetes mellitus at increased risk for COVID-19 infection? Lancet Respir Med 2020; Published Online March 11. https://doi.org/10.1016/PI

Lee Reagor, Jean Gusman, Lana McCoy, Edith Carino, and John P. Heggers. 2004. The Effectiveness of Processed Grapefruit-Seed Extract as An Antibacterial Agent: I. An In Vitro Agar Assay. The Journal of Alternative and Complementary Medicine 8 (3) https://doi.org/10.1089/10755530260128014

Miyuki Komura, Mayuko Suzuki, Natthanan Sangsriratanakul, Mariko Ito, Satoru Takahashi, Shahin Alam, Mizuki Ono, Chisato Daio, Dany Shoham y Kazuaki Takehera. 2019. Inhibitory effect of grapefruit seed extract (GSE) on avian pathogens. J Vet Med Sci. 2019 Mar; 81(3): 466–472.

Organización Mundial de la Salud. 2020. Vías de transmisión del virus de la COVID-19: repercusiones para las recomendaciones relativas a las precauciones en materia de prevención y control de las infecciones. Recuperado de: https://www.who.int/es/news-room/commentaries/detail/modes-of-transmission-of-virus-causing-covid-19-implications-for-ipc-precaution-recommendations

Savarino A, Boelaert JR, Cassone A, Majori G, Cauda R. 2003. Effects of chloroquine on viral infections: an old drug against today’s diseases?. Lancet Infect Dis. 3(11):722-7.

Walls AC, Park YJ, Tortorici MA, Wall A, McGuire AT, Veesler D. Structure, Function, and Antigenicity of the SARS-CoV-2 Spike Glycoprotein. Cell. 2020; S0092-8674(20)30262-2. doi:10.1016/j.cell.2020.02.058

Wan Y, Shang J, Graham R, Baric RS, Li F. Receptor recognition by novel coronavirus from Wuhan: An analysis based on decade-long structural studies of SARS. J Virology 2020; 94 (7): e00127-20. doi: 10.1128/JVI.00127-20.

Yiwu Yan, Zhen Zou, Yang Sun, Xiao Li, Kai-Feng Xu, Yuquan Wei, Ningyi Jin y  Chengyu Jiang. 2012. Anti-malaria drug chloroquine is highly effective in treating avian influenza A H5N1 virus infection in an animal model. Cell Res. 2013 Feb; 23(2): 300–302.

Nota del editor: Mariela Arias Hidalgo es doctora en Ciencias Naturales de la Escuela Médica de Hannover, Alemania, y profesora de Fisiología de la UCR. Warner Alpízar Alpízar es Doctor en Biología del Cáncer de la Universidad de Bergen, Noruega. Actualmente es subdirector del Centro de Investigación en Estructuras Microscópicas (CIEMIC) y profesor de Bioquímica de la UCR. También colaboró Oscar Brenes García, Doctor en Neurociencias de la Universidad de Turín, Italia, en conjunto con la Universidad de Costa Rica, Máster en Ciencias Biomédicas con énfasis en Fisiología Celular, y profesor de Fisiología de la UCR.  Este equipo forma parte de un proyecto de colaboración entre la Escuela de Medicina de la UCR y Doble Check para verificar informaciones dudosas o falsas en materia de salud.